Compartir

Mi perro muerde la correa - Causas y qué hacer

 
Por Jungla Luque, Etóloga y adiestradora canina. 11 marzo 2020
Mi perro muerde la correa - Causas y qué hacer

Ver fichas de Perros

Es bastante habitual fijarnos en que algunos perros muerden al pasear. Muchas veces, suele ser un comportamiento que se da en cachorros, pero si no le proporcionamos la guía adecuad a nuestro peludo durante esta etapa, lo más probable es que siga haciéndolo de adulto. Este comportamiento puede resultar de lo más desagradable, puesto que si tu perro muerde la correa, significa que seguramente has tenido que comprar más de una porque que las acaba rompiendo con facilidad.

Por este motivo, si estás interesado en saber por qué tu perro muerde la correa y quieres ponerle solución, te invitamos a leer este artículo de ExpertoAnimal, en el cual te podemos ayudar.

¿Por qué mi perro muerde la correa al pasear?

Este comportamiento suele iniciarse en edades más tempranas, es decir, es posible que tu cachorro muerda la correa o que lo haya hecho durante esta etapa y no hayas podido solventarlo de forma eficaz, de manera que ahora tu perro ya adulto aún sigue realizando esta conducta. Veamos entonces, cuáles son las causas más comunes tanto en cachorros como en adultos:

Juego e instinto

El cachorro suele morder debido a sus irrefrenables ganas de jugar con todo aquello que se mueve y a su curiosidad y necesidad de interactuar con el entorno. Este juego forma parte de su instinto, es decir, la correa se percibe como una presa a la que atrapar. Es habitual también, que observemos como juega sacudiéndola de lado a lado y triando de ella, movimientos asociados a este instinto de caza. En adultos, este instinto también está presente, pero mediante una adecuada educación puede corregirse el comportamiento de intentar coger la correa. Si no se hace, es posible observar que el perro salta y muerde la correa para atraparla, sobre todo cuando se encuentra en movimiento.

Del mismo modo, es posible ver este comportamiento en perros adultos que se encuentran aburridos. La falta de estimulación genera un estado de ánimo nervioso y la necesidad de entretenerse con aquello que ve interesante, en este caso, la correa. Normalmente, los perros con este problema tienen tendencia a ser bastante destructivos en general, no solamente romperán la correa, sino que también otros objetos del hogar.

Es posible además que te hayas sentido amenazado si alguna vez tu perro muerde la correa y te gruñe. La explicación a que te rechace suele deberse a diversos factores, pero principalmente es debido a que para tu peludo es necesario proteger la correa. Por lo tanto, tiene miedo de que le quites y le cortes el entretenimiento, además que, por instinto, quiere evitar que le robes a su presa. Esta situación suele agravarse más si alguna vez le has reñido, ya que como consecuencia te has vuelto una amenaza para él. La protección de recursos con objetos como la correa o el collar no suele ser habitual, pero puede ocurrir. Por ello, te recomendamos consultar este artículo si es el caso de tu can: “El perro posesivo - Protección de recursos”.

Dolor de dientes

Los cachorros durante el período de dentición tienen la necesidad de calmar el dolor que el crecimiento de los dientes les produce, mordiendo varios objetos de su alrededor. Por este motivo, tu cachorro puede morder la correa si se encuentra a su alcance, igual que el collar.

Para más información respecto a cómo enseñar a un cachorro a no morder, te recomendamos leer: “¿Cómo enseñar a un cachorro a no morder?”.

No le gusta la correa

En el caso de que no se le haya enseñado ni habituado correctamente a pasear atado desde cachorro, es natural observar que tu perro muerda la correa con rabia. En cierta forma, podemos entenderlo como una “rebelión”, puesto que para tu can es realmente frustrante no tener la libertad de movimiento que tendrían sin estar atado y, encima, debe estar soportando una presión constante en el cuello o el cuerpo entero (dependiendo de si lleva collar o arnés). Si tu perro no ha aprendido a pasear con calma y sin tirar de la correa, que puede llegar a causarle dolor, es totalmente normal que muerda la correa al ponérsela y durante el paseo. Este estado de confusión e incomodidad crean un estado de estrés en el perro que redirige mordiendo la correa.

¿Es bueno que mi perro muerda la correa?

Este comportamiento puede suponer un riesgo para la salud física de tu perro, ya que si tu cachorro muerde la correa mientras no le estas vigilando, podría llegar a tragarse accidentalmente algún trozo y podría hacerse daño e incluso ahogarse.

Si tu perro muerde la correa al pasear, también supone un riesgo porque podría sufrir un accidente en caso de que la rompa y se escape. Podría salir corriendo y cruzar la carretera o podría incluso suponer un riesgo para los demás si, por ejemplo, se acerca a un perro miedoso o tira a alguien al suelo sin querer.

¿Qué hacer si mi perro muerde la correa?

