Perros

Jämthund o Elkhound sueco

 
Jämthund o Elkhound sueco

El Jämthund, conocido también como Elkhound sueco, es una antigua raza de perros nativos de las frías tierras escandinavas, y en especial del territorio que hoy pertenece a Suecia. A simple vista, puede resultar parecido a los perros laika de Rusia, al Lundehund noruego e incluso al husky siberiano, debido al marcado aspecto lupino. Y pese a que suela considerarse como un perro de caza, el Elkhound sueco también es muy valorado en su tierra natal como un perro de compañía, debido al comportamiento sumamente cariñoso y leal que mantiene en su núcleo familiar.

Si te gustaría saber si esta raza de perros suecos es compatible con tu personalidad, o sencillamente te apasiona el universo perruno, sigue leyendo esta ficha del ExpertoAnimal para descubrir mucho más sobre las características y los cuidados del Jämthund.

Origen
  • Europa
  • Suecia
Características físicas
Altura
  • 15-35
  • 35-45
  • 45-55
  • 55-70
  • 70-80
  • Más de 80
Peso adulto
  • 1-3
  • 3-10
  • 10-25
  • 25-45
  • 45-100
Esperanza de vida
  • 8-10
  • 10-12
  • 12-14
  • 15-20
Actividad física recomendada
  • Baja
  • Media
  • Alta
Ideal para
Clima recomendado
Tipo de pelo
Nivel de adiestramiento
Índice
  1. Origen del Jämthund o Elkhound sueco
  2. Características del Jämthund o Elkhound sueco
  3. Carácter del Jämthund o Elkhound sueco
  4. Cuidados del Jämthund o Elkhound sueco
  5. Educación del Jämthund o Elkhound sueco
  6. Salud del Jämthund o Elkhound sueco
  7. ¿Dónde adoptar a un Jämthund o Elkhound sueco?

Origen del Jämthund o Elkhound sueco

Al tratarse de una raza canina muy antigua, poco se sabe con exactitud sobre sus orígenes. Pero, hay evidencias de que estos perros conviven con los humanos desde que el Norte de Suecia empezó a poblarse. Incluso existe una hipótesis de que los Jämthunds han sido desarrollados por los lugareños en Jämtland (una provincia central de Suecia) durante la última Edad de Hielo. Originalmente, fueron empleados para la caza mayor, persiguiendo y atrapando animales de gran talla, como alces, osos, jabalíes y linces.

Un dato curioso es que, a pesar de sus orígenes muy remotos y los siglos que lleva habitando en la península escandinava, el Jämthund solo fue oficialmente reconocido en la década de los 40. Este reconocimiento tardío se debió fundamentalmente a que, durante muchas décadas, el pequeño Elkhound noruego y el Jämthund permanecieron agrupados en una misma raza. Pero, a medida que el tiempo fue pasando, las diferencias en términos morfológicos y comportamentales entre estos perros evidenciaron que la equiparación carecía de sentido.

Así pues, a partir de 1946, la Federación Canina Internacional (FCI) empezó a reconocer al Jämthund o Elkhound sueco como una raza separada y bien definida, dedicándole su propio estándar y clasificándolo como un perro nórdico de cacería en la sección 2.2 del gran grupo 5, donde se incluyen todos los perros spitz y de tipo primitivo. Puedes leer más sobre estos criterios de clasificación en el siguiente artículo: “Clasificación de razas de perros según la FCI”.

Características del Jämthund o Elkhound sueco

Se trata de un perro de talla mediana a grande, con musculatura bien desarrollada y extremidades sumamente fuertes, que les permitían desempeñarse óptimamente en las jornadas de cacería en la compleja geografía y el intenso frío de Escandinavia. El estándar oficial de la FCI determina un rango promedio de altura a la cruz desde 57 cm hasta 65 cm para los machos, y desde 52 cm hasta 60 cm para las hembras. Un peso corporal saludable puede oscilar entre 30 kg y 35 kg, siendo las hembras más ligeras que los machos.

En ambos sexos, el cuerpo del Jämthund destaca por ser poderoso y ligeramente más largo que alto, aunque pueda parecer casi cuadrado a simple vista. El pecho es profundo, con costillas bien arqueadas y el vientre moderadamente recogido. El lomo y la grupa son amplios y están bien desarrollados, evidenciando una ligera inclinación en la línea superior del cuerpo desde la cruz hacia la grupa. La cola del Elkhound sueco es de inserción alta, espesor uniforme y, aunque esté bien poblada de pelos en toda su longitud, no presenta franja.

