Compartir

Terrier tibetano

 
Por Equipo Editorial de ExpertoAnimal. 21 diciembre 2018
Terrier tibetano

Pese a encontrarse catalogado dentro del grupo de los terriers, el terrier tibetano difiere mucho de sus congéneres, no presentando el carácter y las características típicas de otras razas terrier. Antiguamente acompañaban a monjes budistas, por suerte hoy en día acompañan a muchas familias alrededor de todo el mundo, lo cual es comprensible dada su personalidad cariñosa y juguetona, además de su inteligencia y docilidad.

En esta ficha de ExpertoAnimal veremos toda la historia y evolución del terrier tibetano, así como todos los detalles sobre sus cuidados y educación.

Origen
  • Asia
  • China
Clasificación FCI
  • Grupo III
Características físicas
Altura
  • 15-35
  • 35-45
  • 45-55
  • 55-70
  • 70-80
  • Más de 80
Peso adulto
  • 1-3
  • 3-10
  • 10-25
  • 25-45
  • 45-100
Esperanza de vida
  • 8-10
  • 10-12
  • 12-14
  • 15-20
Actividad física recomendada
  • Baja
  • Media
  • Alta
Ideal para
Clima recomendado
Tipo de pelo

Historia del terrier tibetano

Como bien indica su nombre, los terriers tibetanos provienen de la región del Tíbet (China). Allí estos perros servían en los monasterios como animales guardianes, a la par que acompañaba a los monjes y guiaban a sus rebaños. Debido a sus orígenes remotos y a lo aislado de la zona de procedencia, la raza ha permanecido prácticamente invariable con el paso de lo años, siendo una de las mejor conservadas a día de hoy.

Sus orígenes se remontan más de 2.000 años atrás, y se dice que surgieron cuando los tibetanos decidieron separar a los perros grandes, de los cuales descendieron los actuales dogos del Tíbet, y los pequeños, es decir el terrier tibetano, los cuales son precursores de razas como el perro de aguas tibetano, o el perro pastor polaco de tierras bajas.

La raza llegó a Europa en la década de 1920, a raíz de que una doctora, llamada Agnes Grey, atendiera a unos locales que lo llevaban como mascota, los cuales tras recibir su atención médica le regalaron a uno de los cachorros que su perra había alumbrado. Esa cachorra pasó a formar parte de un programa de cría, y posteriormente viajó con su dueña a Inglaterra en 1922. En 1930 la raza fue reconocida oficialmente por el Kennel Club of England (KCE), y su expansión por Europa se hizo especialmente notoria en los 40, y llegó a EEUU en 1956, donde el American Kennel Club lo reconoció en 1973.

Antiguamente conocidos como Tsang Apso "perro lanudo de la provincia de Tsang", tomó el nombre de terrier debido a que los viajeros extranjeros lo veían muy similar a los terriers conocidos en Europa, es por ello que lo bautizaron como terrier tibetano. Otros nombres son Tibet Apso o Dokhi Apso.

Características del terrier tibetano

Los terriers tibetanos son perros de tamaño medio, pesando entre 8 y 12 kilogramos, y con una altura a la cruz que va de 35 a 45 centímetros, siendo las hembras ligeramente más pequeñas que sus congéneres masculinos. Su esperanza de vida oscila normalmente entre los 12 y los 15 años, pudiendo llegar algunos ejemplares a los 17.

Su cuerpo es sólido y compacto, de formas cuadradas. Su cabeza es de formas también cuadradas, alineándose en el hocico, y presentando stop. Una características reseñable en los estándares de la raza es que la distancia que va de a trufa a los ojos debe ser igual que la que exista entre los ojos y la base de la cabeza. Dicho ojos son redondos, grandes y expresivos, de color marrón oscuro, siendo aceptados tonos algo más claros si el pelaje es a su vez de un color muy claro. Las orejas de los terriers tibetanos tienen flecos, forma de "V", y cuelgan a los lados del cráneo.

Su pelaje es denso, ya que presenta una doble capa, siendo el manto exterior largo y recto y el interior más fino y lanoso, lo que hace que sea un aislante frente a las inclemencias meteorológicas propias de su región de origen. Los colores de su pelaje pueden abarcar todo el espectro cromático, exceptuando de chocolate y el hígado.

Carácter del terrier tibetano

Pese a encontrarse dentro de la categoría de los terrier, el terrier tibetano se diferencia de sus congéneres en que presenta un carácter mucho más dulce y dócil. Adora jugar y pasar tiempo con los suyos, aunque desconfía de los desconocidos. Si va a convivir con niños, debemos acostumbrarlos a ambos a convivir y a relacionarse de forma respetuosa. Es por ello que hemos de educar a nuestro terrier desde pequeño y conseguir que la socialización sea plena y satisfactoria.

