Compartir

Salamanquesa común

29 octubre 2018
Salamanquesa común

La salamanquesa común (Tarentola mauritanica) es un reptil perteneciente a la familia de los gecónidos (Gekkonidae) conocidos popularmente como "geckos". Están presentes en la Península Ibérica, Italia y otros muchos países. Debido a su curiosa morfología, algunas personas se preguntan, ¿la salamanquesa es venenosa? Lo cierto es que no, se trata de un animal totalmente inofensivo.

En esta ficha de ExpertoAnimal te mostraremos todo lo que necesitas saber sobre la salamanquesa común: origen, características, hábitat, alimentación o reproducción. Sigue leyendo, ¡te sorprenderás al saber más sobre este pequeño reptil!

Origen
  • Europa
  • España
  • Italia
  • Portugal

Origen de la salamanquesa común

La salamanquesa es originaria del mediterráneo Occidental, aunque actualmente se halla dispersa alrededor del mundo, debido principalmente a las actividades comerciales, que la han trasladado a rincones tan lejanos y exóticos como África o América. También por mediación humana llegó a las islas Baleares y a las Azores. Pero además, la salamanquesa ha sido capaz de adaptarse estupendamente a nuevas condiciones climatológicas y geográficas, debido a sus características morfológicas.

En concreto, la variedad presente en la Península Ibérica y Baleares se denomina Tarentola mauritanica mauritanica. Aunque en estos lugares existen tres linajes genéticos diferentes, todos se engloban dentro de la misma subespecie. En España las mayores poblaciones se registran en el centro, el este y del sur peninsular, pese a encontrarse salamanquesas prácticamente en cualquier punto geográfico de la península. En las islas Canarias encontramos 4 especies de salamanquesas endémicas, pudiendo resultar peligrosa la convivencia con la salamanquesa común, aunque no se hayan realizado aún estudios exhaustivos al respecto.

Características de la salamanquesa común

La salamanquesa es un reptil de tamaño pequeño. Suele medir entre los 80 mm y los 90 mm de longitud, llegando a alcanzar los 190 mm si se tiene en cuenta la cola, que es especialmente larga. Esta extremidad suele representar alrededor de un 44% y un 51% de la longitud total de los recién nacidos, así como un 50% y hasta un 56,5% de la longitud total en ejemplares adultos.

La cola, el cuerpo y la cabeza están "aplastados" dorsoventralmente, es decir, son aplanados, lo que facilita que puedan escabullirse fácilmente y acceder a intrincados recovecos de difícil entrada para otros animales. Cuando regeneran su cola, tras caerse por algún motivo, ésta aparece sin bultos ni protuberancias, luciendo lisa y suave al tacto.

Las patas terminan en cinco dedos ensanchados lateralmente y con 12 laminillas subdigitales adhesivas, que son las que les permiten trepar incluso por las superficies más planas y resbaladizas, como los cristales o el metal. Solo las hembras tienen uñas en los cinco dedos, pues los machos solo las tienen en el tercero y el cuarto. La cabeza, ancha y triangular, presenta escamas con formas de polígono, con cuello que presenta un marcado pescuezo. Presenta unos grandes y prominentes ojos de pupilas verticales y unos marcados orificios nasales.

De forma general, las salamanquesas comunes son de color grisáceo tirando a parduzco, pudiendo presentar una alta variabilidad que recoge desde el gris casi blanco a uno tan oscuro que parece negro. La zona ventral suele presentar un tono bastante más claro que el resto del cuerpo. Una particularidad en cuanto al color es que este cambia del día a la noche, siendo más oscuro durante el día para tolerar mejor la incidencia de los rayos solares.

Hábitat de la salamanquesa común

Pese a estar distribuida por una amplia variedad de zonas geográficas, la salamanquesa prefiere climas templados o tropicales, pues no soporta bien el frío excesivo, es por ello que normalmente se encuentra en lugares por debajo de los 600 metros de altura, aunque se han encontrado poblaciones que se establecen en sitios a más de 2350 metros de altitud, como es el caso de Sierra Nevada, en Granada.

La salamanquesa no necesita mucho para vivir, solo tener refugio disponible en troncos, roquedos o edificaciones, como casas y muros. Suelen verse en zonas de matorral, pero no tanto en bosques o zonas de cultivo y plantaciones. Es común verlas incluso en ciudades grandes, pues encuentra fácilmente lugares donde guarecerse.

Reproducción de la salamanquesa común

El ciclo reproductivo de la salamanquesa comienza en enero, cuando los machos empiezan a sentirse estimulados para buscar una pareja con la que procrear. Pero es en primavera cuando se produce la cópula, en concreto en la zona sur de la península ibérica, esta sucede entre marzo y julio. Este proceso tienen como particularidad que durante el acto el macho muerde a la hembra en el vientre.

Pueden producirse hasta 6 o 7 puestas, de 1 o 2 huevos, que suelen medir en torno a 10x12 milímetros, por la misma hebra en una misma temporada de cría. Se han registrado ocho casos en los que varias puestas de diversas hebras se concentran en un mismo espacio, reuniendo más de 50 huevos.

Normalmente la puesta se lleva a cabo en un lugar resguardado, como huecos en los troncos o en grietas de los muros enterradas en el suelo. La hembra incuba los huevos entre 45 y 70 días, dependiendo el tiempo de incubación de las temperaturas, siendo menor en caso de climatología favorable. Cuando las crías nacen miden entre 40-58 mm de longitud total.

Alimentación de la salamanquesa común

Las salamanquesas son animales principalmente insectívoros, aunque en épocas de hambruna y escasez de recursos pueden incluso practicar el canibalismo, comiéndose a ejemplares de salamanquesa de menor tamaño. Los insectos más consumidas son las moscas y mosquitos, polillas, arañas, mariposas o grillos, dependiendo de los tipos de invertebrados que más abunden en la zona en cuestión.

Al ser animales nocturnos, su pico de actividad se alcanza al caer la noche, momento en el que realizan la ingesta de estos insectos. Aunque no es común tener una salamanquesa como mascota, si decidiéramos tener a una en casa, deberíamos proporcionarle un terrario que cumpla las necesidades básicas de espacio e higiene, así como basar su dieta en insectos como moscas, grillos y demás.

¿Cuánto vive una salamanquesa?

La esperanza de vida de la salamanquesa es realmente sorprendente, pues pueden llegar a vivir entre 6 y 12 años, una cifra realmente extraordinaria.

Bibliografía
  • Tarentola mauritanica (Linnaeus, 1758). Salamanquesa común, Dragó comú (cat.), Dragoitxo arrunta (eusk.), Osga (gal.) - Atlas y Libro Rojo de los Anfibios y Reptiles de España
  • FICHA DE ANTECEDENTES DE ESPECIE, Phyllodactylus gerrhopygus (Wiegmann, 1834), Salamanqueja del Norte grande - Ministerio del Medio Ambiente (Gobierno de Chile)
  • Salamanquesa común - Tarentola mauritanica (Linnaeus, 1758) - Enciclopedia Virtual de los vertebrados españoles - Museo Natural de Ciencias Naturales CSIC

Fotos de Salamanquesa común

Sube la foto de tu Salamanquesa común

Sube la foto de tu mascota

Escribir comentario sobre Salamanquesa común

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?

Salamanquesa común
1 de 5
Salamanquesa común

Volver arriba