¿Qué es mejor, arnés o collar para perros?

¿Qué es mejor, arnés o collar para perros?

Hay algunas cosas que debemos tener en cuenta a la hora de elegir arnés o collar para nuestros perros. Existen en el mercado numerosas variables con colores y formas que pueden llegar a marearnos hacia la elección correcta. Tenemos que tener muy presente cuál será el menos dañino a la hora del paseo.

En ExpertoAnimal vamos a analizar y responder la incógnita eterna de qué es mejor, arnés o collar para perros. Evaluaremos beneficios y desventajas para que puedas escoger el más adecuado para ti y tu perro.

El collar

Realmente los collares tienen mejor marketing y antigüedad, por lo que la gente no se plantea la opción del arnés. Pero desde hace algunos años que se ha comenzado a hablar de si es lo suficientemente bueno para los animales o si por el contrario existen alternativas mejores.

Existen diversos motivos por los cuales los collares cada vez son menos escogidos por los dueños, asesorados por sus veterinarios y/o etólogos. El collar se encuentra situado en el cuello del animal, región que aloja una serie de estructuras muy importantes que si se lesionan, causarán dolor y algo más. Dentro de los daños físicos que podemos encontrar destacaremos: contracturas, pinzamientos en la médula, afecciones neurológicas por los vasos y nervios, problemas tiroideos, alteraciones en la respiración como tos crónica ya que pasa la tráquea en esta zona, etc.

Estos daños suelen aparecer cuando el perro tira mucho de la correa o cuando utilizamos herramientas de castigo, como el collar de ahorque o de semi-ahorque, totalmente desaconsejados e incluso prohibidos en algunos países.

Además, los perros reactivos que se lanzan a atacar a otros perros, acaban teniendo una mala asociación del paseo o el collar y es que los tirones de correa o la correa corta con una posterior experiencia negativa, acabarán condicionando el comportamiento de nuestro perro con una mayor agresividad, con nerviosismo o hasta con miedo. Por lo tanto, no es extraño que sean reacios a querer salir o ponerse la correa con su collar, porque le causa molestia o dolor.

Por el contrario, el collar puede ser indicado para perros que pasean bien, en este caso se podrá considerar un adorno o una buena herramienta y no un elemento de tortura como en los casos anteriormente mencionados. También, para los que decidan de todas formas poner un collar a su perro, deben saber que existen algunos con materiales menos dañinos o acolchados en la superficie en contacto con el animal que pueden ayudar.

El arnés

El arnés para perros no es la solución a todos los problemas, pero si es menos perjudicial y más ventajoso que el collar, ya que evita daños físicos importantes, como los que hemos mencionado anteriormente.

Eso sí, también hay consideraciones que debemos tener presentes a la hora de escoger el correcto para nuestro perro, para ello debemos elegir el que no cause daños físicos: su material debe ser suave, que no provoque heridas en las zonas de fricción como axilas y pecho, debe ser de material transpirable y la argolla de unión a la correa debe ser trasera para que la fuerza se reparta por todo el cuerpo y no centralice en los miembros anteriores.

Debemos saber colocarlo correctamente, nunca detrás inmediatamente de los codos para que no roce en las axilas, no debe comprometer el libre movimiento de nuestro canino, debe ir sobre el pecho o esternón y nunca sobre el cuello.

Conclusión

En definitiva, el arnés es más apropiado para los perros no importa el tamaño ni edad. Son muy útiles para animales miedosos, agresivos o con algún problema de conducta. Por otro lado lo recomendamos ya que es el que menos aversiones al medio externo le provocará a nuestro perro y le dará mayor comodidad.

Si de todas maneras prefieren collar, dejamos algunas recomendaciones para elegirlo: que sea ancho, que la correa vaya floja en el paseo, sin cadenas ni pinchos y lo más acolchado posible.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Qué es mejor, arnés o collar para perros?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Educación básica.