Compartir

Trucos para perros fáciles - Paso a Paso

Por Jungla Luque, Etóloga y adiestradora canina. 31 marzo 2020
Trucos para perros fáciles - Paso a Paso

Ver fichas de Perros

El mundo del adiestramiento canino es realmente amplio. Esto es debido a que los perros tienen una alta capacidad de aprendizaje, la cual les ha permitido a lo largo del tiempo permanecer a nuestro lado aprendiendo labores de lo más variadas. Y es que, ya sea tu perro un chihuahua o un pastor alemán, su capacidad de aprender sigue estando latente.

Por lo anterior, enseñarle a tu can distintos ejercicios es una forma divertida de estimularlo mentalmente, ayudando a que este sea un perro sano y equilibrado. En este artículo de ExpertoAnimal queremos enseñarte paso a paso unos cuantos trucos para perros fáciles que podrás realizar con tu compañero.

Antes de empezar con los trucos para perros

Enseñarle trucos a tu perro puede ser de lo más divertido para ti y una actividad de lo más entretenida y gratificante para tu perro. Pero para ello, antes, deberás tener estos puntos en cuenta:

Planifica bien las sesiones

Las sesiones de adiestramiento deben cortas de duración y con objetivos sencillos. Si te preguntas el porqué, la razón es que puedes sacar más provecho de una sesión de unos 20 minutos, en la cual tu perro está totalmente concentrado y motivado, que de una de una hora entera en la que tu perro se acabará cansando y distrayendo. Además, durante estas sesiones deberás proponerle ejercicios sencillos que pueda cumplir para, poco a poco, ir aumentando la dificultad. Contrariamente, si desde un principio le pides actividades muy difíciles, tu perro no te entenderá y se acabará frustrando, cosa que quieres evitar.

Busca un premio suculento

No a todos los perro les motiva de la misma manera los mismos premios. Es decir, puede que a un peludo le encante el queso, pero otro pierda la cabeza por el jamón. Saber qué premio motiva más a tu animal será clave para que aprenda rápido y esté pendiente de ti cuando le pidas algo.

Del mismo modo, no suele ser recomendable el uso de caricias, ya que aunque a tu perro seguramente le gusten mucho, no son algo especial porque las recibe cada día independientemente de que estés o no enseñándole algo. Por lo tanto, para él no tienen el mismo valor que un trozo de comida que no tenga nunca a su alcance.

Ten una actitud positiva

Si un día estás desanimado o te faltan fuerzas, es aconsejable que te des un respiro y no realices ningún ejercicio con tu perro. Esto es debido a que en las sesiones de adiestramiento tu actitud también actúa como un refuerzo positivo para tu perro. Él está contento si tú lo estás y no es coherente para él verte triste a la vez que le recompensas.

Sé persistente y consistente

Debes ser constante en la educación de tu perro, realizar los ejercicios varios días a la semana, aunque sea durante poco rato, para asegurarte de que tu can los interioriza. Además, debes ser consistente, es decir, sé repetitivo en cuanto a las señas y consignas de voz que le des (las cuales deben ser palabras cortas). No puede ser que un día le digas “siéntate” y otro día “sit”, ya que acabarás confundiéndole.

Asegúrate de que tu perro se encuentra bien

Por último, si tu perro sufre de algún dolor o patología que le impide realizar algún ejercicio, tenlo en cuenta. A su vez, si ves que la actitud de tu perro no es la mejor, es decir, si por algún motivo está cansado y poco receptivo, dale un descanso ese día para que al día siguiente esté lleno de energía y con ganas de aprender.

Consulta los Síntomas de un perro enfermo para aprender a identificarlos.

Truco 1: enseña a tu perro a dar la pata

El truco de “dar la pata” o “dar la mano” es relativamente sencillo de enseñar a un perro, incluso siendo un cachorro. Esto es debido a que probablemente te hayas fijado en que tu perro muchas veces te roza con la pata para pedirte algo,y es precisamente este comportamiento natural que realizan los cachorros que vas a aprovechar para iniciar el aprendizaje. Veamos cuál es el procedimiento:

