Compartir

Lobo gris

 
Lobo gris

El lobo gris (Canis lupus), también llamado de lobo común, es una de las más conocidas especies de cánidos. No obstante, los lobos grises eventualmente pueden ser confundidos tanto con otras especies de lobos, como con algunas razas de perros que parecen lobos. Tradicionalmente, la sabiduría y cultura popular suele afirmar que los perros descienden de los lobos. Si bien algunas investigaciones genéticas vienen comprobando que los perros están emparentados genéticamente con los lobos grises, aún no es posible afirmar con precisión si realmente los perros derivan directamente de esta especie.

Si quieres conocer más curiosidades sobre el lobo gris, te invitamos a seguir leyendo esta ficha del ExpertoAnimal para saber más sobre el origen, el comportamiento y la reproducción de los lobos grises.

Origen
  • Asia
  • Europa

Origen del lobo gris

En la actualidad, se reconoce una especie llamada Miacis cognitus, perteneciente al más antiguo grupo conocido de carnívoros primitivos (Miacis), como el antepasado común de todos los mamíferos carnívoros modernos, incluso de los cánidos. Se estima que estos primeros antecesores de los carniformes habrían vivido durante el periodo Cretácico superior, que se ha extendido desde 100 hasta 66 millones de años atrás[1].

Posteriormente, los integrantes de Miacis empiezan a diferenciarse morfológicamente, dando origen a diferentes grupos de mamíferos carnívoros, entre los que se encuentran los primeros cánidos a habitar en nuestro planeta (los hesperoquioninos), que aparecerían por primera vez hace unos 38 millones de años. Tras experimentar muchísimos cambios evolutivos, los hesperoquioninos darían origen a Eucyon davis, una especie de cánido primitivo que ha vivido hace unos 10 millones de años y probablemente fue el primero en lograr cruzar el estrecho de Bering y llegar al continente africano y a Eurasia, donde aparecerían años más tarde los primeros cánidos modernos[2].

No obstante, el primer fósil asociado específicamente al lobo gris de que se tiene noticia data de unos 800.000 años[3]. Originalmente, la población mundial de lobos grises era muy abundante y se extendía por Eurasia, Norteamérica e inclusive por el Oriente Medio. Desafortunadamente, la caza y las transformaciones en su territorio asociados al avance productivo y económico del hombre han hecho que el hábitat del lobo gris se redujera significativamente, al igual que su población.

Aspecto y anatomía del lobo gris

Al igual que la mayoría de las especies de lobos, los lobos grises presentan una gran diversidad morfológica. El tamaño, el peso y las dimensiones del cuerpo de cada individuo perteneciente a esta especie pueden variar significativamente, dependiendo principalmente de las condiciones de su hábitat. Por lo general, cuanto más frío y extremo es el clima de su territorio, más grande y robusto será el lobo. Independiente de sus medidas exactas, todos los lobos mantienen líneas armoniosas y proporciones equilibradas en su cuerpo, que le permiten realizar movimientos veloces y precisos que resultan indispensables en su técnica de cacería.

En líneas generales, el cuerpo de un lobo gris suele alcanzar entre 1,3 y 2 metros de largo, medidos desde la trufa hasta la punta de su cola, que suele representar hasta ¼ de la longitud total. La altura a la cruz va desde 60 centímetros, en los individuos más pequeños y de hasta unos 90 centímetros en los más grandes. El peso corporal promedio de la especie también es muy variable, pudiendo oscilar desde los 35 y hasta los 40 kilos en las hembras hasta unos 70 kilos en los machos adultos.

Su anatomía está perfectamente adaptada a las largas distancias que siempre han necesitado recorrer en su hábitat en búsqueda de comida. La espalda fuerte, el pecho estrecho, las piernas con musculatura muy bien desarrollada, son algunos de los rasgos físicos destacados de los lobos grises que facilitan su movilidad y les brindan gran resistencia para encarar sus largas jornadas de cacería.

