menu
Compartir

Mi perro ladra cuando oye a los vecinos - Causas y qué hacer

 
Por Marta Sarasúa, ATV y etóloga especializada en modificación de conducta. 22 julio 2022
Mi perro ladra cuando oye a los vecinos - Causas y qué hacer

Ver fichas de Perros

¿Tu perro ladra cada vez que escucha a los vecinos entrar o salir de casa? ¿Se altera cuando estos cruzan ante tu jardín, pasan por el rellano o utilizan el ascensor del edificio? Este es un comportamiento bastante habitual en los canes, especialmente en aquellos que viven en zonas urbanas o en bloques con muchos vecinos y, por tanto, con mucho transito de personas a cualquier hora del día o de la noche. Por desgracia, los ladridos de tu perro, si son constantes o intensos, pueden generar quejas o conflictos con los vecinos y, por supuesto, también pueden suponer una molestia para ti y el resto de personas que convivan con el animal.

Afortunadamente, este problema de conducta se puede trabajar y mejorar a través de una serie de pautas y siempre utilizando una metodología respetuosa con el animal, basada en el estudio de las posibles causas del comportamiento y empatizando con las necesidades del perro. En este artículo de ExpertoAnimal te explicamos algunos de los principales motivos por los que un perro ladra cuando oye a los vecinos y te contamos qué puedes hacer para evitar que suceda.

¿Por qué mi perro ladra cuando oye a los vecinos?

Muchos perros ladran cuando escuchan a los vecinos y no existe una explicación universal para este comportamiento, pues cada can posee su propio carácter y ha vivido unas experiencias diferentes, lo que hace que sus emociones y su manera de expresarlas sean únicas. Teniendo esto en cuenta, a continuación te contamos los motivos más frecuentes por los que un perro ladra cuando oye a los vecinos:

  • Alarma: muchos perros alertan a su grupo social a través del ladrido cuando perciben un ruido extraño que puede resultar amenazante. En este caso, el ladrido suele ser grave y corto y, muchas veces, cesa cuando los tutores se acercan a investigar el origen del sonido o le hacen saber al animal que no hay peligro.
  • Guarda: cuando el animal siente que personas extrañas se aproximan a su hogar, puede ponerse en alerta y utilizar el ladrido con el objetivo de alejar a los intrusos. Muchas veces se observa este comportamiento en perros que están en terrazas o jardines y ladran o gruñen cuando ven o escuchan a gente pasar por delante de la propiedad. La territorialidad es un rasgo de comportamiento que suele guardar relación con la genética del animal, con sus experiencias tempranas y con la educación que recibe, por lo que no todos los canes presentan esta conducta defensiva.
  • Falta de habituación: cuando un perro pasa de vivir en un ambiente tranquilo y silencioso, como el pueblo o la montaña, a vivir en una zona muy poblada, como puede ser una ciudad, es frecuente que se sobresalte ante cualquier ruido que le resulte desconocido, como el paso de otras personas cerca de su casa. Esto se debe, simplemente, a una falta de habituación, la cual puede hacer que el perro tenga miedo o que sienta curiosidad ante estos estímulos novedosos.
  • Miedo o traumas: las experiencias vividas por un perro determinan, en gran medida, su manera de comportarse ante ciertos estímulos. Si, por ejemplo, el ruido producido por algún vecino o su propia presencia ha asustado alguna vez al animal o este ha experimentado un episodio traumático mientras pasaban vecinos cerca, es posible que sienta miedo o se estrese cada vez que los oye y responda a través del ladrido, entre otros comportamientos.
  • Expectativas creadas por aprendizaje: los perros aprenden, en gran medida, a través de la asociación, lo que implica que un estímulo concreto puede desencadenar una emoción y una conducta específicas en el perro porque este lo ha asociado a un evento, ya sea positivo o negativo. Por ejemplo, el can puede haber relacionado el sonido del ascensor o el ruido de llaves en el rellano con la llegada a casa de sus tutores o de alguna visita y, como consecuencia, ladra de emoción cada vez que escucha este sonido, aunque sean los vecinos los que están pasando.

Como siempre recomendamos desde ExpertoAnimal, si la conducta de tu peludo ha cambiado de forma repentina o cada vez se vuelve más intensa y/o duradera, es importante que acudas a tu centro veterinario para descartar que el animal padezca cualquier problema a nivel orgánico. Las pérdidas de visión o de audición, el dolor agudo y otras patologías pueden hacer que un perro se muestre más susceptible a algunos estímulos y reaccione ante ellos de manera desproporcionada.

¿Cómo evitar que mi perro ladre cuando oye a los vecinos?

Para evitar que tu perro ladre cada vez que escucha a los vecinos o cualquier otro ruido, lo mejor que puedes hacer es comenzar con su educación desde que es un cachorro. Durante sus primeros meses de vida, los perros tienen una enorme capacidad para aprender, adaptarse a su entorno y crear conexiones neuronales, pues su cerebro todavía es muy plástico, especialmente durante el periodo sensible de socialización, que abarca la etapa de las tres semanas a los tres meses de edad. Aprovechar esta fase de su vida para habituar poco a poco al cachorro a toda clase de estímulos (como el ruido de los vecinos pasando, del timbre de casa o de niños gritando) siempre a través del juego y del refuerzo positivo prevendrá, en gran medida, que el perro adquiera miedos y fobias mientras crece o que responda de manera reactiva ante dichos estímulos.

