Compartir

Loro gris o yaco de cola roja

Actualizado: 20 septiembre 2018
Loro gris o yaco de cola roja

Proveniente de África, el loro yaco de cola roja, o simplemente loro gris o loro africano, es un ave increíblemente bella e inteligente, con una capacidad de memorización digna de elogio y de una notoria longevidad, existiendo ejemplares que han llegado a vivir más de 90 años. En este artículo descubriremos todas las características del loro yaco y su historia, en ExpertoAnimal.

Origen
  • África

Origen del loro yaco

El loro gris se encuentra de forma natural en casi toda África, pudiendo avistarse ejemplares en diversos países, tales como Kenia o Nigeria, pero no todos los loros grises son iguales, pues dependiendo de la región será más frecuente ver una u otra de las tres subespecies de loro gris que existen: la nominal, la cual es la más frecuente a la par que la más apreciada como animal de compañía, la de cola de vinagre y la de las islas de S. Tomé y Príncipe.

El hábitat del yaco lo constituyen desde manglares a frondosas selvas ecuatoriales, incluyendo también zonas aledañas a los cursos de los ríos y ciénagas. Actualmente, debido a la destrucción de muchos de estos hábitats, el loro yaco de cola roja se encuentra dentro de la lista de especies amenazadas.

No existen documentos que daten la existencia del loro yaco de cola roja a partir de un momento concreto de la historia, aunque se estima que ya existía hace más de 4000 años, siendo una especie de orígenes muy remotos.

Durante los siglos XIV y XV eran muy apreciados como mascota entre los nobles europeos, se dice que incluso el Rey Enrique VII de Inglaterra tenía uno de estos loros grises como animal de compañía en Hampton Court. Es por ello que se cree que llegaron de forma masiva a Europa en barcos mercantes, para su posterior venta como animales exóticos.

Características del loro gris africano

El loro yaco de cola roja se encuentra dentro de la categoría de loro mediano, con un peso medio de entre 350 y 400 gramos, y una longitud, medida desde el pico hasta el final de la cola, de entre 27 y 33 centímetros. Son animales con una larga esperanza de vida, que suele girar en torno a los 50 años en libertad y más de 60 en cautividad.

Siguiendo con las características del loro yaco, presenta dos colores en su plumaje, gris en el cuerpo, con diferentes tonos de este color, mientras que la cola es, como dice su nombre, de color rojo. Las patas son de un gris oscuro y el pico es siempre negro.

Algo curioso es que no existen características físicas diferenciadoras entre machos y hembras, lo que se denominaría dimorfismo sexual, aunque hay quien defiende que las hembras tienen el plumaje más claro, o que los machos presentan una cabeza algo cuadrada y con un pico ligeramente más grande. Lo cierto es que la única forma de sexar con seguridad a un ejemplar de loro gris es con un análisis de ADN, o técnicas veterinarias como la endoscopia.

Carácter del loro yaco

Los loros grises africanos son muy sociales, ya que en libertad son animales gregarios, es decir, que viven en bandadas perfectamente jerarquizadas que pueden estar formadas por centenares de estas aves. Es reseñable que, al igual que sus congéneres, el loro yaco de cola roja establece vínculos de pareja sólidos y estables, que se mantienen de por vida, siendo uno de los animales más fieles a su pareja.

Si el animal vive en cautividad necesita mucha dedicación, ya que debido a su inteligencia y sensibilidad, requerirá nuestras atenciones para permanecer sano emocional y físicamente. Además, el loro yaco es increíblemente perceptivo, siendo capaz de identificar los sentimientos y estado anímico de sus tutores. Así mismo, son muy habladores, y con no demasiado entrenamiento aprenderán un sorprendente abanico de palabras, e incluso frases completas.

No se recomienda para familias con niños, ya que presenta un potente pico y unas garras muy afiladas que pueden hacer daños considerablemente graves a los menores si no los manejan adecuadamente.

Cuidados del loro yaco de cola roja

Cuando adoptamos a un loro yaco de cola roja, hemos de considerar que tendremos que emular lo mejor posible las condiciones en las que viviría si estuviera en libertad en su hábitat de origen. Es por ello que, por ejemplo, su alimentación debería estar basada en alimentos vegetales, frutas, verduras, semillas y hortalizas. Se recomienda que se les provea de alimentos como la col, la lechuga o el perejil, los cuales deben estar a su disposición de manera habitual. Otros alimentos serán aportados de una forma más complementaria, como las frutas. Las semillas, en cambio, son fundamentales, ya que aportan muchos beneficios a nivel nutricional, pero hemos de cuidar que no sobrepasen el 10 % de la ingesta total. Sabemos que la alimentación está siendo adecuada y suficiente si nuestro loro gris presenta un plumaje lustroso y sin caída de las plumas, lo cual evidenciaría un déficit de vitaminas o minerales. Además, siempre hemos de dejar agua limpia y fresca, evitando así que pueda deshidratarse. Consulta el artículo sobre "Frutas y verduras recomendadas para loros".

