Compartir

Setter irlandés rojo

4 julio 2016
Setter irlandés rojo

El setter irlandés rojo, también conocido simplemente como setter irlandés, es considerado uno de los perros más hermosos y glamurosos del planeta, debido a su figura esbelta y su hermoso pelaje rojizo. Aunque originalmente fue un perro de caza, su innegable belleza hizo de él un perro que frecuenta más las exposiciones caninas que los cotos de caza.

En esta ficha de raza de ExpertoAnimal podrás conocer toda la información que necesitas si estás pensando en adoptar uno de estos canes, como por ejemplo, que son perros independientes, sociables, curiosos y muy activos, o que son perfectos para convivir con niños, porque demás son muy amables y familiares.

Origen
  • Europa
  • Irlanda
Clasificación FCI
  • Grupo VII
Características físicas
Altura
  • 15-35
  • 35-45
  • 45-55
  • 55-70
  • 70-80
  • Más de 80
Peso adulto
  • 1-3
  • 3-10
  • 10-25
  • 25-45
  • 45-100
Esperanza de vida
  • 8-10
  • 10-12
  • 12-14
  • 15-20
Actividad física recomendada
  • Baja
  • Media
  • Alta
Clima recomendado
Tipo de pelo

Origen del setter irlandés rojo

El setter irlandés rojo se originó a partir del setter irlandés rojo y blanco, que hoy en día es una raza menos conocida. De hecho, el setter irlandés rojo ganó tanto en popularidad, desplazando a su antecesor, que en la actualidad cuando se habla de setter irlandés, generalmente se habla del rojo.

En el siglo XVIII ya existía un tipo bien definido de setter irlandés rojo y blanco que era ampliamente usado para la caza de aves, pero fue recién a finales de ese siglo y principios del siglo XIX que se empezaron a criar setter enteramente rojos.

En ese tiempo estos perros eran usados exclusivamente para la caza, y existía la costumbre de matar los cachorros que hubieran nacido con características no deseadas para dicha actividad. Alrededor del año 1862, nació en un criadero de setter rojo un cachorro que no tenía las características deseadas. Era de cabeza más alargada y de constitución más delicada que los demás de la camada, por lo que el criador decidió ahogarlo como era la costumbre. Afortunadamente para el cachorro, otro criador aficionado de estos perros quedó encantado con el cachorro y decidió quedárselo, salvándole así la vida. Ese cachorro recibió el nombre de Champion Palmerston y se convirtió en una sensación en las exposiciones caninas.

Eso cambió por completo la historia de la raza, porque Champion Palmerston dejó muchos descendientes y se convirtió en el tipo deseado por los criadores, aunque ya no se trataba de cazadores sino de gente relacionada con las exposiciones de perros. Es por eso que todos los setter irlandeses rojos de la actualidad tienen como ancestro al pequeño cachorro que se salvó por poco de morir ahogado. También es por eso que los setter irlandeses de hoy en día son más comunes como perros de exposición y mascotas que como cazadores, aún cuando siguen teniendo los fuertes instintos de los perros de caza.

Posteriormente, ya en el siglo XX, algunos aficionados a la raza hicieron esfuerzos para recuperar al setter rojo original y consiguieron una variedad que es un poco más pequeña, compacta y de pelo más corto que el setter irlandés rojo actual, pero nunca cobró mucha popularidad entre los cazadores. Hoy en día este can está prácticamente ausente de los cotos de caza y figura mucho más como una excelente mascota. A pesar de su belleza y buen carácter, la raza no es de las más populares en el mundo, quizás por su gran necesidad de ejercicio.

Características físicas del setter irlandés rojo

De acuerdo con el estándar FCI de la raza, la altura a la cruz de los machos debe estar entre 58 y 67 centímetros, mientras que la de las hembras debe estar entre 55 y 62 centímetros. El peso ideal no se indica en este estándar, pero los setter irlandeses rojos suelen pesar alrededor de 30 kilogramos.

El setter irlandés es un perro alto, elegante y esbelto con un hermoso y sedoso pelaje castaño rojizo muy llamativo. El cuerpo de este can es atlético y bien proporcionado, con el pecho profundo y estrecho, y el lomo musculoso y levemente arqueado.

La cabeza es alargada y delgada, con el cráneo ovalado y la depresión naso-frontal (stop) bien definida. La nariz puede ser negra o de color caoba. El hocico es de profundidad moderada y la mordida cierra en tijera. Los ojos no son muy grandes y pueden ser de color avellana oscuro o marrón oscuro. Las orejas de inserción baja y posterior, caen formando un doblez nítido. La cola es de mediana longitud y de inserción baja. El setter la lleva al nivel de la línea superior de la espalda o más baja.

