Razas de gatos con manchas

Razas de gatos con manchas

La longitud, forma y color del pelaje de los gatos es extremadamente variado según la raza y el individuo, lo que hace que podamos encontrar ejemplares con patrones muy diversos y curiosos. Si comparamos las más de 40 razas felinas reconocidas por la Federación Felina Internacional (FIFe), encontramos que el manto atigrado es el más frecuente, pero también existen muchos ejemplares que presentan manchas de mayor o menor tamaño repartidas por su cuerpo.

En este artículo de ExpertoAnimal te presentamos las principales razas de gatos con manchas y te contamos más acerca de su origen, temperamento y cuidados. Si te gustan los gatos moteados, ¡no dejes de leer!

1. Bengalí

El gato begalí es originario de Estados Unidos y nació del cruce entre un gato leopardo asiático (Prionailurus bengalensis) y un gato común, lo que le proporcionó un precioso pelaje dorado con manchas negras que recuerdan al de los jaguares. Por este motivo, si pensamos en gatos con mancahs de leopardo, sin duda, el de Bengala es el primero que nos viene a la mente.

Los bengalís son felinos extremadamente activos, enérgicos y curiosos. Les encanta jugar con cualquier cosa y pueden aburrirse con facilidad si pasan mucho tiempo solos o no se les proporciona la estimulación necesaria. Además, son gatos muy escaladores y les gusta vigilar su entorno desde las alturas, por lo que es recomendable proporcionarles torres o estructuras para gatos a las que se puedan subir.

Los gatos bengalís son una raza saludable en general, aunque pueden ser algo exigentes con la alimentación, la cual tiene que ser de buena calidad y muy palatable para que la acepten.

2. Mau egipcio

Esta raza de gato procedente de Egipto tiene una apariencia muy característica en la que destaca su bonito patrón moteado sobre un fondo que suele ser color bronce o plateado, y sus grandes y redondeados ojos que le aportan una curiosa expresión de constante preocupación.

El mau egipcio es un gato tímido y bastante sensible. Su excepcional sentido del oído junto a su carácter precavido hacen que se asuste fácilmente ante los sonidos fuertes y repentinos, por lo que necesita cierta habituación si va a convivir, por ejemplo, con niños o en entornos muy ruidosos. Por otra parte, el mau es un gato especialmente cariñoso y apegado a todas aquellas personas con las que tiene confianza, disfruta de la compañía tanto de humanos como de otros animales y establece vínculos muy fuertes con sus tutores. Por todo ello, estos gatos con manchas grises son los compañeros ideales de personas hogareñas.

3. Ocicat

Otra de las razas de gatos con manchas es la llamada "ocicat" o "gato ocelote". Esta raza fue creada de manera accidental cuando, en la década de los 60, una criadora estadounidense quiso obtener gatos siameses con un patrón de color similar al de los gatos abisinios. Para ello, realizó cruces entre estas dos razas hasta que, casualmente, obtuvo una cría con un patrón moteado muy similar al de un ocelote (Leopardus pardalis), lo que le dio nombre a esta nueva raza.

El ocicat es un felino de carácter confiado y extrovertido. A pesar de su aspecto salvaje, es un animal sociable y juguetón al que le encanta que le hagan caso. El ocicat también es muy atento e inteligente, por lo que es posible enseñarle algunos trucos siempre que su entrenamiento se realice a través de refuerzos positivos y en sesiones cortas para evitar que se aburra o se frustre.

Es una raza saludable y que no requiere excesivos cuidados, aunque es importante proporcionarle suficiente estimulación a nivel físico, social y cognitivo para que no desarrolle problemas de conducta.

4. Savannah

Esta espectacular raza surgió en los años 80 cuando una gata doméstica se cruzó con un serval macho (Leptailurus serval), dando lugar a una descendencia híbrida a la que se le dio el nombre de "savannah".

Los gatos savannah pueden tener tamaños muy variables, incluso dentro de una misma camada, como consecuencia de su genética híbrida, pero todos ellos son considerablemente más altos, largos y pesados que un gato doméstico común. De igual forma, su carácter varía según el individuo. Con una buena socialización, los savannah suelen ser gatos afables y leales, aunque bastante independientes. También se caracterizan por ser muy activos e inteligentes y, como dato curioso, a muchos de ellos les encanta jugar en el agua.

El savannah es una raza muy especial, pero sus características y su particular genética hacen que no sea un animal de compañía adecuado para personas sin experiencia previa en el cuidado y educación de estos felinos.

5. Bobtail japonés

Como su propio nombre indica, el bobtail japonés es originario de Japón, donde es considerado un símbolo de buena suerte. Sin duda, su característica más destacable es su corta cola en forma de "pompón", similar a la de un conejo. Esta raza felina puede lucir diferentes colores y patrones, aunque el más característico y tradicional es el tricolor, compuesto por manchas rojizas y negras sobre un fondo blanco.

El bobtail japonés puede tener el pelo largo o corto y son relativamente frecuentes los ejemplares con heterocromía de iris, es decir, con un ojo de cada color. Es un gato bastante independiente y maullador, pero también muy dulce, sociable y versátil, lo que lo convierte en un buen compañero para los niños y para otros animales. Es un explorador nato y disfruta de salir al exterior cada vez que puede y de escalar a sitios altos desde donde pueda observar los alrededores.

Es un animal bastante saludable, pero requiere cepillados frecuentes para mantener su manto en buen estado y evitar que ingiera bolas de pelo, sobre todo el bobtail de pelo largo.

6. Munchkin

Esta raza de gato destaca por sus cortas patas, consecuencia de una mutación genética que provoca que los huesos de sus extremidades sean de un tamaño menor al habitual. Su forma de caminar recuerda a la de un hurón, pero, a pesar de la longitud de sus patas, los munchkin son gatos rápidos y juguetones y, aunque no son capaces de saltar tanto como otros felinos, su inteligencia les ayuda a encontrar caminos más sencillos para acceder hasta donde desean.

