Compartir

Pastor holandés

 
Pastor holandés

Alerta y resistencia combinadas en un cóctel propio de las razas de perro dedicadas al pastoreo son las principales características del pastor holandés. Leales, seguros y muy cariñosos, así son estos adorables perros, de los cuales hablaremos en el siguiente artículo de ExpertoAnimal. Este perro de origen holandés es uno de los perros más empleados para el pastoreo en su país, junto con el schapendoes y el aaarlooswolfhond. ¿Sabes que además se considera que los pastores holandeses son una de las mejores razas de perro policía? Sigue leyendo para descubrir más curiosidades y conocerlo todo sobre el pastor holandés.

Origen
  • Europa
  • Países Bajos, Holanda
Clasificación FCI
  • Grupo I
Características físicas
Altura
  • 15-35
  • 35-45
  • 45-55
  • 55-70
  • 70-80
  • Más de 80
Peso adulto
  • 1-3
  • 3-10
  • 10-25
  • 25-45
  • 45-100
Esperanza de vida
  • 8-10
  • 10-12
  • 12-14
  • 15-20
Actividad física recomendada
  • Baja
  • Media
  • Alta
Recomendaciones
  • Arnés
Clima recomendado
Tipo de pelo

Origen del pastor holandés

Como bien indica su nombre, los pastores holandeses o dutch shepherds son originarios de Holanda. Era allí donde los pastores los empleaban como perros guía de los rebaños de ovejas, siendo su principal función no solo el dirigir a estas ovejas, sino también vigilar que no pasaran de ciertos límites, preservando los regadíos y plantaciones, así como manteniéndolas unidas.

Sin embargo, no solo se encargaban de los rebaños ovinos, pues también cumplían funciones muy diversas en las fincas o granjas. Dichas funciones abarcaban desde vigilar a las gallinas, evitando que entraran en los granjeros o cocinas, hasta arrear a las vacas durante las tareas de ordeño. Por si todo esto fuese poco, los pastores holandeses eran y son unos maravillosos perros guardianes, que alertaban del más mínimo peligro a los granjeros y pastores.

Es por todas estas habilidades que aun cuando los rebaños de ovejas comenzaron a menguar, los pastores holandeses no se vieron tan afectados como otras razas pastoras, pues su versatilidad hizo que se redirigieran sus capacidades a otras labores, como la de perro policía. Así mismo, la raza se hizo muy popular, llegando a los hogares urbanos en poco tiempo. Se trata de una raza bastante antigua, cuyo estándar oficial fue establecido el 12 de junio de 1898.

Características del pastor holandés

Los pastores holandeses son perros de talla mediana, con un peso aproximadamente 30 kilogramos, siendo la altura a la cruz en las hembras de entre 55 y 60 centímetros y de entre 57 y 62 en machos, habiendo poca diferencia debida al sexo. Su esperanza de vida suele encontrarse entre los 12 y los 15 años.

Entrando ahora en las características físicas del pastor holandés, podemos decir que su cuerpo es de complexión media, fibrado, con una buena musculatura y fuerza. Es un perro alargado, con una cola ligeramente curvada hacia arriba y siempre recta. La cabeza de un holandés ha de ser de un tamaño proporcional al del cuerpo, guardando unas proporciones armónicas. Tiene un cráneo plano, con un leve stop y un hocico alargado que termina en una negra trufa. Los ojos son medianos y de forma almendrada, con un color oscuro. Sus orejas son medianas y erectas, estando especialmente erguidas cuando están en alerta.

En cuanto al pelo, podemos distinguir tres variedades de pastor holandés:

  • Por una parte, encontramos los pastores holandeses de pelo corto, con un pelo duro y pegado al cuerpo.
  • Por otra parte está el pastor de pelo largo, cuyo pelaje es más liso y más largo en las patas.
  • Por último, los pastores holandeses de pelo duro tienen un pelo denso y especialmente áspero, muy pegado al cuerpo.

En todos los casos el pelo es áspero al tacto y tienen subcapa lanosa. Así mismo, el patrón de color aceptado del pastor holandés es el atigrado, con el dorado o el plateado de base. El pastor holandés negro totalmente no está aceptado, a no ser que sea atigrado. Sí se acepta que el perro pastor holandés presente una máscara negra.

Carácter del pastor holandés

Debido a que estos perros surgen a raíz de la selección continua durante décadas de los ejemplare de pastor holandés más fuertes, enérgicos y resistentes, esta raza se caracteriza por ser extremadamente activa. Esto quiere decir que son incansable, por lo que quizá no sean el mejor compañero si no podemos permitirles realizar mucho ejercicio diario, pues son considerados como perros hiperactivos. Por el contrario, si sabemos cómo llevar esa energía desbordante tendremos a nuestro lado a un perro muy fiel, cariñoso y dócil, que aprende muy rápido y está siempre atento a las necesidades de sus compañeros humanos.

