Compartir

Sloughi o lebrel árabe

6 mayo 2019
Sloughi o lebrel árabe

Perteneciente a la familia de los lebreles, el sloughi o galgo árabe es un can realmente fascinante. Leal y valeroso cuando se trata de salvaguardar a los suyos, el lebrel árabe ha acompañado al humano durante siglos, incluso se cree que este perro ya acompañaba a los faraones del Antiguo Egipto. Esbelto y sumamente ágil, el sloughi es diestro en materias como la caza, las carreras o desempeñando funciones de perro guardián.

A pesar de ser una raza de perro tan versátil y sensible, lo cierto es que el sloughi es, a día de hoy, uno de los galgos menos conocidos en el mundo ¿Quieres saber un poco más de él? En ExpertoAnimal os contamos todo sobre el sloughi o lebrel árabe.

Origen
  • África
  • Libia
  • Marruecos
  • Túnez
Clasificación FCI
  • Grupo X
Características físicas
Altura
  • 15-35
  • 35-45
  • 45-55
  • 55-70
  • 70-80
  • Más de 80
Peso adulto
  • 1-3
  • 3-10
  • 10-25
  • 25-45
  • 45-100
Esperanza de vida
  • 8-10
  • 10-12
  • 12-14
  • 15-20
Actividad física recomendada
  • Baja
  • Media
  • Alta
Clima recomendado
Tipo de pelo

Origen del galgo sloughi

Diferentes hallazgos arqueológicos, como tablillas o bajo relieves, parecen señalar que los sloughis son una raza realmente antigua, contando con más de 2000 años de antigüedad. Aunque no se conocen sus orígenes exactos ni su genealogía, se cree que pueden estar emparentados con los lebreles de Nubia.

Estos elegantes lebreles, procedentes del continente africano, han acompañado a la realeza bereber y a los faraones egipcios, siendo unos compañeros muy estimados desde tiempos muy lejanos. Esto no es de extrañar, ya que estos perros son fieles y cariñosos, además de unos buenos perros guardianes y cazadores.

A día de hoy, la raza está reconocida por todas las federaciones caninas del mundo, aunque no se trata de una raza especialmente conocida, como sí lo son otros lebreles, como el galgo italiano, el galgo español o el galgo afgano.

Características físicas del sloughi

Los sloughis, como galgos que son, tienen un cuerpo sumamente esbelto, con una finura notable, aunque esto no hace que no tengan una fuerte musculatura, pese a que esta no es muy abultada. Esto se debe a que sus músculos son largos y aplanados, conocidos como músculos secos. Así, un lebrel árabe pesa entre 20 y 26 kilogramos, con una altura a la cruz de entre 66 y 72 centímetros en los machos y de entre 61 y 68 en hembras. Su esperanza de vida es de 12-16 años.

El cuerpo de estos canes es fino, de extremidades esbeltas y largas, con una cola también fina, lomo corto y pecho estrecho. La cabeza es alargada y tiene forma de cuña, con un chico con un stop ligero y acabado en una trufa baja. Los ojos son de tamaño grande y de colores oscuros, ni sobresalen ni se hunden, estando en un equilibrio perfecto. Las orejas de estos perros son caídas, de tamaño mediano, forma triangular e inserción alta. En general, la cabeza del lebrel árabe es menos fina y larga que la del resto de galgos y sus orejas más caídas.

Otra de las características del sloughi a resaltar es su manto. El pelo del galgo árabe es siempre corto, fino y bastante denso. El pelaje es de tacto suave y los colores del lebrel árabe deseables son los castaños, en todas sus variedades y tonalidades. Aunque no son muy apreciados, también se aceptan aunque los mantos negros y blancos.

Carácter del sloughi o galgo árabe

El sloughi es un perro que destaca por su indudable lealtad, puesto que permanecerá al lado de sus cuidados pase lo que pase, defendiéndolos si es preciso con valerosidad y arrojo. Por este motivo, es un excelente perro guardián. Esto contrasta severamente con su carácter miedoso, el cual es capaz de superar si ha de proteger a los suyos. Es, por ello, un perro bastante desconfiado con los extraños, mostrándose retraído y tímido ante los desconocidos.

Siguiendo con el carácter del lebrel árabe, podemos decir que se trata de un perro sumamente inteligente, además de muy activo, por lo que es necesario estimularlo con juegos y actividades que permitan que realice suficiente ejercicio diario. No es recomendable tener a un sloughi encerrado en un espacio pequeño, como un apartamento, si no podemos asegurarnos de que realizará una cantidad importante de ejercicio intenso cada día.

Cuidados del galgo árabe

Cuidar a un sloughi es algo relativamente sencillo. Su pelaje, por ejemplo, es corto y no suelta demasiado pelo, por lo que con un cepillado semanal será más que suficiente para eliminar los pelos muertos y la suciedad que haya podido acumularse en su manto.

