Compartir

Mastín napolitano o mastino napoletano

 
Por Equipo Editorial de ExpertoAnimal. 5 septiembre 2016
Mastín napolitano o mastino napoletano

El mastín napolitano o mastino napolito es un perro grande, robusto y musculoso, con muchos pliegues en la piel y más largo que alto. Antiguamente, estos canes eran empleados para las guerras y como perros guardianes por su gran lealtad, su potente temperamento y su fuerza física. Pero hoy en día son unas grandes mascotas, sobre todo para aquellas personas que dispongan de mucho espacio en sus viviendas y mucho tiempo para dedicarles a estos animales de compañía.

Además, también necesita ser socializados desde que son cachorros y educarlos con un adiestramiento en positivo, por lo que lo recomendable es que sean las mascotas de personas ya experimentadas en cuidar a perros. Si estás pensado en adoptar una mascota y te interesa mucho el mastín napolitano, échale un vistazo a esta ficha de raza del mastino napoletano y cerciórate de su historia, sus características físicas y sus cuidados, entre otras cosas.

Origen
  • Europa
  • Italia
Clasificación FCI
  • Grupo II
Características físicas
Altura
  • 15-35
  • 35-45
  • 45-55
  • 55-70
  • 70-80
  • Más de 80
Peso adulto
  • 1-3
  • 3-10
  • 10-25
  • 25-45
  • 45-100
Esperanza de vida
  • 8-10
  • 10-12
  • 12-14
  • 15-20
Actividad física recomendada
  • Baja
  • Media
  • Alta
Recomendaciones
  • Arnés
Clima recomendado
Tipo de pelo

Origen del mastín napolitano

Cuando los romanos invadieron las Islas Británicas, llevaron consigo sus enormes molosos que eran empleados como perros de guerra, atacando sin piedad las huestes enemigas. Sin embargo, se encontraron con perros más feroces aún, que defendían las islas. Los romanos quedaron tan impresionados con esos ancestros del mastín inglés que los cruzaron con sus molosos y así aparecieron los predecesores del mastín napolitano moderno. Esos perros eran feroces, sanguinarios e ideales para la guerra.

Con el paso del tiempo, estos mastines quedaron relegados casi exclusivamente a la región de Nápoles y fueron empleados principalmente como perros guardianes. En 1946 se llevó a cabo una exposición canina en Nápoles y un cinólogo llamado Piere Scanziani reconoció en esa ciudad al mastín napolitano, que había estado oculto del mundo hasta ese momento. Entonces se dedicó, junto a otros aficionados, a fomentar la raza y aumentar su población.

Hoy en día el mastín napolitano es un perro muy conocido en todo el mundo y ha perdido gran parte del temperamento agresivo y violento de sus ancestros.

Características físicas del mastín napolitano

Este perro pesado, macizo y fornido tiene un aspecto curioso debido a su abundante piel suelta y papada. Su cabeza es corta y presenta numerosas arrugas y pliegues. El cráneo es ancho y plano, mientras que la depresión naso-frontal (stop) es bien marcada. El color de la nariz corresponde al pelaje, siendo negro en ejemplares negros, marrón en perros pardos y pardo oscuro en perros de otro color. Los ojos son redondos, bien separados entre si y ligeramente hundidos. Las orejas son triangulares, pequeñas y de inserción alta. Antiguamente se recortaban, pero afortunadamente esa práctica ha caído en desuso e incluso es ilegal en muchos países.

El cuerpo de este mastín es más largo que alto, presentando así un perfil rectangular. Es muy robusto y fuerte. El pecho es ancho y abierto. La cola es muy gruesa en la base y se adelgaza gradualmente hacia su extremo. Todavía perdura la cruel costumbre de amputarla a unos 2/3 de su longitud natural, pero esa costumbre también está cayendo en desuso y cada vez es más rechazada.

El pelaje del mastín napolitano es corto, áspero, duro y denso. Puede ser de color gris, gris plomizo, negro, pardo, rojizo y rojizo subido. Cualquiera de esos colores también puede presentarse atigrado. Además, pueden presentar pequeñas manchas blancas en el antepecho y la punta de los dedos.

Carácter del mastín napolitano

El mastín napolitano es un perro muy casero de temperamento firme, decidido, independiente, cauteloso y leal. Tiende a ser reservado y desconfiado con los extraños pero puede convertirse en un perro muy sociable si le alentamos desde cachorro mediante una buena socialización. Es un perro tranquilo, que disfruta de una vida hogareña al lado de su familia y el cual disfruta de todo tipo de actividades al aire libre ya que necesita una buena dosis de actividad física diaria.