  1. Para empezar, deberás pedirle a tu perro que se siente. Colócate sentado sobre tus tobillos o agachado, de forma que te encuentres a su altura y no tengas que inclinar el cuerpo encima de él para acercarte. De esta forma, evitarás intimidarle (sobre todo en caso que de ser un perro miedoso).
  2. Seguidamente, enséñale que tienes un premio en la mano y ciérrala. Deberás, también, esconder la otra mano con otro premio.
  3. Tu perro se sentirá tentado y tratará de pedírtelo (o directamente intentará quitártelo si es muy impaciente), lamiéndote la mano y rozándote con la pata.
  4. Cuando tu perro toque tu mano con la pata, prémiale al instante abriendo la mano o dándole un premio con la otra, de forma que nunca podrá predecir de dónde viene el premio. No olvides decirle cariñosamente “¡muy bien!” para que te vea contento con él.
  5. Si ves que tu perro ha entendido la acción, pídele la pata con la mano abierta sin el premio y dale la golosina con la otra. Además, dile la palabra “pata” o “mano” para que relacione la acción con una consigna oral.
  6. Puedes enseñarle que te dé las dos patas de forma diferenciada, es decir, pedirle la pata derecha o izquierda. Para esto, deberás primero enseñarle que te de solo una de las patas y asignarle una palabra en concreto (por ejemplo “derecha”) y, después, enseñarle a dar la otra pata con un orden diferente.

También existe un segundo procedimiento para enseñar este truco a tu perro en caso de no conseguirlo con el primer método. Consiste en que, una vez sentado, le digas la consigna “pata” o “mano” a la vez que le coges suavemente su pata con una mano y les das un premio con la otra. Si lo haces bien, enseguida lo entenderá y levantará la pata cuando le digas la consigna y antes de que se la cojas.

Este segundo procedimiento, aunque aparentemente pueda parecer más simple, es mejor dejarlo como segunda opción. Esto es debido a que los perros, por norma general, prefieren que no usemos en ellos la manipulación física. Y, aunque obviamente no sea traumático para ellos el hecho de cogerle la pata suavemente, lo cierto es que en las sesiones de adiestramiento siempre es interesante que el perro aprenda a realizar ejercicios iniciando él la acción, aprendiendo de este modo a comportarse de forma reflexiva y colaborativa, sobre todo si más adelante quieres enseñarle ejercicios más complejos.

Para ver mejor el truco, te dejamos este vídeo de nuestro canal de YouTube.

Truco 2: enseña a tu perro a saludar

Si tu perro ya sabe dar la pata, podrás enseñarle a saludarte con ella. Para lograr este objetivo deberás seguir estos pasos:

  1. Pídele que se siente y esconde una de tus manos con un premio.
  2. Pídele que te dé la pata, pero, esta vez, coloca tu mano un poco elevada, de forma que tenga que subir su pata para alcanzar tu mano.
  3. Poco a poco, ve incrementando la altura. No empieces desde un principio pidiéndole que suba mucho la pata, ya que no lo entenderá y acabará frustrándose.
  4. A medida que logres que suba la pata en forma de saludo, dile la consigna oral “saluda” u “hola” a la vez que haces tú el gesto de saludarle.
Trucos para perros fáciles - Paso a Paso - Truco 2: enseña a tu perro a saludar

Truco 3: enseña a tu perro a darte un beso

Este truco para perros puede resultar bastante sencillo, ya que, ¡pocos perros conocerás que no sean besucones! Básicamente, el objetivo es conseguir que tu perro te bese cuando tú se lo digas. Con esta intención, lo que harás es decirle una palabra corta, como “¡beso!”, cada vez que te lama en una mejilla o, si prefieres que tu perro no te lama en la cara, en una mano. Justo en el momento, prémiale mediante halagos, caricias y comida.

Progresivamente, y si eres persistente, tu perro aprenderá a relacionar la consigna con la acción. Sin duda, llegará un momento en el que cuando tu perro oiga “beso”, inmediatamente se lanzará a lamerte la cara. Cuando lo haga, deberás premiarle efusivamente para que vea que lo ha entendido bien.

  • Consejo: si tu perro no es muy partidario de darte besos (cosa inusual pero posible), siempre puedes incitarlo poniéndote algún alimento como un poco de mantequilla o parecido para que lo lama.

Y si te preguntas si es malo besar a tu perro, no te pierdas este artículo: "¿Es malo besar a mi perro?".

Truco 4: tumbado y vuelta

Para enseñar a tu perro a tumbarse, deberás haberle enseñado primero a que se eche en el suelo. Seguidamente, el procedimiento a seguirá será:

  1. Pídele que se eche en el suelo y enséñale que en una mano tienes un premio. Esconde la otra mano con otro premio.
  2. Deja que te huela la mano cerrada con el premio en su interior y, poco a poco, ve moviéndola de manera que la siga.
  3. Ahora, deberás mover la mano por encima de su torso a medida que va siguiéndote con la cabeza. Verás como, poco a poco inclinará el cuerpo hacía el lateral al que le estés guiando, consiguiendo que se tumbe.
  4. En el proceso, a medida que se va inclinando, ve premiando sucesivamente para que no pierda el interés y pídele la consigna oral, por ejemplo “túmbate”, para que relacione la acción que está realizando con la orden.
  5. Progresivamente, ve alejándote de él y modificando tu movimiento con la mano, de manera que pueda relacionar el gesto de tu mano con la orden “túmbate”.

