Primeros auxilios para gatos atropellados

Primeros auxilios para gatos atropellados

Por desgracia, son muchos los gatos que sufren atropellos. Tanto animales callejeros como domésticos perecen todos los años en las carreteras. En muchas ocasiones se quedan cegados por los faros de los coches y son incapaces de esquivarlos.

Tampoco es inusual que los gatos se refugien en los bajos de los coches para evitar el sol y echarse una siesta. Sea como sea las lesiones producidas por los atropellos pueden ser muy severas y en la mayoría de los casos requieren atención veterinaria.

En este artículo de ExpertoAnimal hablaremos sobre las lesiones más frecuentes producidas por los atropellos y cómo actuar frente a esta situación. Descubre los primeros auxilios para gatos atropellados.

Cómo actuar frente aun atropello

Si te encuentras a un gato atropellado es importante actuar con tranquilidad. Si está tendido en el suelo comprueba que respira y tiene pulso. En los apartados siguientes describiremos cómo actuar frente a diferentes lesiones.

Si el golpe no ha sido muy fuerte es muy probable que el gato se refugie bajo coches cercanos. Estará muy asustado y aunque sea un gato doméstico, buscará estar solo.

Háblale despacio, y ve acercándote poco a poco. Cuando lo alcances trátalo con extremo cuidado. Puedes utilizar una manta o toalla para envolverlo. Así evitarás arañazos y podrás cogerlo sin ejercer demasiada presión. Si posees un transportín para gatos utilízalo para trasladarlo.

Es fundamental que lo lleves cuanto antes al veterinario. Aunque, como veremos más tarde puedes suministrarle primeros auxilios, es fundamental que el gato sea atendido por un especialista.

Aunque no observemos lesiones externas puede sufrir daños internos que necesitan atención veterinaria. No le des agua ni comida pues en el centro veterinario es probable que lo mediquen.

Estado de shock

Después de una conmoción o traumatismo el gato puede entrar en estado de shock. Este estado se caracteriza por los siguientes síntomas:

  • Palidez en la piel
  • Respiración agitada
  • Aumento ritmo cardíaco
  • Pérdida consciencia.

En casos extremos puede causar la muerte. Debemos actuar cuanto antes y con mucha delicadeza. Acaríciale mientras lo envuelves en una manta para trasladarlo al veterinario.

Inconsciencia

Cuando el gato está inconsciente debemos prestar atención a la respiración. Si es irregular y respira con dificultad debemos posicionar al gato de lado con la cabeza ligeramente inclinada hacia arriba. Así facilitamos su respiración. Si no puedes escuchar su respiración, tómale el pulso. El mejor lugar para tomar el pulso a un gato es su ingle, donde las patas posteriores se unen a la cadera.

Como el gato no tiene consciencia, no sabemos cuando experimenta dolor. Por este motivo es mejor colocarlo sobre una superficie plana para trasladarlo. Puedes utilizar un cartón y colocar encima una manta o toalla. Muévelo lo menos posible y acude de inmediato al veterinario.

Heridas superficiales

Si las heridas no son profundas y no sangran en exceso puedes curarla, o al menos desinfectarla y limpiarla antes de recibir tratamiento veterinario. Utiliza siempre materiales apropiados.

Limpia la herida con suero fisiológico para eliminar la suciedad. Puedes cortar con extremo cuidado el pelo circundante para que no entre en la herida, especialmente si es un gato de pelo largo. Una vez limpia, utiliza una gasa y desinfectante de yodo diluido (povidona, betadine...) para tratar la herida.

Puedes utilizar el que utilizas para tí, pero siempre diluido en una proporción de 1:10. 1 parte de yodo y 9 partes de agua.

Una vez atendido por el veterinario es probable que te recomiende utilizar una pomada cicatrizante, que acelerará el tiempo de curación.

Hemorragias

Si la herida no es profunda podemos limpiarla como hemos visto en el punto anterior. Si el gato presenta una hemorragia, con abundante sangre, debemos presionar la herida con una gasa o toalla y acudir de inmediato al veterinario de urgencias.

Lo ideal es cubrir la herida con un vendaje estéril y elástico. Se desaconsejan los torniquetes, pues detienen la circulación y pueden llegar a ser peligrosos. Aunque si la hemorragia es en una pata puedes hacerlo pero no lo presiones demasiado y nunca lo mantengas durante mas de 10 o 15 minutos.

Hemorragias internas

En los atropellos es frecuente que los gatos sufran lesiones internas. Si observas que el gato sangra por la nariz o por la boca significa que tiene lesiones internas. Son lesiones muy severas que necesitan atención médica urgente.

No tapes la nariz ni la boca del gato, envuélvelo con extremo cuidado en la manta y llévalo urgentemente al veterinario.

Dislocaciones y fracturas

Cuando se producen fracturas o dislocaciones en alguna de las extremidades puede ser difícil coger al gato. Son muy dolorosas y le producen mucho estrés por lo que estará a la defensiva. Háblale con tranquilidad hasta que puedas acercarte. Manipúlalo con cuidado para no lastimarlo y nunca intentes curar una rotura en casa. Necesita atención médica.

En muchos casos se fracturan las costillas, pudiendo llegar a perforar un pulmón. Es difícil a simple vista determinarlo. Si sospechas que la rotura está en la pata izquierda por ejemplo, túmbalo sobre el lado derecho para trasladarlo. Siempre con mucho cuidado.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Primeros auxilios para gatos atropellados, te recomendamos que entres en nuestra sección de Primeros auxilios.