menu
Compartir

Gecko leopardo

 
Por Equipo Editorial de ExpertoAnimal. 22 diciembre 2020
Gecko leopardo

El gecko leopardo (Eublepharis macularius) se encuentra dentro del orden Squamata y es, sin duda, una de las especies más llamativas de este orden. Pertenece a la familia Eublepharidae, cuyos miembros poseen características más primitivas que el resto de geckos, por lo que es fácil diferenciarlos del resto de familias. Posee unos colores espectaculares, por lo que se trata de una especie muy popular entre los amantes de estos animales, además de ser muy dócil y de fácil cuidado y mantenimiento. De hecho, fue uno de los primeros reptiles en ser domesticados, por lo que su aspecto fue variando debido a la cría en cautividad.

Si quieres saber más sobre esta fascinante especie, no te pierdas esta ficha de ExpertoAnimal donde te lo contaremos todo sobre el gecko leopardo, sus características y su modo de vida.

Origen
  • Asia
  • Afganistán
  • India
  • Irán
  • Nepal
  • Pakistán

Características del gecko leopardo

Esta especie mide entre 15 y 30 cm de largo, midiendo su cola casi un tercio del total. Una de las características más notables del gecko leopardo es la presencia de párpados móviles y completos, rasgo común en toda la familia Eublepharidae y que los diferencia del resto. Su cuerpo es alargado y robusto, con extremidades que acaban en cinco dedos y que están adaptadas a la vida en tierra; además, carecen de las almohadillas o lamellas, típicas de otras especies de geckos. Por la carencia de ellas, el gecko leopardo no tiene la capacidad de trepar superficies como el cristal, incluso caminar boca abajo, algo que sí pueden hacer otras especies.

Por su parte, su patrón de colores es sin duda su rasgo más llamativo, ya que posee manchas negras u oscuras que resaltan sobre un fondo más claro, casi amarillo, lo que le dio su nombre común, ya que recuerda al diseño de un leopardo. Sin embargo, en estado salvaje pueden tener colores más apagados y menos llamativos, ya que los colores y patrones presentes en ejemplares que viven en cautiverio se generaron a través de diversos cruces, logrando así una gran gama de colores, todos muy llamativos, las cuales se conoce como fases.

Fases del gecko leopardo

Las fases son en realidad las variantes de colores que pueden tener los geckos leopardos. De este modo, algunas de las fases o colores del gecko leopardo son:

  • Gecko leopardo nominal: la fase original o normal, siendo el tipo de gecko leopardo más común. Cuenta con una coloración amarilla no muy intensa y con manchas negras que recuerdan al leopardo. Está también considerado como gecko leopardo sin fases.
  • Gecko leopardo hypo: este tipo de gecko leopardo se caracterizan por su hipomelanismo, dando como resultado, un cuerpo casi carente de manchas negras. En otras palabras, se trata de un gecko leopardo prácticamente amarillo.
  • Gecko leopardo hipermelanístico: en estos casos, el gecko presenta una coloración más oscura y tienen más manchas de lo habitual debido al exceso de melanina.
  • Gecko leopardo patternless: este tipo de geckos van un poco más alla que los hypo, en el sentido de que no cuentan con ninguna mancha en su cuerpo.
  • Gecko leopardo aberrant: los geckos leopardos aberrants cuentan con un patrón de machas visualmente roto.

Además, sobre su piel resaltan escamas similares a tubérculos, que lo hacen muy resistente a su hábitat natural, regiones arenosas y rocosas.

Las crías del gecko leopardo

Al nacer, las crías no poseen el patrón de manchas, sino que presentan bandas oscuras similares a las de una avispa. A medida que van creciendo, es cuando estas desaparecen y dan paso a las manchas que mantendrán durante su fase adulta.

Hábitat del gecko leopardo

En estado salvaje, el gecko leopardo vive en áreas semidesérticas arenosas y rocosas en el sur asiático en Pakistán, Afganistán, en algunas regiones de Irán y en la India, al noroeste. Durante el invierno, en estas regiones las temperaturas son muy bajas, por lo que el gecko leopardo ha desarrollado un modo de vida semisubterránea. Además, son animales crepusculares, lo que los lleva a que durante el día descansen y estén tranquilos para luego activarse al amanecer y al anochecer.

Carácter y comportamiento del gecko leopardo

Durante las horas de más calor, los geckos leopardos se resguardan en la humedad de sus madrigueras, debajo de rocas, en tuberías o enterradas en la tierra, siempre en sitios con algo de humedad. En estado salvaje viven en grupos de hasta 50 individuos, es decir, son animales gregarios, saliendo todos juntos a la superficie para buscar alimento, ya sea al bajar el sol o cuando las condiciones son más favorables.

Si bien en la naturaleza son gregarios y sociales, los machos que viven en cautiverio suelen mostrarse muy territoriales, siendo recomendable, sobre todo en época de cría, separar los grupos con un macho por cada varias hembras y sus crías.

Reproducción del gecko leopardo

Esta especie se reproduce durante el verano y, después de aparearse, la hembra es capaz de almacenar el esperma durante un tiempo. Tras un periodo de gestación de entre 21 y 28 días, la hembra pone los huevos, que pueden ser de 1 a 4. Al cabo de unos 60 días, los huevos eclosionarán y nacerán las crías de gecko leopardo.

