¿Qué significa cuando una perra monta a otra perra?

¿Qué significa cuando una perra monta a otra perra?

Podemos sentir incomodidad frente a ciertas conductas caninas, como el acto de montar, por ejemplo. Pero en lugar de castigar o reprimir a tu mascota, proponemos comprender mejor su comportamiento. Diversas actitudes que para nosotros parecen feas, son totalmente naturales para ellos. La cuestión es que nos acostumbramos a humanizar a nuestras mascotas y a veces nos cuesta entender que son animales que se guían por sus instintos. Obligarlos a comportarse como seres humanos es no respetar la naturaleza de su especie, su lenguaje y reglas de sociabilización.

Cuando una hembra empieza a montar otros perros u objetos, ello puede decir mucho sobre su carácter y su salud. Por ello, en este artículo de ExpertoAnimal te invitamos a saber qué significa cuando una perra monta a otra perra.

¿Las hembras también montan?

La respuesta es, ¡sí! Erróneamente, se suele asociar el acto de montar a los machos sexualmente activos. Ello se explica por la costumbre de relacionar la monta solamente a la reproducción o al acto sexual. Pero es común que las hembras también monten y este comportamiento puede tener diferentes causas que abordaremos a continuación y te animamos a leer.

Es fundamental comprender que no hay un único motivo que explique por qué una perra monta otra perra. Las posibles causas son diversas y deben ser analizadas según el comportamiento de la hembra, su entorno y también su cuadro de salud. Por ello, es fundamental proporcionar una adecuada medicina preventiva a nuestras mascotas. Si tu perrita demuestra cambios en su conducta o repite obsesivamente el acto de montar, es indispensable consultar tu veterinario de confianza.

¿La monta es una demostración de dominancia?

La mayoría de personas creen erróneamente que la monta es un comportamiento que llevan a cabo los perros dominantes, no obstante, es muy poco frecuente que una hembra sea dominante con otras si se acaban de conocer así que probablemente se deba a otros motivos que te explicaremos a continuación.

Así mismo, recuerda que la dominancia no se manifiesta a través de comportamientos agresivos, todo lo contrario, los perros dominantes son aquellos seguros de sí mismos que se comportan de forma calmada y que animan a otros a comportarse adecuadamente.

Monta a otras perras por autoestimulación y descubrimiento sexual

Evolucionamos mucho en este tema, pero la sexualidad de las mascotas sigue siendo un tabú para los humanos. Por ello, muchas veces dejamos de hablar de la autoestimulación sexual en machos y hembras. ¿Y qué quiere decir autoestimulación sexual? Significa que los perros también se masturban para obtener placer o alivio. Lógicamente, no se trata de un comportamiento pervertido y sí de una conducta natural en su especie.

Al igual que los bebes humanos, los cachorros experimentan varias etapas de desarrollo sexual. Es común que quieran explorar su propio cuerpo y principalmente sus órganos reproductores. En las hembras, el primer celo representa el cambio más importante de su desarrollo sexual, marcando el inicio de su vida sexualmente activa. A partir de los 6 o 7 meses de vida, tu perrita puede empezar a demonstrar mayor interés en montar o lamerse la vulva. En realidad, ella está descubriendo su propio cuerpo y preparándose para su vida adulta.

Al alcanzar su madurez sexual, machos y hembras pueden montar para obtener su autosatisfacción. Este comportamiento también suele permanecer activo después del procedimiento de esterilización, ya que placer y reproducción no son sinónimos.

Monta para aliviar el estrés o el aburrimiento

Es la causa más frecuente. Las mascotas también sufren con el estrés de nuestros tiempos y el ritmo acelerado de nuestro día a día. Es cada vez más común diagnosticar perros con síntomas de ansiedad, aburrimiento, depresión, hiperactividad, y otros desequilibrios emocionales. Un perro estresado o aburrido acumula excesivamente tensión, la cual debe descargar para aliviar su mal estar físico o psicológico. Entonces, el animal busca alguna válvula de escape en su entorno para liberar este exceso energético.

Si tu perrita empieza a montar a otra perra constantemente o lamerse de forma compulsiva, puede estar estresada o aburrida. Y la principal causa suele estar relacionada con el sedentarismo o insuficiente actividad física diaria.

En algunos casos, cuando las perras adultas y ancianas se encuentran con otras perras excesivamente activas y juguetonas, pueden montarlas para tratar de calmarlas. Estaría relacionado también con el estrés.

Tu perra monta a otra perra como síntoma de problemas de salud

La hiperactividad, el estrés y la ansiedad también pueden ser síntomas de ciertas patologías. En estos casos, el animal suele adoptar hábitos extraños en su vida cotidiana, como empezar abruptamente a montar cualquier objeto, como su peluche, u otro animal.

Los problemas hormonales y las enfermedades autoinmunes son las condiciones que más frecuentemente favorecen los cambios de comportamiento como este. Además, el movimiento de la monta puede aliviar los dolores provocados por infecciones urinarias y patologías óseas que afectan principalmente a la cadera.

Por todo ello, es fundamental confirmar la causa de dicha conducta para evitar el desarrollo de síntomas más graves y el avance de cualquier enfermedad. Acudir rápidamente a tu veterinario de confianza permite un diagnóstico temprano y mejora el pronóstico del cuadro de salud de tu mascota.

El hábito de montar y los problemas de sociabilización

Otra causa frecuente de la monta en las hembras es la sociabilización inadecuada o educación deficiente. Muchas perras fijan erróneamente este hábito como una forma de interacción con otros animales o personas. Infelizmente, también es un problema muy común en los animales abandonados que sufrieron abusos físicos y emocionales. Por ello, al adoptar un nuevo perrito es fundamental prestar atención a su comportamiento e iniciar un proceso de sociabilización adecuado.

Así mismo, algunas hembras pueden haber adquirido el hábito de montar al considerarlo un juego. El problema aparece cuando las otras perras no lo consideran del mismo modo y tienen reacciones negativas ante la monta.

Monta de forma compulsiva

Si tu perra monta a otras perras (y a personas, objetos, juguetes...) de forma compulsiva, quizás te encuentras ante una estereotipia, un problema del comportamiento grave que podría traducirse en un "TOC" de humanos. Generalmente aparece cuando el bienestar del animal está gravemente comprometido.

Lo más importante es no ignorar cualquier cambio en la conducta de nuestros perros y estar atento a sus necesidades. Vale la pena recordar que los artículos de ExpertoAnimal tienen carácter informativo y de ninguna manera sustituyen la atención especializada del veterinario, etólogo o educador canino.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Qué significa cuando una perra monta a otra perra?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Curiosidades del mundo animal.