¿Puedo desparasitar a mi perra embarazada?

¿Puedo desparasitar a mi perra embarazada?

Son varios los parásitos que pueden afectar a los perros, produciendo algunos graves problemas de salud e, incluso, transmitiendo enfermedades con un elevado índice de mortalidad. Por ello, cuando una perra se encuentra en estado de gestación es lógico preguntarse si es posible aplicar algún antiparasitario.

Si los cuidadores de perros manifiestan habitualmente dudas con respecto a los cuidados básicos de sus compañeros, como puede ser la mencionada desparasitación, estas preguntas se incrementan cuando nos encontramos ante situaciones delicadas o simplemente diferentes. Entre estas contamos la vejez, los primeros meses de vida, la enfermedad o el embarazo, que es el estado que nos va a ocupar en este artículo de ExpertoAnimal para resolver una duda muy frecuente: "¿puedo desparasitar a mi perra embarazada?" ¡Contestamos!

Parásitos más comunes en perros

Podemos distinguir los parásitos que afectan a los perros en dos grandes grupos, que son los siguientes:

  • Parásitos externos: son las pulgas, las garrapatas o los piojos, que pueden presentarse en sus diferentes estadios (de huevo a individuo adulto). Generalmente no provocan graves trastornos, pero en animales enfermos, debilitados o estresados sí son capaces de causar estragos. Estas situaciones pueden, además, activar larvas aletargadas. Por si fuera poco, las pulgas pueden transmitir otros parásitos como las tenias, mientras que las garrapatas son responsables de inocular, en ocasiones, parásitos causantes de enfermedades tan graves como la babesiosis, potencialmente mortal. Existen en el mercado múltiples productos preventivos para controlar la presencia de estos parásitos y con diversas presentaciones como las pipetas, los collares, los pulverizadores o las pastillas.
  • Parásitos internos: son parásitos intestinales, pulmonares o cardíacos, como pueden ser las tenias, los estróngilos o la filaria. Tal y como sucedía con los parásitos externos, no deberían provocar grandes daños pero, como comentamos, no hay que perder de vista el estado del animal ni la intensidad de la infestación. Igual que en el caso de los parásitos externos, contamos en el mercado con diversos productos para combatir a estos desagradables huéspedes y en diferentes presentaciones como las pastillas, los jarabes o incluso las pipetas. En el caso de estos parásitos, estos productos no ofrecen un período de protección como en el caso de los antiparasitarios externos, pero su uso en los intervalos marcados (cada 3-4 meses) sí contribuye al control de las infestaciones.

Como vemos, es importante mantener a raya a los parásitos tanto internos como externos y, por lo tanto, la desparasitación es una acción imprescindible que debemos incorporar a la rutina de cuidados de nuestro perro. Y, si periódicamente aplicamos este tipo de productos, la pregunta si nuestra perra está en estado va a ser inevitable. Entonces, ¿se puede desparasitar a una perra embarazada?

¿Debo desparasitar a mi perra embarazada?

La respuesta a la pregunta de si se puede desparasitar a nuestra perra embarazada es afirmativa. Es más, no solo se debe, sino que se recomienda para protegerla a ella pero, también, a los cachorros que gesta. Dicho esto es importante saber que, antes de desparasitar a nuestra perra preñada tenemos que consultar a nuestro veterinario porque no todos los productos que empleamos con esta finalidad son aconsejables durante el embarazo. Como algunos podrían perjudicar la integridad de los cachorros debemos siempre preguntarle a nuestro veterinario cuál es el mejor antiparasitario para una perra gestante, para administrárselo sin riesgos a la futura madre. Por eso, aunque tengamos en casa los productos que hemos utilizado siempre, durante los meses de embarazo es obligatorio confirmar con nuestro veterinario que su uso es adecuado para el estado de nuestra perra.

¿Cuándo desparasitar a una perra embarazada?

Hemos visto que se puede desparasitar a una perra embarazada, así que en este apartado vamos a detallar cuándo se recomienda hacerlo para que de ello se beneficien también los cachorros. Las pautas a seguir son las siguientes:

  • Mantener la desparasitación externa habitual, como hemos dicho confirmando con nuestro veterinario que el producto del que disponemos es apto.
  • Si vamos a cruzar a nuestra perra (hay que pensar en el gran número de perros necesitados de hogar antes de traer nuevos cachorros al mundo), antes de la monta debemos desparasitarla, independientemente de cuándo se haya desparasitado por última vez.
  • Hacia el final de la gestación, durante las dos últimas semanas, tenemos que volver a desparasitarla. Con esta última administración pretendemos proteger a los cachorros de los gusanos intestinales más comunes, aunque es probable que nazcan infectados, por eso también es importante iniciar su calendario de desparasitaciones a partir de los 15 días de vida. También se recomienda desparasitar a la perra durante la lactancia. Hay que saber que los pequeños van a estar en contacto con parásitos presentes en el ambiente pero, también, a través de la placenta y de la leche de su madre.
  • Si recogemos a una perra embarazada de la que no conocemos su estado de salud debemos comprobar si tiene parásitos (el veterinario observará al microscopio una muestra de heces que se puede tomar del ano utilizando un termómetro). Si la infestación compromete su salud y la de sus cachorros, tendremos que desparasitarla, independientemente del momento de gestación en el que se encuentre, siempre, insistimos, según consejo veterinario, tras haber valorado ventajas e inconvenientes.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Puedo desparasitar a mi perra embarazada?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Gestación.