Un cuidado esencial en estos canes será controlar el crecimiento de sus uñas, cortándolas periódicamente, pues sus crecen más rápido de lo que lo hacen en la mayoría de las razas caninas. Si no sabemos cómo hacer esto, recomendamos acudir al veterinario o a la peluquería canina, donde, además, podrás indicarnos cómo proceder adecuadamente en casa.

También tendremos que proporcionar a nuestro sloughi una dieta equilibrada, agua fresca y varios paseos diarios, siendo necesaria la realización de ejercicio físico de intensidad moderada o alta cada día. En este sentido, además de pasear y ejercitar al perro en la calle, aconsejamos realizar juegos de inteligencia en casa y proporcionarle juguetes variados para mantenerlo entretenido. Por otro lado, introducirse en agility u otros deportes caninos es una excelente opción para estos canes.

Insistimos en la importancia del ejercicio, la actividad física y la estimulación mental como parte de los cuidados básicos del sloughi si queremos tener a nuestro lado a un perro tranquilo, sano y totalmente libre de estrés. Así, paseos de 20 minutos no son necesarios, es preciso dejar que corra y juegue. Sin duda, es lo que más debemos tener en cuenta a la hora de adoptar un cachorro sloughi o uno adulto, puesto que van a requerir mucha atención por nuestra parte. De lo contrario, no logrará canalizar toda la energía acumulada y podrá desarrollar ansiedad.

Educación del lebrel árabe

Algo importante a tratar en perros de la raza sloughi es que es fundamental una buena socialización de los mismos mientras aún son cachorros. Esto es sumamente importante, pues si no se realiza la socialización, o si esta es deficiente o incorrecta, pueden mostrarse demasiado esquivos y desconfiados. Es importante que expongamos a los cachorros a diferentes personas y entornos, habituándolos a salir fuera de sus zonas de confort. Y si hemos adoptado a un sloughi adulto, igualmente recomendamos socializarlo si es necesario. Para ello, y especialmente en casos graves, aconsejamos acudir a un educador canino profesional o etólogo.

En general, el adiestramiento de un sloughi es algo complicado, puesto que requiere paciencia y perseverancia, sobre todo si hemos adoptado a un perro adulto que presenta miedo o es muy desconfiado, por ello hay que saber bien cómo proceder. Se recomienda evitar todo tipo de entrenamiento que no se base en el respeto y la comprensión, siendo necesario evitar a toda costa los castigos y las correcciones aversivas. Por el contrario, resulta muy productivo recurrir a técnicas de adiestramiento que fomentan el bienestar animal, como el refuerzo positivo. Es importante recordar que estamos ante perros muy sensibles, que necesitan sentirse queridos y animados para aprender adecuadamente todo lo que queramos enseñarles. Por este motivo, premiarlos cada vez que hagan algo bien y mantenerlos adecuadamente estimulados es lo más adecuado, con todas las razas pero, especialmente, con los galgos como este.

Salud del sloughi

La raza sloughi puede presumir abiertamente de poseer una salud de hierro. Debido a la antigüedad de la raza y al buen desarrollo de la misma, los galgos árabes son animales sanos y robustos. Por ello, no presentan enfermedades asociadas a la raza, y no tienen especial predisposición genética a sufrir ninguna enfermedad en particular.

Pueden afectarle enfermedades comunes en todos los perros, como la atrofia progresiva de la retina, la cual puede ser detectada simplemente con una muestra sanguínea. También parece ser que estos perros son especialmente sensibles a la anestesia y tendentes a las reacciones alérgicas, tanto a medicamentos como a algunos alimentos o sustancias que entren en contacto con su piel. Si vemos que nuestro animal presenta síntomas como comezón o enrojecimiento de la piel, es altamente posible que se deba a que esta ha entrado en contacto con un alérgeno.

Quitando estas patologías, leves en su mayor parte, los sloughis solo necesitarán que se realicen chequeos periódicos y se les mantenga correctamente vacunados y desparasitados para gozar de una excelente salud durante toda su vida. Así mismo, es recomendable revisar el estado de sus ojos y orejas para mantenerlas en perfectas condiciones.

Bibliografía
  • Fédération Cynologique Internationale. Sloughi. Disponible en: http://www.fci.be/Nomenclature/Standards/188g10-es.pdf
  • The Kennel Club. Sloughi Breed Standard. Disponible en: https://www.thekennelclub.org.uk/services/public/breed/standard.aspx?id=1028.
  • American Sloughi Association. Disponible en: https://sloughi-international.com/
  • American Kennel Club. Sloughi. Disponible en: https://www.akc.org/dog-breeds/sloughi/
  • United Kennel Club. Sloughi. Disponible en: https://www.ukcdogs.com/sloughi

Fotos de Sloughi o lebrel árabe

Artículos relacionados

Sube la foto de tu Sloughi o lebrel árabe

Sube la foto de tu mascota

Escribir comentario sobre Sloughi o lebrel árabe

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?

Sloughi o lebrel árabe
1 de 4
Sloughi o lebrel árabe

Volver arriba