¿Por qué mi perro tiene la barriga hinchada y dura?

¿Por qué mi perro tiene la barriga hinchada y dura?

En ocasiones podemos preocuparnos al observar que nuestro perro tiene la barriga hinchada y dura. Generalmente, las causas de esta distensión varían si estamos ante un cachorro o si, por el contrario, se trata de un perro adulto. En cualquier caso, saber qué es lo que puede originar esta inflamación nos ayudará a determinar en qué momento es urgencia consultar con nuestro veterinario. En este artículo de ExpertoAnimal repasaremos los motivos más frecuentes que nos explican la hinchazón abdominal canina.

Mi cachorro tiene la barriga hinchada y dura

Si adoptamos un cachorro de una protectora, lo más probable es que lo recibamos convenientemente desparasitado y vacunado, con más de ocho semanas de edad y su correspondiente pasaporte veterinario en regla. En cambio, si nuestro cachorro llega por otras vías, no es raro que le observemos la barriga anormalmente grande, hinchada y dura. La causa más común es una infestación por parásitos intestinales. Los cachorros pueden contraer parásitos in utero, a través de leche parasitada o ingiriendo los huevos. Por ello, es básico desparasitar desde los quince días de vida del cachorro. En este sentido, establecer un calendario de desparasitación es fundamental para evitar futuras infestaciones.

Cómo eliminar los parásitos intestinales en cachorros

Es normal que los cachorros estén parasitados por nematodos, pero no se puede descartar la presencia de otros parásitos, por eso conviene seguir las recomendaciones y pautas del veterinario. En general, la desparasitación interna, en jarabe, pasta o pastillas, suele repetirse cada quince días hasta terminar con las primeras vacunas, momento en el que pasa a administrarse cada 3-4 meses durante toda la vida del animal, aunque nuestro perro no tenga la barriga hinchada y dura.

A pesar de que las desparasitaciones se administran de forma rutinaria, es importante observar el estado del cachorro antes de darle ningún producto, ya que puede ser contraproducente desparasitar a un cachorro enfermo, estresado o con una diarrea cuyo origen no sea el propio parásito. En estos casos es prioritario restablecer antes el bienestar del perro. Los parásitos parecen ser una afección común y leve, pero graves infestaciones sin tratar son potencialmente mortales.

Barriga hinchada y dura en el perro adulto por torsión/dilatación de estómago

En un perro adulto, en cambio, la inflamación abdominal va a tener un origen distinto, ya que puede indicarnos la presencia de una grave patología conocida como torsión/dilatación de estómago. Este trastorno es potencialmente mortal y requiere una rápida intervención veterinaria. Es una urgencia. Comprende dos procesos diferentes:

  1. El primero es la dilatación del estómago debida a la presencia de gas y líquido.
  2. El segundo es la torsión o vólvulo, proceso en el que el estómago, previamente distendido, rota sobre su eje. El bazo, adherido al estómago, también rota.

Si nuestro perro tiene el estómago inflamado y duro, con total probabilidad estaremos ante una torsión o dilatación estomacal. En esta situación, ni el gas ni el líquido pueden salir del estómago. El perro, por lo tanto, no va a poder eructar ni vomitar, y este cúmulo de gases y líquidos es el que va distendiendo el estómago. La circulación sanguínea también se ve afectada, de forma que se puede producir la necrosis (muerte) de la pared estomacal. Este cuadro puede agravarse con perforación gástrica, peritonitis, shock circulatorio, etc., que es lo que acaba por ocasionar la muerte del animal, de ahí la importancia de una intervención veterinaria temprana si observamos que nuestro perro tiene la panza hinchada y dura.

¿A quién y cómo afecta la torsión/dilatación en perros?

Esta patología se da con mayor frecuencia en perros de mediana edad y geriátricos, generalmente de razas grandes con el pecho ancho, pues tienen mayor propensión anatómica. Son razas tan conocidas como el pastor alemán, el bóxer o el labrador.

Es una afección que sobreviene repentinamente y suele relacionarse con la ingesta de una comida abundante, un ejercicio vigoroso hecho justo antes o justo después de comer o beber una gran cantidad de agua inmediatamente después de una ingesta. Los síntomas típicos serían:

  • Inquietud, nerviosismo, alteración.
  • Náuseas, con intentos de vomitar sin conseguirlo.
  • Distensión del abdomen, es decir, la barriga hinchada y dura.
  • También puede existir dolor al tocar el vientre.

