Técnicas de adiestramiento canino

Técnicas de adiestramiento canino

Aunque hemos modificado mucho su comportamiento, los perros siguen siendo animales muy instintivos que necesitan adaptarse a nuestro mundo. Si queremos que convivan con la familia, con la sociedad y con otros perros sin causar problemas, tenemos que educarles y adiestrarles de manera adecuada.

Existen diferentes técnicas de adiestramiento canino para conseguir que los perros se comporten como queremos que lo hagan. Como veremos, estas técnicas pueden ser más o menos recomendables según el carácter y actitud que queramos lograr. En este artículo de ExpertoAnimal, en colaboración con Adiestramiento Canino SoloEsUnPerro, repasamos los principales tipos de adiestramiento canino, con sus pros y sus contras.

Adiestramiento canino en positivo

Las técnicas de adiestramiento canino en positivo se basan en premiar al perro cuando realiza un comportamiento que nos gusta. De esta manera, el animal asocia este comportamiento con algo agradable y, por tanto, está deseando repetirlo. Los premios o recompensas empleados son conocidos como refuerzos positivos y suelen consistir en comida o caricias.

Este tipo de adiestramiento canino tiene muchos defensores y es el más utilizado en la actualidad. Se debe a que fortalece el vínculo que tenemos con nuestro perro, mejora su bienestar psicológico y aumenta su capacidad para aprender nuevas tareas.[2] Además, este tipo de entrenamiento canino puede ser muy divertido, logrando que tanto el perro como el tutor estén deseando aprender juntos.

Como inconveniente, podemos señalar que algunos adiestradores defienden que no es suficiente con este tipo de entrenamiento canino, sobre todo en perros de trabajo. Sin embargo, las evidencias dicen lo contrario.

Tipos de adiestramiento canino en positivo

El adiestramiento en positivo va mucho más allá de dar premios a los perros, es decir, no solo se dan refuerzos positivos. De hecho, incluye numerosas técnicas que han probado su efectividad. Estas son algunas de ellas:

  • Adiestramiento con clicker: consiste en lograr que el perro asocie el sonido de un clicker con una recompensa para, después, asociar dicho sonido con la tarea que queremos que realice. Así, conseguimos que el perro asocie la tarea con la recompensa, se la demos o no.
  • Extinción: consiste en no reforzar los comportamientos indeseados. Por ejemplo, si el perro ladra a los vecinos, no debemos acariciarlo para calmarlo, ya que estaremos recompensando este comportamiento.
  • Conducta incompatible: ordenamos al perro que realice un comportamiento para evitar otro que no es deseable. Por ejemplo, si queremos evitar que se peleé con otro perro, le tiramos una pelota para que vaya a buscarla.
  • Marca de ausencia de refuerzo (MAR): si ordenamos al perro que haga algo, pero no lo hace, no le premiamos y le indicamos con un gesto que no vamos a hacerlo. Así sabrá que no hay recompensa si no hace lo que decimos.
  • Contracondicionamiento: se trata de cambiar la emoción que le causa un estímulo. Por ejemplo, si las bicicletas le dan miedo, le daremos un premio cuando aparece una de ellas para conseguir que sienta algo agradable al verlas.
  • Desensibilización: es disminuir la intensidad de una emoción. Por ejemplo, si nuestro perro teme a otros perros, le condicionaremos para que le den menos miedo.
  • BAT (Behavior Adjustment Training): consiste en eliminar el estímulo que le despierta miedo o agresividad, como la presencia de otro perro, solo cuando su conducta no es agresiva. Así, el animal comprenderá que estando tranquilo también logrará lo que desea: que el otro perro desaparezca.

Adiestramiento canino tradicional

El adiestramiento tradicional es la técnica de adiestramiento canino más controvertida. Se basa en el refuerzo negativo, es decir, cuando el perro lleva a cabo un comportamiento indeseado, su adiestrador le aplica un castigo. Puede ser un castigo físico, utilizando herramientas como los collares de ahorque, de púas o eléctricos; o un castigo psicológico, como regañarle o encerrarle.

Este tipo de adiestramiento ha sido y es muy criticado, ya que hoy sabemos que los perros no suelen entender el castigo. Además, deteriora el vínculo que tenemos con ellos y refuerza sus miedos. De hecho, el castigo se ha asociado con una mayor excitabilidad y agresividad, convirtiéndoles en animales menos sociables y alegres.[1] Además, los perros educados con castigos tienen más dificultad para aprender.[2]

Aunque todavía existen defensores férreos de este tipo de adiestramiento canino, cada vez es menos frecuente debido a las evidencias científicas que niegan su efectividad y a una preocupación creciente por el bienestar de los animales.

Adiestramiento canino mixto

El adiestramiento canino mixto consiste en combinar el adiestramiento en positivo con algunas técnicas de adiestramiento tradicional. Se trata, por tanto, de reforzar de manera positiva los comportamientos deseados y castigar los indeseados. Suelen utilizarse collares eléctricos, de manera que el animal no asocia el dolor con su adiestrador. No obstante, este tipo de collares pueden perjudicar la salud física y mental del animal, como explicamos en este artículo: “¿Es bueno el collar antiladridos?”.

