menu
Compartir

Lebrel escocés o deerhound

 
Por Equipo Editorial de ExpertoAnimal. Actualizado: 22 septiembre 2021
Lebrel escocés o deerhound

El lebrel escocés o deerhound, es un perro galgo de tamaño gigante, parecido al galgo inglés o greyhound pero más alto y fuerte, y con un pelaje áspero y largo. A pesar de no ser una de las razas de perros más conocidas, es una de las más llamativas tanto por su peculiar apariencia como por su noble carácter.

Los deerhound o lebreles escoceses se utilizaban antiguamente para cazar ciervos y, en la actualidad, aún mantiene sus instintos de caza, por lo que, aunque son muy amigables con otros perros y con las personas, tienden a querer apresar a otros congéneres o a animales más pequeños, como los gatos.

Por eso, si estás interesado y/o quieres adoptar un galgo escocés o deerhound, no te pierdas esta ficha de raza de ExpertoAnimal para tener toda la información que necesitas saber sobre este tipo de canes.

Origen
  • Europa
  • Reino Unido
Clasificación FCI
  • Grupo X
Características físicas
Altura
  • 15-35
  • 35-45
  • 45-55
  • 55-70
  • 70-80
  • Más de 80
Peso adulto
  • 1-3
  • 3-10
  • 10-25
  • 25-45
  • 45-100
Esperanza de vida
  • 8-10
  • 10-12
  • 12-14
  • 15-20
Actividad física recomendada
  • Baja
  • Media
  • Alta
Clima recomendado
Tipo de pelo

Origen del lebrel escocés o deerhound

A pesar de que no se conoce con detalle el origen del deerhound, se suele asociar esta raza con el galgo inglés o greyhound, debido a sus similitudes morfológicas. Se cree que la misma línea de lebreles que originó el greyhound en Inglaterra dio origen al deerhound en Escocia, gracias al clima más frío de las tierras altas de ese país, que habría favorecido la evolución de una raza más grande y robusta y con pelaje largo y áspero.

En la Edad Media, este perro escocés gigante era empleado para cazar ciervos. Por eso su nombre en inglés es Deerhound. Por esa época, era el perro preferido por los jefes de los clanes escoceses e incluso llegó a ser considerado como "el perro real" de Escocia.

El desarrollo de las armas de fuego y las vallas para las granjas destruyeron la caza de ciervos como se hacía hasta entonces. Esto sumado a la caída del sistema escocés de clanes, llevó al deerhound casi a su extinción. Por suerte, el interés por la raza resurgió allá por el 1800 y el lebrel escocés se salvó gracias a unos cuantos aficionados.

Actualmente, este perro se encuentra, casi en exclusiva, como perro de compañía y de exposición, pero todavía conserva sus características e instintos cazadores.

Características físicas del lebrel escocés o deerhound

El perro lebrel escocés o deerhound es un perro gigante que tiene las patas largas y el cuerpo delgado, pero, aún así, es un can muy fuerte. Tiene un porte elegante y distinguido y una expresión inteligente. Los lebreles machos deben medir a la cruz unos 76 centímetros y pesar aproximadamente 45,5 kilogramos. El estándar dictado por la Federación Cinológica Internacional (FCI) no indica una altura máxima. En cambio, las hembras deben alcanzar una altura a la cruz de 71 centímetros, como mínimo, y un peso que ronde los 36,5 kilogramos.

La cabeza de lebrel escocés es alargada y está proporcionada con el cuerpo. El hocico también es largo y cuenta con fuertes dientes que cierran en una mordida en tijera. Los ojos del deerhound son moderadamente redondeados y de color pardo oscuro o avellana. Las orejas son de inserción alta y de color oscuro. Cuando el lebrel escocés o deerhound está en reposo, las lleva dobladas hacia atrás, pero, cuando está en actividad, lleva las orejas levantadas por encima de la cabeza, sin perder el pliegue. La cola del deerhound es larga, gruesa en su base y se estrecha hacia el final. La punta casi alcanza el suelo cuando cuelga completamente relajada.

Colores del lebrel escocés

El pelaje desgreñado y áspero del lebrel escocés tiene entre 7 y 10 centímetros de largo. Suele ser de color gris-azulado, de diferentes tonos de grises, leonado, amarillo, rojo arena o rojo fuego. Además, el pelo le forma melena, bigote y barba.

Lebrel escocés cachorro

Como cualquier otra raza de tamaño grande, el crecimiento de los cachorros deerhound es prolongado en el tiempo. Puede mantenerse incluso hasta los 18-24 meses de vida, siendo el primer año el periodo en el que este va a ser más rápido. Debemos tenerlo en cuenta para ofrecerles una alimentación adecuada a sus necesidades y evitar así problemas en el desarrollo.

