Compartir

Oso negro americano

 
Por Equipo Editorial de ExpertoAnimal. 27 agosto 2019
Oso negro americano

El oso negro americano (Ursus americanus), conocido también como oso negro americano o baribal, es una de las especies de osos más comunes y emblemáticas de Norteamérica, especialmente de Canadá y Estados Unidos. De hecho, es muy probable que lo hayas visto representado en alguna película o serie famosa de origen estadunidense. En esta ficha de ExpertoAnimal, podrás conocer más detalles y curiosidades sobre este gran mamífero terrestre. Sigue leyendo para conocer todo sobre los orígenes, el aspecto, el comportamiento y la reproducción del oso negro americano.

Origen
  • América
  • Canadá
  • Estados Unidos

Origen del oso negro

Como mencionábamos en la introducción, el oso negro es una especie de mamífero terrestre de la familia de los úrsidos que es nativa de América del Norte. Su población se extiende desde el norte de Canadá y Alaska, hasta la región de Sierra Gorda en México, incluyendo el litoral atlántico y pacífico de Estados Unidos. La mayor concentración de individuos se encuentra en los bosques y regiones montañosas de Canadá y Estados Unidos, donde ya es una especie protegida. En territorio mexicano, las poblaciones son más escasas y suelen limitarse a las regiones montañosas del norte en el norte del país.

La especie es descrita por primera vez en 1780 por Peter Simon Pallas, un importante zoólogo y botánico alemán. En la actualidad, se reconocen a 16 subespecies de oso negro americano y, curiosamente, no todas poseen el pelaje de color negro. Veamos brevemente cuales son las 16 subespecies de oso negro que habitan en Norteamérica:

  • Ursus americanus altifrontalis: vive al norte y oeste del Pacífico, desde la Columbia Británica hasta el norte de Idaho.
  • Ursus americanus amblyceps: se encuentra en Colorado, Texas, Arizona, Utah y al norte de México.
  • Ursus americanus americanus: habita en las regiones orientales del Océano Atlántico, desde el sur y este de Canadá y Alaska, hasta el sur de Texas.
  • Ursus americanus californiensis: se extiende por el Valle Central de California y el sur de Oregón.
  • Ursus americanus carlottae: vive solamente en Alaska.
  • Ursus americanus cinnamomum: habita en Estados Unidos, en los estados de Idaho, Montana Occidental Wyoming, Washington, Oregón y Utah.
  • Ursus americanus emmonsii: se encuentra apenas en el sudeste de Alaska.
  • Ursus americanus eremicus: su población se limita al noreste de México.
  • Ursus americanus floridanus: vive en los estados de Florida, Georgia y el sur de Alabama.
  • Ursus americanus hamiltoni: es una subespecie endémica de la isla de Terranova.
  • Ursus americanus kermodei: habita en la costa central de la Columbia Británica.
  • Ursus americanus luteolus: es una especie típica del Este de Texas, Luisiana y del sur de Misisipi.
  • Ursus americanus machetes: vive únicamente en México.
  • Ursus americanus perniger: es una especie endémica de la península de Kenai (Alaska).
  • Ursus americanus pugnax: este oso habita solamente en el Archipiélago Alexander (Alaska).
  • Ursus americanus vancouveri: habita únicamente en la Isla de Vancouver (Canadá).

Aspecto y características físicas del oso negro

Con sus 16 subespecies, el oso negro es una de las especies de osos que mayor diversidad morfológica presenta entre sus individuos. En líneas generales, nos encontramos ante un oso de gran tamaño y robustez, aunque sean más significativamente más pequeños que los osos pardos y los osos polares. Los osos negros adultos suelen medir entre 1,4 y 2 metros de largo con una altura a la cruz de entre 1 y 1,3 metros.

El peso corporal puede variar significativamente según la subespecie, el sexo, la edad y la época del año. Las hembras pueden pesar de 40 a 180 kg, mientras el peso de los machos varía entre 70 y 280 kg. Por lo general, estos osos atingen su máximo peso durante el otoño, cuando deben consumir una gran cantidad de alimentos con el objetivo de prepararse para el invierno.

Su cabeza destaca un perfil facial recto, con ojos pequeños de color marrón, hocico puntiagudo y orejas redondeadas. Ya su cuerpo revela un perfil rectangular, siendo ligeramente más largo que alto, con patas traseras notablemente más largas que las delanteras (alrededor de unos 15 cm de diferencia). Las patas traseras largas y fuertes permiten al oso negro mantenerse firme y caminar en posición bípeda, siendo esta una característica muy llamativa de estos mamíferos. Gracias a las poderosas garras, los osos negros también son capaces de cavar y trepar a los árboles con mucha facilidad. Respecto al pelaje, no todas las subespecies de oso negro exhiben un manto negro. A lo largo de Norteamérica, se pueden observar subespecies de pelaje marrón, rojizo, chocolate, rubio e inclusive crema o blanquecino.