Siguiendo con el carácter del pastor holandés, cabe destacar que se trata de un perro muy familiar, que adora estar con su familia, incluyendo niños y ancianos, con los que son muy pacientes y afectuosos. De la misma forma, su interacción con otros animales es sobresaliente, ya que la raza ha estado expuesta al trato con ellos desde siempre, por lo que la convivencia con otras mascotas no resultará difícil.

Cuidados del pastor holandés

La raza de perros pastor holandés es muy agradecida en cuanto a sus cuidados, ya que el factor que más demandante puede resultar en cuanto a ellos es el referente a la realización de actividad física diaria, incluyendo ejercicios de alta intensidad que les permitan desfogar toda su energía.

Se recomienda prepararles juegos o actividades que resulten estimulantes física y mentalmente, así se evitará que se aburran y que esto pueda acarrear consecuencias negativas para su salud y para la convivencia. Para ello, la práctica de deportes caninos como el agility está más que aconsejado, así como los juegos de inteligencia para perros.

En cuanto a los cuidados del pastor holandés referentes a la higiene, se recomienda cepillar su pelaje regularmente, sobre todo la variedad de pelo largo, bañarlo una vez al mes aproximadamente y chequearlo tras los paseos para comprobar que esté libre de parásitos como las pulgas o las garrapatas.

Educación del pastor holandés

Los pastores holandeses son perros dóciles e inteligentes, normalmente es fácil enseñarles cualquier cosa, ya que además son muy atentos. Aprenden trucos y órdenes en pocos ensayos y muchos los entrenan para competir en circuitos de agility, puesto que esta facilidad para aprender combinada con la energía que tienen los hace ser increíblemente buenos en este tipo de pruebas.

Uno de los aspectos que puede que necesite más atención en cuanto a su entrenamiento es que estos perros son unos maravillosos guardianes de su hogar, por lo que a veces se muestran excesivamente recelosos y hostiles con las visitas que les son desconocidas. Para evitar esto, es importante que se les socialice adecuadamente, así como habituarlos al contacto con nuevas personas y a evitar que ladren a todo desconocido que se les cruce.

Por otro lado, cabe resaltar que el adiestramiento y la educación es otra forma de mantener a estos perros correctamente estimulados, ya que este tipo de técnicas incluyen la implicación física y mental del animal. Eso sí, para obtener los mejores resultados es imprescindible llevar a cabo un adiestramiento en positivo, con el pastor holandés y con todos los perros, puesto que el uso del castigo o los gritos solo propicia el miedo, el estrés y la ansiedad del animal. De esta forma, tanto si adoptamos un cachorro pastor holandés como si se trata de un perro adulto, desde el primer momento intentaremos ganarnos su confianza y premiaremos las buenas conductas.

Salud del pastor holandés

Los pastores holandeses han sido seleccionados por su fuerza y resistencia, al contrario que otras razas, como los pastores alemanes, en cuya selección ha primado la belleza. Este hecho los dota de una gran ventaja, como es el tener una firme salud, no presentando tanta predisposición a desarrollar las enfermedades que sí afectan a las razas criadas para cumplir estándares puramente estéticos.

Aunque jueguen con esa ventaja, esto no quiere decir que no puedan presentar patologías propias de su tamaño, por ejemplo, pues pueden sufrir de displasia de cadera, al igual que cualquier otra raza de tamaño grande o gigante. Es por ello que, sobre todo cuando son cachorro, hemos de acudir regularmente al veterinario para que evalúe el riesgo de desarrollarla y esté al tanto de la salud articular de nuestra mascota.

De la misma forma, se recomienda que, para preservar sus articulaciones en buen estado, se evite que nuestro animal realice movimientos bruscos o que fuercen sus articulaciones, especialmente durante el primer año de vida. Una buena idea es dar a nuestro pastor holandés suplementos como los condroprotectores, que ayudan a mantener las articulaciones, evitando el desgaste de las mismas.

Aparte de esto, es importante que ofrezcamos a nuestro cachorro pastor holandés un adecuado calendario de vacunas y desparasitación, así como que implantemos el chip identificativo. Una vez alcanzada la edad adulta, tendremos que vigilar y mantener limpios sus ojos, boca y orejas.

Referencias
  1. Pastor holandés. Fédération Cynologique Internationale. Disponible en: http://www.fci.be/Nomenclature/Standards/223g01-es.pdf
  2. Nederlandse Herdershonden Club. Disponible en: https://www.hollandseherder.nl/
  3. North American Dutch Shepherd Rescue. Disponible en: http://www.dutchshepherdrescue.org/

Fotos de Pastor holandés

Artículos relacionados

Sube la foto de tu Pastor holandés

Sube la foto de tu mascota

Escribir comentario sobre Pastor holandés

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?

Pastor holandés
1 de 5
Pastor holandés

Volver arriba