¿Qué hacer si mi perro tiene miedo a las personas?

¿Qué hacer si mi perro tiene miedo a las personas?

Poder presentar nuestro perro a amigos y familiares es algo que todo propietario debería poder hacer, no obstante, algunos perros pueden mostrar inseguridad e incluso miedo cuando se acercan a personas desconocidas e incluso a personas que ya habían visto anteriormente.

Si este es tu caso, será importante considerar acudir a un especialista para realizar una terapia para perros miedosos, no obstante, en en este artículo de ExpertoAnimal te daremos algunos consejos que puedes aplicar para saber qué hacer si tu perro tiene miedo a las personas. No olvides que se trata de un proceso largo, pero con paciencia puedes descubrir cómo hacer que un perro no tenga tanto miedo a la gente:

¿Por qué un perro tiene miedo a las personas?

El miedo es una emoción que aparece al finalizar la etapa de socialización del cachorro. Antes de que llegue ese momento, es fundamental presentar y acostumbrar a nuestro perro a todo tipo de personas, animales, objetos y entornos, de no ser así, aparecen los miedos y las fobias.

Aunque generalmente este miedo está relacionado con una mala socialización, existen otras causas que pueden provocar miedo en el perro, como por ejemplo:

  • Falta de contacto regular con las personas.
  • Experiencias traumáticas relacionadas con personas.
  • Debido a la genética (hijo/a de padres miedosos).
  • Uso del castigo en el perro y/o técnicas aversivas.
  • Contacto con poca variedad de personas a lo largo de su vida.
  • Envejecimiento (síndrome de disfunción cognitiva).
  • Enfermedades y exposición a sustancias tóxicas.

En ocasiones algunos perros pueden mostrar miedo a hombres y no a mujeres, eso suele ser debido a todo lo anteriormente mencionado pero relacionado con hombres únicamente. Además, las personas del género masculino suelen tener una voz más fuerte, suelen ser más altos y tener vello facial, características que suelen asustar más a un perro.

También puede ocurrir que el perro tenga miedo a personas muy concretas (por ejemplo, miedo a los veterinarios o miedo a gente de uniforme) o que el miedo esté generalizado.

¿Cómo diferenciar el miedo de la fobia?

Debemos recordar que el miedo es una emoción adaptativa que le permite sobrevivir, mientras que la fobia es una emoción desproporcionada. Si nuestro perro padece miedo observaremos que intenta huir, desplazarse, quedarse quieto e incluso atacar, mientras que si el perro tiene fobia actuará de forma totalmente incontrolable y observaremos ataques de pánico y ansiedad.

En cualquier caso será interesante acudir a un especialista, pero en el caso de la fobia será imprescindible, ya que es mucho más complicada de trabajar y se deben descartar problemas patológicos en el perro. Puede estar relacionada también con el síndrome de privación sensorial.

¿Qué hacer cuando un perro tiene miedo a las personas?

Antes de plantearnos ningún tipo de terapia será fundamental aprender el lenguaje canino, es decir, las señales de calma o de apaciguamiento, señales físicas que nos ayudarán a entender si nuestro perro está tranquilo o si por el contrario se encuentra incómodo. Entender a nuestro perro es clave para ayudarle a superar sus miedos.

El siguiente paso consistirá en identificar los estímulos que desencadenen el miedo. ¿Se asusta de todas las personas por igual o solo ante hombres? ¿Tiene miedo únicamente cuando le hablan y/o se le acercan o incluso desde lejos?

Una vez tengamos claros estos conceptos debemos controlar las interacciones del perro con las personas. Es muy importante que nuestro perro con miedo no se encuentre de pronto entre una multitud o ante personas que intenten tocarlo o acariciarlo, debemos intentar que se sienta seguro en todo momento (observándole y fijándonos en las señales de calma que pueda mostrar). Eso le ayudará ganar confianza y a sentirse mejor junto a nosotros.

Si nuestro perro se siente bien será más fácil que empiece a superar sus miedos. Siempre nos mantendremos a una distancia prudencial de otras personas y si se intentan acercar podemos ahuyentarlas argumentando que nuestro perro muerde, por ejemplo, aunque no sea cierto, para evitar que intente huir o reaccione. La idea es que, siempre que el perro esté con nosotros sepa que no va a ocurrir nada malo.

Terapias para perros con miedo

Si acudimos a un profesional probablemente nos recomendará trabajar terapias de acercamiento en un campo de trabajo controlado, en el que participará el educador y algunos figurantes que representarán personas aleatorias de la calle. Se utilizará siempre el refuerzo positivo para incentivar al perro y ayudarle a asociar las personas con algo bueno (comida o juguetes, por ejemplo).

Acudir a un profesional es clave para tratar el miedo en el perro, aunque siempre existe la posibilidad de una recaída si no se siguen las pautas indicadas, no lo olvides. A continuación te explicamos cosas que nunca debes hacer:

  • Permitir que otras personas se acerquen directamente al perro, intenten tocarle o acariciarle si este muestra señales de apaciguamiento.
  • Castigarle, forzarle u obligarle a hacer algo que no quiere. El perro debe ser libre de expresar sus emociones e irse si lo desea. Una imposición puede suponer que el perro termine atacando a la persona que le acorrala o le fuerza a hacer algo.
  • Regañarle si enseña los dientes. En este caso el perro puede pasar a atacar directamente sin mostrar esta señal de advertencia. Si el perro empieza a mostrar agresividad por miedo debemos acudir a un especialista cuanto antes, para evitar que la conducta empeore.

Por el contrario, si tu perro únicamente tiene miedo (sin agresividad), puedes trabajar con personas de confianza las interacciones en tu casa, siempre siguiendo estos consejos:

  1. Explica a las personas que no deben mirar fijamente al perro, intentar tocarle o acariciarle. Tampoco se inclinarán por encima de él o intentarán iniciar el primer contacto.
  2. Las personas mantendrán una postura corporal relajada e ignorarán al perro, sin mirarle o hablarle. Deben actuar con normalidad.
  3. Dejaremos que el perro se acostumbre a la presencia de personas en el hogar, probablemente las primeras veces no quiera acercarse, pero con el paso de los días mostrará interés por quienes visitan su hogar.
  4. Pediremos a las personas que, cada vez que el perro se acerque a ellas, intenten premiarle con una gosolosina para perro o con un alimento muy sabroso (un pedacito de frankfurt o quesito, por ejemplo). Después de dárselo seguirán ignorando al perro.
  5. Repetiremos este ejercicio con las mismas personas y una vez tolere su presencia y coja los premios con normalidad, repetiremos el ejercicio con otras personas distintas.
  6. Una vez el perro practique este ejercicio y se muestre confiante en casa, realizaremos los mismos ejercicios en el exterior del hogar, en parques y calles.

Recuerda que este es un proceso largo y que para observar una mejoría evidente y más rápida serán necesarias las terapias en campo de trabajo. Además, el profesional que trabaje con nosotros será capaz de indentificar con mayor efectividad las emociones del perro y otros problemas de conducta que pueda tener.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Qué hacer si mi perro tiene miedo a las personas?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.