¿Por qué mi gato defeca fuera de la caja de arena?

¿Por qué mi gato defeca fuera de la caja de arena?

Una de las sorpresas más desagradables que nos podemos encontrar como propietarios de gatos es la evacuación de heces fuera del arenero. La perplejidad inicial se transforma en confusión y preocupación si la conducta se convierte en hábito. En este texto de ExpertoAnimal apuntaremos las claves que dan respuesta a la pregunta por qué tu gato defeca fuera del arenero. Para ello, nos detendremos en analizar las posibles causas, ya que solo desde la comprensión del problema podremos dar con la solución, que pasa por medidas como las que, también, indicamos en el artículo que sigue. Y, como siempre, si la conducta persiste debemos consultar con un especialista.

Determina la causa del problema

Encontrarnos deposiciones de nuestro gato fuera de su lugar habitual, el arenero, es una de las situaciones que más nos perturban como tutores, dada la fama de extrema pulcritud de la que gozan estos felinos. Y es cierto que, desde bien pequeños, nada más empiezan a dar sus primeros pasos lejos de su madre, aproximadamente hacia las tres semanas, ya son capaces de utilizar el arenero con total corrección. Y para ello, en claro contraste con lo que sucede con los cachorros de perro, no hay que hacer nada más que mostrárselo, meterlo en él y mover ligeramente la arena, imitando el rascado que ellos realizan de forma natural.

Que el gato defeque fuera de su caja indica un problema. En ningún caso se produce porque el animal quiera molestarnos, hay que desterrar de una vez esos mitos. Nuestro gato está pasando por un mal momento y nuestra obligación como propietarios es ayudarlo, investigando las causas de su comportamiento y poniendo los medio necesarios para eliminarlo. Si la defecación inapropiada ocurre solo una vez podemos considerarlo un hecho puntual y no darle mayor importancia. El problema es cuando se repite hasta convertirse en hábito.

En primer lugar debemos llevarlo al veterinario para descartar que exista una causa física que responda a por qué tu gato defeca fuera del arenero, como podría ser estreñimiento, diarrea, la presencia de parásitos o, incluso, algún trastorno musculoesquelético, alteración neurológica o senilidad, de estar ante un gato de edad avanzada. Si las pruebas concluyen que está sano, podremos centrarnos en buscar una causa ambiental: analicemos el arenero.

Analiza el arenero

Si tu gato ha dejado de usar el arenero o nunca lo ha utilizado y, por tanto defeca fuera de su caja, es posible que el problema resida, precisamente, en el sanitario. Así, revisa:

  • La arena: si hemos cambiado de sustrato es posible que nuestro gato lo encuentre incómodo, por lo que procurará evacuar tocándolo lo menos posible hasta acabar haciéndolo fuera.
  • La bandeja: el tamaño tiene que ser adecuado, aproximadamente unos 40 x 50 cm, medidas que permiten que el gato pueda girar sobre sí mismo en su interior. Los bordes no deben ser muy elevados, ya que pueden dificultar el acceso, sobre todo con gatos de más edad. Su ubicación es crucial. No se recomienda colocarla en lugares de la casa de tráfico constante, al lado de puertas o de electrodomésticos, ni cerca de su comida o su agua. Por lo tanto, debemos buscar un sitio discreto y protegido.

Estos factores pueden explicarnos por qué el gato defeca fuera de la caja de arena, tanto si es adulto como si se trata de un cachorro, pero no son los únicos que influyen. De esta forma, si consideras que el motivo de tu felino no es ninguno de los mencionados, sigue leyendo.

¿Has introducido un nuevo gato?

Si ha llegado al hogar un nuevo gato recientemente, esta puede ser la causa que explique por qué tu gato ha dejado de usar el arenero para defecar. Especialmente si has decidido que compartan la caja de arena, puesto que lo más recomendable es que cada gato disponga de su propia caja, y añadir una extra.

Los gatos son animales muy territoriales y pulcros, por lo que no suelen soportar compartir algo tan íntimo como su sanitario. Esto no quiere decir que todos los felinos sean así, puesto que existen gatos que sí son capaces de compartir la caja. Sin embargo, si el nuestro ha dejado de utilizarla desde la llegada del nuevo miembro de la familia, con total probabilidad aquí se encuentre el motivo. Para más información al respecto, puedes consultar el siguiente artículo: "¿Dos gatos puede usar el mismo arenero?". Por otro lado, ten presente que la presentación entre ellos es crucial para asegurar una buena convivencia. Si no la hiciste correctamente, sobre todo el gato más antiguo puede presentar problemas de comportamiento como este.

¿Cómo hacer que un gato use el arenero?

Tras revisar las causas más comunes, ¿cómo logramos que el gato utilice el arenero para defecar?

  • Cambiando el sustrato hasta encontrar el preferido de nuestro gato. En principio, debemos evitar las arenas perfumadas, ya que pueden resultar desagradables para algunos gatos. La cantidad de arena debe ser de unos 3-4 cm. En cuanto al tipo de arena, se recomienda grano fino, más suave al tacto.
  • Modificando el lugar de la bandeja e incluso añadiendo otra, aunque convivamos con un único gato. Veremos que una la utilizará prioritariamente para heces y la otra para orina. Y recuerda que si tenemos más, el número de bandejas debe ser igual al número de gatos +1. También podemos probar a ofrecerle una bandeja cubierta, si es que la suya es descubierta, y viceversa.
  • Aumentando la limpieza, intentando que el gato siempre tenga a su disposición una bandeja libre de heces y orina. No es conveniente utilizar para la limpieza de la bandeja amoniaco ni lejía, siempre tendremos que optar por productos enzimáticos.
  • Si observamos que nuestro gato siempre defeca en el mismo lugar, podemos probar a poner allí una bandeja para incentivar su comportamiento. Si en lugar de bandeja ponemos comida, lo disuadiremos.

También debemos tener en cuenta si se ha producido algún cambio en casa y/o en la rutina del gato, que pueda explicarnos por qué el gato defeca fuera del arenero. El miedo puede hacer que no se encuentre seguro como para utilizarlo, por ejemplo, de manera que prestar atención a dónde defeca puede darnos pistas.

¡Nunca lo castigues!

Por último, jamás debemos castigar al gato, no olvidemos que no lo hace a propósito y para él también es una situación difícil. Ni encierros ni pistola de agua ni ningún otro método similar. Nuestro gato no puede hablar pero nos está pidiendo ayuda. Al contrario, debemos prestar más atención a todas sus reacciones para encontrar la causa subyacente y premiar, siempre, la buena conducta. Ten presente que el refuerzo positivo es la clave del éxito.

Si teniendo en cuenta todos estos factores el problema persiste, debemos consultar con un veterinario especializado en etología para que sea él quien nos ayude a determinar y solucionar, de una vez, por qué el gato defeca fuera de la caja de arena.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué mi gato defeca fuera de la caja de arena?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.