Comportamiento del oso negro

A pesar de su gran tamaño y robustez, el oso negro es muy ágil y preciso al cazar, pudiendo también escalar a los altos árboles de los bosques que habitan en Norteamérica para escapar de posibles amenazas o descansar tranquilamente. Sus movimientos son característicos de un mamífero plantígrado, es decir, que apoya completamente la planta de los pies sobre el suelo al caminar. Además, son nadadores habilidosos y, muchas veces, cruzan grandes masas de agua para desplazarse entre las islas de un archipiélago o cruzar desde el continente hasta una isla.

Gracias a su fuerza, sus poderosas garras, su velocidad y sentidos bien desarrollados, los osos negros son eximios cazadores que pueden atrapar presas de diferentes tamaños. De hecho, suelen consumir desde termitas y pequeños insectos hasta roedores, ciervos, truchas, salmones y cangrejos. Eventualmente, también pueden beneficiarse de la carroña dejada por otros depredadores o ingerir huevos para complementar el aporte de proteínas en su nutrición. No obstante, los vegetales representan alrededor de 70% del contenido de su dieta omnívora, consumiendo una enorme cantidad de hierbas, gramíneas, bayas, frutas y piñones. También les encanta la miel y son capaces de treparse en grandes árboles para conseguirla.

Durante el otoño, estos grandes mamíferos aumentan significativamente su ingesta de alimentos, pues necesitan obtener la reserva energética suficiente para mantener un metabolismo equilibrado durante el invierno. No obstante, los osos negros no hibernan, sino que mantienen una especie de sueno invernal, durante el cual su temperatura corporal desciende solo algunos grados, mientras el animal duerme por largos periodos de tiempo en su cueva.

Reproducción del oso negro

Los osos negros son animales solitarios que solo se juntan en parejas con la llegada de la época de apareamiento, que ocurre entre los meses de mayo y agosto, durante la primavera y el verano del hemisferio Norte. Por lo general, los machos alcanzan su madurez sexual a partir de su tercer año de vida, mientras las hembras lo hacen entre su segundo y su noveno año de vida.

Al igual que los demás tipos de osos, el oso negro es un animal vivíparo, lo que significa que la fecundación y el desarrollo de las crías ocurren en el interior del vientre de las hembras. Las osas negras presentan una fecundación diferida y los embriones solo empiezan a desarrollarse unas diez semanas después de la cópula, para evitar que los cachorros nazcan en otoño. El periodo de gestación en esta especie se extiende por seis o siete meses, al fin del cual la hembra dará la luz a uno o dos oseznos, que nacen sin pelo, con los ojos cerrados y un peso promedio de 200 a 400 gramos.

Los oseznos serán amamantados por sus madres hasta completar sus ocho meses de vida, a partir del cual empezará a probar alimentos sólidos. No obstante, permanecerán junto a sus progenitoras durante sus primeros dos o tres años de vida, hasta alcanzar su madurez sexual y estar completamente preparados para vivir por sus propios medios. Su esperanza de vida en estado natural puede variar entre 10 y 30 años.

Estado de conservación del oso negro

Según la Lista Roja de especies amenazadas de la UICN, el oso negro es considerado en estado de preocupación menor, principalmente gracias a la extensión de su hábitat en Norteamérica, a la poca presencia de depredadores naturales y a las iniciativas de protección. No obstante, la población de osos negros ha experimentado una importante reducción en los últimos dos siglos, principalmente debido a la caza. Se estima que cerca de 30.000 individuos son cazados a cada año principalmente en Canadá y Alaska, aunque esta actividad esté regulada legalmente y la especie sea

Bibliografía
  • Charles Jonkel (1978), "Black, brown (grizzly) and polar bears," en John L. Schmidt, Douglas L. Gilbert, "Big of North America", Harrisburg, PA, Stackpole Books, p. 227-248
  • Garshelis, D.L., Crider, D. & van Manen, F. (2008). "Ursus americanus". Lista Roja de especies amenazadas de la UICN 2012.
  • National Museum of Natural History de Washington DC. Ursus americanus. Disponible en: http://www.mnh.si.edu/mna/image_info.cfm?species_id=415

Fotos de Oso negro americano

Artículos relacionados

Sube la foto de tu Oso negro americano

Sube la foto de tu mascota

Escribir comentario sobre Oso negro americano

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?

Oso negro americano
1 de 5
Oso negro americano

Volver arriba