menu
Compartir

Nutria gigante

 
Nutria gigante

La nutria gigante o nutria gigante del Amazonas (Pteronura brasiliensis) es un mamífero que pertenece a la familia Mustelidae y al género Pteronura. Es la única especie dentro de este género y también la más grande de la familia. Posee diversos nombres comunes dependiendo de la región donde se ubica, de modo que es conocida como ariraí (Argentina, Bolivia y Paraguay), ariranha (Brasil), lobo corbata (Uruguay), lobo de río (Perú y Bolivia), lobo de río grande (Argentina y Paraguay), perro de agua (Colombia, Venezuela y Guyana) y watradagoe (Surinam).

Tiene gran afinidad por los seres humanos, de ahí probablemente el origen de uno de sus nombres comunes, perro de agua. Debido a su gran tamaño y tipo piel, ha sido cazada por décadas de una manera terrible y desproporcionada con el fin de utilizarse en la industria peletera. En la actualidad los factores que ponen en riesgo a la nutria gigante han aumentado de forma considerable, por lo que su población es decreciente. En ExpertoAnimal, queremos presentarte en esta oportunidad diversos aspectos informativos sobre la nutria gigante, para que así conozcas más sobre este curioso animal.

Origen
  • América
  • Argentina
  • Bolivia
  • Brasil
  • Colombia
  • Ecuador
  • Guyana
  • Paraguay
  • Perú
  • Surinam
  • Uruguay
  • Venezuela

Origen de la nutria gigante

Aunque con posturas encontradas, se propuso que la nutria gigante posee dos subespecies: Pteronura brasiliensis brasiliensis y Pteronura brasiliensis paranensis. La primera se ubicaría en Surinam, las Guayanas, sur de Venezuela, sur de Colombia, este de Ecuador, este de Perú, Bolivia, Paraguay y Brasil; mientras que la segunda, en los ríos Paraguay y Paraná en Brasil, norte de Argentina y Uruguay. Posteriormente, se trató a la subespecie P. b. paranensis como sinónimo de una subespecie diferente, P. b. paraguensis.

Estudios genéticos posteriores respaldan la subdivisión de esta especie en cuatro unidades evolutivas diferentes, las cuales están ubicadas en:

  • El río Madre de Dios con el río Madeira.
  • El Pantanal.
  • El Amazonas con los drenajes del Orinoco y las Guayanas.
  • La cuenca Itenez - Guapore.

El aspecto que no entra en discusión es que la nutria gigante habita exclusivamente en Sudamérica y sus poblaciones varían en proporción dependiendo de la región, sin embargo, han desaparecido de algunas zonas. Se ha documentado la posibilidad de que la nutria gigante esté emparentada con una nutria asiática (Lutrogale perspicillata), con la cual guarda cierta relación morfológica, así como de comportamiento.

Características de la nutria gigante

Cuando es adulta puede llegar a medir 2 metros, con un peso de hasta 30 kilos. Su coloración es marrón intenso, con la presencia de manchas blancas cremosas, en la zona inferior del cuello; curiosamente, la forma de este parche es único en cada individuo, lo cual facilita su identificación con fines investigativos. Sus patas son grandes y palmeadas, pero las delanteras son más cortas que las traseras, aunque todas adaptadas para el nado; así como su robusta y plana cola, la cual facilita en gran medida sus movimientos bajo el agua. Poseen cinco dedos en cada pata, con garras fuertes no retráctiles, que son extremadamente útiles para la captura y desgarramiento de las presas que devoran. Además, tienen unas membranas que llegan hasta la punta de cada dedo.

La nutria gigante posee músculos y mandíbulas bien desarrollados, y tiene entre 34 y 36 dientes. Tanto las orejas como las fosas nasales son pequeñas, con la capacidad de cerrarlas con el uso de unos músculos focalizados cuando están bajo el agua. El hocico es corto y ancho, la almohadilla nasal está totalmente cubierta de pelos, además, presenta bigotes que son altamente sensibles y les permiten percibir a sus presas bajo el agua.

