Compartir
Compartir en:

La chinchilla como mascota

Valoración: 4,8 (165 votos)
4 comentarios
46 veces compartido
 
La chinchilla como mascota

La chinchilla como mascota es una excelente decisión. Las chinchillas domésticas poco tienen que ver con las chinchillas salvajes. Hay una variedad extraordinaria de híbridos de diversos colores, tamaños y morfologías. En la naturaleza solo hay dos especies: la Chinchilla chinchilla o Chinchilla de cola corta, y la Chinchilla lanígera o Chinchilla de cola larga. Si estás pensando en adoptar una chinchilla como mascota, no te pierdas este artículo de ExpertoAnimal donde te detallamos sus cuidados básicos.

 

También te puede interesar: La chinchilla y sus cuidados

Características y carácter de las chinchillas domésticas

Las chinchillas son roedores de pequeño tamaño. Las hembras, de 800 g, son mayores que los machos, de 600 g, y ambos son de mayor tamaño que las chinchillas salvajes. Son animales apacibles y poco agresivos.

Su pelaje es muy denso y sedoso, aunque incomparable al de las especies salvajes. Precisamente por la particularidad de su estructura capilar, no es conveniente que el animal se manipule en exceso. En especial si se trata de niños, que naturalmente se emocionan ante animalitos tan bellos y desean acariciarlos con profusión.

Por lo general hablamos de mascotas muy sociables que, una vez cogen confianza, son realmente dulces y cariñosas. Les encantará que las acaricies y premies con golosinas.

También se trata de animales inteligentes puesto que te reconocerán y te mostrarán cómo se sienten: felices, activas, tristes o somnolientas. Se comunican a través de chillidos o pequeños mordiscos de afecto.

Estructura capilar de la chinchilla

A diferencia de los humanos que cada pelo posee su folículo piloso, las chinchillas tienen 50 pelos o más anclados en cada uno de sus folículos. Este es un recurso defensivo de las chinchillas salvajes que las domésticas conservan. Obviamente este anclaje es débil y pierden pelo por la fricción si se les acaricia demasiado.

Las chinchillas salvajes cuando se ven acosadas por un predador - habitualmente un lobo de crin -, convulsionan su cuerpo del cual se desprenden multitud de pelos. Dichos pelos se introducen en el hocico del animal, obligándole a estornudar; lo cual le da tiempo a la chinchilla para esconderse y ponerse a salvo.

Para que el pelaje de la chinchilla luzca como merece debemos situar en su jaula una bandeja con arena fina, disponible en cualquier comercio especializado, para que pueda darse baños de arena. Además de encantarle va a permitir que su pelo esté bonito y brillante. Eso sí, debes prestar atención a que no se le queden pequeños granos de arena en los ojos.

Alimentación de las chinchillas domésticas

Las chinchillas domésticas son herbívoras. Pueden ingerir cualquier tipo de vegetal comestible y algún pequeño insecto excepcionalmente. Les gusta mucho la alfalfa. También precisan agua. No es habitual en las chinchillas que consuman sus excrementos, al contrario que muchos otros roedores.

Eso sí, para evitar falta de vitaminas, te recomendamos comprar pienso para chinchillas. Es un alimento muy completo con el que nos aseguramos no tenga ningún déficit.

Consumen unos 25 g de alimento diariamente de cualquier tipo de vegetal o pienso. Los vegetales fibrosos los admite de forma excelente pero los que tienen alto contenido en agua (como la lechuga) mejor evítalos.

Enfermedades más comunes de las chinchillas domésticas

Las enfermedades más habituales de las chinchillas domésticas son:

  • golpe de calor
  • arena en los ojos
  • problemas estomacales
  • micosis en la piel y el pelo
  • problemas dentales
  • parásitos

Sin embargo, dichos problemas no sucederán, si la dieta es la adecuada, la cama de viruta de madera blanca se renueva semanalmente y se le proporciona carbonato cálcico - polvo de mármol- para que se lave en seco con dicho polvo, el cual debe renovarse cada diez días. El agua debe ser cambiada frecuentemente.

Cuidados especiales de las chinchillas domésticas

Las chinchillas domésticas son muy sensibles a los golpes de calor, pudiendo llegar a morir como consecuencia de ello. Necesitan que sus jaulas estén en lugares frescos y secos. Precisan de ambientes secos protegidos de las corrientes de aire y de la humedad.

Por otro lado, no les gusta ser manipuladas por extraños. Si esto sucede tiemblan para soltar pelo, tal como les dicta su instinto. Incluso pueden soltar la cola a semejanza como ocurre con las lagartijas

Asimismo, deberemos preparar su jaula a conciencia para cubrir todas sus necesidades. Cuando la chinchilla es bebé, una jaula estándar es suficiente. Sin embargo, una vez alcanzada la edad adulta, tendremos que adquirir una de un tamaño mayor, con diferentes pisos si es posible y gran amplitud. Como comentamos en el apartado anterior, colocaremos una cama de virutas de madera blanca que cambiaremos cada semana.

