menu
Compartir

Mi perro está inquieto y no para de moverse - Causas y qué hacer

 
Por Eduarda Piamore, Técnica en psicología, educación y adiestramiento canino y felino. 29 marzo 2021
Mi perro está inquieto y no para de moverse - Causas y qué hacer

Ver fichas de Perros

En el día a día, estamos habituados a que nuestros peludos muestren mucha energía para jugar, pasear y hacer otras actividades, pero también a que disfruten de sus momentos de descanso y relajación. No obstante, algunos tutores se preocupan al reconocer señales de ansiedad o hiperactividad en sus compañeros. En este contexto, surgen cuestionamientos comunes como: “¿por qué mi perro está inquieto y no para de moverse?” o “¿qué puedo hacer para que mi perro se tranquilice?”.

Si estás viviendo una situación parecida, te invitamos a seguir leyendo este artículo de ExpertoAnimal, pues aquí explicaremos las principales causas de estos problemas y te daremos algunos consejos para lograr que tu mejor amigo tenga un comportamiento más estable.

También te puede interesar: ¿Por qué mi gato no duerme de noche?

¿Por qué mi perro está inquieto y no deja de moverse?

Lamentablemente, no podemos ofrecerte una respuesta específica a esta pregunta, ya que el comportamiento de los perros puede verse influenciado por diferentes factores ambientales e inherentes a su propio organismo. Si tu perro está inquieto y no para de moverse, tendrás que prestar atención a sus conductas, a su estilo de vida y a su entorno para intentar identificar la causa de este problema.

Para ayudarte en este proceso, a continuación resumiremos los motivos más comunes por los que los perros se muestran inquietos y tienden a moverse por toda la casa. Así mismo, recuerda que buscar ayuda profesional de un veterinario siempre es la mejor alternativa cuando tu mejor amigo presenta cualquier síntoma de dolor o enfermedades.

Dolor

El dolor puede hacer que los perros lleven a cabo una serie de conductas inusuales o incluso que cambien significativamente su carácter. Algunos de los síntomas más evidentes del dolor en los perros son la reducción de la energía y del interés por realizar sus actividades cotidianas (jugar, pasear, etc.) y la tendencia a esconderse o alejarse para evitar ser tocados, ya que ello incrementa su malestar. Si percibes que tu peludo está teniendo estos comportamientos, no dudes en llevarlo inmediatamente al veterinario para proveerle los cuidados necesarios.

El dolor en los perros puede ocurrir como consecuencia de un traumatismo (una caída, un golpe o un accidente), pero también es un síntoma común de enfermedades crónicas o degenerativas, como la displasia de cadera y de codo. Además, el envejecimiento hace que nuestros mejores amigos sean más vulnerables al dolor, que frecuentemente está asociado a patologías comunes en perros mayores, como la osteoartritis y la artrosis.

En la última etapa de sus vidas, nuestros peludos también van perdiendo sus capacidades sensoriales y se tornan más susceptibles a afecciones neurodegenerativas, como es el caso del síndrome de disfunción cognitiva, más conocido como Alzheimer o demencia senil en perros, cuyos principales síntomas se manifiestan a través de cambios en el comportamiento habitual del peludo. En estos casos, los perros pueden realizar conductas extrañas, mostrarse más inquietos o nerviosos, o incluso reaccionar de forma exagerada o negativa ante estímulos de su entorno.

Si convives con un perro sénior, no dejes de echar un vistazo a nuestra guía completa de cuidados para perros mayores, donde encontrarás los mejores consejos para aliviar el dolor, fortalecer su sistema inmunológico y prevenir problemas de comportamiento.

Por todo lo anterior, el dolor suele ser la causa más habitual cuando se observa al perro muy nervioso de repente y llorando, ya sea adulto o anciano.

Trastornos neurológicos

Además de las enfermedades que provocan dolor, hay algunos trastornos neurológicos que pueden producir alteraciones en el comportamiento de tu peludo. Por ejemplo, el síndrome vestibular en perros impacta directamente en la capacidad de orientación espacial y equilibrio de los perros, haciendo que parezcan desorientados, tengan mareos o vértigo y realicen ciertas conductas inusuales, como andar en círculos o caminar con la cabeza ladeada.