El sedoso pelaje es una de las características más llamativas del setter irlandés. En la cabeza, la parte anterior de las patas y la punta de las orejas, es corto y fino. En otras partes del cuerpo es más largo, llegando a formar flecos en las orejas, pecho, vientre, parte posterior de las patas y la cola. El color aceptado por el estándar de la Federación Cinológica Internacional (FCI) es el castaño subido (castaño levemente rojizo a caoba). Se aceptan pequeñas manchas blancas en el pecho, las patas, los dedos e incluso la cara, pero no se admiten manchas negras en el pelaje de este perro.

Carácter del setter irlandés rojo

En términos generales los setter irlandeses son perros alegres, independientes, muy sociables y curiosos. También son inteligentes y amables, pero de fuerte instinto cazador.

Estos perros son fáciles de socializar, tanto con personas adultas, con niños, con otros perros e incluso con otras mascotas, ya que su agresión innata es baja. Por tanto, son excelentes mascotas para familias con niños o que ya tienen otras mascotas. Sin embargo, es importante tomar en serio el proceso de socialización del perro desde temprana edad para evitar que aparezcan conductas temerosas o agresión por miedo en la etapa adulta.

Cuando están bien educados, los setter irlandeses no presentan problemas serios de comportamiento. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que son perros muy activos que necesitan mucho ejercicio diario. En caso de no recibir el ejercicio necesario cada día, se frustran y fácilmente desarrollan hábitos de perros destructores.

Por su carácter amable y sociable, estos setter son excelentes mascotas para quien tenga el tiempo y el espacio suficiente para brindarles cariño y ejercicio diario. Suelen ser suaves y buenos con los niños, por lo que generalmente son buenas mascotas para familias con niños. Por supuesto, debido a su gran nivel de actividad, no son buenas mascotas de personas sedentarias y resultan mejores para familias dinámicas que disfrutan de actividades al aire libre.

Cuidados del setter irlandés rojo

El pelaje necesita ser cepillado una vez al día para mantenerlo sedoso y sin enredos, pero no son necesarios los cuidados especiales que brindan en las peluquerías caninas. El baño solamente es necesario cuando el perro está sucio y no debe ser muy frecuente.

Las necesidades de ejercicio de los setter irlandeses son muy altas. Con estos perros no basta un paseo corto con correa. Los setter irlandeses necesitan largos paseos y, de preferencia, correr libremente en un lugar cercado. Es ideal si pueden jugar con otros perros o explorar en el campo.

Por supuesto, también necesitan compañía y atención. Aunque son perros independientes y necesitan correr al aire libre, también necesitan estar con los suyos. Además, es bueno que durante los paseos socialicen con otras personas y otros perros. Debido a sus características físicas y su carácter activo, los setter irlandeses rojos no se adaptan bien a vivir en un piso o casa pequeños ni en zonas urbanas muy pobladas en las que hay pocas áreas abiertas. Viven mucho mejor en una casa con jardín grande donde puedan correr (lo que no elimina sus necesidades de paseos para socializar) o en zonas rurales donde pueden tener más libertad.

Educación del setter irlandés rojo

Al ser inteligentes, estos setter aprenden con facilidad muchas cosas, pero su instinto cazador hace que se distraigan con facilidad. Por eso, hay que tomar el adiestramiento canino con mucha paciencia, mejor si es mediante métodos en positivo. Por supuesto, el adiestramiento para convertirlos en perros de muestra resulta más fácil, ya que se aprovechan los instintos de los perros.

Salud del setter irlandés rojo

Desgraciadamente para el setter y sus propietarios, ésta es una de las tantas razas de perros en las que la selección artificial ha incrementado la frecuencia de enfermedades hereditarias. Entre las enfermedades hereditarias más comunes en esta raza se encuentran: atrofia progresiva de retina, displasia de cadera y torsión gástrica. En menor medida, pero también con cierta frecuencia, se encuentran: epilepsia, panosteítis, osteodistrofia progresiva y hemofilia A.

Fotos de Setter irlandés rojo

Vídeos de Setter irlandés rojo

Vídeos de Setter irlandés rojo
Artículos relacionados

Sube la foto de tu Setter irlandés rojo

Sube la foto de tu mascota

Escribir comentario sobre Setter irlandés rojo

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?

Setter irlandés rojo
1 de 11
Setter irlandés rojo

Volver arriba