¿Puedo pasear a mi gato?

¿Puedo pasear a mi gato?

Seguro que alguna vez te has preguntado ¿puedo pasear a mi gato? Y la respuesta es sí pero, los felinos son muy particulares y no todos están predispuestos a ello. Al contrario que para los perros, el hecho de pasear cada día no supone una necesidad para los mininos, por lo que eres tú quien debe decidir si quiere sacar a pasear a tu gato o no.

Para que sepas qué elegir, en este artículo de ExpertoAnimal vamos a explicarte los inconvenientes y las ventajas que tiene llevar de paseo a tu compañero felino, así como las principales premisas que debes tener en cuenta a la hora de pasear a tu gato correctamente. Como nos pasa a todos los seres vivos, si al final decides que sí puedes pasear a tu gato te recomendamos que lo acostumbres desde bien pequeño y le enseñes a llevar su arnés y su correa para que estos objetos y los paseos diarios formen parte de su rutina diaria.

Inconvenientes de pasear a mi gato

Si bien es elección nuestra decidir si podemos sacar a pasear a nuestro gato o no, para poder hacerlo necesitamos saber los riesgos o inconvenientes que influyen a la hora de pasear a mi gato por la calle:

Los gatos no son como los perros

Por mucho que queramos sacar a pasear a nuestro gato como si de un perro se tratara, lo cierto es que nunca podremos hacerlo. Primero porque nunca van a tener la suficiente seguridad y confianza como para pasear a nuestro lado o incluso poder soltarlos de la correa algún día sin que se escapen. Y segundo porque los gatos no tienen las mismas necesidades que los perros, ya que estos últimos esperan con inquietud a diario el momento de salir a pasear para socializar con otros perros y hacer sus necesidades fisiológicas, en cambio los gatos, no necesitan salir para eso ya que disponen de su arenero en casa y porque no necesitan socializar con otro animales cada día como hacen los perros. Aunque esto no significa que los gatos no necesiten estar socializados, así que si quieres saber cómo socializar a un gato puedes visitar este artículo.

Puede resultar estresante

Al ser tan solitarios y territoriales, el hecho de pasear a los gatos domésticos por la calle puede resultarles estresante ya que, además de encontrarse con otros gatos desconocidos, no disponen de sus marcas de olor tranquilizadoras y puede que se asusten fácilmente y quieran huir. Como pasa con todos los seres vivos, cuando nos sacan de nuestra zona de confort nos estresamos o nos ponemos nerviosos, y a los gatos les pasa lo mismo porque no ven a los otros gatos como compañeros con los que jugar y socializar (como lo hacen los perros), sino que los ven como invasores y podemos encontrarnos con tensiones jerárquicas entre ellos.

Siempre hay que vigilar

Obviamente, si sacamos a pasear a nuestro gato es posible que coma algo del suelo que no deba, que algún parásito se le pegue a la piel, que se haga daño con alguna rama de árbol cuando se suba por ellos o que pise algo del suelo que le lastime. Pero eso son cosas que pasan y que debemos de aceptar de antemano si es que decidimos sacarlo a pasear porque aún así, esto también nos puede pasar teniendo al gato en casa, aunque por suerte con menos frecuencia. Lo mejor para prevenir posibles enfermedades o parásitos es ponerle a nuestro gato todas las vacunas pertinentes y mantenerlo bien desparasitado.

Depende de la personalidad del gato

Cada gato tiene su propia personalidad y es por esto que debemos tenerla muy en cuenta para decidir si es bueno sacarlo a pasear. Por ejemplo, si tu gato es muy asustadizo y reservado, tiene miedo de las visitas que vienen a casa y se esconde cada vez que oye un ruido extraño, es mejor que no lo saques a pasear porque naturalmente no es un felino que esté predispuesto a ello. En cambio, si tu minino es muy curioso y explorador seguramente le suponga una experiencia muy enriquecedora para él.