También existen algunos problemas congénitos, como las malformaciones y la hidrocefalia en perros, que pueden hacer que tu perro esté inquieto y no pare de moverse por casa.

Nuevamente, en todos estos casos, lo mejor que puedes hacer es buscar atención veterinaria lo más rápido posible para evaluar posibles trastornos neurológicos y poner en marcha el tratamiento más beneficiosos en función de sus necesidades.

Parásitos

Si percibes que tu perro está inquieto y se raca mucho o llora, también tendrás que considerar la posibilidad de que tenga parásitos internos o externos (pulgas, garrapatas o ácaros). Estos últimos suelen ser más fáciles de identificar, ya que sus mordeduras suelen dejar rastros en la piel del animal, o bien provocar enrojecimiento y otras señales de inflamación dérmica. Precisamente estas mordeduras suelen provocar picazón o molestias en el perro, haciendo que tenga ganas de rascarse constantemente y esté más agitado que de costumbre. Para confirmar o descartar la presencia de parásitos externos en tu perro, te aconsejamos revisar todo su cuerpo, sin olvidar aquellas regiones más “escondidas”, como la parte interna de las orejas y la parte inferior de las patas y la región entre los dedos.

Por otro lado, los parásitos intestinales pueden avanzar de forma silenciosa en el organismo del perro y solo provocar señales perceptibles en etapas más avanzadas. En este caso, debes prestar atención a los siguientes síntomas:

  • Alteraciones en las deposiciones, como diarreas, cambios de color o la presencia de cuerpos extraños, sangre o puntos blancos en las heces.
  • Vómitos.
  • Pérdida de apetito.
  • Pérdida de peso (puede ocurrir aún cuando el perro come una buena cantidad de alimentos).
  • Inflamación abdominal, que puede estar acompañada de dolor (tu perro tendrá la barriga hinchada y puede mostrar signos de dolor cuando tocas su región abdominal).
  • Palidez en las mucosas asociada a una anemia (suele aparecer en infestaciones más avanzadas).

Especialmente los cachorros que todavía no han sido desparasitados suelen sufrir infestaciones de parásitos intestinales. Además de la inflamación abdominal, es totalmente habitual observar que el cachorro está muy inquieto debido a las molestias. Por ello, es fundamental acudir al veterinario.

Ya sea que hablemos de parásitos internos o externos, la mejor estrategia siempre es la prevención. Para evitar que la salud y el bienestar de tu peludo se vean comprometidos, realiza las desparasitaciones con los productos más adecuados a su edad y características y con la frecuencia adecuada.

Estrés y/o ansiedad

Si tu perro está inquieto y agitado o jadea mucho y has descartado la posibilidad de cualquier patología, trastorno neurológico o infestación por parásitos, debes analizar su rutina y estilo de vida. No es una casualidad que estas conductas que denotan hiperactividad o nerviosismo aparezcan con mucha frecuencia en perros sedentarios o que viven en pisos pequeños y no cuentan con un ambiente enriquecido.

El sedentarismo y la falta de estimulación física y mental son algunas de las causas más comunes del estrés y la ansiedad en perros. Un perro estresado o ansioso tenderá a llevar a cabo una serie de conductas indeseables o peligrosas para aliviar la tensión que acumula en su organismo debido a la falta de una rutina adecuada de ejercicios, juegos y actividades que le permitan gastar su energía y expresarse de forma positiva. En esta situación, los tutores suelen alarmarse al ver que sus perros tienen un comportamiento alterado, pudiendo mostrarse muy nerviosos, dar miles de vueltas por casa o incluso volverse destructivos, rompiendo muebles y otros objetos del hogar. Si observas que tu perro está inquieto y jadea mucho o se lame, lo más probable es que esté estresado por alguno de los motivos mencionados, siempre y cuando, insistimos, se haya descartado cualquier problema de salud.