El pelaje es extremadamente denso, tanto así que la piel no se moja cuando se sumerge en el agua por la barrera que forman sus pelos. Los machos suelen ser más grandes y pesados que las hembras.

Hábitat de la nutria gigante

La nutria gigante ocupa una gran variedad de cuerpos dulce acuícolas y no acostumbra a vivir en aguas saladas. Habita en ríos y arroyos de corriente lenta, lagunas, áreas pantanosas o rocosas, bosques pantanosos y bosques inundados; por otro lado, evita los flujos de agua muy caudalosos y profundos, así como los cercanos a los Andes. La disponibilidad de alimento es un aspecto decisivo para la presencia de la especie en los ecosistemas mencionados.

Estos animales requieren de vegetación densa alrededor de los cuerpos de agua para la construcción de sus madrigueras. Durante la época de sequía se mantienen agrupados en los cursos de agua y se dispersan en la época de lluvia por las áreas boscosas que se inundan. Eventualmente se pueden ver en canales asociados a tierras agrícolas. Cuando habitan zonas como lagos pueden mantener un rango no tan grande para su distribución, mientras que en el caso de cursos fluviales, muestran variaciones más amplias en cuanto a su expansión.

Costumbres de la nutria gigante

Estos animales definen territorios bien establecidos y constituyen grupos familiares que oscilan entre 2 y 15 individuos, conformando parejas estables y dominantes, individuos jóvenes no reproductores y la descendencia. También por las áreas establecidas es común que puedan transitar individuos sexualmente maduros. Eventualmente, una familia puede aceptar a un joven perteneciente a otro grupo familiar. Son de hábitos diurnos, algo torpes para moverse en tierra, pero por el contrario bastante agiles bajo el agua.

Tienen una esperanza de vida de 8 años cuando habitan en la naturaleza, mientras que en cautiverio han llegado a vivir hasta 10 años. Algunos estudios han reportado que buscan fondos rocosos o arenosos ricos en sales para reposar. Un rasgo peculiar de esta especie es la disposición de un lugar específico donde el grupo familiar defeca, por lo cual se establece que la nutria gigante elabora letrinas.

Acostumbran a preparar extensos espacios de hasta 28 metros para sus guaridas, en los cuales cavan o crean varias entradas bajo la vegetación que las conforman. Curiosamente, las madrigueras deben estar en zonas más altas para que se mantengan secas y evitar que se inunden. Suelen, además, marcar los linderos con su orina para alejar a otros animales. Por otra parte, tienen un complejo sistema de comunicación a través de sonidos, los cuales emiten diversos tipos de mensajes; aunado a esto, también al ser una especie bastante confiada, no suele pasar desapercibida en los lugares que habita.

Alimentación de la nutria gigante

La nutria gigante es un carnívoro voraz y casi insaciable, sus presas muy difícilmente logran escapar cuando son perseguidas. Además, un individuo adulto es capaz de consumir hasta 4 kilos de comida al día. Los peces constituyen su principal fuente de alimento, especialmente los pertenecientes a las familias Pimelodidae, Serrasalmidae, Curimatidae, Erythrinidae, Characidae, Anostomidae, Cichlidae y Loricariidae. Sin embargo, también puede alimentarse de:

  • Cangrejos.
  • Pequeños mamíferos.
  • Aves.
  • Caimanes.
  • Serpientes.
  • Moluscos.

Estos animales tienen diversas estrategias de caza y pueden hacerlo solos, en parejas o grupos. Suelen hacer movimientos rápidos y bruscos, dando vueltas dentro del agua. Tienen una aguda visión bajo este medio, lo que les ayuda a identificar al alimento, que con el apoyo de sus garras capturan con facilidad. La nutria gigante cuando caza en grupos es capaz de capturar a individuos de gran tamaño, como caimanes o anacondas, individuos que además poseen bastante fuerza. También un rasgo bastante peculiar es que se ha observado a esta especie asociada con el delfín rosado de río (Inia geoffrensis) para capturar de manera conjunta a peces.

