menu
Compartir

Cobaya himalaya

 
Cobaya himalaya

La cobaya himalaya tiene su origen en América del Sur, no en el Himalaya, exactamente en la cordillera de los Andes. Con el tiempo se ha ido adentrando en nuestras vidas y, a día de hoy, es una de las cobayas más conocidas en todo el mundo. La característica por la que se diferencia de otras cobayas es que es albina, por lo que nace totalmente blanca y con ojos rojos, aunque con el paso de los meses se pigmentan ciertas regiones, como la nariz, las orejas y las patas. La apariencia final de esta cobaya es muy similar a la del gato himalayo.

Sigue leyendo este artículo de ExpertoAnimal para conocer todas las características de la cobaya himalaya, el origen, carácter, cuidados y salud.

Origen
  • América
  • Argentina
  • Chile
  • Colombia
  • Ecuador
  • Perú
  • Venezuela

Origen de la cobaya himalaya

La cobaya himalaya, pese a lo que su nombre puede indicar, se originó en América del Sur, en concreto en la cordillera de los Andes. Se sospecha que apareció a partir de una cobaya silvestre llamada cobaya montano (Cavia tschudii), la que se considera su ancestro al estar estrechamente relacionadas.

La cobaya himalaya es una de las cobayas más populares y, a día de hoy, se encuentran por todo el mundo, siendo cada vez más las personas que se interesan por estos roedores al tener un carácter noble, dócil y amable junto con su característica apariencia tan peculiar.

El nombre de "cobaya himalaya" se ha adquirido a partir de la raza de gatos himalaya, ya que ambos presentan el característico cambio de color de determinadas zonas corporales según la temperatura, al igual que ocurre con los gatos siameses.

Características de la cobaya himalaya

Se trata de una de las cobayas más grandes que existen, con unos hombros anchos, cabeza grande, cuerpo alargado y grueso y patas cortas. La cobaya himalaya puede pesar hasta 1,6 kg.

La cobaya himalaya se caracteriza por ser una raza albina, que solo posee pigmentos en las patas, nariz y orejas debido a una mutación genética espontánea que se produjo. Así, cuando nace es blanca totalmente y dichas zonas se colorean con el tiempo. La coloración se desarrolla en los primeros meses de vida de la cobaya y la intensidad varía con la enfermedad, temperatura y medio. Por ejemplo, si la cobaya se encuentra en un lugar frío, el color se intensifica, mientras que si vive en una zona cálida la tonalidad se vuelve más clara.

Colores de la cobaya himalaya

En general, presenta un pelo corto, suave y totalmente blanco, a excepción de las patas, nariz y orejas que son de color chocolate o negro. Los ojos son rojos, característica que viene dada por el albinismo, y las almohadillas pueden ser rosas o negras.

Carácter de la cobaya himalaya

La cobaya himalaya es un roedor ideal como compañero de vida, ya que es muy noble, tranquila, simpática y juguetona. Le encanta salir de su recinto y explorar y jugar con sus cuidadores, incluidos los niños. Se pueden utilizar juguetes destinados para cobayas, lo que consigue liberar su instinto juguetón y que haga ejercicio, la mejor prevención del sobrepeso.

Es muy sociable y no dudará en solicitar la compañía de sus compañeros humanos usando sus chillidos como llamada de atención. Dichos chillidos también los puede usar durante el juego, pero no debe ser motivo de preocupación porque es algo natural en estos animales y un síntoma de que se encuentran bien y felices jugando contigo o que echan de menos tu cercanía física.

Cuidados de la cobaya himalaya

La cobaya himalaya debe tener una jaula resguardada en un lugar tranquilo del hogar y que tenga un mínimo espacio para que pueda moverse y estar cómoda. Las medidas mínimas que debe tener una jaula para cobayas son 40 cm de ancho x 80 cm de largo y no mucha altura. Es importante que sea lisa y no tenga rejillas, ya que pueden causar lesiones en la cobaya. La jaula debe tener suficiente lecho.

Como ocurre con todas las cobayas, si queremos ofrecer los mejores cuidados a la cobaya himalaya debemos tener presente que necesita pasar tiempo fuera de la jaula, no debe estar más de un día entero encerrada en ella sin salir porque esto desarrollará graves problemas. Esta raza especialmente adora salir a explorar y jugar, por lo que es un cuidado básico. Así mismo, es más que recomendable ofrecerle juguetes variados y, por supuesto, dedicar parte de nuestro día a jugar con ella, puesto que ya hemos visto que se trata de una cobaya que requiere atención por parte de sus humanos. Descubre Cómo juguetes para cobayas si además te apetece hacerlos en casa.