Pero los efectos negativos del estrés en perros pueden ser aún más graves, principalmente cuando la exposición a los factores estresantes se vuelve continua o permanente. Aquí nos encontraríamos con un caso de estrés crónico que suele afectar gravemente la salud física y mental del perro, pudiendo conllevar a problemas de conducta muy complejos, como la agresividad, o incluso a la aparición de estereotipias. Estas últimas consisten en movimientos o acciones realizadas repetitivamente sin un fin determinado, como puede ser moverse en círculos (sobre su propio eje), morderse el rabo, ladrar incesantemente o lamerse excesivamente.

¿Qué hacer si mi perro está inquieto?

Lo primero que debes hacer si observas que tu perro está inquieto y no para de moverse es identificar la causa. Si esta conducta es consecuencia de un problema de salud o parásitos, tendrás que seguir las indicaciones del veterinario/a. Ahora bien, si se trata de estrés o ansiedad, ya sea en un cachorro, un perro adulto o un anciano, presta atención a los siguientes factores:

  • Socialización: es un proceso esencial en la educación de todos los perros, permitiéndoles aprender a convivir de forma positiva con otros individuos y estímulos de su entorno. Si quieres tener un mejor amigo obediente, tranquilo y seguro de sí mismo, debes empezar a socializarlo mientras aún es un cachorro. Igualmente, si no has tenido esta oportunidad y/o has adoptado a un peludo adulto, en este artículo encontrarás algunos consejos para socializarlo correctamente.
  • Actividad física diaria: en líneas generales, se recomienda que un perro haga diariamente al menos 2 o 3 paseos de 20 a 40 minutos. Igualmente, algunos peludos son naturalmente más enérgicos y pueden requerir un nivel más alto de actividad física. En este caso, una buena idea es considerar la práctica de deportes caninos, como el agility.
  • Enriquecimiento ambiental: aunque tu perro realice paseos diarios, también es importante que pueda entretenerse y ejercitar su cuerpo y su inteligencia en el interior del hogar, principalmente cuando esté solo. Si tu perro vive en un ambiente enriquecido con juegos, juguetes y otros estímulos sensoriales, probablemente tendrá un comportamiento más estable y será mucho menos susceptible al estrés y otros problemas de conducta. ¡Echa un vistazo a nuestros tips de enriquecimiento ambiental para perros!
  • Adiestramiento: ¡es el ejercicio más completo que puedes presentar a tu mejor amigo! Cuando adiestras a tu perro le permites gastar energía y trabajar su inteligencia, además de fomentar un comportamiento equilibrado y seguro para el propio perro y los demás individuos con quienes convive, ya sea de manera permanente o eventual. Aquí, en ExpertoAnimal, te contamos todo lo que necesitas saber para adiestrar a un perro correctamente.
  • Buscar ayuda profesional: si has puesto en práctica estas pautas clave y tu perro sigue estando inquieto, no dudes en buscar la ayuda de un educador canino. Por otro lado, si identificas señales de agresividad o estereotipias en tu mejor amigo, lo ideal es consultar a un veterinario experto en etología canina.

¿Por qué mi perro está inquieto y no duerme?

Al igual que nosotros, los perros pueden sufrir de insomnio y alteraciones en el sueño. En todas las especies, el sueño cumple funciones vitales, permitiendo que todo el cuerpo, inclusive el cerebro, se recupere del desgaste y del estrés de cada día. Pero no se trata solo de dormir una cantidad determinada de horas, sino también lograr un sueño reparador, es decir, la calidad del sueño es tan importante como la cantidad de horas dormidas. Por ello, una de las causas que pueden justificar este comportamiento, además de las ya mencionadas en apartados anteriores, es la falta de descanso. Así mismo, que un perro recién adoptado esté inquieto y no duerma es totalmente normal debido al cambio. Esto mismo puede ocurrir tras una mudanza.