Ventajas de pasear a mi gato

Ahora que ya sabes cuales son los inconvenientes, también necesitas saber cuáles son las ventajas de pasear a tu gato para poder decidir correctamente:

Experiencia positiva

El hecho de sacar a pasear a tu gato puede suponer una experiencia realmente positiva y muy enriquecedora para tu mascota y para ti ya que, además de fortalecer vuestra relación mediante la conexión con la correa y tu mano, el felino recibirá un montón de estímulos nuevos a los que no está acostumbrado como el olor de las flores o el tacto de la hierba en sus patas, y eso resulta divertido para la naturaleza curiosa de los gatos.

Recomendado para algunos gatos

Algunos expertos recomiendan que es bueno sacar a pasear a los gatos con tendencia a escaparse de casa para que así conozcan por fin lo que hay después de esas ventanas o cristaleras por las que siempre andan mirando el exterior y se acostumbren a esa experiencia. Así que si tu minino es uno de ellos, no dudes en llevarlo de paseo por algún parque tranquilo en el que pueda satisfacer sus tendencias escapistas y exploradoras.

Forma de hacer ejercicio

Otra de las ventajas de pasear a tu gato es que, a la vez que le estás proporcionando nuevos estímulos, también ayudas a que haga ejercicio de una manera diferente y mucho más activa al que puede hacer dentro de casa. De esta forma, sobre todo si tu gato sufre sobrepeso u obesidad, sacándolo a pasear ayudarás a que su salud mejore y que baje de peso más fácilmente haciendo ejercicio en el exterior.

Los más predispuestos

Como hemos mencionado anteriormente, no todos los gatos están predispuestos por naturaleza a querer pasear fuera de casa, por eso debes tener en cuenta la personalidad que tienen y el nivel de actividad al que están acostumbrados. Así pues, los gatos más activos, los que muestran más interés por el mundo exterior (saliendo a los balcones o mirando por las ventanas) y los que ya de por sí salen al jardín o terraza de su casa, son los felinos que mejor predisposición y mejores candidatos son a la hora de salir a explorar territorios nuevos para ellos.

Cómo pasear a mi gato

Con todo lo dicho, ya tienes todas las herramientas para tomar la decisión y responder a la pregunta de si puedes pasear a tu gato o no. En el caso de que tu respuesta sea afirmativa, es importante que sigas estas pautas para que el paseo con tu gato sea lo más seguro posible. De todas formas, estas premisas que vamos a explicarte a continuación son muy generales, por lo que si quieres tener mucha más información, te recomendamos que visites este artículo sobre cómo enseñar a tu gato a pasear con correa:

  • Antes de pasear a tu gato debes haberlo vacunado correctamente y tiene que estar desparasitado y protegido con el uso de pipetas o collares antiparásitos para que no pueda coger ninguna patología de este tipo en la calle.
  • Para pasear a tu gato debes acostumbrarle a llevar siempre un arnés y una correa cómodamente, los cuales no podrás quitarlos en ningún momento del paseo ni servirán para dirigir al gato por donde tú quieras, sino que debes dejar que campe a sus anchas y simplemente seguir sus movimientos sin forzarlo a nada. Recuerda que no puedes usar uno cualquiera sino que debe ser específicamente un arnés para gatos.
  • Elegir un lugar tranquilo y sin muchos otros animales es fundamental para lograr sacar a pasear a tu gato y que este se encuentre cómodo y seguro, por eso, los lugares con mucha afluencia de gente, animales y ruidos fuertes están totalmente desaconsejados.
  • Empieza sacando a pasear a tu gato durante unos pocos minutos y ves aumentando la duración de los paseos a medida que veas que tu felino no tiene ningún inconveniente.
  • Debes vigilar continuamente a tu minino para evitar que se haga daño o coma algo que no debe y así no sufra ningún trastorno intestinal ni herida accidental.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Puedo pasear a mi gato?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Curiosidades del mundo animal.