Si la reproducción se lleva a cabo en cautiverio o bien si estamos cuidando a una hembra embarazada, es importante preparar un lugar adecuado para que haga la puesta. También se recomienda usar sustrato de fibra de coco o vermiculita para que la hembra tenga disponible un sitio húmedo. De todas maneras, si bien esta es una especie muy popular en los terrarios de todo el mundo, lo recomendable es no criar animales salvajes en cautiverio en nuestras casas.

Cuidados del gecko leopardo

Si bien esta especie es de fácil cuidado, si pensamos incorporar un gecko leopardo a nuestro terrario, debemos informarnos muy bien acerca de los requerimientos de esta especie para poder brindarle las mejores condiciones:

  • Limpieza diaria del terrario: por un lado, la higiene de nuestro terrario es sumamente importante para los geckos, por lo que diariamente se debe limpiar y retirar las heces y otros residuos que puedan presentarse. Debemos también prestar atención al bebedero, ya que siempre tiene que estar limpio y ser rellenado. Así mismo, debemos retirar todos los restos de animales muertos que no ingiera. Además, como estos animales mudan su piel, también es importante quitar los restos de mudas.
  • Terrario adecuado: el terrario debe ser el adecuado y se recomienda uno seco, indicado para esta especie, y siempre tener en cuenta que cuanto más grande sea el espacio donde vaya a vivir el animal, mucho mejor.
  • Temperatura: la temperatura óptima que se necesita en el terrario durante el día es de entre 28 y 35 ºC, con una humedad de entre el 40 y el 45 %, mientras que por las noches no debe bajar de 20 ºC y una humedad de hasta 70 % que puede conseguirse mediante humidificadores.
  • Sustrato y suelo: el sustrato y el suelo debe ser firme, con la presencia de elevaciones y rocas para que pueda escalar, y lugares como cuevas para esconderse, con suelos especiales arenosos y arcillosos. Los escondites pueden ser de corteza, madera, corcho o raíces. También la presencia de musgos ayudará a mantener la humedad que esta especie necesita.
  • La muda: hay que prestar mayor atención y cuidado a los momentos de la muda, ya que si bien es un proceso natural, pueden tener alguna complicación. Lo normal es que no mude muchas veces, y si esto sucede algo puede estar marchando mal, por lo que en ese caso lo recomendable es que lo vea un veterinario. De todas maneras, debemos tener en cuenta que las crías mudan más veces que los adultos por el simple hecho de que se encuentran en crecimiento.

Alimentación del gecko leopardo

En cuanto a lo que come el gecko leopardo, su alimentación se compone exclusivamente de insectos y puede consumir grillos, gusanos, tenebrios o saltamontes, entre otros. Por eso, es importante alimentarlos con insectos vivos, ya que les gusta cazar ellos mismos a sus presas, razón por la cual muchas veces se puede ver que los geckos no tocan los insectos muertos que se les ofrece.

En la época de cría, es importante además prestar atención a que los tenebrios no eclosionen en el terrario, ya que las crías tratarán de cazarlo y tragarlo por instinto, lo que podría provocarles ahogamiento.

En este otro artículo de ExpertoAnimal sobre Animales que comen insectos - Ejemplos y curiosidades, te explicamos qué otras especies comen insectos, además de los geckos.

Salud del gecko leopardo

Como mencionamos, es natural que los geckos muden su piel cada cierto tiempo, y si la cría es en cautiverio, hay que prestar mucha atención, sobre todo en estos momentos, de que la temperatura y humedad del terrario sean los óptimos para que pueda darse este proceso de la manera más natural. Y en los casos donde queden restos de piel muerta, se puede ayudar rociando un poco de agua sobre el cuerpo del gecko, siempre con mucho cuidado y suavemente. Muchas veces pueden tener problemas de salud a causa del estrés, otra razón por la que siempre hay que controlar y mantener las condiciones del terrario, ya que la falta de humedad puede causarle enfermedades.

Por otro lado, siempre debemos ser conscientes y no juntar a varios machos en un mismo terrario, ya que como dijimos, en cautiverio pueden volverse muy territoriales y agresivos entre ellos, al igual que tampoco tener muchos ejemplares en un espacio reducido.

Además, en cautiverio es muy importante el tipo de sustrato donde vive el gecko, ya que al ser su piel muy delicada, un sustrato inadecuado podría enfermarlo. Por esto, en ningún caso se debe utilizar arena para gatos u otros tipos de materiales muy ásperos, algo apropiado puede ser fibra de coco húmeda o turba no fertilizada.

Bibliografía
  • Khan, MS. (1999). Herpetología de los tipos de hábitat de Pakistán. Revista de zoología de Pakistán, 31 (3), 275-289.
  • Mason, R. T., & Gutzke, W. H. (1990). Sex recognition in the leopard gecko, Eublepharis macularius (Sauria: Gekkonidae) Possible mediation by skin-derived semiochemicals. Journal of chemical ecology, 16(1), 27-36.
  • Sakata, J. T., & Crews, D. (2003). Embryonic temperature shapes behavioural change following social experience in male leopard geckos, Eublepharis macularius. Animal Behaviour, 66(5), 839-846.
  • Werner, YL, Takahashi, H., Mautz, WJ y Ota, H. (2005). Comportamiento de los lagartos terrestres nocturnos Goniurosaurus kuroiwae kuroiwae y Eublepharis macularius (Reptilia: Eublepharidae) en un gradiente tigmotermal. Revista de Biología Térmica, 30 (3), 247-254.

Fotos de Gecko leopardo

Artículos relacionados

Sube la foto de tu Gecko leopardo

Sube la foto de tu mascota

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?
Gecko leopardo
1 de 7
Gecko leopardo

Volver arriba