Compartir

Calmar a un gato agresivo

Por Vanessa Díaz, Periodista especializada en el mundo animal. 11 octubre 2016
Calmar a un gato agresivo

Ver fichas de Gatos

Todos tenemos nuestro carácter y personalidades, tanto seres humanos como animales. Sin embargo, una cosa es tener un carácter fuerte y otra muy diferente es tener tendencia a la agresividad. Esto sucede mucho con los gatos. De hecho, según algunos estudios, la agresión es el segundo problema de comportamiento felino más común.

La buena noticia es que este tipo de carácter se puede llegar a mejorar o incluso reformar, pero es todo un reto que requiere paciencia y conocimiento acerca del tema. Lo primero ante todo será aprender a calmarlo, no queremos que la situación se nos salga de las manos.

Si tienes un felino que responde con actitudes agresivas, continúa leyendo este artículo de ExpertoAnimal donde te mostraremos diferentes técnicas para calmar a un gato agresivo.

También te puede interesar: Las serpientes más venenosas del mundo

¿Por qué mi gato es agresivo?

Tu gato podría reaccionar de forma agresiva por muchas razones. Analiza su día a día y determina si es un comportamiento aislado o si sigue un patrón. Si la situación es persistente, lo mejor será acudir al veterinario o a un especialista en comportamiento felino para consultar algunas pautas que le ayuden a mejorar a largo plazo.

Si tu gato no suele ser agresivo pero ha reaccionado de forma violenta, puede ser debido a diferentes causas:

  • El gato está protegiendo su territorio o a si mismo porque se siente amenazado o con miedo. En estos casos es importante respetar su espacio e intentar mejorar su confianza con nosotros mediante golosinas y palabras amables.
  • Puede ocurrir que, después de una larga aventura, tu gato se haya lastimado. También ante una enfermedad, es habitual que los felinos se muestren ariscos. Esa es su forma de expresar su incomodidad o dolor.
  • Finalmente, y no por ello menos importante, el aburrimiento, la falta de actividad y el confinamiento pueden ser las causas de un carácter impredecible y agresivo.
Calmar a un gato agresivo - ¿Por qué mi gato es agresivo?

Revisar nuestro propio comportamiento

A veces cuando nuestro gato reacciona con alguna actitud agresiva, inconscientemente, tendemos a mover las manos de forma demasiado activa, alejándolas, para evitar salir lastimados. Sin saberlo, estamos animando a nuestra mascota a continuar con este tipo de comportamiento. Ellos pueden tomarlo como una estimulación para continuar dentro de esa misma dinámica.

¿Qué debo hacer si esto ocurre?

Ante todo intentar mantener la calma y separar las manos de la forma más suave posible, sin sobresaltos. A continuación, responder con un ¡No! firme cuantas veces sea necesario hasta que el felino haga la conexión entre los tres comportamientos: agredir - separar - rectificar.

También puede ocurrir que, sin querer, intentemos manosearlo más de lo que el gato está dispuesto a aceptar, le molestemos cuando duerme o intentemos forzarle ante una situación incómoda. Recuerda que el gato es un ser vivo y que tiene una personalidad propia y un lenguaje definido. En muchas ocasiones el bufido o los arañazos son una forma simple de pedirnos que le dejemos en paz. Aprender a comunicarte con él, y lo más importante, respetarlo, es una buena forma de ayudar a calmar a un gato agresivo.

Calmar a un gato agresivo - Revisar nuestro propio comportamiento

Desviar su energía agresiva

Otra técnica que podría funcionar muy bien es no darle demasiada importancia al asunto y desviar la energía agresiva. Distraer al gato de su propia agresividad es en ocasiones una herramienta positiva. Cuando el gato inicie cualquier actitud violenta lo mejor será redirigir su atención hacia algún juguete que le guste mucho. Puedes lanzarlo y verás como la mirada y la atención del felino se dispersará un poco.

Otra opción también es mojar tus dedos y chispear a tu gato con un poco de agua. No obstante, se acertivo con ese tipo de acciones pues tampoco queremos que el gato se lo tome a modo de provocación y que lo incite a atacar. La mayoría de los gatos no reaccionan a menos que se sientan acorralados o provocados.

A los gatos les encantan las sábanas y jugar entre ellas; prueba lanzarle una sabana y que caiga sobre él. El gato se sentirá un poco apartado de toda la situación y la tensión; al mismo tiempo que lo tomará como un juego.

Usa alimentos y golosinas para desviar su atención a través del gusto y el estómago. Abre una lata con su comida favorita, el rico olor podrá más que su enfado. Colócala en un recipiente, déjala ahí y apártate; dale su tiempo y espacio.

Calmar a un gato agresivo - Desviar su energía agresiva

Un ambiente tranquilo

No pongas a prueba la tolerancia de tu mascota. Ofrécele un espacio donde pueda escapar y sentirse tranquilo y relajado siempre que se sienta mal o afectado por algo. Dale tiempo para sí mismo. No le presiones ni le busques demasiado si con su lenguaje corporal te está indicado que no es el momento para interactuar.

De nuevo, no trates de darle más cariño de el que quiere y necesita. Baja las luces de la habitación (esto suavizará las emociones) y apártate por unos 15 o 20 minutos. Aprovecha el momento para relajar tu propia voz y postura corporal.

Calmar a un gato agresivo - Un ambiente tranquilo

Ponte en su lugar

Los gatos son animales muy sensitivos y reaccionan también de acuerdo a tu lenguaje corporal y actitud. Cuando tu gato adopte una posición agresiva y se encuentre agitado, no te pongas de pie frente a él esperando que algo cambie.

Esto resultará amenazador para tu felino porque te verá como una figura autoritaria más que una figura de justicia. Si no estás en una situación de peligro inmediato, túmbate en el suelo o siéntate en una silla baja y ponte a su nivel. Hazte pequeño como tu mascota.

Calmar a un gato agresivo - Ponte en su lugar

Peludo agresivo, igual te quiero

Acepta con paciencia que tu gato podría tener actitudes violentas de vez en cuando pues no estará de acuerdo con todo siempre (sigue siendo un animal). Lo necesario aquí será reducir el nivel de agresividad y que no llegue a un grado extremo. Nunca castigues a tu gato porque se está comportando de forma agresiva, esto sólo empeorará la situación y aumentará su miedo y ansiedad.

Los animales no actúan con agresividad porque sí... Recuerda que esta es su forma de expresar que se sientan amenazados ante algo o alguien. La mejor forma de calmar un gato agresivo será eliminando o alejando la fuente de produce ese estado.

Calmar a un gato agresivo - Peludo agresivo, igual te quiero

Si deseas leer más artículos parecidos a Calmar a un gato agresivo, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

Escribir comentario sobre Calmar a un gato agresivo

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Calmar a un gato agresivo
1 de 7
Calmar a un gato agresivo

Volver arriba