El perro mastín napolitano no suele ladrar sin motivo y no es demasiado activo para su talla, pero sí puede ser muy destructor si no tiene la compañía y el cariño que requiere. Al igual que ocurre con todas las razas, se trata de un perro muy sociable que necesita tener un núcleo familiar del que formar parte para ser feliz. Es leal hasta el exceso, un perro muy fiel a quien le cuida y le ama como pertoca.

Debemos recordar que, a pesar de ser un perro sociable y fiel a su familia, el mastín napolitano puede no ser totalmente consciente de su gran tamaño por lo que los juegos con niños y desconocidos deben estar siempre supervisados, entendiéndolo como parte de la seguridad del propio perro y de quienes desconocen su gran fuerza física.

Es un perro que debería adoptar una persona experimentada y conocedora del comportamiento del perro, de la educación y el adiestramiento en positivo así como de los cuidados que requiere. No es una raza recomendada para quienes no conozcan nada acerca del cuidado de los perros.

Cuidados del mastín napolitano

El cuidado del pelo del mastín napolitano no demanda mucho esfuerzo, ya que basta con el cepillado ocasional para retirar el pelo muerto. Sin embargo, es necesario limpiar los pliegues de la piel con frecuencia (especialmente los que están cerca de la boca y pueden retener restos de comida) para evitar el crecimiento de hongos y otros problemas dérmicos. Estos perros babean mucho, por lo que no son ideales para gente obsesionada con la limpieza.

Aunque no son los perros más activos, los mastines napolitanos necesitan paseos largos cada día y no se adaptan bien a la vida en departamentos reducidos. Necesitan un espacio mediano o grande para poder sentirse cómodos. Es muy recomendable que puedan disfrutar de un jardín amplio. No toleran bien las temperaturas elevadas, por lo que deben contar con un buen refugio con sombra. Revisa los síntomas de un golpe de calor para saber cómo detectarlo y prevenirlo.

Educación del mastín napolitano

Es muy importante socializar al mastín napolitano desde temprana edad con todo tipo de personas, animales y entornos para evitar futuros miedos o reacciones reactivas. Es fundamental entender que la socialización es la clave para por disfrutar de un perro adulto estable y sano. Por otro lado también debemos tener en cuenta que es muy importante evitar las situaciones que el perro pueda asociar como malas. Una mala experiencia con un perro o con un coche, por ejemplo, podrían hacer que su carácter cambiara y se tornara reactivo.

Utilizaremos siempre el refuerzo positivo y evitaremos los castigos, los collares de ahorque o el daño físico. Un perro de estas características nunca debe verse sometido o forzado de forma violenta. Ante cualquier sospecha de la aparición de problemas del comportamiento debes acudir a un educador canino o etólogo y dejarte guiar por la experiencia de un profesional.

Seguiremos con su educación para enseñarle las órdenes básicas de obediencia, fundamentales para una buena relación con nosotros, con el entorno y con otras personas. Es muy recomendable dedicar entre 5 y 10 minutos al día a repasar órdenes ya aprendidas y conocer nuevas. Fomentar los juegos de inteligencia, las nuevas experiencias y estimular el desarrollo físico y mental del perro nos ayudará a hacerle feliz y a tener una buena actitud.

Salud del mastín napolitano

Esta raza es propensa a sufrir las siguientes enfermedades:

Además, la reproducción de estos perros suele necesitar asistencia debido a su gran peso. Es común que la fecundación se realice mediante inseminación artificial y que los nacimientos necesiten de cesárea. Para prevenir y detectar rápidamente cualquier problema de salud será óptimo visitar al veterinario cada 6 meses y seguir de forma estricta el calendario de vacunación.

Fotos de Mastín napolitano o mastino napoletano

Vídeos de Mastín napolitano o mastino napoletano

Vídeos de Mastín napolitano o mastino napoletano
Artículos relacionados

Sube la foto de tu Mastín napolitano o mastino napoletano

Sube la foto de tu mascota

Escribir comentario sobre Mastín napolitano o mastino napoletano

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?

Mastín napolitano o mastino napoletano
1 de 9
Mastín napolitano o mastino napoletano

Volver arriba