¿Qué hacer si mi gato tiene neumonía?

¿Qué hacer si mi gato tiene neumonía?

Los gatos son animales sensibles a los cambios que ocurren en su entorno, por lo que es necesario estar atentos a cualquier alteración en su comportamiento y ante cualquier síntoma extraño que pueda evidenciar una situación que les está provocando estrés o el padecimiento de alguna dolencia o enfermedad.

El hecho de que sean tan sensibles derrumba el popular mito de que el gato es un animal que cuenta con siete vidas, ya que pueden ser afectados por muchas enfermedades que también atacan a los seres humanos, además de aquellas que son propias de los felinos.

Dicho esto, hablaremos sobre la neumonía en los gatos. Sigue leyendo y descubre qué hacer si mi gato tiene neumonía en este artículo de ExpertoAnimal

¿Qué es la neumonía?

Llamada también pulmonía, es una enfermedad que ataca los pulmones. Consiste en la inflamación de los alvéolos pulmonares, y es sumamente delicada tanto en humanos con en animales. Puede causar dolor debido a la hinchazón de estos vitales órganos, y llega a ser mortal si no se trata a tiempo y de forma adecuada. Además, es posible contraer neumonía si se está atravesando por un cuadro de otras enfermedades respiratorias, y resulta altamente contagiosa para los que se encuentran a nuestro alrededor.

Ahora bien, ¿de qué manera afecta la neumonía a tu gato? Al igual que a los humanos, la neumonía puede resultar letal para los felinos. No solo por el estado en que deja los pulmones, sino porque también es muy común que el gato se niegue a probar algún alimento y a beber agua, por lo que cae en un cuadro de deshidratación severo fácilmente.

Aunque puede afectar a cualquier felino, es más común en los animales de poca edad, debido a que su sistema inmunológico todavía no está fortalecido; en animales viejos, ya que son más débiles; o en felinos en situación de calle, ya que se encuentran expuestos a todo tipo de bacterias y agentes contagiosos. ¿Qué hacer si mi gato tiene neumonía? ¿Cómo proceder? Sigue leyendo.

¿Cuáles son las causas de la neumonía en los gatos?

Existen muchas razones para que tu gato haya contraído está enfermedad, la más común de ellas es que nos encontramos frente a una afección de origen bacteriano, mayormente causada por un virus llamado calicivirus felino. Se trata de un virus de las vías respiratorias, que si no es tratado a tiempo puede derivar en el desarrollo de pulmonía.

Sin embargo, la enfermedad también puede aparecer debido a otros factores, como la presencia de algún cuerpo extraño que el gato haya aspirado y que se haya alojado en sus vías respiratorias.También contribuye a que la contraigan si le brindas a tu gato una alimentación deficiente, sin los nutrientes necesarios para su sano desarrollo.

Además, la presencia de otras enfermedades, como la leucemia viral, hacen a tu gato más propenso a contraer neumonía en algún momento de su vida. Del mismo modo, influyen los cambios bruscos de temperatura, el frío y las corrientes de aire, y situaciones que causan estrés en tu amigo peludo, como la llegada de otro animal al hogar, una mudanza o el cambio en la ubicación de los objetos de la casa, pues el estrés derivado de estos hechos lo hace más vulnerable a enfermarse.

Es por eso que debes estar atento a cualquier síntoma o comportamiento poco común para consultar inmediatamente con tu veterinario.

Tipos de neumonía felina

Existen dos tipos de neumonía felina, y se clasifican de acuerdo a la causa que las origina. Esos tipos son los siguientes:

  • Pulmonía por inhalación: algún objeto extraño se encuentran incrustado en las vías respiratorias de tu gato, ya sea como consecuencia de vómito o por la respiración de algún ácido gástrico. Debido a esto los pulmones de tu gato se hinchan, por lo que necesita atención médica. Lo más usual es que se le suministre oxígeno para ayudarlo a respirar y algún antibiótico.
  • Pulmonía bacterial: se caracteriza por la acumulación de líquido en los alvéolos y pulmones, producto del contagio con alguna bacteria u hongo. Si no es atendida a tiempo, se puede complicar con acumulación de pus en la sangre, debido al desarrollo de otras bacterias al estar tan vulnerable el sistema inmunológico.

¿Cuáles son los síntomas de la neumonía en los gatos?

Debes estar muy atengo a cualquiera de estos síntomas:

  • Tos y estornudos
  • Fiebre
  • Sonidos al respirar
  • Letargo
  • Debilidad
  • Pérdida de apetito y de peso
  • Dificultad para tragar
  • Piel azulada
  • Respiración acelerada

Si observas cualquiera de estos síntomas, debes llevar a tu amigo felino al veterinario de inmediato, para que pueda ser chequeado y tratado, y descartar cualquier enfermedad grave.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

El veterinario se encargará de realizar varias pruebas a tu gato, incluyendo una radiografía de su zona pectoral y de sus pulmones, ya que esto le permitirá determinar la gravedad de la infección y el estado en que se encuentran los órganos.

También extraerá muestras del contenido de los pulmones, para analizar si es un caso de neumonía provocada por una bacteria y, de ser así, detectar de cuál se trata. Si se sospecha de pulmonía por inhalación, se realizará un examen de orina y un análisis del esófago utilizando un endoscopio.

Tratamiento y cuidados en casa

Al determinar que en efecto se está frente a un caso de neumonía felina, lo más probable es que tu peludo deba permanecer hospitalizado unos días. Si tiene mucha dificultad para respirar, se le aplicará oxígeno. El tratamiento será a base de antibióticos, principalmente se receta penicilina o amoxicilina. Es posible también que le recomienden algún diurético, para eliminar el líquido acumulado en las vías respiratorias.

Ya en casa, debes mantenerlo todo el tiempo hidratado, ayudándolo si no es capaz de beber por sí mismo. Repite estos cuidados con la comida, triturándola y suministrándola con una jeringa de ser necesario, ya que los felinos se descompensan con suma rapidez cuando dejan de ingerir alimentos. Para hacerlo más sencillo, puedes reservar para él comida enlatada o algún alimento que realmente le encante, y tratar de estimularlo para que coma solo. Si no lo hace, recurre a la alimentación asistida ya mencionada.

De igual manera, es importante mantenerlo abrigado y aislado de otras mascotas, para evitar que lo molesten y prevenir posibles infecciones al resto de los animales. El tratamiento recomendado por el veterinario debe seguirse al pie de la letra, en cuestión de medicinas, horas para ser tomadas y cantidades de cada una. Todo aquel que vive con un gato sabe lo difícil que puede ser suministrarle algún medicamento, pero hay que ser ingenioso para contribuir a su rápida recuperación. Si se trata de jarabe, prueba a dárselo poco a poco con una jeringa, introduciendo el líquido a los lados de la boca. Si se trata de pastillas o tabletas, ocultarlas en la comida es una buena opción si es capaz de comer solo; sino, tendrás que colocarla con delicadeza en su garganta y distraerlo para que la trague. No importa lo que intentes, lo importante es que tu gato tome su medicina, pero recuerda ser delicado para no asustarlo o lastimarlo.

Los masajes torácicos son recomendables en casos de afecciones respiratorias, consulta con tu médico sobre cómo realizarlos. Deja que el felino descanse y duerma, para que pueda recuperar sus fuerzas más rápido. Permanece atento a cualquier cambio o desmejora.

Siempre recuerda consultar todo con tu veterinario y no automedicar a tu mascota.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Qué hacer si mi gato tiene neumonía?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades respiratorias.