Sus patas "todoterreno" también son muy importantes para su adaptabilidad, ya que están preparadas para caminar sobre diferentes superficies. Entre sus dedos, los lobos grises poseen una pequeña membrana interdactilar que facilita su locomoción por la nievo que abunda en su territorio durante el invierno. También son animales digitígrados, es decir, que caminan sobre los dedos de sus patas sin apoyarse sobre los talones, que poseen patas traseras más largas y muestran un quinto dedo vestigial únicamente en sus patas delanteras.

La cabeza y el hocico del lobo gris son más pequeños que en los demás tipos de lobos, y su pecho también suele ser un poco más estrecho. Así mismo, tiene unos dientes muy afilados en sus poderosas mandíbulas, por lo que su mordedura resulta verdaderamente fuerte. Los colores de su manto también pueden variar, pero como su nombre más popular indica, suelen prevalecer las tonalidades grisáceas en su manto, con reflejos o mechones en colores amarillentos, anaranjados o rojizos. A su vez, sus ojos suelen ser amarillos.

Comportamiento del lobo gris

Los lobos grises suelen vivir en manadas que pueden reunir entre 5 y 20 individuos que respetarán una estructura jerárquica bastante desarrollada. Generalmente, una manada de lobos está compuesta por una pareja reproductora, formada por el alfa y su pareja (comúnmente conocida como hembra beta), y sus hijos. Eventualmente, es posible observar lobos viajando solos, pero no se conoce el motivo que les hace separarse de sus manadas.

Esta capacidad de organización social y el instinto de protección y cooperación entre los miembros de la manada han sido fundamentales para la supervivencia de los lobos grises, ya que les permite mejorar su eficacia al cazar en grupo, asegurando una mejor nutrición para todos los miembros de la manada, además de conseguir un mayor éxito reproductivo, considerando que machos y hembras no necesitan exponerse a las adversidades climáticas para encontrarse, y que los cachorros quedan menos vulnerables a ataque de depredadores al ser protegidos por su manada.

Por hablar en nutrición, los lobos son unos mamíferos carnívoros cuya dieta de basa en el consumo de las presas que logran cazar en su hábitat. Por ello, la alimentación del lobo gris puede variar según la biodiversidad de su entorno, o sea, de acuerdo con los animales que viven en los alrededores de su territorio. Generalmente, las presas "favoritas" de los lobos grises son animales de tamaño mediano-grande, como cerdos, cabras, renos, bisontes, ciervos, ovejas, antílopes, alces, entre otros. Pero también pueden atrapar pequeñas presas, como aves y roedores, principalmente si detectan escasez de comida en su entorno.

Los individuos que viven en zonas marítimas también pueden incorporar mamíferos acuáticos en su alimentación, principalmente focas. Además, los lobos que habitan entre Alaska y Canadá pueden consumir salmones para complementar su nutrición. Eventualmente, los lobos que viven cerca de centros urbanizados, pueden aprovecharse de los residuos de la alimentación humana en épocas de poca disponibilidad de alimentos.

También es importante mencionar la destacada capacidad de vocalización de los lobos grises que desempeña un rol fundamental en la comunicación entre los integrantes de la manada y en su organización social. El aullido es su principal sonido y ayuda a que la manada se mantenga comunicada aun cuando algunos miembros se alejan para cazar o durante las épocas de apareamiento, cuando las parejas reproductoras pueden separarse por varios días de su grupo para aparearse. Además, los aullidos también ayudan a ahuyentar posibles depredadores o lobos de otras manadas que eventualmente puedan querer acercarse para disputar el territorio.

Reproducción del lobo gris

El comportamiento reproductivo de los lobos puede variar según la especie y las condiciones de su hábitat. Los lobos grises destacan por ser uno de los animales más fieles a su pareja, apareándose siempre con el mismo individuo hasta que uno de los dos muera. Generalmente, solo la pareja reproductora se aparea para generar cachorros, pero caso la manada viva en un territorio con abundante comida y condiciones climáticas favorables, es posible que los hermanos también se reproduzcan. Por lo contrario, si perciben escasez de comida y condiciones desfavorables en su entorno, incluso la pareja reproductora puede decidir no procrear para evitar que falten alimentos para la manada.