Son tenaces y muy valientes, si la situación lo requiere se mostrarán unos héroes indiscutibles. Muchos de ellos ejercen como perro de terapia, colaborando en sesiones a beneficio de diversos colectivos, como niños, mayores o personas que necesitan atención.

Son animales sociables, que no toleran bien la soledad, ya que necesitan cariño y atención constantes, si tienen eso no habrá problema en que vivan en un piso o apartamento, siempre que puedan liberar su energía con largos paseos, tendremos un animal juguetón, alegre y equilibrado con el que disfrutar de grandes momentos.

Cuidados del terrier tibetano

Debido a que su pelo es largo y denso, nuestro terrier tibetano necesitará nuestra atención, pues debemos cepillar su pelaje con frecuencia para que permanezca suave y lustroso, evitando así los enredos y nudos. Se recomienda a su vez darle como mínimo un baño mensual, para mantenerlo limpio y aseado. Debido a que presentan una cantidad importante de pelo en la cara interna de las orejas tendremos que estar atentos y si es necesario, pelar esa zona, pues pueden surgir complicaciones debido a los nudos o a la acumulación de polvo o humedad.

Salvo ese cepillado, el terrier tibetano necesitará las atenciones de cualquier otra raza, como son cepillar sus dientes varias veces por semana, proporcionarle el tiempo de actividad física suficiente, cortar sus uñas con regularidad o limpiar sus oídos con productos óticos aptos para su uso en perros.

También debemos elegir una alimentación balanceada y adaptadas a las necesidades tanto de la raza en general, es decir un perro mediano y de pelaje largo, como de nuestro animal en particular, adaptando la dieta a sus necesidades nutricionales específicas, si por ejemplo nuestra mascota padece insuficiencia renal o hepática, o si presenta problemas cardíacos, podemos encontrar en el mercado piensos y productos que atienden a esas las carencias vitamínicas y los niveles de minerales, proteínas, grasas e hidratos más conveniente para mejorar o mantener su salud.

Educación del terrier tibetano

En general los terriers tibetanos son animales fáciles de educar, pero hemos de ser constantes y dedicados en cuanto a su adiestramiento se refiere, ya que son obstinados y a veces necesitaremos bastante energía y paciencia para conseguir que su adiestramiento sea efectivo y satisfactorio.

Uno de los aspectos más relevantes en el adiestramiento de esta raza es la socialización, esta ha de realizarse desde edades lo más tempranas posibles, ya que de lo contrario pueden surgir dificultades al convivir tanto con personas como con otros animales. Esto sucede por su carácter desconfiado y sus dotes como perro guardián, pero si seguimos las pautas y somos pacientes y constantes, sin duda lograremos nuestro objetivo, ya que estamos ante una raza amigable y con unas sorprendentes capacidades de adaptación.

También será fundamental enseñarle las órdenes básicas de obediencia.

Salud del terrier tibetano

De forma general, podemos decir que el terrier tibetano es una raza con una salud envidiable, sin embargo, pueden presentar algunas patologías hereditarias como la displasia de cadera, la cual requerirá de supervisión veterinaria constante, realizar las pruebas radiológicas oportunas y proporcionarles suplementos como los condroprotectores, los cuales ayudan a mantener las articulaciones en buen estado.

A su vez, se considera que la raza es algo propensa a desarrollar atrofia progresiva de la retina y displasia retiniana, las cuales puede acarrear problema es tan considerables como la ceguera. Así mismo, también destacamos las cataratas y la luxación ocular como patologías comunes.

Es por ello que hemos de realizar revisiones veterinarios regulares, cada seis o doce meses. También será fundamental identificar al terrier tibetano con microchip y chapa, así como seguir el calendario de vacunación y la rutina de desparasitación. De esta forma podremos prevenir y detectar diversas enfermedades de forma pronta.

Bibliografía
  • Tibetan Terrier - American Kennel Club
  • The Tibetan Terrier - Tibetan Terrier Club of America - The Tibetian Terrier
  • Grupos de razas - Kennel Club de España
  • Tibetan terrier - CIDD Database - UPEI

Fotos de Terrier tibetano

Artículos relacionados

Sube la foto de tu Terrier tibetano

Sube la foto de tu mascota

Escribir comentario sobre Terrier tibetano

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?

Terrier tibetano
1 de 7
Terrier tibetano

Volver arriba