Enfocándonos en la región craneal de los Jämthunds, observamos el contorno de un cráneo amplio y ligeramente arqueado con un stop (depresión naso-frontal) bien marcado, pero no demasiado profundo. La cabeza del Elkhound sueco es alargada y proporcionalmente ancha entre las orejas, mientras que su región facial destaca por los siguientes rasgos:

  • Hocico se estrecha uniformemente hacia la punta de la nariz, sin llegar a ser puntiagudo. Medido desde el stop hasta la trufa, resulta ligeramente más corto que medido desde el stop hasta el occipucio.
  • Trufa ancha, negra y con fosas nasales bien abiertas.
  • Ojos ovalados y marrones, con una expresión alerta, pero amigable.
  • Orejas puntiagudas, bien erectas y de inserción alta. La parte interna de las orejas está cubierta de pelos finos casi hasta el inicio del canal auditivo.
  • Mandíbulas musculosas, pero no abultadas, con labios bien ajustados y mordida en tijera.

Colores del Jämthund o Elkhound sueco

El pelaje contribuye enormemente para que el Jämthund sea una de las razas de perros más parecidas a los lobos. Su manto está conformado de una capa externa densa y bien pegada al cuerpo (pero no plana), y una lanilla interna corta y suave, brindando a estos perros un excelente abrigo natural contra el frío de su tierra natal.

Los pelos que recubren la cabeza y la parte delantera/frontal de las patas del Elkhound sueco son más lisos que en las demás partes de su cuerpo, mientas que se vuelven más largos en el cuello, la cola, el pecho, los muslos y la parte posterior de las piernas.

Respecto de los colores del Jämthund o Elkhound sueco, se admiten todas las tonalidades de gris desde claro hasta oscuro, con o sin marcas de color crema o gris claro en los laterales del hocico, mejillas, garganta, pecho, piernas, vientre y debajo de la cola.

Carácter del Jämthund o Elkhound sueco

Es un perro que se muestra muy calmado y afectuoso en su núcleo familiar, pero que también tiene un instinto protector muy acentuado. Por ello, tiende a comportarse de forma más reservada en la presencia de extraños y no dudará en revelar todo su coraje si necesita defender a los suyos.

También es importante tener en cuenta que, durante muchos siglos, el Jämthund o Elkhound sueco fue entrenado como un perro de caza y también de nieve y trineo. De hecho, es común que los estándares de esta raza resalten su agilidad, fuerza y obstinación a la hora de perseguir los rastros de sus presas y atraparlas.

Todo ello evidencia la necesidad de redoblar la atención a la socialización temprana del Jämthund, con el propósito de prevenir accidentes y favorecer interacciones positivas tanto con las personas en general, como con otros animales. Lo ideal es que estos peludos empiecen a socializarse antes de su tercer o cuarto mes de vida, que es cuando debería producirse el reconocimiento de las llamadas “especies amigas”. Y si necesitas ayuda para empezar, no dudes en consultar el siguiente artículo: “Cómo socializar a un cachorro correctamente”.

Cuidados del Jämthund o Elkhound sueco

Más allá de la fuerza, la agilidad y las habilidades de caza, el pasado de los Jämthunds también evidencia que tienen mucha energía y están habituados a ejercitarse regularmente. Por ello, aunque se muestren muy a gusto en la tranquilidad de su hogar, estos perros demandan un nivel de actividad física de medio a alto. Así pues, es muy recomendable combinar los paseos diarios con la práctica de algún deporte canino, como el Agility, el mushing o el canicross (ideal si eres un amante del running). Lógicamente, ello no significa que debes exponer a tu peludo a una rutina extenuante de ejercicios, pero sí es necesario mantenerlo bien estimulado físicamente todos los días. Para encontrar el punto de equilibrio, te recomendamos la siguiente lectura: “ ¿Cuánto ejercicio debe hacer un perro al día?”.

Esta rutina de ejercicios físicos debe estar acompañada de una buena estimulación mental. Ello será clave para prevenir síntomas de estrés y aburrimiento, así como para permitir que los Jämthunds expresen con libertad y seguridad sus notables habilidades sensoriales. Con este propósito, te recomendamos enriquecer el ambiente de tu peludo y evaluar los beneficios de iniciarlo en el searching o sembrado para perros.

