Socializar a un perro adulto

Socializar a un perro adulto

Socializar a un perro adulto es un proceso mucho más complicado que el de socializar a un cachorro. Antes de empezar es fundamental que nos informemos adecuadamente y siempre de la mano de un experto pues muchos casos requieren una atención especializada.

Es importante saber que socializar a un perro adulto únicamente porque es agresivo, para que se relacione con un cachorro, gato o bebé no es la mejor opción: un perro adulto debe socializar de forma genérica con todo aquello que le rodea siendo así entorno, personas, mascotas y objetos.

Sigue leyendo este artículo de ExpertoAnimal para saber cómo debes socializar a un perro adulto.

Entender cada caso de socialización como único

Lo cierto es que en Intenet existen infinidad de tutoriales y páginas de información repletas de consejos más o menos efectivos para socializar a un perro pero lo cierto es que cada caso es único y cada perro reacciona de una forma como proceso particular. Por este motivo podemos afirmar que no todos los consejos que encontremos son válidos para nuestro perro.

Los perros deben socializarse cuando son cachorros ya que en esta etapa de su vida no tienen aún una personalidad definida y no tienen miedos ni recuerdos que les hagan rechazar o aceptar ciertas situaciones.

Entendemos como socialización el proceso en el que el perro se relaciona con el entorno que le rodea (que puede ser muy diverso). Para que el proceso esté completado debe aceptar y relacionar positivamente:

  • ciudad
  • campo
  • bosque
  • coches
  • autobuses
  • ruido
  • niños
  • adultos
  • ancianos
  • jóvenes
  • juguetes
  • perros
  • gatos
  • etc

Analizar la situación en particular

La socialización de un perro adulto suele ser más dificultosa ya que el perro adulto tiene recuerdos que le hacen reaccionar de cierto modo por los recuerdos ya adquiridos. Por ello es fundamental que analicemos los aspectos que debemos trabajar con él antes de empezar:

  • Mascotas
  • Personas
  • Entorno

Una vez analizado el problema en particular debemos preguntarnos por qué nuestro perro actúa de el modo en el que lo hace, ya sea agresividad o timidez. Probablemente si nuestro perro es adoptado jamás llegaremos a descubrir el factor desencadenante.

Para tratar efectivamente el problema debemos elaborar una lista con todos aquellos comportamientos que nos inquieten y que provoquen estrés en el perro. Es vital conocer a nuestra mascota y detallar y observar lo que hace para resolverlo efectivamente.

El especialista, la verdadera fórmula del éxito

Después de elaborar nuestra lista debemos acudir al etólogo o al educador canino pues son las únicas personas que pueden resolver esta situación efectivamente.

Estas personas tienen conocimientos avanzados y formación real en el comportamiento de perros y es por esta razón que lo que nosotros podemos interpretar como agresividad es quizás miedo o ansiedad, dependerá de cada caso.

Además de resolver la situación el educador canino o el etólogo responderá a todas nuestras preguntas y nos orientará de forma efectiva y individualizada, algo que no pueden hacer páginas web con consejos aleatorios. Aunque suponga un coste económico (también existen especialistas low cost) el beneficio futuro será mucho mayor y de calidad.

Algunos consejos para mejorar la calidad del proceso de socialización

En ExpertoAnimal somos conocedores de la conducta de algunos perros y las dificultades que representa la convivencia con este tipo de problema. Por este motivo no nos cansamos de repetir que es importante acudir al especialista, igual que lo haríamos nosotros si tuviéramos un problema.

Durante este proceso debemos prestar atención a algunos aspectos para que el perro note un beneficio real en su día a día y acepte este proceso de forma adecuada.

Algunos consejos que mejorarán la calidad de este proceso son:

  • Cumplir las cinco libertades del bienestar animal con: alimentación adecuada y de calidad, confort y comodidad en su día a día, acudir al veterinario si es preciso, dejar que se exprese con naturalidad y evitar a toda costa miedos o estrés.
  • Pasear de dos a tres veces al día: Es fundamental que nuestro perra tenga sus dosis diarias y adecuadas de paseo pues el no hacerlo repercute directamente en el proceso de socialización volviéndose un perro que vive aislado, temeroso y nervioso.
  • Hacer ejercicio con tu mascota: Es una opción maravillosa para peros nerviosos y con grandes dosis de energía, además, socializar a un perro después de hacer ejercicio es mucho más efectivo ya que el perro se encuentra relajado y tiende a aceptar mejor nuevas situaciones.
  • Utilizar el refuerzo positivo como única herramienta en su educación: Es básico que utilicemos este proceso si estamos socializando a un perro adulto. Además lograremos resultados mucho más efectivos y rápidos.
  • No pegar ni reñir al perro bajo ninguna circumstancia: Llevar a cabo este tipo de acciones solo empeorarán el proceso de socialización y crearemos en nuestra mascota inseguridades y malestar. Dejaremos de enfadarnos por lo que hace mal y alabaremos aquello que hace bien.
  • Anticiparnos a la actitud del perro: Es importante conocer a nuestra mascota y anticiparnos a situaciones en las que el perro pueda pasarlo mal o sentir estrés generalizado.
  • Practicar siempre con personas o mascotas tranquilas y que lleven a cabo una actitud positiva para hacer sentir confianza a nuestro perro
  • Tener paciencia: No todos los perros superan un miedo o una carencia, otros tardan años y otros sencillamente dos o tres semanas. Es algo que dependerá del caso en concreto y que solo puede determinar un experto, por este motivo si nuestro perro tiene miedo y no quiere relacionarse con otros perros no vamos a forzarle, es preferible esperar a que él dé el primer paso.
  • No exponer a nuestra mascota a una situación si no nos lo recomienda el especialista ya que podemos tener un encuentro desagradable.
  • Aceptar a nuestro perro tal y como es es el mejor consejo que podemos aplicar a todo este artículo, pues si no podemos solucionar nuestro problema en particular tendremos que convivir con él y hacerlo lo más llevadero posible para todo el núcleo familiar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Socializar a un perro adulto, te recomendamos que entres en nuestra sección de Educación avanzada.