Falta de descanso

El sueño de baja calidad genera un impacto significativo en la salud física y mental, pudiendo provocar cambios en el estado de ánimo, cansancio, debilidad y nerviosismo o irritabilidad, así como dificultar la gestión de un peso saludable y debilitar el sistema inmunológico, incrementando el riesgo de desarrollar numerosos problemas de salud, como diabetes, infecciones, enfermedades cardiovasculares, depresión y ansiedad. Nuevamente, ello vale tanto para nosotros, humanos, como para nuestros peludos y los demás animales.

Por ello, si tu perro no duerme adecuadamente, percibirás rápidamente las repercusiones en su comportamiento y estado de salud. En este contexto, pueden aparecer o intensificarse síntomas de estrés, ansiedad y problemas de conducta, como la destructividad o incluso la agresividad. Ahora, la pregunta clave es: ¿qué puedes hacer para que tu perro duerma mejor?”

Para empezar, es importante prestar atención a su entorno: ¿tu perro tiene un ambiente que favorezca un buen descanso y el sueño reparador? En este sentido, debes evaluar tanto factores internos como externos del hogar, tales como:

  • ¿Tu perro tiene elementos confortables para dormir? ¿Una cama, almohada, almohadón, manta que le proporcione el confort necesario?
  • ¿Su zona de descanso está bien higienizada con los productos adecuados? Recuerda que productos irritantes o con olores muy fuertes pueden dañar las mucosas de tu perro y provocar alergias, dermatitis, entre otras afecciones.
  • ¿Hace mucho frío o mucho calor en la zona de descanso de tu perro? No dejes que tu perro duerma a la intemperie y evita que su espacio de descanso esté directamente expuesto a rayos solares, vientos, nieve y otras adversidades climáticas.
  • ¿Existen muchos estímulos en el ambiente donde tu perro duerme? Ruidos y olores fuertes, así como la luminosidad excesiva, perjudican la calidad de sueño de tu peludo.

Mudanza

Por otro lado, si te has mudado recientemente, es posible que tu perro aún se esté acostumbrando a su nuevo hogar y espacio de descanso. Recuerda que la adaptación es un proceso y cada peludo lleva su propio tiempo para transitarlo exitosamente. Para ayudarte, seleccionamos algunos consejos para favorecer la adaptación de un perro a la nueva casa. Igualmente, para un perro recién adoptado son muchos los cambios experimentados en muy poco tiempo, independientemente de si es cachorro o adulto, por lo que su nerviosismo y problemas para conciliar el sueño pueden deberse a ello.

Finalmente, volvemos a reforzar la importancia de verificar que tu perro está saludable, libre de dolor, parásitos y cualquier otra enfermedad que pueda influir en su estado de salud, comportamiento y en la calidad de su sueño. Lo ideal es realizar al menos una consulta preventiva al veterinario a cada año y hacer las pruebas necesarias para comprobar su estado de salud, además de mantener siempre actualizado su calendario de vacunas y desparasitaciones.

Por último, te invitamos a descubrir 3 ejercicios de relajación para tranquilizar a tu perro y, si quieres ayudarlo a conciliar mejor su sueño, no dejes de echar un vistazo al siguiente artículo: "¿Cómo dormir a un perro?"

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi perro está inquieto y no para de moverse - Causas y qué hacer, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

Bibliografía
  • Beerda, B., Schilder, M. B., van Hooff, J. A., & de Vries, H. W. (1997). Manifestations of chronic and acute stress in dogs. Applied Animal Behaviour Science, 52(3-4), 307-319.
  • Centers for Disease Control and Prevention (Sitio web): Sleep and sleep disorders. Disponible en: https://www.cdc.gov/sleep/index.html
  • Kis, A., Szakadát, S., Gácsi, M., Kovács, E., Simor, P., Török, C., ... & Topál, J. (2017). The interrelated effect of sleep and learning in dogs (Canis familiaris); an EEG and behavioural study. Scientific reports, 7(1), 1-6.
  • Mason, G. J. (1991). Informe crítico sobre las estereotipias. Animal Behaviour, 41, 1057-1037.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Mi perro está inquieto y no para de moverse - Causas y qué hacer
Mi perro está inquieto y no para de moverse - Causas y qué hacer

Volver arriba