Este tipo de entrenamiento canino no es tan duro como el tradicional, pero es menos amigable que un adiestramiento 100 % positivo. Por ello, desde ExpertoAnimal fomentamos el adiestramiento en positivo por ser el que obtiene mejores resultados sin perjudicar el bienestar y la salud del perro.

Otros tipos de adiestramiento canino

Las técnicas de adiestramiento canino anteriores son las principales y se basan en las teorías de aprendizaje canino. Sin embargo, pueden combinarse con otros tipos de entrenamiento complementarios. Estos son algunos de ellos:

  • Adiestramiento basado en la etología: se basa en el comportamiento natural del perro y sus instintos. Se fomenta, sobre todo, el instinto de grupo social.
  • Adiestramiento de obediencia básica: se condiciona al perro para conseguir que tenga comportamientos útiles en la vida cotidiana, adaptándose así a nuestro mundo. Suele utilizarse el adiestramiento en positivo para enseñar órdenes básicas.
  • Adiestramiento para funciones especiales: los canes de trabajo tienen un entrenamiento diferente al de los perros caseros. Es el caso de los perros de rescate, de guardia, de protección, de terapia, de detección de drogas, perros lazarillos, perros de competición deportiva, etc.

    ¿Qué técnica de entrenamiento canino es mejor?

    Una técnica de entrenamiento canino es buena si tu perro puede entenderla y tú puedes enseñarla de manera sencilla. Además, lo más adecuado es que se base en el comportamiento natural del perro y, por supuesto, que no sea violenta para que ambos podáis divertiros juntos aprendiendo nuevos trucos.

    También debes tener en cuenta que cada perro es diferente y, por tanto, también lo son su comportamiento y sus necesidades. Por ello, si quieres adiestrar a tu perro, acude a un adiestrador canino de confianza como SoloEsUnPerro, donde se emplean técnicas de adiestramiento canino en positivo. De este modo, aprenderás junto a un profesional cómo adiestrar a tu mejor amigo, comunicándote de manera más eficiente con él y logrando un comportamiento que os haga felices a ambos. Además, en SoloEsUnPerro también encontrarás distintos cursos de adiestramiento enfocados en diferentes objetivos, como por ejemplo el curso de habilidades caninas o el de olfato terapéutico.

    Consejos sobre adiestramiento canino

    Estos son algunos consejos que te ayudarán a iniciarte en el adiestramiento canino:

    • Elimina el estrés: la principal causa de problemas de comportamiento en perros es el estrés.[3] Por ello, antes de comenzar cualquier entrenamiento debemos reducir su estrés y los factores que los causan, como la falta de estimulación.
    • Ten paciencia: el adiestramiento de un perro requiere mucho tiempo y esfuerzo, por lo que debemos tener paciencia hasta apreciar los resultados. Además, es una tarea constante que debemos hacer a lo largo de toda la vida del animal.
    • Comunícate: los humanos y los perros no hablamos el mismo lenguaje. Por ello, debemos hacernos entender y aprender a entenderlos si queremos comunicarnos con ellos. Si tu perro no te obedece es porque no te entiende, no porque no pueda aprender.[4]
    • Solo es un perro: tu mejor amigo no hace trastadas por fastidiarte, sino solo porque es un perro haciendo cosas de perro. No te enfades con él. Cuando un animal se porta “mal” o no somos capaces de adiestrarle, suele deberse a errores nuestros, tanto en el adiestramiento como en sus cuidados diarios.

    Si deseas leer más artículos parecidos a Técnicas de adiestramiento canino, te recomendamos que entres en nuestra sección de Educación básica.

    Referencias
    1. Arhant, C., Bubna-Littitz, H., Bartels, A., Futschik, A., & Troxler, J. (2010). Behaviour of smaller and larger dogs: Effects of training methods, inconsistency of owner behaviour and level of engagement in activities with the dog. Applied Animal Behaviour Science, 123(3-4), 131-142.
    2. Rooney, N. J., & Cowan, S. (2011). Training methods and owner–dog interactions: links with dog behaviour and learning ability. Applied Animal Behaviour Science, 132(3-4), 169-177.
    3. Oheare, J. (2005). Neuropsicología canina. KNS ediciones. Santiago de Compostela.
    4. McConnell, P. B. (2013). Al Otro Extremo De La Correa: Por qué a veces nosotros no entendemos a los perros y ellos tampoco nos entienden a nosotros. Sitbooks, 2ª ed., Viena.
    Bibliografía
    • Pérez Meléndez, M. (2018). Manual de adiestramiento canino Profesional. Un paso trascendente. Punto Rojo Libros S.L.
    • O’Heare, J. & Hernández, A. I. (2016). Ciencia y técnica del adiestramiento canino.