Como hemos visto, este comportamiento pude resultar un inconveniente en el día a día con nuestro can, sobre todo en el momento del paseo. Por fortuna, sea cuál sea la causa por la cual tu perro muerde la correa, tiene solución.

Evita que tu cachorro muerda la correa

Primero de todo, si tu can es aún un cachorro, deberás redirigir lo antes posible esta conducta para así evitar problemas futuros. Por esta razón, cuando observes que tu peludo juega con la correa o la muerde para aliviar el dolor del crecimiento dental, tendrás que frenar el juego de forma amistosa. Para ello, sigue estos pasos:

  1. Coge la correa de manera que no pueda continuar jugando con ella.
  2. Motívalo a jugar con un juguete similar, por ejemplo, sacudiendo a su lado una cuerda que sí sea apta.
  3. Una vez muerda el objeto adecuado, prémialo jugando con él con la cuerda, con golosinas o palabras dulces.

Si eres constante con este hábito, tu cachorro acabará entendiendo que la correa no es divertida, pero que tiene otras alternativas más interesantes y gratificantes. Contrariamente, si le quitas la correa a tu cachorro sin darle ninguna alternativa, riñéndole, etc., solo lograrás el efecto contrario, que te gruña cuando le quieras quitar de la boca la correa, que trate de esconderse… Estos pasos y consejos son también aplicables a perros adultos recién adoptados y que presentan esta conducta.

Cubre todas sus necesidades

Otra de las causas, relacionada con la anterior, es el hecho de que el perro se encuentre aburrido. Si tu perro no tiene juguetes en casa ni realiza ejercicios físicos y mentales que le mantengan ocupado, al final, acabará buscándose su modo de entretenerse, entre ellos, mordiendo aquello que esté a su alcance. Como tutores, debemos entender que cada perro tiene sus necesidades específicas para poder garantizarle un bienestar adecuado, existen perros más activos que otros y, por lo tanto, conocer el ejercicio físico que necesita nuestro can al día será imprescindible. Además, el enriquecimiento ambiental en el hogar también será relevante, de forma que deberás proporcionarle actividades cognitivamente demandantes.

Desensibilización y contracondicionamiento

Por último, pero no menos importante, cuando esta conducta es debido a que ha habido un mal aprendizaje del uso de la correa y, durante el paseo, el animal desarrolla aversión hacía ella, tendrás que enseñar progresivamente a tu perro que la correa no es un castigo mediante los procedimientos llamados “desensibilización y contracondicionamiento”. Este proceso consistirá en colocarle el collar y la correa a tu perro durante poco tiempo e ir premiándole al momento, de manera que lograrás que asocie el hecho de llevar correa como algo positivo. Poco a poco, irás incrementando el tiempo en el que tu perro lleve puesta la correa, a medida que veas que no se encuentra molesto.

A su vez, deberás enseñarle a pasear adecuadamente para así conseguir que entienda en qué consiste el paseo y evitar que esté constantemente tirando de la correa, lo que le genera estrés y dolor a largo plazo. Para enseñarle esta rutina, primeramente practica dentro de casa desplazándote con tu peludo con la correa puesta y premiándole sucesivamente para que se mantenga a tu lado. Cuando la correa se tense, debido a que se habrá alejado demasiado, quédate quieto y llama a tu perro para premiarle otra vez cuando se dirija a ti. A medida que vaya aprendiendo esta conducta, podrás incrementar la dificultad añadiendo elementos interesantes para él fuera de su rango de alcance (como otra persona). De esta forma, cuando quiera ir hacia ese elemento, deberás llamarlo (con paciencia) y premiarlo cuando vaya hacia ti.

Conforme vaya dominando la situación, deberás practicar esta actividad fuera de casa en lugares donde no haya muchas distracciones para asegurarte de que tu perro estará pendiente de ti. Para aprender más sobre cómo enseñarle a pasear con correa, puede que te interese leer: “Enseñar a pasear un perro adulto con correa”.

Acude a un etólogo/a

Si no consigues corregir la conducta y tu perro sigue mordiendo la correa e, incluso, te gruñe y te muerde, te recomendamos acudir a un veterinario especializado en etología para que evalúe la situación y te diga qué hacer. Un educador/a canino/a también puede ayudarte.

Mi perro muerde la correa - Causas y qué hacer - ¿Qué hacer si mi perro muerde la correa?

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi perro muerde la correa - Causas y qué hacer, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

Vídeos relacionados con Mi perro muerde la correa - Causas y qué hacer

1 de 2
Vídeos relacionados con Mi perro muerde la correa - Causas y qué hacer

Escribir comentario sobre Mi perro muerde la correa - Causas y qué hacer

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?

Mi perro muerde la correa - Causas y qué hacer
1 de 2
Mi perro muerde la correa - Causas y qué hacer

Volver arriba