¿Por qué mi perro me ataca sin razón?

¿Por qué mi perro me ataca sin razón?

Según la ASPCA (Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales), solo en Estados Unidos se abandonan cada año más de 6,5 millones de perros. Uno de los principales motivo del abandono es la agresividad que estos animales pueden desarrollar hacia las personas u otros perros.

Muchas personas que tienen perros han sufrido en alguna ocasión un ataque, aunque no haya tenido un final dramático. ¿Alguna vez has sujetado a tu perro por el collar mientras ladraba y éste ha girado la cabeza para morderte o marcarte? ¿Estaba tu perro jugando tranquilamente en el parque y ha sido atacado por otro perro sin razón aparente? Si es así, en este artículo de ExpertoAnimal explicaremos por qué un perro ataca sin razón, continúa leyendo para saber más.

La agresividad en perros

La agresividad puede exhibirse a través de una amplia variedad de comportamientos y por varias razones. Principalmente, observamos dos tipos de agresiones, la agresión ofensiva y la defensiva. Los factores de riesgo de una agresión incluyen la edad del perro, la previsibilidad de sus ataques, los objetos por los que el animal reacciona, los factores desencadenantes o circunstancias que hacen que el animal provoque un comportamiento agresivo, en definitiva, ¿por qué atacan los perros?

Las agresiones ofensivas son, principalmente, las que debemos intentar corregir. La expresión de la agresión ofensiva está controlada por la parte del cerebro del perro que controla y regula las emociones, la memoria, el hambre y los instintos sexuales. Esta agresión está influenciada por la percepción del entorno (olfato, oído, vista y feromonas) y los procesos de aprendizaje previos, es decir, la sociabilización del perro cuando era cachorro y las experiencias vividas a lo largo de su vida.

Las agresiones defensivas están igualmente controladas por el cerebro, pero en una región diferente. También controlan la huida y el bloqueo ante el miedo, así como la mordida mortal, pero no controlan el comportamiento de acecho ni persecución.

Para saber más sobre la agresividad en perros, lee el artículo de ExpertoAnimal sobre las causas y tratamiento de la agresividad de los perros.

Base genética de la agresividad

Muchos estudios muestran que hay una base genética para la agresividad y que cada raza tiene una probabilidad diferente de ser agresiva, es decir, no está presente únicamente en los considerados "perros potencialmente peligrosos".

Un estudio reciente en golden retrievers demostró que, en un 80% de los casos, la agresividad es hereditaria. Otro estudio en cocker spaniels, ha demostrado un efecto genético sobre la agresión al mostrar que los diferentes colores de la capa están asociados con diferentes niveles de agresividad. En el springer spaniel inglés, la agresividad está asociada con el macho reproductor.

Actualmente no existe una prueba confiable para medir la agresividad. La mejor información viene de las personas que conviven con perros y han presenciado situaciones de agresividad en la vida real. Sin embargo, aunque hay una contribución genética obvia al nivel de agresividad de un perro, el ambiente también juega un papel importante. Una buena sociabilización del perro es crucial para evitar futuros problemas de comportamiento.

La agresividad redirigida

La agresión redirigida ocurre cuando un perro que se encuentra en un estado agresivo, redirige la agresión de una fuente a otra. Un perro que está ladrando en la puerta puede redirigir su agresión hacia un propietario que lo está empujando hacia atrás. Es más probable que se produzcan problemas de agresión redirigidos cuando existe participación humana en el conflicto durante, por ejemplo, una pelea.

Sin embargo, cada vez que un perro entra en un estado muy intenso, puede ocurrir la redirección de la agresividad. Los perros que tienen una mayor jerarquía dentro del hogar suelen redirigir el ataque a los individuos subordinados.

Las agresiones defensivas también pueden redirigirse. Por ejemplo, un perro que se asusta ante la presencia de personas desconocidas o que muestra terror ante ruidos fuertes puede atacar sin previo aviso al miembro de su familia que se encuentre más cerca de él. La redirección de la agresividad no es más que la liberación mal dirigida de la frustración que les causan estas situaciones.

Tratamiento de la agresividad

Ante problemas de agresividad, siempre debemos acudir a un especialista que pueda aplicar el método más seguro y eficaz para el perro y las personas que conviven con él. Ya que el tratamiento del comportamiento agresivo puede implicar una combinación de técnicas de modificación del comportamiento (habituación, contra-condicionamiento y desensibilización), terapia farmacológica, cirugía (como castración / esterilización) o evitación.

Cada caso es único y el éxito del tratamiento varía según el diagnóstico y de acuerdo con su capacidad y motivación, por lo que el reentrenamiento de estos animales de compañía debe realizarse individualmente. La modificación de la conducta es una herramienta útil para los animales que provocan respuestas agresivas.

¿Ha mordido varias veces tu perro a otro perro o persona? Comenta, si quieres, tu experiencia, como dijimos en el artículo, la información más valiosa es la que viene de las personas que comparten su hogar con un perro.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué mi perro me ataca sin razón?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.