Esperanza de vida de las chinchillas domésticas

Las chinchillas domésticas viven mucho más que las salvajes. La vida media de las chinchillas domésticas es de 10-15 años, incluso se han dado casos de longevidad cercana a los 25 años.

Las chinchillas son animales que se estresan con facilidad. Si llevan una existencia serena su vida será mucho más prolongada. Son animales de hábitos nocturnos, por lo cual durante la noche es cuando la chinchilla doméstica registra más actividad. Para cubrir dicha actividad, podemos colocar en su jaula una rueda de ejercicio.

Mutaciones de chinchillas domésticas

Existen más de 20 especies híbridas mutantes que provienen de las 2 únicas especies salvajes existentes en la naturaleza. A su vez cada mutación se diversifica en incontables subtipos que no solo difieren en color, también les confiere fenotipos distintos. Existen chinchillas grandes, enanas y de tamaño medio.

Con colores que van del negro al blanco. Algunas tienen ojos negros, otras rojizos y así sin límite a la alteración genética introducidas por los criadores de chinchillas.

Si decides tener como mascota un animal dócil, limpio y tranquilo, estarás tomando una excelente decisión escogiendo una chinchilla doméstica. Pero recuerda, las tiendas de mascotas son los lugares idóneos donde te informarán y te garantizarán su calidad y origen.

Si deseas leer más artículos parecidos a La chinchilla como mascota, te recomendamos que entres en nuestra sección de Qué necesitas saber, o que descargues nuestra app ExpertoAnimal, la aplicación para compartir conocimientos sobre el mundo animal y resolver todas tus dudas.

Comentarios (4)

Escribir comentario sobre La chinchilla como mascota

¿Qué te ha parecido el artículo?
4 comentarios
Lilian García
Me encantan pero tengo una preocupación. ¿No están en peligro de extinción?
ExpertoAnimal
¡Hola Lilian! Lamentablemente las especies salvajes de chinchilla sí se encuentran en peligro de extinción debido a la caza del humano por su pelaje... La chinchilla doméstica, en cambio, no está tan amenazada. ¡Un saludo!
Su valoración:
Vanessa
Precioso y preciso artículo.
Yo tengo conmigo a mi Samara, que es dulce y tierna. Tiene ya 7 meses (2 meses casi 3 viviendo conmigo).
Su info me resultó muy buena ¡gracias!
Ojalá hicieran un blog para chinchillas.
Saludos enormes
Vanessa Nuñez
¡Ayuda, por favor!
Tengo una chinchilla de nombre Samara. Estoy preocupada porque en poco me mudo para un departamento dónde mi habitación no tiene ventanas, y en el living hay una claraboya por dónde entra el sol. También hay altillo, pero lo encuentro demasiado caluroso para ponerla allí.
¿Qué debo hacer para mantenerla fresca? Ayuda, por favor, no quiero que se muera por un golpe de calor ¿Qué hago?
ExpertoAnimal
¡Hola Vanessa! Para evitar un golpe de calor deberás mantener fresca su jaula. Para ello, puedes utilizar placas de hielo rellenas de gel, congelarlas, cubrirlas con un paño y colocarlas justo debajo del suelo de la jaula. Otra opción es congelar botellas de agua, envolverlas en un paño y colocarlas en alguna zona de la jaula que no moleste a tu chinchilla. En este caso, deberás vigilar que la jaula no se llene de agua al descongelarse las botellas. Si puedes hacerte con alguna baldosa de mármol, tienes la opción de introducirla en el frigorífico hasta que esté fría y colocar sobre ella la jaula, puesto que aguanta durante bastante tiempo la temperatura. Al momento de realizar los baños de arena, puedes introducir la arena en el congelador durante 15 minutos para refrescarla. Por último, puedes colocar un ventilador a unos 50 cm, como mínimo, de la jaula para que la chinchilla no reciba aire directo pero sí se mantenga fresca. ¡Esperamos haberte ayudado con estos trucos!
Juan Jesús
He tenido un accidente con mí chinchilla, hoy al llegar a casa me la he encontrado en el inodoro, estaba abierto por descuido y la pobre salto y no pudo salir. Cuando he llegado pensé que estaba muerta. Rápido la saque, seque con una toalla primero y luego con el secador. La consegui recuperar pero está agorada y posiblemente hipotermica. La he tenido contra mi cuerpo un buen rato para darle calor y le he preparado una cama con base de arroz y papel absorbente para eliminar toda humedad. ¿ Debo hacer algo más?
ExpertoAnimal
Hola Juan Jesús, lo has hecho estupendamente. No estaría de más poner debajo de su jaula una manta térmica cubierta con una toalla para que siga recibiendo calor dentro de su jaula. No obstante si observas secreción nasal abundante o algún tipo de malestar contínuo deberías acudir al veterinario. ¡Saludos!

La chinchilla como mascota
1 de 5
La chinchilla como mascota