Por supuesto, los perros presentan una notable capacidad de aprendizaje durante toda su vida y no solo de cachorros, por lo que igualmente es posible habituar a un can adulto a este tipo de ruidos y trabajar sobre la emoción que le provoca para que su conducta también cambie. No obstante, los perros adultos tienen un patrón de comportamiento más estable, por lo que puede resultar algo más complejo y duradero el proceso de modificación conductual, sobre todo en el caso de animales adoptados de los que se desconoce sus vivencias pasadas. Pero si este es tu caso, ¡tranquilo/a!, siempre puedes contar con la ayuda de un etólogo o educador canino que te ayude a trabajar mano a mano con tu peludo y haga un seguimiento de vuestro caso en particular.

¿Cómo hacer que mi perro deje de ladrar a los vecinos?

El primer paso para enseñar a tu peludo a no ladrar cada vez que escucha pasar a los vecinos es identificar, de la forma más precisa posible, el motivo por el que lo hace. Para ello, tienes que observarle muy atentamente cada vez que se da esta situación, pues su lenguaje corporal y el tipo de ladrido que emita te pueden dar mucha información a la hora de determinar si tu perro tiene miedo, siente curiosidad, está contento o te está advirtiendo de un posible peligro, entre otras causas. Si el perro solo ladra cuando tú no estás en casa, puede que lo que ocurra es que está aburrido, frustrado o padece ansiedad por separación. En este caso, es recomendable dejar una cámara grabando al animal cuando se queda solo en casa y después analizar su comportamiento a través del visionado del vídeo.

Recuerda también que la genética del perro influye en su conducta y que algunas razas tienden a ladrar con más frecuencia que otras cuando perciben un potencial peligro o escuchan a un "intruso" cerca de su hogar. Es el caso, por ejemplo, de algunos canes que han sido criados tradicionalmente para la defensa de terrenos o para la caza.

El caso de cada perro es único, por lo que debe tratarse de manera individualizada y, para ello, te recomendamos contar con ayuda profesional. No obstante, aquí te dejamos algunos consejos que te pueden resultar de utilidad para hacer que tu perro deje de ladrar cuando escucha a los vecinos:

  • Utiliza grabaciones que simulen la situación real: puedes empezar a habituar a tu perro al ruido de los vecinos sin necesidad de esperar a que se produzca la situación real. Utiliza videos o grabaciones donde se escuche el sonido del ascensor, pasos de personas, risas o gritos de niños, timbres sonando, etc., de este modo vas exponiendo al perro a los estímulos problemáticos, reproduciendo los audios en momentos y volúmenes diferentes, para convertirlos poco a poco en sonidos neutros y que no anticipa la llegada de nada.
  • Asocia el sonido con comandos y estímulos positivos: a medida que simulas los sonidos, o cuando estos aparecen de verdad, intenta captar rápidamente la atención de tu perro y refuérzale a través de juego, caricias o comida si se acerca a ti o deja de ladrar en el momento en el que le llamas. Es importante estimularlo cuando deje de ladrar, ya que si lo estimulamos mientras ladra obtendremos el resultado contrario.
  • Comenta el problema con tus vecinos: si observas que tu perro se pone nervioso, se asusta o reacciona de manera desproporcionada ladrando con intensidad cuando escucha o ve a algún vecino en particular, es posible que haya tenido alguna experiencia negativa relacionada con esta persona o que le tema por algún motivo. Si tienes una buena relación con tu vecino, puedes comentarle la situación y empezar a presentarlos muy poco a poco para que tu perro aprenda que no existe peligro. Por supuesto, si el can se muestra agresivo con tu vecino jamás debes forzar un encuentro y es imprescindible que cuentes con ayuda profesional.
  • Ofrece un ambiente enriquecido: asegúrate de cubrir correctamente las necesidades físicas, sociales y psicológicas de tu peludo a diario y de ofrecerle un ambiente estimulado que le permita realizar conductas propias de su especie. Por ejemplo, los juegos de olfato y de forrajeo pueden ser efectivos a la hora de reducir los niveles de estrés de tu peludo y se los puedes ofrecer mientras practicas ejercicios de habituación al ruido para que lo asocie con una actividad positiva, o cuando se queda solo en casa.
  • Trabaja el vínculo con tu perro: la confianza mutua es esencial en una relación entre un perro y su tutor. Si el animal confía en ti, se sentirá seguro a tu lado y estará más tranquilo ante los ruidos extraños, por lo que, en muchos casos, no sentirá la necesidad de ladrar para advertir de un peligro o ahuyentar a un posible intruso.

Por último, si tu perro ladra cuando tocan al timbre, te recomendamos consultar este otro artículo: "¿Cómo evitar que mi perro ladre cuando llaman a la puerta?".

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi perro ladra cuando oye a los vecinos - Causas y qué hacer, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Mi perro ladra cuando oye a los vecinos - Causas y qué hacer
Mi perro ladra cuando oye a los vecinos - Causas y qué hacer

Volver arriba