Su pelaje puede ser corto o largo y presentarse en muchos tonos y patrones, incluyendo el atigrado y el moteado, por lo que podemos encontrar gatos con manchas de tigre, de leopardo o más raras. Los ejemplares tricolores (con manchas en naranja, negro y blanco) son frecuentes en esta raza y, como ocurre con el resto de gatos, estos individuos en concreto serán hembras prácticamente en su totalidad. En este otro artículo te explicamos por qué los gatos tricolor suelen ser hembras.

El munchkin requiere cepillados frecuentes y es necesario controlar su estado de salud con visitas anuales al veterinario, pues su característica mutación hace que estos animales sean más susceptibles de sufrir problemas en su columna.

7. Birmano

Son varios los gatos blancos con manchas marrones que existen, siendo el birmano uno de los más populares. El gato birmano, también llamado Sagrado de Birmania, tiene un precioso pelaje semilargo que suele ser de color muy claro en la práctica totalidad de su cuerpo, a excepción de la cara, orejas y la zona distal de las patas y la cola, donde presenta manchas de tono más oscuro. Sus cuatro zarpas son blancas, dando la impresión de que lleva "calcetines" y sus ojos son de color azul claro.

Esta raza destaca por ser muy familiar, se adapta fácilmente al entorno y puede convivir sin problemas con otros animales siempre que se le habitúe a ellos y se haga una buena presentación. Muchos gatos birmanos son bastante maulladores y tienden a demandar la atención de sus tutores emitiendo sonidos muy variados, aunque también son animales tranquilos y cariñosos.

El pelaje del birmano necesita bastante dedicación para evitar que se formen nudos o que el gato ingiera bolas de pelo cuando se asea. Lo más recomendable es cepillarlo con una herramienta adecuada para gatos de pelo semilargo y hacerlo, al menos, tres o cuatro veces por semana.

8. Siamés

El elegante gato siamés tiene un aspecto muy reconocible donde destaca su figura delgada y alargada, sus ojos almendrados de apariencia oriental y sus características manchas negras en la cara, la cola y el extremo distal de las cuatro extremidades que sobresalen sobre el resto de su pelaje, de color crema. Por este motivo, es uno de los gatos con manchas negras por excelencia.

A pesar de que a estos gatos les encanta acurrucarse y descansar en lugares cálidos, también son muy activos y extremadamente juguetones. Son animales afectuosos con sus tutores y, si están bien socializados, suelen preferir vivir en compañía de otros gatos con los que puedan interactuar, ya que tienden a aburrirse si no tienen suficiente estimulación ambiental o si pasan muchas horas solos en casa.

9. Balinés

El gato balinés está estrechamente relacionado con el siamés, pues es una raza que surgió a partir de la cría selectiva de aquellos gatos siameses que presentaban un pelaje más largo de lo habitual. Es por esto que al balinés se le conoció durante mucho tiempo como "siamés de pelo largo" hasta que finalmente fue reconocido como una raza diferente.

El estándar del gato balinés acepta una gran cantidad de colores, entre los que destacan el azul, el chocolate, el crema o el rojizo, así como algunos patrones que incluyen manchas oscuras en cara, orejas, patas y cola.

A pesar de que hoy en día existe una clara distinción entre una raza y otra, el gato balinés continúa siendo muy similar al siamés en cuanto a temperamento, pues es un animal apegado a sus tutores, maullador, juguetón, inteligente y que necesita bastante estimulación para no aburrirse o frustrarse, especialmente los ejemplares más jóvenes.

10. Ragdoll

Esta raza de pelo semilargo presenta una mancha gris o negra muy característica al rededor de sus ojos, que suelen ser de un azul muy claro. También es frecuente que luzca zonas de pelaje más oscuro en su cola o en su lomo, mientras que el resto de su capa es de color blanco o crema, aunque en ocasiones también puede presentar manchas de colores similares a las de la cara.

El ragdoll es un gato tranquilo, pacífico y silencioso. Suele tolerar muy bien la presencia de otros animales o de niños en el hogar y, aunque también es independiente, se muestra cariñoso con aquellos con los que tiene suficiente confianza.

Los ejemplares de esta raza son longevos y gozan, por lo general, de buena salud, pero, al igual que con cualquier otra raza de pelo largo o semilargo, el manto del ragdoll debe ser cepillado y aseado con frecuencia para prevenir complicaciones.

Otras razas de gatos con manchas

Algunas razas pueden lucir diversos patrones y colores según el individuo, entre las cuales se incluye el pelaje moteado, pero no de forma exclusiva. Entonces, podemos encontrar infinidad de gatos con manchas de colores, como negras y naranjas o blancas y negras. Algunas de estas razas de gatos con manchas son:

  • Común europeo
  • Sphynx o gato esfinge
  • Cornish rex
  • Americano de pelo corto
  • Oriental de pelo corto
  • Kurilian bobtail
  • Persa
  • Bosque de Noruega

Si quieres conocer únicamente aquellos gatos con manchas de tigre, no te pierdas este otro artículo: "Gatos que parecen tigres".

Si deseas leer más artículos parecidos a Razas de gatos con manchas, te recomendamos que entres en nuestra sección de Los más....

Bibliografía
  • It, B. S.-H. F. (s/f). Breed standards. Fifeweb.Org. Recuperado el 10 de febrero de 2022, de http://fifeweb.org/wp/breeds/breeds_prf_stn.php
  • Super User. (2018, julio 31). Browse All Breeds. Tica.org. https://tica.org/es/breeds/browse-all-breeds