¿Por qué mi perra sangra por la vulva?

¿Por qué mi perra sangra por la vulva?

La sangre, en cualquiera de sus manifestaciones, provoca siempre impresión e incluso miedo, por ello, si descubrimos que nuestra perra está sangrando por la vulva podemos asustarnos si desconocemos su origen. Si se trata de una perra de más de 6-8 meses que se encuentra entera (sin esterilizar) lo fácil es pensar que se trata del periodo de celo, pero también existen algunas enfermedades que conviene conocer y que pueden cursar con este sangrado. En este artículo de ExpertoAnimal vamos a explicar por qué una perra sangra por la vulva.

El celo de las perras

La primera explicación a por qué mi perra sangra por la vulva es el celo. Las perras tienen un ciclo reproductivo que puede dividirse en cuatro fases. En una de ellas, el proestro, es en la que se produce el sangrado por la vulva, que puede prolongarse incluso un par de semanas, se acompaña de una inflamación de los genitales y, hacia el final del período, la perra atrae a los machos y se va a encontrar receptiva a la monta (estro).

El celo comienza en las perras hacia los 6-8 meses de edad, pudiendo manifestarse antes en perras de razas más pequeñas y bastante después en las razas de un tamaño más grande. Hay que saber, también, que el celo suele repetirse un par de veces al año, es decir, aproximadamente cada 6 meses, aunque en las hembras más jóvenes, hasta los dos años de edad de media, pueden aparecer irregularidades en el ciclo de forma que este se repita a intervalos mayores o menores sin que suponga ninguna patología. Generalmente estas alteraciones se solucionan en los siguientes celos sin necesidad de ninguna intervención. Por lo tanto, en una perra sana de estas características y con una sintomatología como la que referimos, es más que probable que sangre por la vulva simplemente porque se encuentra en su período de celo.

Un apunte interesante: si nuestra perra sangra por la vulva y está esterilizada también podría tratarse del celo si estuviésemos ante un caso de resto o remanente ovárico, aunque será el veterinario quien deba emitir un diagnóstico tras descartar enfermedades como las que describiremos a continuación.

Mi perra sangra sin estar en celo, ¿por qué?

Se puede explicar por qué una perra sangra por la vulva sin estar en celo si padece una infección en el útero, conocida técnicamente como piómetra. Esta tiene dos formas de manifestarse, que se conocen como piómetra de cuello abierto o piómetra de cuello cerrado. Es en el primer tipo en el que las secreciones producidas en el útero salen al exterior al encontrarse el cérvix o cuello del útero abierto. Además del sangrado por la vulva es posible que nuestra perra presente otra sintomatología como el aumento de la ingesta de agua, fiebre, dolor en el bajo vientre, etc. Requiere atención veterinaria y se recomienda la extirpación del útero, ya que suele ser una infección que se repite tras los celos sucesivos.

Mi perra está embarazada y sangra

El sangrado puede tener otra causa si nuestra perra está embarazada. Si se produce la emisión de sangre por la vulva durante la gestación puede indicar problemas tan graves como un aborto, por lo que debemos acudir sin dilación a nuestro veterinario. Al contrario, si nuestra perra se encuentra en la recta final de la gestación un sangrado ligero por la vulva, acompañado de flujo y mucosidad, puede indicar que se acerca el momento del parto. Durante su desarrollo, podemos apreciar algún ligero sangrado, que es normal mientras que no se trate de una cantidad excesiva, lo que sí será motivo de consulta veterinaria.

Mi perra sangra por la vulva después de parir

Una vez finalizado el parto, es normal que se produzca un sangrado por la vulva. Son las secreciones conocidas como loquios, que deben ir remitiendo con el paso de los días. Si se mantienen, huelen mal o la perra tiene fiebre o se encuentra abatida, debemos consultar con nuestro veterinario. Así mismo, ahora que sabes por qué tu perra preñada bota sangre, no dejes de consultar el artículo sobre "Problemas en el parto de la perra más comunes" para acudir a la clínica ante cualquier signo.

Sangrado por infección de orina

En ocasiones, la procedencia de la sangre no está en el aparato reproductivo sino en el urinario. Por qué nuestra perra sangra por sus partes podría deberse a una infección de orina. En este caso el sangrado sería de poca intensidad y podríamos observar tan solo unas gotas al inicio o al final de la micción. Nuestra perra presentará más síntomas como esfuerzo al orinar, aumento de la frecuencia en hacerlo aunque solo se eliminen unas gotas, dolor, etc. Requiere tratamiento veterinario y puede diagnosticarse analizando una muestra de orina que podemos intentar recoger nosotros mismos utilizando un vaso para ello, el cual podremos adquirir en cualquier farmacia. De no ser posible, deberá encargarse el veterinario. El tratamiento suele consistir en la administración de antibióticos. Para más información, no te pierdas nuestro artículo sobre "Síntomas, causas y tratamiento de la infección de orina en perros".

Otras causas de sangrado en perras

Por último, si las causas anteriores se han descartado, es posible que tu perra sangre por la vulva debido a alguna neoplasia (tumor) en la zona vaginal-vulvar, es decir, un bulto que crece y produce un sangrado. Este bulto a veces se hace tan grande que prolapsa y puede visibilizarse en el exterior. Se produce con más frecuencia en hembras mayores y enteras, aunque esto no quiere decir que no pueda afectar a perras más jóvenes. A veces, las neoplasias se acompañan de micción frecuente, lamidos constantes de la zona o inflamación. En estos casos, se suele recomendar la extirpación.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué mi perra sangra por la vulva?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades del sistema reproductor.