Compartir

Lechuza blanca

12 diciembre 2018
Lechuza blanca

La lechuza blanca (Tyto alba) es popularmente conocida como lechuza común, pero también recibe otros nombres, como lechuza de los campanarios. Está distribuida alrededor del planeta, exceptuando en zonas de clima desértico, en los polos y en otras zonas concretas. Existen además 29 subespecies de lechuza blanca, pero concretamente en España podemos encontrar tres: Tyto alba alba, Tyto alba guttata y Tyto alba ernesti.

En esta ficha de ExpertoAnimal hablaremos sobre la lechuza blanca, explicándote sus características físicas, hábitat o alimentación entre otros. ¿Sabías que las lechuzas son capaces de cazar en una oscuridad absoluta? ¿Crees que puedes diferenciar una lechuza de un búho? A continuación te damos las claves para conseguirlo. ¡Descubre más sobre estas rapaces de rostro blanco!

Origen
  • África
  • América
  • Asia
  • Europa
  • Oceania

Origen de la lechuza blanca

La lechuza blanca, cuyo nombre científico es Tyto alba es un ave perteneciente a la familia de los totónidos, la cual comparte con otras lechuzas como la lechuza patilarga, la lechuza dorada o la lechuza de El Cabo. Todas estas aves rapaces se confunden habitualmente con los búhos, como sucede con la conocida Hedwig de Harry Potter, pues en la película lo que vemos es un búho nival, aunque se refieran a ese ave como una lechuza blanca. La diferencia más apreciable es que mientras que los búhos presenta unas plumas que a simple vista parecen orejas y, sin embargo, las lechuzas carecen de ellas, por lo que es un primer paso para empezar a diferenciarlos.

Características de la lechuza blanca

Las lechuzas blancas son aves rapaces de tamaño mediano, con un peso medio de 450 gramos en lo machos y 500 en las hembras, siendo estas algo más grandes que sus respectivos. La longitud, de la cabeza a la punta de la cola, en los macho es de 36 centímetros, mientras que la de las hembras es de 38. La envergadura de sus alas oscila entre los 80 y los 95 centímetros.

Estas aves presentan unas alas redondeadas y no excesivamente grandes, con unas plumas cuya estructura permite un vuelo silencioso, aunque no demasiado prolongado. Una de sus principales características es el disco en forma de corazón que lucen en su rostro, de un blanco absoluto, enmarcando unos ojos oscuros y de reducido tamaño.

El plumaje de estas rapaces es de un crema amarillento con pintas blanquecinas, comprendiendo una gama de tonos grisáceos o dorados muy claros. Las hembras suelen presentar colores más oscuros que los machos, con un dorso más pardo y un vientre más amarillo. El canto de este ave es lastimero y estridente, destacando en el silencio de la noche en la que se mueven y cazan, pues se trata de animales nocturnos. Aunque producen una serie de sonidos muy diversos, destaca el siseo que emiten en situaciones en las que se ven acorraladas o amenazadas.

Hábitat de la lechuza blanca

Esta especie de lechuza habita en todos los continentes, exceptuando la Antártida, hallándose tanto en climas cálidos como templados. No se encuentra en zonas desérticas, ni tampoco en selvas. De esta forma podemos encontrar lechuzas blancas en todo el sur de Norteamérica, Sudamérica, Europa, África, sur de Asia y Australia.

Aunque no es lo más común incluso algunas lechuzas establecen su hogar en zonas urbanas, es habitual que construyan su nido en los campanarios de las iglesias, por eso en algunos lugares se la conoce como lechuza de campanario. También se la encuentra en campo abierto, bosques y zonas arboladas, lugares en los que encuentra posibles presas de las que alimentarse.

Alimentación de la lechuza blanca

La lechuza blanca es un animal carnívoro. Su principal fuente de nutrientes son los pequeños roedores como ratones, consiguiendo unos tres ejemplares de los mismos al día, aunque también caza otras aves, insectos, reptiles e incluso algunos anfibios, adaptándose así a los recursos que disponibles en el ecosistema en el que viva.

Estas rapaces son increíblemente hábiles cazando, basándose en sus refinados sentidos. Diversos estudios han demostrado que las lechuzas son capaces de cazar sin nada de luz, usando para ello su aguda audición, con la que son capaces de localizar a su objetivo sin necesidad de visualizarlo. Una vez localiza a su presa, la lechuza blanca se abalanzará sobre ella, apresándola con sus fuertes garras sin que esta pueda siquiera sentir que se acerca, pues son aves silenciosas y ágiles.

Reproducción de la lechuza blanca

Las lechuzas blancas crían en función de la disponibilidad de recursos en el medio, así si hay una alta cantidad de ellos las lechuzas blancas pueden anidar varias veces en un mismo año. Podrían considerarse uno de los animales más fieles a su pareja, pues eligen a otro individuo como pareja reproductora de por vida. Además, son muy protectoras y no dudarán en enfrentarse a cualquier clase de depredador o peligro con tal de proteger a los suyos.

Estas aves no construyen nidos si no que aprovechan huecos u orificios en construcciones humanas o recovecos que hallan en la naturaleza, como huecos en los árboles. La puesta la realizan independientemente del clima y la época del año, suele estar compuesta por entre 4 y 7 huevos, los cuales son incubados por un período de 32 días.

Cuando los polluelos salen del cascarón estos son cuidados solo por su madre, pues el macho se encarga de proveerlos a todos cazando para toda la prole. Esas crías serán capaces de volar en cuanto lleguen al mes y medio de edad, pero no será hasta que cumplan los tres meses cuando comiencen a independizarse.

Bibliografía

Fotos de Lechuza blanca

Sube la foto de tu Lechuza blanca

Sube la foto de tu mascota

Escribir comentario sobre Lechuza blanca

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?
Lechuza blanca
1 de 5
Lechuza blanca

Volver arriba