Es básico acudir ya al veterinario si el perro tiene el abdomen hinchado y duro. Él será quien determine si la barriga inflamada de nuestro perro corresponde a una dilatación o ya se ha producido la torsión. En función del diagnóstico se procede al tratamiento. La torsión va a requerir cirugía una vez esté estabilizado el perro. Su pronóstico y el tipo de intervención dependerá de lo que esté afectado al abrir.

¿Cómo prevenir la torsión/dilatación de estómago en perros?

La torsión/dialatación puede ser un proceso recurrente, es decir, le puede suceder al perro varias veces, por ello es importante atender a una serie de medidas:

  • Dividir en porciones la ración de comida diaria.
  • Restringir el acceso al agua unas horas antes y después de las comidas.
  • Impedir la ingesta seguida de grandes cantidades de agua.
  • No practicar ejercicio intenso con el estómago lleno.

Y, sobre todo, acudir a la clínica veterinaria a la menor sospecha de torsión/dilatación.

Mi perro tiene la barriga hinchada y está decaído - Otras causas

Aunque la torsión/dilatación de estómago sea la causa más frecuente que explique por qué un perro tiene la panza hinchada, lo cierto es que no es la única que puede producir este agrandamiento de la zona abdominal. Así, distinguimos los siguientes problemas como los más habituales en perros adultos:

Tu perro tiene la barriga hinchada y dura por gases

Sí, los perros también pueden sufrir gases, teniendo como principal síntoma la panza hinchada y dura. Los motivos que justifican este problema son varios, siendo el alimento de mala calidad, el cambio brusco de dieta, tragar la comida muy rápido o sin masticar o una mala digestión los más habituales. No obstante, enfermedades, parásitos y la ya mencionada torsión/dilatación de estómago también pueden provocar gases, por lo que la visita al veterinario está más que recomendada.

¿Por qué tu perro tiene la panza hinchada y vomita?

Que un perro tenga la barriga hinchada y vomite es sinónimo de que algo no va bien. Estos síntomas se suelen asociar a la presencia de parásitos intestinales, como tenias, gusanos redondos, gusanos ganchudos o gusanos látigo. A pesar de ser más común en cachorros, los perros adultos también pueden sufrir estas infestaciones, especialmente si no son desparasitados.

Estos parásitos, además de los síntomas mencionadas, pueden provocar que el perro tenga la barriga hinchada y diarrea, sangre en las heces, debilidad general, anemia y/o pérdida de peso.

¿Por qué tu perro tiene la barriga hinchada y blanda?

Otra de las causas que puede explicar por qué un perro tiene la barriga hinchada es la obstrucción intestinal, la cual puede desarrollarse por múltiples motivos. Entre los más habituales, destacan los siguientes:

  • Tumores.
  • Hernias.
  • Cuerpos extraños.
  • Estenosis.

Es una situación grave y, por ende, una urgencia veterinaria. La obstrucción puede ser parcial o total, y solo el especialista puede diagnosticarla y tratarla.

¿Qué hacer si tu perro tiene la barriga hinchada?

Debido a que la mayoría de las causas son de carácter grave, es preciso acudir al veterinario lo antes posible, puesto que si no se trata el problema que está produciendo ese agrandamiento abdominal el animal podría incluso morir.

En función de la causa, el tratamiento para la barriga dura e hinchada de tu perro variará, ya que no es lo mismo tratar una torsión de estómago que un problema de gases por una mala alimentación. En este sentido, además de visitar al veterinario, es importante revisar la dieta que sigue el animal para garantizar que es la más adecuada. Si el pienso que damos a nuestro perro es de baja calidad, por ejemplo, es posible que este sea el motivo de la hinchazón, el cual se solucionaría adaptando la alimentación. Así mismo, comprobar si ha sido desparasitado es otra de las medidas que debemos tomar. Sin embargo, insistimos, por la gravedad de las opciones, acudir al especialista es lo más recomendable.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué mi perro tiene la barriga hinchada y dura?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.