Carácter del lebrel escocés o deerhound

El deerhound es un perro tranquilo, cariñoso, sociable y gentil, tanto con las personas como con otros perros. Aún así, se debe socializar desde cachorro para reducir cualquier posibilidad de agresión o de timidez, ya que es un perro muy grande y rápido.

Aunque el deerhound es un can leal y valiente, no sirve como perro de guarda y defensa porque tiende a hacerse amigo de todos. Cuando están bien socializados, los lebreles son excelentes compañeros de los niños. Sin embargo, tenemos que considerar que los deerhound adultos no son tan activos como los cachorros y necesitan contar con un espacio propio en el que no sean molestados.

Esta raza de perros suele ser sociable con otros perros, por lo que es una buena opción si se piensa tener más de un ejemplar. Aun así, su instinto cazador dificulta que se lleve bien con animales pequeños, incluidos los gatos y los perros de razas minis.

Cuidados del lebrel escocés o deerhound

El lebrel escocés no es apto para vivir en pisos porque es muy grande y necesita hacer mucho ejercicio, en especial correr. Para desarrollarse correctamente, el deerhound tiene que ejercitarse y jugar a diario, por lo que es preferible que viva en una casa. Al igual que la mayoría de los perros, también necesita compañía y afecto, por lo que tiene que vivir junto a la familia y no apartado en una caseta en el jardín. Lo único que conseguiríamos con esto es hacer infeliz al animal. Además, al ser propenso a sufrir callos y llagas en las patas, es necesario proporcionarle un sitio acolchado para dormir.

Si lo llevamos a pasear por algún campo o bosque, hay que examinarlo para comprobar si se le ha subido alguna pulga, garrapata u otro insecto. El pelaje áspero y desgreñado de estos perros necesita más cuidados que el de otros galgos. Debemos cepillarlo regularmente cada dos días y con más frecuencia en épocas de muda, así como llevarlo a la peluquería canina para trimming y stripping ocasional. Solo hay que bañar al lebrel escocés cuando realmente lo necesite.

Educación del lebrel escocés o deerhound

El adiestramiento canino es fundamental para esta raza, ya que, al ser perros tan grandes y rápidos, es necesario poder controlarlos bien. De todas formas, los deerhound o lebreles escoceses son fáciles de entrenar. Responden bien a métodos de adiestramiento en positivo, pero no tan bien a los métodos tradicionales, ya que el adiestramiento basado en el castigo acaba produciéndole estrés, ansiedad y miedo, por lo que nunca es una buena opción.

Para empezar su educación podemos enseñarle las órdenes básicas para perros y, poco a poco, ir aumentando el nivel de las técnicas de adiestramiento a medida que el lebrel escocés vaya aprendiendo todo. Asimismo, un elemento que nos será muy útil si queremos adiestrar a un deerhound es el adiestramiento con clicker. Si quieres información sobre este tipo de adiestramiento, no te pierdas nuestro artículo sobre el clicker para perros.

Salud del lebrel escocés o deerhound

Si cuidamos bien a nuestro deerhound o lebrel escocés puede llegar a cumplir los 10 años de edad. Pero, aun así, esta raza es propensa a sufrir algunas enfermedades comunes en perros de razas grandes, como son las siguientes:

La torsión gástrica es muy frecuente en esta raza, por lo que se recomienda alimentar al lebrel escocés adulto con tres raciones pequeñas de comida al día, en lugar de una o dos raciones abundantes. También es bueno darle su agua y su comida en recipientes elevados para que no tenga que bajar la cabeza hasta el suelo. Además, no deben hacer ejercicios intensos justo después de comer. Asimismo, como se ha mencionado antes, el lebrel escocés o deerhound también es propenso a sufrir llagas o callos en las almohadillas de sus patas.

¿Dónde adoptar un lebrel escocés?

No es especialmente fácil adoptar un deerhound y será todavía más complicado si lo que quieres es un cachorro. Puedes probar en perreras y protectoras de tu zona o a través de internet, ya que algunas envían animales fuera de su provincia e incluso de su país. Otra opción es buscar y contactar con asociaciones especializadas en el rescate y la recuperación de galgos.

Si no encuentras un deerhound, igual te enamoras de alguno otro galgo. Por desgracia, en España es fácil adoptar galgos, ya que se abandonan miles todos los años, y son muchas las asociaciones dedicadas a esta raza que incluso deben enviar ejemplares al extranjero. Igualmente, no rechaces perros sin raza definida de los que esperan su oportunidad en protectoras y refugios. Los hay similares en apariencia al deerhound y con la misma capacidad de ser una excelente compañía.

Fotos de Lebrel escocés o deerhound

Artículos relacionados

Sube la foto de tu Lebrel escocés o deerhound

Sube la foto de tu mascota

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?

Lebrel escocés o deerhound
1 de 10
Lebrel escocés o deerhound

Volver arriba