Compartir

¿Cómo evitar que mi perro se coma la comida del gato?

¿Cómo evitar que mi perro se coma la comida del gato?

La convivencia entre perros y gatos es, en la mayoría de ocasiones, divertida y enriquecedora, tanto para los propios animales como para nosotros, los humanos. Sin embargo, siempre existen pequeños incidentes, como son los hurtos de comida entre sí.

Si se trata de un problema puntual no debes preocuparte, sin embargo, si los perros comen comida para gatos de forma excesiva pueden sufrir carencias nutricionales y hasta derivar en problemas de salud, tal y como indicamos en nuestro post sobre "¿Los perros pueden comer comida para gatos?" No obstante en este artículo de ExpertoAnimal te daremos algunos consejos para que sepas cómo evitar que tu perro se coma la comida del gato:

¿Por qué el perro come la comida del gato?

Es muy importante comprender por qué los perros llevan a cabo esta conducta ya que, aunque en ocasiones suele ser una simple fechoría, en algunos casos puede esconder algo más. A continuación te explicamos los motivos más habituales:

  • La calidad de la comida que le ofreces a tu perro es deficiente y por esa razón busca un alimento con un aporte nutricional más elevado. Recuerda que eso puede ocurrir hasta con las marcas más comerciales. La comida de gato, al ser más rica en grasas y proteínas suele ser más apetitosa para ellos. Revisa la composición del pienso para perros y descubre si se trata o no de un alimento de calidad.
  • El perro no se siente saciado con la cantidad de alimento que le ofreces. Como ocurre con el labrador, algunos canes tienen una auténtica obsesión por la comida. En estos casos es muy recomendable consultar con nuestro veterinario la opción de ofrecerle un pienso saciante que le ayude a sentirse lleno.
  • Algunos perros muestran una mala conducta cuando sus cuidados no son los óptimos. Aunque no nos demos cuenta, existen algunos factores que pueden propiciar los problemas del comportamiento: falta de paseos o paseos de mala calidad, estrés y ansiedad, falta de atención y cariño, sed, disconfort (frío, no tener una cama propia, intranquilidad por ruidos excesivos o por las inclemencias del tiempo), falta de expresión, aislamiento, miedo, castigos...
  • Los problemas de salud (generalmente intestinales) pueden llevarle a comer alimento ajeno, en un intento por mejorar su digestión. Acudir al veterinario siempre es recomendable, esté el perro visiblemente enfermo o no.
  • Finalmente puede ocurrir que tu perro simplemente se sienta atraído por la comida de tu gato. Al no saber racionar su alimento y encontrar el de su compañero desprotegido, tu perro decide comérselo.

Trucos para evitar que el perro se coma la comida del gato

1. Separa los comederos

Si eres de los que raciona el pienso del gato ofreciéndole comida una única vez al día (o repartido en varias tomas) bastará con ofrecerles la comida al mismo tiempo en habitaciones separadas. Encierra al gato en una habitación, o viceversa, y no la abras hasta que ambos hayan terminado.

En estos casos es muy recomendable seguir un horario fijo de tomas para ambos. Este tipo de solución es positiva: el gato comerá de forma relajada sabiendo que su compañero no le robará la comida y el perro disminuirá su nivel de estrés y excitación al no tener que robar.

2. Ubica el comedero del gato en un lugar elevado

Si por el contrario eres de los que ofrece pienso ilimitado a tu gato, será conveniente ubicar su comedero en un lugar elevado. Debes asegurarte que el perro no pueda acceder a él pero que el gato sí. Elegir el lugar suele ser algo complicado, pues algunos son extremadamente inteligentes y hábiles y harán cualquier cosa para conseguir su premio.

En estos casos es útil instalar en alguna pared libre un pequeño sistema de pasarelas y estanterías, pero sino siempre puedes utilizar un mueble concreto. Tu mismo debes elegir el lugar idóneo pero te recomendamos estar alerta los primeros días para asegurarte que todo marcha bien.

3. Trabaja obediencia con tu perro

Si no deseas modificar el lugar de comida o la rutina de tus animales siempre puedes optar por trabajar obediencia básica con tu perro, más concretamente el "detente" o "stop". Aunque necesitarás algo más de tiempo para lograr buenos resultados, lo cierto es que enseñar a tu perro a quedarse quieto a la orden es la mejor de las opciones ya que lograrás que te entienda, fomentarás una buena comunicación y pasarás más tiempo con él, algo que le encantará.

No olvides que al principio deberás estar presente siempre que sea la hora de comer de tu gato para recordarle a tu perro que debe detenerse y dejar de acechar la comida de su compañero felino. Mediante repeticiones y el uso del refuerzo positivo (felicitaciones tras el buen comportamiento) tu perro dejará de llevar a cabo esta conducta.

4. Compra un comedero automático con microchip

En el mercado podemos encontrar comederos especiales que se abren automáticamente cuando se acerca un animal concreto. Funciona con microchip (que añadiremos a su collar) y es perfecto para hogares con muchos animales. Esta opción tiene un coste económico elevado pero además de evitar los hurtos, logra mantener la comida húmeda en mejores condiciones durante más tiempo. Una opción es el "comedero automático SureFeed con microchip".

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo evitar que mi perro se coma la comida del gato?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

Comentarios (2)

Escribir comentario sobre ¿Cómo evitar que mi perro se coma la comida del gato?

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
2 comentarios
eliizabeth_javier
Muchas gracias
Su valoración:
Gisela
buenos consejosss probare

¿Cómo evitar que mi perro se coma la comida del gato?
1 de 6
¿Cómo evitar que mi perro se coma la comida del gato?