Para enseñarle a dar la vuelta sobre su propio cuerpo, es decir, a “hacer la croqueta”, deberás seguir el mismo procedimiento a partir del tumbado. Para esto, una vez que esté en esta posición, harás que te siga la mano guiándole hacía el lateral contrario al que esté tumbado, de forma que incline todo el cuerpo a este lado. En el proceso deberás también usar un orden oral, como “vuelta” o “croqueta”.

Si no has enseñado a tu perro a echarse, no te pierdas este vídeo.

Truco 5: enseña a tu perro a pedir

Este es uno de los trucos para perros más complejos, pero si has logrado salir airoso con los anteriores, puedes tratar de enseñárselo. Consiste en que tu perro se sostenga sobre las dos patas traseras, manteniéndose en una postura vertical. Cabe recalcar que los perros no están anatómicamente preparados para esta posición y, aunque puedan adoptarla un rato, si observas que tu perro sufre dolor o tiene alguna patología que le pueda perjudicar (de caderas, por ejemplo), no es recomendable que se lo enseñes, puesto que el bienestar de tu perro es más importante.

Para este ejercicio deberás seguir estos pasos:

  1. Pídele que se siente y enséñale que tienes un premio en una mano, a la vez que escondes la otra con otro premio.
  2. Mantén tu mano por encima de su nariz, de forma que tu perro tendrá que tratar de levantarse para alcanzarla.
  3. Tan pronto como trate de levantarse, aunque simplemente eleve una sola pata, dale una golosina y alábalo. Ve incrementando la exigencia del ejercicio progresivamente.
  4. Cuando tu perro levante las dos patas delanteras, ve incrementando el tiempo que debe mantenerse así antes de darle el premio y ve añadiendo la orden “pide” o similar para que la relacione con la acción.
  5. Si no logra equilibrarse durante mucho rato, trata de ayudarle durante un tiempo al principio con algún objeto con el que pueda mantener sus patas elevadas para acostumbrarse (puede sostenerse en tu pierna si es un perro pequeño) y ve quitándoselo poco a poco.

No te frustres si no lo logra, como hemos comentado, no todos los perros pueden o deberían realizar este ejercicio, puesto que requiere un esfuerzo en la espalda que no todos los perros pueden realizar, ya sea por su musculatura o anatomía. Por lo tanto, busca otro truco para perros que enseñarle, ¡hay un gran repertorio por probar!

Observa a tu perro para enseñarle más trucos

Ya sabes cómo enseñar trucos para perros, así que no dudes en ponerlos todos en práctica. Eso sí, cabe destacar que muchas veces para enseñarle a tu perro algún truco no hace falta complicarse mucho la vida. Tienes un mundo infinito de posibilidades si te fijas en el comportamiento natural de tu perro. Por ejemplo, puedes enseñarle a ladrar o bostezar a la orden. ¿Cómo?, te preguntarás. Pues del mismo modo que le puedes enseñar a darte un beso. Es decir, para ello deberás idear situaciones en las cuales tu perro pueda realizar naturalmente estas conductas y, antes de que lo haga, decirle la orden oral para posteriormente a la acción premiarlo efusivamente. Si eres persistente y constante en tu día a día, tu perro asociará la consigna con la acción y habrás logrado enseñarle un nuevo truco.

Recuerda que en todo este proceso de aprendizaje el refuerzo positivo será siempre tu mejor aliado. Así mismo, queremos resaltar que todos son trucos para perros pequeños, grandes y medianos. Algunos de ellos pueden resultar trucos difíciles para perros de más de edad o, por contra, muy jóvenes, así que adáptalos a las circunstancias de tu can.

Si deseas leer más artículos parecidos a Trucos para perros fáciles - Paso a Paso, te recomendamos que entres en nuestra sección de Educación avanzada.

Bibliografía
  • Área de formación. (2009). Manual de adiestramiento canino. Asociación Nacional de Adiestradores Caninos.
  • Área de formación. (2009). Manual de modificación de conducta. Asociación Nacional de Adiestradores Caninos.

Escribir comentario sobre Trucos para perros fáciles - Paso a Paso

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Luis Rojas
muy buen articulo me esta ayudando para entrenar a mi perra
Jungla Luque
Hola Luis,
Nos alegramos que te este siendo de ayuda ;)
¡Un saludo!

Trucos para perros fáciles - Paso a Paso
1 de 2
Trucos para perros fáciles - Paso a Paso

Volver arriba