La época reproductiva de los lobos ocurre entre los meses de enero y abril, durante el invierno y los comienzos de la primavera en el hemisferio Norte. Los machos empiezan a mostrarse más cariñosos en relación a las hembras, dedicándose a acicalarlas y pasando más tiempo a su lado, algunas semanas antes de que entren en su periodo fértil. A cada temporada, las hembras pueden mostrarse receptivas durante unos 5 y hasta 14 días, durante los cuales se aparearan varias veces con su pareja. Además, los machos suelen eyacular múltiples veces en cada monta, lo que aumenta el éxito reproductivo de su especie.

La gestación de las lobas grises suele durar unos 60 días, al fin de los que suelen dar la luz a una camada de 4 a 6 cachorros, aunque puedan llegar a parir más de 10 crías. Con la ayuda del macho, la hembra encontrará una cueva o un refugio donde pueda vivir el parto y la lactancia en seguridad. Los lobeznos serán amamantados por su madre y permanecerán en el refugio junto a ella durante sus primeros tres meses de vida. El macho alfa será el principal encargado de proteger a la cueva de su manada, ausentándose solamente cuando sea necesario cazar para obtener comida.

Tras completar tres meses de vida, los lobeznos empezarán a ganar mayor autonomía y a explorar su entorno, probando nuevos alimentos proporcionados por sus progenitores. Pero solo después de sus 6 meses de vida serán capaces de valerse por si solos. Cuando completen su desarrollo y sean sexualmente maduros, generalmente después de su segundo año de vida, los lobos jóvenes suelen separarse de su manada original (la de sus padres y hermanos) para formar una pareja y formar su propia manada.

Estado de conservación del lobo gris

En la actualidad, el lobo gris está clasificado como una especie de "preocupación menor", según la Lista Roja de especies amenazadas de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza). No obstante, su población ha disminuido radicalmente a lo largo de los últimos dos siglos, en especial en Norteamérica y Eurasia.

La caza continua siendo la mayor amenaza a la conservación de esta especie, ya que erróneamente suele considerarse que los lobos son animales peligrosos o que pueden atacar a las personas sin motivos. Por ello, se hacen necesarias mayores inversiones en campañas de concienciación sobre el comportamiento y la importancia de los lobos en sus ecosistemas, así como una mejor delimitación de las zonas productivas y los centros urbanos para evitar que sigan avanzando de forma desmedida o no planificada sobre el hábitat de los lobos grises.

Referencias
  1. Wesley, G.D.; Flynn, J.J. (2005). "Phylogeny of the Carnivora: Basial relationships among the carnivoramorphans, and assessment of the position of Miacoidea relative to crown-clade Carnivora". Journal of Systematic Paleeontology. 3 (1): 1-28.
  2. Heinrich, Ronald E. (1997). "Referral of Miacis jepseni Guthrie to Oodectes Wortman, and an assessment of phylogenetic relationships among early Eocene Miacidae (Mammalia: Carnivora)". Journal of Paleeontology.
  3. Tedford RH, Wang X, Taylor BE (2009). "Phylogenetic Systematics of the North American Fossil Caninae (Carnivora: Canidae)". Bulletin of the American Museum of Natural History 325: 1-218.
Bibliografía
  • Abundant Wildlife Society of North America. Wolves and Hunting.
  • IUCN Red List - Canis Lupus (2015), disponible en iucnredlist.org.
  • MECH, L. David (2013). Posición alfa, dominancia y división del trabajo en las manadas de lobos - Disponible en: https://wolf.org/wp-content/uploads/2013/09/267alphastatus_spanish.pdf
  • L. David Mech & Luigi Boitani (2001). Wolves: Behaviour, Ecology and Conservation, p 448.
  • Riley Woodford (2009). Alaska's Salmon-Eating Wolves. ADF&G Division of Wildlife Conservation.
  • W Jedrzejewski, K Schmidt, J Theuerkauf, BJ edrzejewska and R Kowalczyk. Territory size of wolves Canis lupus: linking local (Białowieża Primeval Forest, Poland) and Holarctic-scale patterns.

Fotos de Lobo gris

Artículos relacionados

Sube la foto de tu Lobo gris

Sube la foto de tu mascota

Escribir comentario sobre Lobo gris

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Cómo valorarías esta raza?
Lobo gris
1 de 5
Lobo gris

Volver arriba