Los cuidados básicos de las cobayas himalayas, y del resto de razas, son la limpieza y las revisiones periódicas de los dientes y los oídos para la detección temprana y prevención de anomalías dentales como la maloclusión o infecciones del oído. Las uñas se deben cortar cuando se aprecian largas, que suele ocurrir al mes o mes y medio. El pelo se debe peinar de una a dos veces por semana y se han de bañar con un champú especial para roedores cuando se encuentre sucia. Al ser albinas, el pelaje se ve sucio con anterioridad y puede ser eficaz, especialmente en los meses más fríos del año, pasar trapos húmedos en vez de bañarlas, aunque hay que considerar que no quedarán igual de bien.

Los chequeos rutinarios en el veterinario son importantes para mantener la salud de nuestra cobaya.

Alimentación de la cobaya himalaya

Los problemas digestivos son una de las mayores preocupaciones con estos animales y la mejor manera de prevenirlos es con una correcta alimentación. La alimentación de una cobaya himalaya se debe basar en lo siguiente:

  • Heno: debe ser el 65-70 % del total de la dieta. Es el alimento principal e indispensable.
  • Frutas y hortalizas: 20-25 % del total de la dieta. Son una buena fuente de vitaminas y micronutrientes, algunas que pueden consumir con total seguridad son el apio, los pimientos, las zanahorias, las coles, los tomates, las acelgas, las cerezas y las fresas. Descubre la Lista completa de frutas y verduras para cobayas en este otro artículo.
  • Pienso para cobayas: 5-10 % del total de la dieta. Para conseguir una dieta totalmente equilibrada y que no falte ningún nutriente esencial está el pienso. Debe ser específico para cobayas, que suele estar suplementado con vitamina C, clave en estos roedores al no poder sintetizarla y necesitar obtenerla de las frutas, verduras y pienso.

El agua debe de estar siempre a disposición de las cobayas y es mucho más preferible ponerla en un bebedero para roedores que en un recipiente en la jaula, debido a que este último tiene más posibilidades de estancarse.

Salud de la cobaya himalaya

La esperanza de vida de las cobayas himalayas se sitúa entre los 5 y 7 años con una calidad de vida adecuada y sin enfermedad. Algunas enfermedades frecuentes en las cobayas himalayas son las siguientes:

  • Escorbuto: consiste en la deficiencia de vitamina C. Estos animales tienen riesgo de desarrollar esta enfermedad porque no pueden sintetizarla por ellos mismos, por lo que la deben ingerir diariamente con los alimentos. En caso de dietas poco balanceadas o inadecuadas, esta enfermedad se puede desarrollar y nuestra cobaya comenzará con síntomas como inmunosupresión, hemorragias internas, enfermedades del aparato respiratorio, hipersalivación, pododermatitis, anorexia, problemas de pelo y piel, debilidad o cojeras.
  • Parásitos externos (pulgas, piojos, ácaros, garrapatas). Además de los daños físicos en la piel de nuestra cobaya, pueden ser transmisores de enfermedades, por lo que se debe realizar una correcta desparasitación de la cobaya.
  • Problemas digestivos como la disbiosis cecal: consiste en el cambio de flora (bacterias comensales) del colon por otra distinta o por microorganismos patógenos. Los factores que pueden predisponer a padecer esta patología por disminuir la motilidad del colon son una ingesta excesiva de carbohidratos muy fermentables, una dieta baja en fibra o infecciones por Clostridium piriforme.
  • Problemas respiratorios: frecuentes en épocas de frío, enfriamiento después de un baño, mala ubicación de la jaula o cuando se exponen a corrientes de aire. Aparecen síntomas como descarga nasal, tos, fiebre, dificultad respiratoria, estornudos y sonidos respiratorios.
  • Maloclusión dental: se produce cuando las piezas dentales no encajan bien debido a que no crecen de la manera correcta y se pierde su alineación. Esto repercute en la adecuada ingesta del alimento y pueden causar heridas e infecciones.

La gran mayoría de enfermedades de las cobayas se pueden prevenir con un buen manejo, por eso es muy importante antes de adoptar un animal exótico del que desconocemos realmente los cuidados necesarios informarnos con profesionales en este campo para que tengan la calidad de vida que se merecen.

Fotos de Cobaya himalaya

Artículos relacionados

Sube la foto de tu Cobaya himalaya

Sube la foto de tu mascota

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?

Cobaya himalaya
1 de 3
Cobaya himalaya

Volver arriba