Reproducción de la nutria gigante

Aunque a los dos años y medio ya han alcanzado la madurez sexual, se reproducen en promedio casi a los cinco años de edad. Después del cortejo, el acto reproductivo ocurre dentro del agua y el periodo de gestación dura entre 64 a 77 días. Además, cada pareja tiene por lo general una camada al año y muy eventualmente pueden tener dos, las cuales son de 1 a 6 crías, pero en promedio son de dos. Al nacer, los cachorros son ciegos y dependen del cuidado materno, al menos hasta la cuarta semana, que pueden empezar a abrir los ojos. A los dos meses comienzan a nadar, y a los tres empiezan sus primeros intentos por cazar, principalmente peces. Los adultos juegan un papel fundamental en la enseñanza de la caza a sus hijos. El destete de las crías puede ocurrir a los nueve meses después de nacer.

Estas nutrias establecen lazos familiares bastante estrechos. De hecho, los más jóvenes pueden permanecer con su familia hasta alcanzar la madurez sexual. Los machos y hermanos tienen una participación activa en el cuidado y enseñanza de la cría. Una vez que nace una nueva camada, los padres disminuyen el interés por los jóvenes y se centran en los recién nacidos.

Estado de conservación de la nutria gigante

Inicialmente el principal factor de amenaza para la especie era la caza con el fin de obtener su piel y comercializarla ante la industria peletera, sin embargo, con el paso del tiempo han surgido otra serie de aspectos que ponen en riesgo a la nutria gigante, tales como la destrucción del hábitat asociado a los cuerpos de agua, la sobrepesca, la contaminación de ríos por la explotación minera y el uso de agroquímicos como fertilizantes y pesticidas. La minería es una acción altamente perturbadora del ecosistema de la nutria gigante, la cual además de contaminar y destruir los ecosistemas, contribuye a la sedimentación de estos cuerpos fluviales, lo que ocurre principalmente en la región del Escudo Guayanés (Surinam, Guyana, Guayana Francesa, sur de Venezuela y norte de Brasil) y también en el sureste de Perú. Adicionalmente, la construcción de represas y las alteraciones de los cursos de aguas son también causas importantes para la afectación de estos animales.

La nutria gigante se encuentra incluida en el Apéndice I de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies en Peligro de Extinción (CITES) y está catalogada como una especie en peligro de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. A pesar de la propuesta de diversas acciones, como la protección de su hábitat, la minería sigue causando estragos alarmantes en las zonas mencionadas.

La nutria gigante es un animal que prácticamente no tiene depredadores naturales dentro de los ecosistemas que habita, sin embargo, el ser humano es su principal y más dramática amenaza, tal vez ya no tanto por la caza directa, pero sí por la importante alteración de su hábitat.

Bibliografía
  • Díaz Perdomo, Hernán. (2007). Spatial distribution of the giant otter (Pteronura brasiliensis) and neotropical otter (Lontra longicaudis) in the Trapecio Amazónico - Amazonía Colombiana. Bulletin Friends of the Giant Otter. 16. 2. Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/304023137_Spatial_distribution_of_the_giant_otter_Pteronura_brasiliensis_and_neotropical_otter_Lontra_longicaudis_in_the_Trapecio_Amazonico_-_Amazonia_Colombiana
  • Equipo editorial. (2015). Pteronura brasiliensis. La Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN 2015: e.T18711A21938411. Disponible en: https://dx.doi.org/10.2305/IUCN.UK.2015-2.RLTS.T18711A21938411.en.
  • Millowitsch, Pedro & Cañizales, Israel & Rugeles, Eduardo. (2019). Nutria Gigante (Pteronura brasiliensis Zimmerman, 1780). Ediciones la Fauna. Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/339935810_Nutria_Gigante_Pteronura_brasiliensis_Zimmerman_1780

Fotos de Nutria gigante

Artículos relacionados

Sube la foto de tu Nutria gigante

Sube la foto de tu mascota

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?
Nutria gigante
1 de 4
Nutria gigante

Volver arriba