Otro aspecto fundamental sobre los cuidados del loro yaco es la jaula en la que vivirá. Ha de ser de unas dimensiones considerables, que le permitan moverse y que contenga su bebedero y comedero, así como juguetes y una o más perchas donde pueda posarse. Sería ideal que tuviera un plato o bandeja extraíble, que facilita la limpieza y mantenimiento de la jaula en las condiciones óptimas para nuestro loro. Hemos de ubicarla en un lugar tranquilo, libre de ruidos y otros animales, pero con la suficiente luz solar. Por supuesto, será imprescindible dejar que el loro gris disfrute de horas de libertad, fuera de la jaula, para ejercitarse y mantenerse emocionalmente equilibrado. Un ave confinada permanentemente en una jaula no es un ave feliz.

Por otro lado, al ser un animal tan inteligente, podemos dedicar pequeños ratos a enseñarle palabras, trucos, etc., que favorecerán el vínculo entre animal y tutor y le permitirán ejercitar su mente.

Reproducción del loro yaco de cola roja

En cuanto a la cría, diferenciaremos entre la que sucede en libertad de la cría en cautividad. Cuando el loro gris se encuentra en la naturaleza lo primero que hará en época de cría, la cual no tiene fechas concretas porque está determinada por la región y el clima, será buscar un lugar donde anidará, bien en solitario con su pareja o bien en comunidad de varias parejas; lo harán en los huecos y cavidades que encuentren en los troncos de los árboles. Puede reproducirse de forma anual, una o dos veces por año, o incluso no criar ese año. Se estima que el loro gris alcanza la madurez sexual en torno a los 3 años de edad, algo más tarde en el caso de los machos. La puesta es de entre 2 y 5 huevos, y los incuban como mínimo 27 días y como máximo 30. Cuando los loros nacen permanecen en el nido hasta que, con 70-80 días, lo abandonan para vivir de forma independiente.

Si queremos que nuestro yaco doméstico tenga crías, lo primero será conocer a ciencia cierta su género y buscarle una pareja, con la que congenie y se muestre propenso a procrear, por ello es recomendable que hayan convivido durante un tiempo considerable antes de criar. Después, nos aseguraremos de que la jaula sea lo suficientemente grande y les proporcionaremos un nido, como puede ser una caja de madera o plástico en la que quepan de forma holgada y la rellenaremos de virutas de serrín o papel. No cambiará el número de huevos ni el tiempo de incubación y maduración de los polluelos con respecto a la cría en estado salvaje.

Al ser el loro yaco un animal amenazado, no es aconsejable criarlo en cautividad, siendo lo mejor dejar para los centros de recuperación de fauna y preservación de especies dicha tarea. Así mismo, cabe destacar que la comercialización de estos animales es ilegal en algunos países.

Salud del loro yaco de cola roja

Hemos de considerar diversos aspectos que hay que atender para mantener a nuestra mascota sana y libre de enfermedades. Uno de los factores más importantes será la alimentación, pues una de las patologías más frecuentes en el loro yaco será la falta de calcio en la dieta, lo cual se denomina hipocalcemia, que ocasionaría debilidad muscular, temblores y convulsiones, así como incapacidad de producir huevos con una cáscara dura, ocasionando retención del mismo. Además, hemos de cuidar que su jaula siempre esté aseada, de lo contrario pueden padecer aspergilosis, la cual está ocasionada por un hongo que prolifera en condiciones insalubres.

Debido a su inteligencia, los yacos pueden presentar trastornos de conducta como el picaje, que consiste picotearse e incluso arrancarse las plumas, con los daños que esto ocasiona. Para evitarlos, se recomienda un ambiente adecuado, con atención y cariño, alimento y agua, así como juguetes o entretenimientos adecuados.

Son sensibles a la humedad y al frío, pudiendo desarrollar catarros. Para tratarlos hay que cambiarlos a un lugar de la casa más cálido y seco y llevarlos al veterinario, que será quien estime si necesitan tratamiento farmacológico.

Al igual que muchas aves, los loros grises pueden padecer ornitosis o psitacosis, una infección bacteriana que provocará infecciones respiratorias, conjuntivitis, sinusitis o estornudos, siendo imprescindible la atención veterinaria, ya que además es una enfermedad zoonótica, es decir, que puede transmitirse a los humanos.

Como sucede con otras mascotas, para preservar la salud del loro yaco, hemos de prestar atención a las desparasitaciones tanto internas como externas, así como a las vacunas, las cuales nos ayudarán a evitar peligrosas enfermedades como el poliomavirus o la enfermedad de Pacheco.

Fotos de Loro gris o yaco de cola roja

Artículos relacionados

Sube la foto de tu Loro gris o yaco de cola roja

Sube la foto de tu mascota

Escribir comentario sobre Loro gris o yaco de cola roja

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?

Loro gris o yaco de cola roja
1 de 6
Loro gris o yaco de cola roja

Volver arriba