menu
Compartir

Diferencias entre galgo inglés y galgo español

 
Por María Besteiros, Auxiliar técnico veterinario y peluquera canina y felina. 5 agosto 2021
Diferencias entre galgo inglés y galgo español

Ver fichas de Perros

Los galgos son unos perros inconfundibles gracias a su cuerpo elegante y atlético, su cabeza alargada y sus patas delgadas. Estas características les permiten alcanzar grandes velocidades. Además, poseen excelentes cualidades para ser estupendos perros de compañía. Hay varias razas de galgos muy similares, como son el galgo inglés y el galgo español, tanto que pueden llegar a confundirse. En este artículo de ExpertoAnimal repasamos las características básicas de ambas razas, así como las diferencias entre galgo inglés y galgo español.

También te puede interesar: Razas de perros españoles

Origen del galgo inglés y del galgo español

Como nos indica su denominación, la primera diferencia entre estas razas de galgos está en su lugar de desarrollo. El galgo inglés o greyhound se cree descendiente de perros de Egipto y evolucionó hasta el perro que conocemos en la actualidad en Reino Unido, donde parece que pudo haber sido introducido por los celtas. El nombre grei significaba «fino» o «hermoso».

Un dato que confirma su antigüedad es una talla descubierta en una tumba egipcia de hace 4900 años. Por su parte, en el galgo español hay sangre del galgo inglés, además de podencos y de otros perros llegados a la península con comerciantes o invasores, como fue el caso del Sloughi hace unos 1000 años.

Como apuntan sus características físicas, ambos fueron diseñados para la velocidad, aunque hay diferencias entre ellos. El galgo inglés, en sus inicios, se destinó sobre todo a la caza a la carrera de liebres. No es de extrañar, ya que se trata de un perro muy veloz, capaz de alcanzar los 60 km/h. Su velocidad y su vista le sirven para aventajar a su presa. Está especializado en arrancar a correr y en carreras cortas y explosivas.

En cambio, el galgo español es menos veloz, quedándose en unos 48 km/h, pero es más resistente, es decir, puede correr rápido durante más tiempo que el galgo inglés. Hoy en día ambos siguen participando en la caza, pero también pueden encontrarse disputando carreras, sobre todo el galgo inglés, y, por supuesto, como excelentes perros de compañía.

Características físicas del galgo inglés y del galgo español

La diferencia física más clara entre el galgo inglés y el galgo español es el tamaño. Así, aunque ambos son de talla grande, el galgo inglés lo es un poco más. Los ejemplares de esta raza pesan entre 27-32 kg y miden de 69 a 76 cm. Por su parte, el galgo español pesa de 20 a 30 kg y mide a la cruz entre 60 y 70 cm.

Todos los galgos van a tener en común su silueta estilizada, atlética, elegante, ágil, de patas largas y delgadas, cuello musculoso y arqueado y cola fina y de inserción baja. Además, comparten otros aspectos que contribuyen a desarrollar su gran velocidad, como la amplitud del pecho para mejorar la capacidad pulmonar y cardiaca o una cabeza alargada de cráneo aplanado. Por lo tanto, para encontrar diferencias entre el galgo inglés y el galgo español a nivel físico hay que fijarse en los detalles:

  • Musculatura: la del galgo español recuerda más a la de un Sloughi y le aporta resistencia para mantenerse en carrera. La del galgo inglés le permite sus características arrancadas para correr.
  • Cabeza: en ambos perros es similar, pero la del galgo inglés es de cráneo un poco más ancho, stop más marcado y hocico más puntiagudo.
  • Orejas: aunque en las dos razas son de tamaño pequeño y caen en forma de rosa, el galgo español las tiene algo más gruesas. El galgo inglés, por su parte, puede colocarlas erguidas cuando está en alerta.
  • Cuerpo: el tórax del galgo inglés tiene forma de tonel, con un pecho que alcanza la altura de los codos. El del galgo español es un tórax más profundo y alargado, pero el pecho no llega a los codos. Por otra parte, su zona lumbar es más larga.
  • Pies: los del galgo inglés son los conocidos como pies de gato, mientras que los del galgo español se llaman pies de liebre.
  • Manto: el galgo inglés y el galgo español tienen pelo corto y fino. Los colores del galgo inglés son el blanco, el rojo, el negro, el leonado o el atigrado. Los del galgo español difieren parcialmente y son el crema, el atigrado, el negro, el dorado y el castaño con blanco. Además, aunque más raros, hay ejemplares de galgo español de pelo duro.

Carácter del galgo inglés y del galgo español

Si las diferencias físicas eran sutiles entre el galgo inglés y el galgo español, lo mismo sucede si hablamos de su carácter. En este aspecto, las diferencias pueden ser más individuales y dependientes del manejo y la experiencia de cada perro que típicas de la raza. En cualquier caso, señalamos estos puntos:

  • Convivencia con niños: ambos perros pueden convivir con niños, pero no se consideran razas especialmente aptas para los más pequeños. En el caso del galgo inglés, el problema reside en que no le gustan los juegos bruscos, lo que podría solucionarse si los niños son más mayores y conscientes de cómo manejar a su galgo. No es un perro que vaya a reaccionar con agresividad, pero manifestará su incomodidad marchándose.
  • Socialización: una buena socialización es importante para las dos razas, pero, sobre todo, para el galgo español. En general, es más tímido e independiente y no es extraño que se muestre más distante.
  • Educación: la del galgo español puede resultar algo más complicada por su personalidad más tímida. En cualquier caso, ambos son perros muy sensibles que necesitan una educación en positivo para obtener éxito.

Cuidados del galgo inglés y del galgo español

Los cuidados generales no presentan diferencias significativas entre el galgo inglés y el galgo español. Ambos van a necesitar realizar una actividad física considerable, pues son perros de una elevada energía. Por ello no son los más adecuados para la vida en un apartamento, especialmente el galgo español, que se recomienda para espacios amplios en los que pueda correr a su gusto.

Por otra parte, hay que incidir en su educación para evitar que salgan corriendo tras cualquier cosa que se mueva. Por el mismo motivo, si los dejamos en un espacio exterior, este debe estar perfectamente cerrado. Este instinto de persecución puede darnos algún susto con animales más pequeños si los identifican como presas. Cabe señalar que el galgo español es menos problemático en este sentido.

Salud del galgo inglés y del galgo español

En lo relativo a la salud tampoco hay excesivas diferencias. Ambas razas requieren los cuidados veterinarios de rigor, con revisiones, desparasitaciones y vacunaciones regulares y ambas pueden padecer trastornos asociados a su tamaño, como la torsión-dilatación de estómago.

Por lo demás, son animales bastante sanos, aunque se considera que el galgo inglés es un poco más delicado. Quizás por eso su esperanza de vida se estima en unos 10-12 años. De todas formas, es un dato muy variable según las circunstancias de cada ejemplar. La esperanza de vida del galgo español es algo más elevada y se sitúa en los 12 años. El galgo español es poco propenso a sufrir enfermedades hereditarias.

Si deseas leer más artículos parecidos a Diferencias entre galgo inglés y galgo español, te recomendamos que entres en nuestra sección de Comparativas.

Bibliografía
  • Fogle, Bruce. 1995. Encyclopedia of the Dog. London. Dorling Kindersley.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Diferencias entre galgo inglés y galgo español
Diferencias entre galgo inglés y galgo español

Volver arriba