Pasando a los cuidados relacionados con la salud y la higiene del Elkhound sueco, es fundamental poner atención a las siguientes pautas:

  • Alimentación: todo y cualquier perro necesita tener acceso a una alimentación completa y compatible con los requerimientos nutricionales de cada etapa de su vida. Además, es clave asegurarse de que el perro mantenga una buena hidratación, principalmente durante la temporada estival. Para más información, consulta este artículo: “La alimentación del perro según su edad”.
  • Mantenimiento del pelaje: el hermoso manto del Jämthund requiere al menos tres cepillados semanales para mantenerse sano, brillante y libre de suciedades y pelos muertos. Pero, en la época de muda, puede ser necesario cepillarlo diariamente. Por otro lado, los baños deben ser dados únicamente cuando el perro esté realmente sucio, para prevenir un desgaste excesivo de la capa natural de grasa que recubre y protege su piel y pelaje.
  • Higiene facial: es fundamental limpiar los dientes de tu peludo regularmente para evitar la formación del sarro y el desarrollo de enfermedades dentales. También es muy recomendable limpiar los ojos y las orejas de los Jämthunds para prevenir la acumulación de impurezas y humedad que pueden ocasionar otitis y otros problemas. Descubre aquí "Cómo limpiar las orejas de un perro correctamente".

Educación del Jämthund o Elkhound sueco

El proceso educativo del Elkhound sueco debería tener inicio desde su llegada al hogar y, preferiblemente, a una temprana edad. Ello es clave para enseñarle desde el principio cuáles son las conductas que consideras aceptables o compatibles con una buena convivencia en tu hogar, y cuáles no. Además, la educación y la socialización temprana también son nuestros aliados en la prevención de accidentes en la convivencia con niños, adultos mayores y otros animales, principalmente cuando hablamos de razas con un amplio historial en las jornadas de cacería. Y pensando en facilitar este proceso para ti, en ExpertoAnimal hemos preparado la siguiente guía: “Cómo empezar a educar a un perro desde cachorro”.

También respecto de la socialización del Jämthund, cabe recordar que, por seguridad, no es aconsejable sacar a la calle a los cachorros sin vacunas. Sin embargo, puedes empezar a socializar a tu cachorro presentándolo a otros perros y animales que sepas que están sanos, vacunados y desparasitados, ya sea en tu casa o en un entorno seguro, así como a personas ajenas a su hogar. Una vez que tu cachorro haya completado el primer ciclo de vacunas esenciales, podrás comenzar a pasearlo en las calles para que pueda seguir interactuando con una mayor variedad de individuos, estímulos y entornos.

Esta será la oportunidad perfecta para enseñar a tu cachorro a hacer sus deposiciones en la calle y empezar a presentarle algunas ordenes básicas de obediencia para fomentar un comportamiento más confiable dentro y fuera del hogar. Si te gustaría adiestrar a tu perro en casa (y es muy recomendable que lo hagas), deberás hacer sesiones de adiestramiento cortas de hasta 15 minutos, y comenzar siempre por las órdenes más sencillas, trabajándolas siempre una a una hasta que tu peludo pueda reproducirlas de una manera fluida.

Salud del Jämthund o Elkhound sueco

En líneas generales, los Jämthunds son perros sanos y muy resistentes, que difícilmente se enferman cuando reciben los cuidados básicos que vimos en los anteriores apartados. La raza registra una moderada incidencia de las displasias de cadera y de codo, pero una baja predisposición a las demás enfermedades hereditarias comunes en los perros.

Otros problemas de salud diagnosticados con poca frecuencia en el Jämthund o Elkhound sueco son:

Así mismo, los individuos que realizan actividades exageradamente intensas con regularidad, pueden sufrir de patologías degenerativas en sus huesos y articulaciones, como la artritis en perros, principalmente en edades más avanzadas.

La esperanza de vida del Jämthund se calcula entre 12 y 14 años, pero algunos ejemplares pueden ser más longevos cuando reciben una adecuada medicina preventiva y los cuidados anteriormente mencionados.

¿Dónde adoptar a un Jämthund o Elkhound sueco?

Desde ExpertoAnimal, no fomentamos la compraventa de animales de compañía, tanto porque esto supone tratarlos como una mercancía, como porque hay suficientes evidencias de que esta práctica contribuye al aumento de los casos de abandono y al incremento de la población callejera.

Por ello, si te gustaría tener un mejor amigo con características físicas y comportamentales similares a las del Jämthund o de un perro nórdico, nuestra sugerencia es que entres en contacto con un refugio o protectora de animales de tu región, y agendes una visita para conocer los perros disponibles para adopción. Allí tendrás grandes probabilidades de encontrar un peludo compatible con tu personalidad, tu estilo de vida e incluso con tus preferencias estéticas. Y si tienes dudas sobre el proceso adoptivo, no dejes de leer el siguiente artículo: ¿Cómo adoptar un perro?.

Bibliografía

Fotos de Jämthund o Elkhound sueco

Artículos relacionados

Sube la foto de tu Jämthund o Elkhound sueco

Sube la foto de tu mascota
Escribir comentario
Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?
1 de 4
Jämthund o Elkhound sueco