Primeros auxilios en perros

Primeros auxilios en perros

Quién decide acoger a un perro en su hogar acaba advirtiendo de forma muy clara el enorme vínculo emocional que se crea con la mascota y además concibe al perro como un integrante más de la familia, de ahí la frase que muchas veces utilizamos para referirnos a nuestros perros "sólo le hace falta hablar".

Por lo tanto, es importante saber que nuestra mascota es susceptible de sufrir un accidente repentino ya sea dentro o fuera del hogar e igual de importante es que sepamos darle una respuesta inmediata a esta situación.

En este artículo de Experto Animal te contamos todo lo que necesitas saber acerca de los primeros auxilios en perros.

Valorar la situación

Los primeros auxilios deben emplearse como una respuesta inmediata y bajo ningún concepto sustituyen la asistencia veterinaria, por lo tanto, en primer lugar debemos recabar información acerca del estado de salud de nuestro perro. Esta información nos será útil para aplicar los primeros auxilios y para facilitar la atención veterinaria.

Debemos valorar de forma prioritaria los siguientes aspectos:

  • Grado de conciencia, ¿El perro ve, responde al tacto, oye?
  • Respiración
  • Pulso

También es importante fijarnos si hay o no control de esfínteres, si existe alguna hemorragia, si las mucosas están cianóticas (azules) y si existen indicios de intoxicación alimentaria o envenenamiento.

RCP (Reanimación cardiopulmonar)

La RCP o reanimación cardiopulmonar es una técnica que debe emplearse cuando el perro no respira ni tiene pulso.

Para valorar la respiración debemos colocar las manos en el tórax y observar si hay movimiento y entrada de aire, en cambio, para valorar el pulso basta con colocar nuestro dedo índice (nunca el pulgar porque tiene pulso propio) en el interior de los muslos del perro.

En ausencia de pulso y respiración debemos iniciar la siguiente maniobra:

  • Asegúrate de que las vías aéreas están abiertas, despeja la garganta y retira cualquier cuerpo extraño que pudiera encontrarse en la boca o la garganta
  • En perros pequeños debemos insuflar aire colocando nuestra boca en su boca y hocico
  • En perros grandes debemos insuflar aire colocando nuestra boca únicamente en su hocico
  • Con el perro tumbado de lado sobre el lado derecho, pasamos a las compresiones torácicas, comprimimos utilizando nuestras dos manos (una sobre la otra) y haciendo presión sobre las costillas del perro
  • Realizamos 5 compresiones por cada soplo de aire, para perros gigantes (más de 40 kg.) serán 10 las compresiones por cada soplo de aire

Se debe comprobar el pulso un minuto después, si no responde, continuar y volver a comprobar, sólo se debe parar cuando el perro haya recuperado el pulso y la respiración. Pasados 20 minutos la reanimación cardiopulmonar debe finalizarse y darse por fallida si el perro aún no ha recuperado las constantes vitales.

Golpe de calor

Durante la estación más cálida del año nuestra mascota queda expuesta a sufrir un golpe de calor, un trastorno que requiere también de una respuesta muy rápida.

En este caso observaremos que la respiración es dificultosa y el ritmo cardíaco ha aumentado, podemos observar también temblores musculares, salivación excesiva y color azulado en las mucosas.

Debemos proceder rápidamente:

  • Se debe humedecer al perro con agua a temperatura ambiente, a través de un pulverizador o una toalla húmeda, pero no debemos envolverlo ni cubrirlo bajo ningún concepto. Refrescaremos especialmente el cuello y la cabeza.
  • Humedecerle el hocico pero sin forzarlo a beber.
  • Cuando se esté recuperando, ofrecerle agua.

Envenenamiento

Los síntomas del envenenamiento en perros son varios: diarrea, vómitos, salivación excesiva, temblor muscular, falta de coordinación, convulsiones, nerviosismo, debilidad, letargo o respiración dificultosa, entre otros.

En este caso será muy importante poder recoger una muestra del tóxico (más aún si existe un envase que indique su composición) para poderlo mostrar posteriormente al veterinario.

Los primeros auxilios en caso de envenenamiento son muy limitados, únicamente podemos valorar la conciencia y respiración del perro, localizar el tóxico y acudir inmediatamente al veterinario. No debemos provocar el vómito, menos aún si no sabemos cuál ha sido el veneno o si el perro está inconsciente,tampoco debemos ofrecerle ningún tipo de bebida ni alimento.

Hemorragias

Las hemorragias pueden ser internas o externas, si son internas lo advertiremos de una forma más sutil, con letargo, debilidad, coloración azulada de las mucosas, signos de dolor y tambaleos, en este caso lo único que podemos hacer es trasladar de forma segura el perro al veterinario.

Cuando es externa debemos actuar del siguiente modo:

  • Si es una hemorragia superficial, lavaremos con suero fisiológico y gasas de algodón hidrófilo, posteriormente aplicaremos una solución de yodo o clorhexidina.
  • Cuando la herida que causa la hemorragia sea más profunda, debemos presionarla para así cortar el flujo de sangre lo antes posible.
  • Tras presionar unos minutos aplicaremos un vendaje compresivo, lo suficientemente firme para cortar la hemorragia, pero que no oprima la circulación.
  • Bajo ningún concepto debemos realizar un torniquete.

Picaduras de insectos

Cuando la picadura de un insecto haya dejado la zona afectada muy inflamada, aplicaremos una compresa de agua fría o bien una bolsa de hielo envuelta en una toalla fina. Posteriormente podemos aplicar aloe vera para disminuir el picor y la molestia.

Si sabemos que le ha picado una avispa, lavaremos la zona con vinagre diluido en agua y posteriormente aplicaremos frío para reducir la inflamación, en cambio, si este insecto ha dejado su aguijón en el hocico, ojo o boca, debemos evitar darle agua y acudir lo antes posible al veterinario.

Quemaduras

Si nuestro perro ha sufrido una quemadura, ya sea solar, química, eléctrica o térmica, debemos proceder del siguiente modo:

  • Lavar con agua fría
  • Aplicar una crema específica para quemaduras, o en su defecto, vaselina
  • Tapar la zona afectada con una venda, pero sin presionar para así evitar una infección

Posteriormente podemos destapar la zona periódicamente para realizar la cura, aplicar aloe vera y emplear un vendaje nuevo hasta que la piel agredida se empiece a recuperar.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Primeros auxilios en perros, te recomendamos que entres en nuestra sección de Primeros auxilios.