¿Qué son los condroprotectores para perros?

¿Qué son los condroprotectores para perros?

Para entender qué son los condroprotectores para perros es necesario, primero, definir el concepto 'condroprotección'. Pues bien, la condroprotección es el conjunto de medidas y acciones diseñadas para la prevención o el tratamiento de problemas y lesiones producidas en las articulaciones. Por este motivo, los condroprotectores, que son productos fabricados con este fin, están indicados para pacientes con artrosis, principalmente. Actualmente encontramos en el mercado condroprotectores para perros en distintos formatos, como pastillas, cápsulas o suplementos, que favorecen el cuadro clínico y mejoran el estado del paciente. Si tu peludo compañero sufre artrosis, u otro problema articular, o quieres prevenir su aparición, en este artículo de ExpertoAnimal te ofrecemos una guía completa sobre el uso de condroprotectores para perros y te recomendamos cuál utilizar.

¿Para qué sirven los condroprotectores en perros?

Los condroprotectores para perros son medicamentos de acción lenta administrados para proteger las articulaciones, favorecer su recuperación en caso de lesiones, retrasar el avance de enfermedades degenerativas o prevenir su desarrollo. Sus efectos no son inmediatos, por lo que es fundamental no interrumpir el tratamiento para observar los resultados. En general, el uso de condroprotectores para perros se extiende a los siguientes problemas articulares:

  • Artrosis
  • Artritis
  • Displasia de cadera
  • Osteoartritis
  • Osteoartrosis
  • Traumatismos
  • Todo tipo de lesiones

Sin embargo, no siempre son efectivos para aliviar los síntomas o prevenir la aparición de todas las enfermedades mencionadas, puesto que entran en juego muchos factores como el hereditario o el congénito. Así, en el caso de la displasia, por ejemplo, si se produce por una malformación de nacimiento, los condroprotectores no podrán actuar, mientras que si el problema surge por desgaste de la articulación, sí se recomienda su uso. Por este motivo, los expertos apuntan que la eficacia de estos medicamentos se observa, sobre todo, en perros con artrosis.

Además, se puede recomendar la administración de condroprotectores para perros deportistas, sometidos a un desgaste físico constante que puede perjudicar a sus articulaciones, o para razas caninas propensas a padecer problemas articulares, como el pastor alemán, el dogo alemán, el husky siberiano o el golden retriever, entre otras.

¿Es suficiente el uso de condroprotectores para perros con problemas articulares?

No, los condroprotectores deben administrarse a modo de complemento y nunca como tratamiento único. En función del problema que padezca el perro, el veterinario indicará el mejor tratamiento, así como ejercicios y otros cuidados. Por otro lado, la alimentación de calidad adaptada al animal es vital para mantener su sistema inmune en perfecto estado y favorecer su recuperación. Así mismo, cabe destacar que los condroprotectores no tienen la capacidad de regenerar, puesto que su función es la de proteger frente a determinadas lesiones y aliviar los síntomas que puedan producir.

¿Cuáles son los mejores condroprotectores para perros?

Los mejores condroprotectores para perros son aquellos elaborados con glucosamina y sulfato de condroitina, ambas sustancias naturales que se encuentran alrededor de las articulaciones y que, hoy en día, es posible sintentizarlas en los laboratorios. En este sentido, destacamos Flexadin Plus, un condroprotector para perros y gatos en forma de comprimido masticable o granulado que combina estas sustancias y está indicado para prevenir y aliviar los síntomas de la artrosis, así como de otros problemas articulares. Además de por su composición y beneficios, Flexadin Plus resalta por ser un suplemento fácil de administrar, una de las tareas más complicadas a la hora de medicar a un animal. Este suplemento se puede adquirir a través de PetClic, una tienda online especializada en productos para animales y caracterizada por su personal experto en el sector, transporte y entrega de la compra con todas las garantías, y variedad de artículos.

¿Por qué glucosamina y condroitina? Porque estas sustancias actúan como antiinflamatorios y favorecen la producción de glicosaminoglicanos y, por ende, de proteoglicanos y glicolípidos; de hecho, el sulfato de condroitina es un tipo de glicosaminoglicano. Estos compuestos son esenciales para llevar a cabo una correcta recuperación del cartílago articular desgastado y, por ello, la administración de condroprotectores que combinen glucosamina y condroitina obtienen unos mejores resultados. Así mismo, resulta una opción mucho más económica y menos invasiva para el animal, ya que en lugar de proporcionarle dos condroprotectores separados, le damos un único suplemento.

Dosis de condroprotectores en perros y contraindicaciones

La dosis de condroprotectores para perros dependerá del problema que se quiera tratar. Así, es imprescindible revisar el prospecto del producto y consultar con el veterinario, ya que una administración inadecuada puede presentar efectos secundarios como vómitos o diarrea. Por otro lado, estos medicamentos no suelen presentar contraindicaciones, a excepción de los siguientes casos:

  • Para perros diabéticos se recomienda consultar antes con el veterinario.
  • Para perros con alergia a los moluscos, se prohíbe su administración porque algunos de los compuestos de los condroprotectores suelen extraerse de ellos.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Qué son los condroprotectores para perros?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Prevención.

Bibliografía
  • Alexandre Navarro Alves de Souza; Alezandre de Oliveira Saladino; Caio Biasi; Julia Maria Matera. Uso dos condroprotetores na afecção articular degenerativa: revisão. 2010. Rev. Acad. Ciénc. Agrár. Ambient. Curitiba. v. 8, nº 3, p. 281-289.