Primeros auxilios ante la procesionaria

Primeros auxilios ante la procesionaria

En otro artículo hablábamos sobre la procesionaria del pino: su cíclo de vida, los efectos que causa, los síntomas y el tratamiento adecuado para este peligroso insecto que durante su proceso de metamorfosis baja de los pinos en forma de gusano, formando una auténtica procesión de individuos.

Se trata de una oruga muy peligrosa para nuestros perros ya que sus finos pelos pueden provocar alergias graves y hasta necrosis en los tejidos del can si se efectúa un contacto directo. No obstante, también puede transmitir sus efectos a través del aire por lo que será fundamental la prevención.

Es muy importante evitar el contacto con este perjudicial insecto, no obstante, se deben tener algunas nociones acerca de qué los primeros auxilios ante la procesionaria. Sigue leyendo este artículo de ExpertoAnimal:

La procesionaria y los perros

Puedes identificar fácilmente a la oruga procesionaria ya que forma grandes nidos en las copas de los pinos. Entre el final del invierno y el principio de la primavera es cuando desciende la oruga del árbol, formando una procesión.

Es en ese momento cuando la oruga es más peligrosa por el perro ya que puede suceder un contacto más directo al encontrarse en el suelo. Los perros, en su incansable curiosidad se acercan intentando averiguar de qué se trata.

Los efectos que produce la procesionaria en nuestro perro son diversos incluyendo alergias y malestar, que podemos identificar a través de algunos síntomas: lengua hinchada y roja (o amoratada), ampollas, salivación, vómitos, úlceras...

Ante una situación grave de contacto directo se debe acudir cuanto antes al veterinario de urgencia puesto que sus pelos urticantes son tan potentes que podrían causar necrosis e incluso la muerte de nuestro animal. No obstante, es importante tener claros algunos de los primeros auxilios ya que pueden ayudarnos disminuyendo los efectos de sus toxinas.

1. Retira la oruga de su boca

Si tu perro se ha acercado e incluso ha intentado ingerir a una oruga procesionaria debes retirársela de la boca de inmediato aunque probablemente es algo que ya hará él mismo ante el escozor y el malestar. No obstante, si has observado claramente que tu perro ha ingerido una oruga procesionaria debes hacerlo vomitar cuanto antes.

2. Lava la zona afectada

El segundo paso será lavar la zona afectada con suero fisiológico templado ya que el calor reduce el efecto de las toxinas de la procesionaria. No obstante, el tiempo es fundamental así que si no dispones de suero puedes utilizar agua fresca y limpia de cualquier fuente para lavar la lengua de tu mejor amigo.

No apliques presión en ningún caso ya que ello supondría la apertura de los pelos de la oruga, aumentando la toxicidad.

3. Acude al veterinario

El tratamiento del contacto entre la oruga procesionaria y el perro puede variar dependiendo de la gravedad de las lesiones. Por lo general se aplicará un tratamiento de corticoides de acción rápida pero los casos más graves deberán tratarse también con antihistamínicos o antibióticos.

Recuerda que existen medicamentos humanos no aptos para perros, por ese motivo no te dejes de acudir al profesional para que te ofrezca los indicados.

La rapidez y la efectividad de tu llegada hasta el especialista determinará la salud de tu perro pudiendo evitarle la muerte por asfixia. No es algo que se pueda solucionar de forma casera o con remedios naturales.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Primeros auxilios ante la procesionaria, te recomendamos que entres en nuestra sección de Primeros auxilios.