¿Por qué mi perra se lame mucho la vulva?

¿Por qué mi perra se lame mucho la vulva?

¿Tu perra se lame mucho sus partes? Si es así y quieres saber si se trata de un comportamiento normal o no, en este artículo de ExpertoAnimal resolvemos todas tus dudas y te indicamos qué hacer en cada caso.

Son varias las causas que pueden llevar a una perra a lamerse la vulva, algunas de ellas propias de su naturaleza y otras indican la presencia de una enfermedad más o menos grave. Para estos últimos casos, la perrita acostumbra a mostrar otras señales que debemos advertir con la finalidad de confirmar el diagnóstico y acudir lo antes posible al especialista. Sigue leyendo y descubre por qué tu perra se lame mucho su vulva, así como qué hacer en cada situación.

La perra se lame mucho la vulva para masturbarse

La perra acostumbra a alcanzar la madurez sexual entre los seis meses y el año de edad si es de raza pequeña o mediana, y el año o año y medio si es grande o gigante, con la llegada del primer celo. A partir de este momento podemos empezar a ver en ella comportamientos que hasta entonces no había tenido, como montar peluches, mantas, otros perros o lamerse la vulva con intensidad. Todas estas conductas son normales y forman parte de su naturaleza pero, ¿por qué las hace exactamente? La respuesta es sencilla: para masturbarse y proporcionarse placer.

Igual que las mujeres, las perras disponen de clítoris en el interior de la vulva, órgano cuya única función es dar placer. Al estar situado dentro de la vagina, raras veces lo vemos, sin embargo, algunas perritas sí que muestran como un bultito redondo y rojizo. Si observamos esto, no debemos preocuparnos; nos alarmaremos y acudiremos al veterinario si prácticamente todo el clítoris sobresale por la vulva, está irritado o presenta anomalías.

Así, una vez que la perra ha experimentado el placer que le proporciona lamer esa zona, que puede ser en cualquier momento de su vida, es completamente normal que se lama durante unos segundos o minutos con intensidad y emitiendo como una especie de gemidos. El problema reside cuando este comportamiento se vuelve compulsivo, puesto que entonces es indicativo de que algo no va bien.

Lamido excesivo como indicador de estrés

En relación con el punto anterior, si observamos que la perra se lame mucho su vulva y lo hace de forma compulsiva, ha dejado de ser una masturbación normal y ha pasado a ser un indicador de estrés. Cuando un perro está estresado, intenta liberar esa tensión mediante conductas que, en muchas ocasiones, pueden confundirse con un mal comportamiento u otras causas erróneas. En el caso de las perras, una de las maneras de aliviar esa tensión es mediante el lamido de la vulva. Así, resulta fundamental identificar la situación que estresa a la perra para evitarla y solucionar el problema. Si no se presta la atención suficiente y el estrés no se trata, este hábito puede acabar por convertirse en una estereotipia, mucho más difícil de corregir.

Por otro lado, otro de los motivos que puede explicar por qué tu perra se lame la vulva con mucha intensidad es un desequilibrio hormonal, causa que también puede desarrollar estrés en el animal y las consecuencias ya mencionadas. Esto sucede en perras que todavía no han sido esterilizadas, de manera que si sospechas que este puede ser tu caso, tendrás que acudir al veterinario para que valore la opción de llevar a cabo la cirugía.

¿La perra se lame mucho la vulva y tiene pus?

Cuando la perra se lame mucho su vulva y, además, presenta una secreción blanquecina o ligeramente amarillenta, sufre un problema grave de salud que debe ser atendido de inmediato. Las enfermedades y afecciones más comunes que muestran estos síntomas son las siguientes:

  • Piómetra (infección del útero)
  • Infección de matriz
  • Infección de ovarios
  • Infección bacteriana
  • Infección fúngica
  • Heridas en la vagina y/o cuello del útero

Como decimos, estas no son las únicas patologías que pueden provocar la secreción de pus por la vulva, puesto que prácticamente cualquier infección del aparato reproductor bajo de la perra puede presentar este síntoma. Eso sí, lo que debemos tener claro es que si llegamos al punto de observar esta señal, quiere decir que la infección que sufre es de carácter muy grave y debemos acudir con rapidez al veterinario, ya que en algunos casos la afección puede llegar a ser mortal.

¿Se lame la vulva y la tiene inflamada?

Si vemos que la vulva de la perra se ha inflamado, en general suele ser debido al periodo de celo. Desde la primera fase de esta etapa, la vulva de la perrita aumenta su tamaño y empezamos a ver los primeros sangrados, llevándola a lamerse constantemente. Así, si la fecha encaja con la llegada del celo, podemos estar prácticamente seguros de que este es el motivo tanto del lamido como de la inflamación.

Ahora bien, si la perra no presenta los síntomas típicos del celo pero sí muestra señales como orinar más de lo habitual, incluso en lugares que sabe que no debe hacerlo, lamentos, pérdida de apetito o decaimiento del ánimo, la inflamación de la vulva de la perra y los frecuentes lamidos de la misma pueden deberse al desarrollo de una infección urinaria, a la presencia de un tumor vaginal, quistes en los ovarios u otras patologías que solo un especialista puede diagnosticar. De esta forma, si sospechas que este puede ser el caso de tu perrita, no lo dudes y acude al veterinario.

¿Qué hacer si mi perra se lame mucho su vulva?

En función de la causa que provoque que la perra se lama la vulva llevaremos a cabo un método de actuación u otro. Así, si se trata de una masturbación normal no haremos nada y dejaremos que lleve a cabo el ritual. Como decíamos, se trata de algo natural y fisiológico que no le produce ningún daño, todo lo contrario.

Si el motivo es el estrés, buscaremos la situación estresante y la erradicaremos en la medida de lo posible o buscaremos una solución positiva para el animal. Al hacerlo, veremos como poco a poco estos lamidos intensos y compulsivos desaparecen.

Para los desequilibrios hormonales y problemas de salud mencionados en los apartados anteriores, lo único que podemos hacer es acudir al veterinario para que identifique la causa exacta y determine el mejor tratamiento. Especialmente si observamos la presencia de pus, una rápida actuación puede resultar clave para salvar la vida de la perra.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué mi perra se lame mucho la vulva?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades del sistema reproductor.