¿Por qué mi perro sangra por el pene?

¿Por qué mi perro sangra por el pene?

La sangre, por muy poca cantidad que sea, siempre es motivo de susto y preocupación, más cuando, como en este caso, no podemos ver el origen, es decir, no tenemos una herida delante. En este artículo de ExpertoAnimal veremos cómo actuar ante un sangrado por las "partes" de nuestro perro. Cuáles son las posibles causas, cómo diagnosticarlas y cuál es el tratamiento indicado.

Sigue leyendo para descubrir por qué tu perro sangra por el pene:

La sangre, señal de alarma

Normalmente, salvo que nuestro perro haya tenido un accidente, como un atropello o una caída fuerte, casos en los que tendremos que correr al veterinario para valorar si el sangrado procede de algún traumatismo interno, veremos unas gotitas de sangre fresca, al inicio o a final de la micción.

También es posible detectar la sangre en el charco que forma la orina en el suelo. Pero, ¿por qué se produce ese sangrado por el pene? Si hasta el momento no hemos notado nada extraño en nuestro perro, debemos fijarnos en algunos detalles: ¿orina más o menos veces de lo normal? ¿Le cuesta? ¿Le duele? ¿Está apático? Todo esto se lo contaremos a nuestro veterinario para llegar a un diagnóstico y, por supuesto, a un tratamiento.

Las causas más probables del sangrado por el pene

Descartando enfermedades sistémicas, que cursarían con otros síntomas más evidentes, la presencia de sangre en la orina se relaciona, fundamentalmente, con enfermedades en la uretra, el pene, la vejiga y la próstata. Así, podemos diferenciar dos diagnósticos, los relativos al sistema urinario (uretra, vejiga) y los relacionados con el reproductor (próstata), aunque es obvio que interaccionan entre sí. En ambos casos será el veterinario el que realice las pruebas pertinentes. Sigue leyendo en ExpertoAnimal para descubrir las patologías más frecuentes:

Problemas en el sistema urinario

Destaca la cistitis (igual que en medicina humana), pero también puede haber cálculos en vejiga y uretra. El veterinario será el encargado de analizar una muestra de orina. Para conseguirla, puede proporcionarnos un frasco de recogida, como el que se utiliza en humana, para que pongamos debajo del chorro cuando nuestro amigo levante la pata. A veces no es posible obtener así orina o no resulta fiable y hay que recurrir a la punción directa de la vejiga. Por supuesto, es una técnica que debe realizar el veterinario.

Si hay infección, es normal que encontremos bacterias, abundantes linfocitos (son los glóbulos blancos presentes para luchar contra las infecciones) y hematuria, que es la presencia de sangre, la misma que hemos visto salir por el pene. El tratamiento se lleva a cabo mediate el uso de antibióticos y el animal suele responder favorablemente en poco tiempo. Se suele pedir un segundo análisis para asegurar que las bacterias o los cálculos han remitido.

Cuando el problema es la próstata

La próstata es una glándula sexual que rodea la uretra. Existen tres afecciones que pueden provocar su agrandamiento, que es lo que causará la salida de sangre por el pene. Son la hiperplasia próstatica benigna, el cáncer de próstata y la prostatitis. Para explicarnos el porqué del sangrado por el pene nos centraremos en la hiperplasia, que es el trastorno que puede ser responsable de la hematuria.

La hiperplasia prostática benigna

El diagnóstico lo realiza el veterinario mediante un tacto rectal. Con la palpación determina tamaño, posición y consistencia de la próstata. Si está agrandada nos da la explicación de por qué nuestro perro ha sangrado por el pene.

Esta hiperplasia es hormonodependiente (testosterona), lo que significa que el trastorno aparecerá en machos no castrados de mediana y avanzada edad. El agrandamiento también puede provocar dificultades en la micción y la defecación. Si finalmente esta es la respuesta al por qué nuestro perro sangra por sus "partes", el veterinario valorará la opción de la castración.

Otra de las ventajas de la castración

Son muchas las ventajas de la castración en los perros, exceptuando en algunos casos concretos de problemas de comportamiento. Y aunque en este artículo no vamos a detallar el procedimiento completo, debemos apuntar a que sí es posible operar pacientes geriátricos, siempre que sus pruebas preoperatorias obtengan resultados satisfactorios. Y, aunque también existe tratamiento farmacológico, la castración es el único método que elimina por completo el estímulo que agranda la próstata. Así, poco después de la intervención, su tamaño disminuye y el problema no se repite.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué mi perro sangra por el pene?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades del sistema reproductor.