Compartir

Boyero de Flandes

Boyero de Flandes

El bouvier des Flandres, o boyero de Flandes, es un perro grande y fornido, con una apariencia rústica muy peculiar. De temperamento estable, protector y leal, es un gran perro pastor, boyero y de guardia, pero también puede ser una excelente mascota. Gracias a su gran inteligencia y a su magnífica memoria, estos canes tienden a aprender todo tipo de órdenes rápidamente. Por su gran tamaño, es recomendable que viva en espacios grandes porque necesitan hacer mucha actividad física y mental diaria.

Si estás interesado en adoptar un perro de esta raza, sigue leyendo esta ficha de raza de ExpertoAnimal, en la que te damos toda la información necesaria sobre la raza del boyero de Flandes, para que puedas cuidar a tu mascota adecuadamente.

Origen
  • Europa
  • Bélgica
  • Francia
Clasificación FCI
  • Grupo I
Características físicas
Altura
  • 15-35
  • 35-45
  • 45-55
  • 55-70
  • 70-80
  • Más de 80
Peso adulto
  • 1-3
  • 3-10
  • 10-25
  • 25-45
  • 45-100
Esperanza de vida
  • 8-10
  • 10-12
  • 12-14
  • 15-20
Actividad física recomendada
  • Baja
  • Media
  • Alta
Recomendaciones
  • Arnés
Clima recomendado
Tipo de pelo

Origen del boyero de Flandes

Los perros boyeros se originaron en la Región Flamenca, también llamada Flandes, compartida por Bélgica y Francia. Es por eso que la FCI los considera de origen Franco-Belga. El nombre bouvier des Flandres es francés y en castellano significa boyero de Flandes, lo que denota su origen y su función como perros guías de ganado vacuno.

El primer estándar de la raza se redactó en 1912 y la popularidad del boyero de Flandes aumentó hasta la Primera Guerra Mundial, pero luego la raza llegó al borde de la extinción. Uno de los pocos boyeros sobrevivientes de la guerra fue utilizado como fundador para recuperar la raza, y su nombre puede encontrarse hoy en día en casi todos los pedigríes de los boyeros de Flandes actuales. Ese perro era Ch. Nic de Sottegem. En 1922 se redefinió el estándar racial para conseguir una raza más homogénea. Actualmente, el bouvier des Flandres es un perro fácil de ver en exposiciones caninas y en eventos de herding (pastoreo), pero no es muy popular como mascota.

Características físicas del boyero de Flandes

El cuerpo de este perro es compacto, fuerte y musculoso, pero sin aparentar pesadez. Es de perfil cuadrado, ya que la longitud nalga-hombro es igual a la altura a la cruz. La altura a la cruz va de 62 a 68 centímetros en los machos y de 59 a 65 centímetros en las hembras. El peso aproximado va de 30 a 40 kilogramos en machos y de 27 a 35 kilogramos en hembras. Las patas son musculosas y de fuerte osamenta.

La cabeza del boyero de Flandes es maciza, bien proporcionada con el cuerpo y bien delineada, pero estas características pueden no notarse a simple vista por el abundante pelo que la cubre. Presenta una barba bien desarrollada y la nariz es redondeada y negra. Los ojos, ligeramente ovalados y muy oscuros, están dispuestos horizontalmente. Las orejas son de inserción alta y caen sobre las mejillas. Lastimosamente, el estándar FCI de la raza acepta y recomienda la amputación de las orejas en forma triangular.

De igual manera, el estándar de la raza publicado por la FCI indica que la cola debe ser amputada por encima de la segunda o tercera vértebra, excepto en los países en que esta práctica bárbara está prohibida.

El pelo de este perro es tupido y de doble capa. La capa externa es de longitud media (unos seis centímetros), áspera, seca y ligeramente desgreñada. La capa interna está formada por pelos finos y apretados. El pelaje puede ser de color gris, moteado o carbonado, pero el estándar también acepta el pelaje de color negro zaino.

Carácter del boyero de Flandes

Estos perros son inteligentes, enérgicos y con un temperamento estable. Por su pasado como perros multipropósito en granjas belgas, tienden a ser excelentes guardianes y protectores, pero necesitan de compañía gran parte del día.

Tienden a ser reservados con los extraños y pueden ser agresivos con perros del mismo sexo. Sin embargo, con la socialización correcta, pueden convertirse en excelentes mascotas y llevarse bien con personas, perros y otros animales. Es importante empezar la socialización de estos perros mientras todavía son cachorros, ya que en caso contrario pueden convertirse en animales agresivos o miedosos.

Cuidados del boyero de Flandes

El cuidado del pelo es complicado y exige cepillar y peinar al perro dos o tres veces por semana, además de la remoción manual de pelo muerto (stripping) cada tres meses. Por supuesto, el cuidado del manto es más intensivo para perros de exposición que para perros mascota, pero en general el pelaje del boyero de Flandes demanda más cuidados que el de otros perros pastores y boyeros.

Estos perros también requieren mucho ejercicio físico y mucha compañía. No son perros que se conformen con paseos cortos, sino que necesitan largas caminatas o ir a trotar cada día. Hay que cuidar, sin embargo, de no exigirles esfuerzos muy grandes cuando aún son jóvenes, ya que eso puede lastimar sus articulaciones. Tampoco son perros para dejar aislados en el jardín, sino que deben pasar la mayor parte del tiempo con sus familias. Así pues, pueden llegar a adaptarse a la vida en pisos si reciben suficiente ejercicio al aire libre, pero viven mejor en casas con amplios jardines. Si no reciben un estímulo constante y un entrenamiento en obediencia adecuado puede llegar a aburrirse.

Educación del boyero de Flandes

Además de una gran inteligencia, los boyeros de Flandes tienen una excelente memoria, por lo que sorprenden a más de uno con sus habilidades cognitivas. Cuando reciben el adiestramiento apropiado, estos perros son verdaderas joyas del mundo animal, ya que aprenden muy rápidamente. Responden bien a diferentes técnicas de adiestramiento, pero es mediante el adiestramiento con clicker que se pueden obtener los resultados más llamativos y duraderos.

Estos perros pueden presentar problemas de comportamiento cuando no reciben el ejercicio suficiente, la atención que demandan o el adiestramiento que necesitan. En esos casos, pueden volverse perros destructores, agresivos o tímidos. Sin embargo, cuando reciben los cuidados y la educación necesaria, son excelentes mascotas que nada tienen que envidiar a otras razas.

Salud del boyero de Flandes

El boyero de Flandes tiende a ser un perro saludable y suele presentar menos problemas de salud que muchas otras razas caninas. Sin embargo, es propenso a algunas enfermedades hereditarias como:

Fotos de Boyero de Flandes

Artículos relacionados

Sube la foto de tu Boyero de Flandes

Sube la foto de tu mascota

Escribir comentario sobre Boyero de Flandes

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?
1 comentario
luz del carmen Hurtado
mi perro se parece al boyero de flandes

Boyero de Flandes
1 de 8
Boyero de Flandes

Volver arriba