Trilostano para perros - Dosis y efectos secundarios

Trilostano para perros - Dosis y efectos secundarios

Hasta finales del siglo pasado, el síndrome de Cushing en perros se trataba con un fármaco llamado mitotano, el cual tenía el gran inconveniente de producir la destrucción de las glándulas adrenales. Sin embargo, con la intensa investigación de tratamientos alternativos, se consiguió desarrollar un fármaco más seguro y eficaz, el trilostano.

Si quieres saber más acerca del trilostano en perros, incluyendo su dosis y efectos secundarios, no te pierdas el siguiente artículo de ExpertoAnimal.

¿Qué es Trilostano?

El trilostano es un fármaco análogo de las hormonas esteroides que inhibe la enzima encargada de sintetizar las hormonas adrenales, concretamente el cortisol y la aldosterona. Esto lo convierte en un medicamento eficaz para el tratamiento del hiperadrenocorticismo o síndrome de Cushing, una enfermedad endocrina caracterizada por la presencia de niveles crónicos y excesivos de cortisol y aldosterona.

Actualmente, el fármaco está disponible en forma de cápsulas duras de 5, 10, 30, 60 y 120 mg. El precio del trilostano para perros varía en función de la concentración. A modo de referencia, el precio de cada cápsula de 60 mg oscila entre 1,5 y 2 €.

Imagen: vetoryl.es

¿Para qué sirve Trilostano en perros?

¿Te estás preguntando cómo se cura el síndrome de Cushing en perros? Pues debes saber que el trilostano es el fármaco de elección para el tratamiento de esta enfermedad. En concreto, se emplea como terapia única en el caso del Cushing de origen hipofisario, y combinado con la cirugía en el caso del Cushing de origen adrenal.

Dosis de Trilostano para perros

La dosis inicial para el tratamiento del síndrome de Cushing es de 2 mg/kg de peso. La dosis puede administrarse cada 24 horas, aunque para una mejor respuesta es recomendable repartir la dosis en dos tomas al día. A partir de esta dosis inicial se debe monitorizar la respuesta del animal y ajustar la dosis en base a ello:

  • La persistencia de los síntomas típicos del Cushing (mayor consumo de agua, mayor producción de orina, mayor apetito y jadeo), significa que la dosis de trilostano es insuficiente, por lo que es necesario incrementar la dosis.
  • La aparición de síntomas típicos del Addison (síndrome contrario al Cushing caracterizado por vómitos, diarrea, debilidad, decaimiento), significa que la dosis de trilostano es excesiva, lo que es necesario reducir la dosis.
  • En caso de que no existan signos clínicos, significa se ha alcanzado la dosis eficaz que permite realizar un buen control de la patología.

Las revisiones para el ajuste de dosis se deben realizar a la semana, al mes, a los 3 meses y, posteriormente, cada 3-6 meses. Cabe destacar que los ajustes de dosis siempre deben ser prescritos por un profesional veterinario.

¿Cómo administrar Trilostano en perros?

Una vez conocida la dosis, es importante señalar cómo administrar trilostano para perros:

  • El fármaco se presenta en forma de cápsulas duras, por lo que debe administrarse por vía oral, con la comida.
  • La cápsulas no deben abrirse ni dividirse, puesto que el contenido puede producir irritación de la piel y los ojos.
  • Cabe mencionar que el trilostano tiene propiedades antiprogesterónicas, por lo que las mujeres embarazadas o con intención de estarlo deben evitar el contacto con las cápsulas.

Efectos secundarios de Trilostano en perros

El trilostano es un medicamento bastante seguro, no obstante, en su ficha técnica se recogen algunas reacciones adversas que conviene conocer:

  • Cuando se supera la dosis necesaria aparecen signos asociados al hipoadrenocorticismo (síndrome de Addison) como mareos, letargo, anorexia, vómitos, diarrea. Normalmente, estos signos son reversibles tras la retirada del tratamiento.
  • En caso de sobredosis grave puede producirse una crisis adisoniana aguda.
  • De forma infrecuente puede aparecer ataxia (incoordinación), hipersalivación, hinchazón, temblores musculares y alteraciones en la piel.
  • Se han referido algunos casos aislados de necrosis de las glándulas adrenales.
  • Se han descrito un pequeño número de casos de muerte súbita.

Además, conviene tener en cuenta que el tratamiento con trilostano puede desenmascarar la presencia de insuficiencia renal o de artritis.

Contraindicaciones de Trilostano para perros

La administración de trilostano está contraindicada en las siguientes situaciones:

  • Enfermedad hepática primaria.
  • Insuficiencia renal.
  • Perros de menos de 3 kg.
  • Perras gestantes, en lactación, y animales reproductores.
  • Alergia o hipersensibilidad al trilostano o a alguno de los excipientes que acompañan al principio activo.
  • Tratamiento reciente con mitotano: debe respetarse un plazo de un mes entre el cese de la administración de mitotano y el inicio del tratamiento con trilostano.

Además, el trilostano se debe administrar con especial precaución en los siguientes casos:

  • Perros de edad avanzada: se deben monitorizar los marcadores hepáticos y renales (enzimas hepáticas, electrolitos, urea y creatinina) para garantizar la ausencia de insuficiencia hepática o renal, típicas de los perros de avanzada edad.
  • Diabetes mellitus: la presencia concomitante de síndrome de Cushing y diabetes requiere una monitorización específica
  • Anemia: se debe monitorizar el volumen celular sanguíneo y la hemoglobina ya que el trilostano puede producir disminuciones importantes de estos parámetros.
  • Tratamiento simultáneo con diuréticos ahorradores de potasio o fármacos IECA (inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina)

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Trilostano para perros - Dosis y efectos secundarios, te recomendamos que entres en nuestra sección de Medicamentos.

Bibliografía
  • Arenas, C.; López, M.; Melián, C.; Pérez-Alenza, Mª.D. (2005). Trilostano. Una nueva opción en el tratamiento del hiperadrenocorticismo. Clin. Vet. Peq. Anim. 25(3): 189-192
  • Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS). Ficha técnica o resumen de las características del producto. Vetoryl 5 mg cápsulas duras para perros. Disponible en: https://cimavet.aemps.es/cimavet/pdfs/es/ft/3991+ESP/FT_3991+ESP.pdf