¿Se pueden cruzar perros padres con hijos?

¿Se pueden cruzar perros padres con hijos?

No se recomienda cruzar a perros padres con hijos o hermanos debido al empobrecimiento del ADN de las crías que esto supone. No obstante, todavía hay personas que se preguntan si podrían criar entre perros de la misma familia. Para que no cometas este tipo de errores graves te vamos a mostrar por qué no se puede cruzar perros padres con hijos. Continúa leyendo este artículo de ExpertoAnimal y se disiparán todas tus dudas. Nos gustaría dejar claro cuáles serían las consecuencias de este tipo de prácticas y por qué no suceden en la naturaleza.

¿Cómo se reproducen los lobos?

Como el lobo es el animal más cercano al perro, tanto en comportamiento gregario como en estructura genética, será el animal en el cual debemos basar las observaciones para definir si es positivo o negativo cruzar progenitores con descendientes. En las manadas de lobos conviven machos y hembras de la misma familia pero casualmente solo se reproducen los ejemplares "alfa". El lobo y la loba alfa son monógamos, esto quiere decir que solo se reproducen entre ellos y nunca varían de pareja a no ser que uno de los dos fallezca.

Los machos descendientes al llegar a la edad adulta pueden elegir quedarse en el núcleo familiar en el que no podrán reproducirse o dejar el grupo. Cuando dejan el grupo caminan largas distancias de modo errático. En el camino pueden encontrarse con alguna hembra que, aunque esté en celo, no pueda reproducirse debido al rango social que ocupa en su grupo. Esta hembra puede decidir abandonar el grupo y formar su propia familia con el nuevo macho.

En este caso vemos como la fuerte estructuración social de las manadas de lobos impiden la reproducción entre parientes.

¿Por qué los perros sí quieren montarse entre familiares?

Los perros han cambiado mucho durante su distanciamiento evolutivo desde que eran lobos. Ahora ya no viven en manadas de su misma especie, en las que se marquen bien sus funciones. Viven con una manada de humanos y escasas veces tienen la oportunidad de reproducirse. Cuando surge la oportunidad su instinto reproductor es más fuerte que los rangos sociales dentro del grupo. Estos rangos sociales se han perdido, tan solo se mantiene la cualidad que indica que son dos ejemplares de la misma especie y de sexos opuestos.

Hay muy pocos animales con una estructura social tan marcada como los grupos de lobos. Actualmente los grupos de perros que viven en familias carecen de esta estructuración social que ha evitado durante miles de años el empobrecimiento de la especie.

La importancia de la variabilidad genética

Dos individuos de familias diferentes tienen códigos genéticos diferentes, esto quiere decir que para realizar una misma función cada individuo la puede llevar a cabo de diferente forma. Pongamos un ejemplo para entender mejor esto:

  • El código genético de un perro indica que en invierno debe producir pelo denso para protegerse del frío. Y otro individuo consigue tener el pelo denso en invierno a partir de otra información genética diferente. Dos caminos para llevar a una misma función.

Al reproducirse estos dos ejemplares diferentes, el descendiente albergará la información de cómo obtener pelo denso en invierno por dos vías diferentes. Y en el caso de que una de las dos modalidades se estropee con una mutación, o no sea apta para un nuevo ecosistema, el perro descendiente siempre tendrá la otra información genética que le hará estar mejor adaptado.

¿Que pasa si una perra se cruza con su padre o una madre con su hijo?

Los animales de la misma familia comparten la mayoría de la información genética, al cruzarse entre ellos la información está repetida y esto hace que su ADN sea más pobre. Volviendo al ejemplo de cómo obtener pelo denso en invierno, en este caso tendría dos copias iguales. Lo que le hará ser un individuo menos adaptado. Este ejemplo es con algo poco importante para un perro que vive dentro de un hogar, que puede disponer de ropas de abrigo, pero hay otras funciones que son irreparables, las alergias, la síntesis de vitaminas, el crecimiento óseo...

Al cruzar perros padres con hijos o hermanos estamos reduciendo la varabilidad genética de los individuos, haciéndolos más débiles e inadaptados. Hacemos que su código genético tenga menos recursos de adaptación y, por ello, se empobrezca.

La consecuencia inmediata se verá en la reducción de la esperanza de vida de las crías, en enfermedades hereditarias más acusadas, más y más graves alergias, cánceres más precoces. Esto derivará en unos costes de mantenimiento del animal que se van acentuando cada vez más. Y aquí es donde surge la denominación coloquial del perro hipoteca.

¿LLevan a cabo este tipo de prácticas los criadores de perros?

La diversificación del perro en la gran cantidad de razas existentes hoy en día viene dada por la selección artificial por parte del humano. Durante miles de años se han seleccionado ejemplares para cruzar con unas características determinadas.

En la actualidad los criadores han estado seleccionando ejemplares con unos rasgos determinados y criando perros con las características físicas deseables. Para ello, cruzan perros padres con hijos o hermanos constantemente y de ahí surgen los siguientes términos:

  • Breeding: cría controlada, se seleccionan los dos progenitores.
  • In-breeding: cría endogámica de animales con parentesco directo utilizados para fijar rasgos determinados que comparten los dos progenitores.
  • Line-breeding: cría entre animales que comparten la misma línea genética, es decir, entre parientes algo más lejanos.
  • Out-cross: cría entre animales de diferentes grupos familiares, que no comparten nada.

Los criadores profesionales tienen que seleccionar a los individuos por muchas más características que los rasgos físicos que intentan vender y obtener. Tienen que valorar enfermedades visibles, esperanza y calidad de vida, rasgos mentales, comportamientos agresivos, y muchos otros factores que no siempre tienen en cuenta.

Hay que reconocer que cuando un animal se mercantiliza hasta los niveles actuales, estas técnicas se corrompen primando más obtener muchos ejemplares bonitos que obtenerlos sanos. Por eso hay que tener muy en cuenta dónde se adquiere un animal favoreciendo siempre la adopción.

Conclusión

En definitiva, no se pueden cruzar perros padres con hijos, a pesar de que hay criadores que se dediquen a hacerlo y a vender animales con baja calidad de vida. Puedes continuar observando las ventajas de tener un perro mestizo o de adoptar a un perro adulto. Para ello, recuerda visitar las protectoras y refugios de animales más próximos a tu lugar de residencia. Y si tienes en mente cruzar a tus perros, recuerda siempre preguntarte si es lo mejor para ellos, qué harás con los cachorros, si dispones del espacio necesario y el coste que implica el seguimiento de un embarazo.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Se pueden cruzar perros padres con hijos?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Enfermedades hereditarias.