¿Por qué mi perro toma mucha agua y vomita?

¿Por qué mi perro toma mucha agua y vomita?

El agua es indispensable para la vida, y tanto tú como tu perro la necesitan en dosis diarias. Cuando el perro está enfermo, siempre forma parte de los cuidados recomendados la ingesta de agua, pues la hidratación es crucial para la salud y para el proceso de recuperación de cualquier enfermedad.

Sin embargo, ¿qué actitud asumir cuando tu perro toma mucha agua y vomita? Una situación como esta genera preocupación, al no saber qué hacer o por lo menos cuál es la razón de que el organismo del perro esté reaccionando de esa manera, por lo que te invitamos a leer el siguiente artículo de Experto Animal.

Deshidratación

Suele ser la principal causa de que un perro vomite justo después de beber agua. ¿Qué es la deshidratación? Ocurre cuando la cantidad de agua que el perro consume no es suficiente, por lo que el cuerpo se descompensa y empieza a fallar.

Ahora bien, si el perro está deshidratado, ¿lo más normal no sería que consumiendo agua el problema mejore? ¿Por qué vomita? Cuando el perro se siente deshidratado y tiene una fuente de agua cerca, tratará de consumir la mayor cantidad posible para equilibrar su organismo; no obstante, el contraste entre el estado en que se encuentra y la repentina cantidad de agua causará una especie de choque, que traerá como consecuencia el vómito.

Ante esto, solo permite que el perro acceda a cantidades moderadas de agua de acuerdo a su tamaño y peso, interrumpiendo el consumo durante unos minutos antes de permitir que siga bebiendo. Esto te ayudará mientras lo trasladas a un veterinario, quien podría recomendarte otras medidas dependiendo del estado del can, además de determinar las causas de la deshidratación.

Parásitos intestinales

Los parásitos intestinales son un problema que puede afectar tanto a los cachorros como a los perros adultos, algunos son silenciosos y cuesta darse cuenta de que están usando a tu perro de huésped, mientras que otros traen consigo distintos problemas de salud, como los vómitos.

Si tu perro sufre una infestación de parásitos, es posible que vomite luego de tomar agua en algún momento, lo cual vendrá acompañado de otros síntomas, como diarrea y, en los cachorros, distensión del estómago.

Diabetes

La diabetes en perros es más común de lo que crees y uno de sus principales y primeros síntomas es un aumento considerable en el consumo de agua, pues la enfermedad impide que el cuerpo del perro absorba correctamente los nutrientes que contienen los alimentos.

Además, entre los otros síntomas de la diabetes están los vómitos y la pérdida de peso, por lo que no es nada extraño que si es esta la enfermedad que aqueja a tu perro llegue vomitar luego de beber agua. Si tienes esta sospecha te recomendamos acudir al veterinario de inmediato y realizarle a tu perro todos los exámenes pertinentes.

Piómetra

La piometra canina es una enfermedad que afecta a las perras hembras y puede ser mortal. La piómetra tiene varios síntomas, pero dos de los más característicos son la sed excesiva, que puede llevar a tu perra a vomitar por las grandes cantidades que ingerirá, y la secreción anormal de fluidos a través de la vagina.

La piómetra puede costarle la vida a tu amiga peluda, por lo que lo ideal más que tratarla es prevenirla, y la única forma de hacer eso esterilizando a la perra en el momento en que el veterinario te lo recomiende.

Insuficiencia renal

La insuficiencia renal se trata de otra enfermedad que afecta la calidad de vida de tu perro y que también puede ser mortal. Es provocada por distintas condiciones de salud, desde el cáncer hasta el envenenamiento, por lo que se trata de una condición que requiere bastantes cuidados, como el uso de alimentación específica para perros con problemas renales.

Son diversos los síntomas de la insuficiencia y entre ellos encontramos la sed excesiva, que podrían llevar a tu perro a vomitar, como ocurre con la piómetra Esta enfermedad afecta a perros de cualquier edad, y no tiene cura.

Incapacidad de absorber el sodio

Este problema se denomina hipopotasemia, y consiste en la incapacidad del cuerpo del perro para absorber el sodio de los alimentos y el agua que consume. Este trastorno, como las otras enfermedades, debe ser diagnosticado por un médico veterinario.

Si tu perro sufre de esto, no solo beberá mucha más agua, sino que también vomitará y sufrirá diarrea, entre otros signos que requieren atención. Diversas son las causas que provocan la incapacidad de absorber el sodio, entre las cuales es posible mencionar la insuficiencia renal y la administración de algunos medicamentos.

¿Cuándo preocuparse?

Los vómitos ocasionales no deben ser un motivo de angustia para ti, pues en ocasiones pueden deberse a algún alimento que le causó malestar en el estómago e incluso a que esté regurgitando la comida para poder digerirla mejor, cosa que es completamente normal.

Es momento de preocuparse si notas que el perro vomita varias veces seguidas después de consumir agua o de tomar algún alimento, además, si esto viene acompañado de otros signos alarmantes. Recuerda siempre acudir a tu veterinario ante cualquier problema de salud.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué mi perro toma mucha agua y vomita?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.