¿Por qué mi perro es posesivo con los juguetes?

¿Por qué mi perro es posesivo con los juguetes?

El comportamiento posesivo del perro hacia los juguetes puede ser poco problemático en aquellos casos en los que el can se limita a evitarnos cuando intentamos quitarle el objeto en cuestión. Sin embargo, esta situación puede tornarse preocupante en aquellos perros que, además, llegan a gruñir y morder cuando nos acercamos. En ambos casos el perro nos manda un mensaje que es: "esto es mío, coge otro". Si en tu caso la situación es leve, es importante que tomes medidas ahora, antes de perder el control de la situación y se vuelva peligrosa.

Como dueños, tendemos a pensar en el problema de comportamiento de posesión cuando observamos que al acercarnos a nuestro perro este gruñe o enseña los dientes. Pero, como siempre, es mejor prevenir que llegar a estas situaciones y, por ello, es imprescindible una correcta educación, aunque todavía no hayan mostrado señales de posesión con sus juguetes.

Tanto si tienes un perro posesivo con sus juguetes como si buscas cómo prevenir este problema, sigue leyendo este artículo de ExpertoAnimal y descubre las causas que pueden explicar por qué un perro es posesivo con sus juguetes.

La causa primaria: una inseguridad en tu perro

Un escenario típico de agresión por posesión ocurre cuando un perro reivindica la posesión de un objeto o un juguete, o a veces, incluso, de un trozo de territorio. Este tipo de conducta se llama "protección de recursos" El perro intentará defender lo que considera suyo con una actitud hostil que puede ir desde un castañeteo de los dientes o gruñido, hasta una estocada y mordida en toda regla.

La motivación inicial del comportamiento suele provenir de una inseguridad profunda o de algún miedo, como el miedo a perder el control de sus juguetes o de su entorno. Pero el verdadero problema reside en lo que tu perro descubre tras la agresión producida sobre los humanos: consigue asustarles, intimidarles y retroceden para dejarle tranquilo.

Este efecto le resulta beneficioso y actúa como un "refuerzo positivo" para que el perro utilice una y otra vez este comportamiento de agresión-posesión cada vez que se siente de alguna forma desafiado por un rival. De esta forma, vemos como el origen del comportamiento está en una inseguridad o un miedo del perro, causa que evoluciona y se transforma en un aprendizaje por refuerzo positivo tras la reacción de los dueños ante la agresión.

Enfoque equivocado

Otra causa frecuente que puede explicar por qué nuestro perro se vuelve cada vez más posesivo con sus juguetes o, incluso, agresivo es la forma en la cual los dueños intentan solucionar la agresividad con agresividad. Cuando un perro muestra agresividad hacia sus dueños por posesión de un objeto, el dueño se vuelve agresivo en retorno y, por ejemplo, castiga físicamente al perro o intenta recuperar el objeto mediante la fuerza.

Esto hace que el perro se vuelva cada vez más agresivo con el objetivo de defenderse y muy pocos dueños obtienen resultados buenos a través de esta práctica nada recomendable. Generalmente solo obtienen algunas heridas y un perro que es aún más agresivo y posesivo con sus juguetes que antes.

Genética y estrés

Aunque el comportamiento de posesión con los juguetes que puede incluso dar lugar a agresividad puede aparecer en cualquier perro, es frecuente que haya un componente genético, es por ello que este problema del comportamiento canino ocurre de forma significante en ciertas razas o líneas de perros como el cocker spaniel, border collie, rottweiler, jack russell y golden retriever, entre otros.

Generalmente, detrás de un impulso posesivo en un perro hay una percepción de la amenaza hipersensible o, incluso, paranoica que suele tener origen genético, pero que puede ser agravada por factores de estrés y unas primeras semanas de vida inseguras, con privación o abuso.

De cualquier manera, esto es lo que lleva al perro a tener una obsesión del control de su territorio o de sus juguetes, a chillar antes de que le peguen o a seguir mostrando comportamientos de agresividad, incluso cuando la persona no ha mostrado señales de peligro para él.

Un problema mayor

En muchos perros el problema de posesión con los juguetes, o de forma más general, puede ser disminuido fuertemente o, incluso, completamente solucionado gracias a un manejo autoritario pero sin confrontación por parte del propietario.

Sin embargo, con otros perros el problema es demasiado profundo y reside en la percepción errónea que tiene el perro del mundo que le rodea, ya que lo ve como un sitio de amenazas continuas en el cual él tiene que intentar ejercer un control constante. Esta percepción equivocada del mundo es lo que hace que la posesión con los juguetes pueda parecer ilógica y es por eso que puede llegar a ser tan peligrosa.

Si tu perro ha mostrado señales de agresión por posesión con sus juguetes, es importante entender que no puede ser tratado como cualquier perro que no tenga este problema, debes consultar con un veterinario o un educador canino formado para obtener ayuda.

¿Cómo evitar que tu perro sea posesivo con sus juguetes?

Al adoptar un cachorro es importante que desde el principio todos los miembros del hogar le den comida y golosinas en su cuenco, que muevan sus manos alrededor de su cuenco a la vez que le dan comida. De esta forma, tu cachorro aprende que las personas alrededor de su comida no son algo malo sino todo lo contrario.

De la misma forma, para evitar la protección de recursos, le ofreceremos comida directamente de la mano (de forma ocasional) y dejaremos que observe cómo nosotros le llenamos el bol. También será muy útil tocar sus espacios personales y otros objetos.

Es también importante enseñarle desde una edad temprana las siguientes órdenes: "déjalo" y "dámelo". A continuación te enseñamos cómo:

Orden "déjalo"

Para enseñarle la orden “déjalo y ven” espera a que coja un juguete tu cachorro, y en vez de perseguirle para cogerle este juguete, llámalo con una golosina. Cuando suelta su juguete dile “déjalo y ven” para que aprenda esta orden por asociación. Felicítale mucho por su cooperación, luego dale la golosina y también otro juguete con el cual jugar. Recupera rápido el juguete que no querías que tuviera y repite este ejercicio varias veces al día.

Orden "dámelo"

Para enseñarle la orden “dámelo” espera a que tu perro coja un juguete en su boca, con una mano sostén suavemente el juguete sin tirar y con la otra enséñale una golosina, en cuanto suelte el juguete para coger la golosina dile “dámelo” y felicítalo. Justo después devuélvele el juguete. Si no quieres que se quede este juguete dale otro a cambio.

Ten en cuenta que si desde cachorro cuando le coges un juguete nunca lo vuelve a ver, tu perro aprenderá que tiene que ser más posesivo porque entenderá que si le coges algo va a ser para siempre. Es por ello que recomendamos darle en todo momento otro juguete a cambio.

Ambos ejercicios, practicados con regularidad, evitan la confrontación y enseñan al perro lo positivo que es para él cooperar contigo y obedecer tus órdenes.

Será importante en este entrenamiento utilizar golosinas o snacks para perros muy sabrosas, que le llamen más la atención que el juguete que quiere poseer. Así mismo, recuerda que es básico que el can no crea que intentas arrebatárselo. La confianza de soltarlo y saber que después volverá a jugar es un aspecto muy importante de este procedimiento.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué mi perro es posesivo con los juguetes?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.