menu
Compartir

¿Qué hacer si mi perro muerde a otro perro?

 
Por Marta Sarasúa, ATV y etóloga especializada en modificación de conducta. 23 mayo 2022
¿Qué hacer si mi perro muerde a otro perro?

Ver fichas de Perros

Presenciar una pelea entre dos o más perros siempre es muy desagradable, especialmente cuando tu peludo es uno de los implicados. En estos casos, lo mejor que puedes hacer es prevenir la situación, analizando el lenguaje de los animales y aprendiendo a anticiparte a un posible ataque en el momento en que percibas cualquier señal de tensión o incomodidad entre los canes. Pero como esto no siempre resulta sencillo, en este artículo de ExpertoAnimal te contamos qué hacer si tu perro ha mordido a otro perro y qué ocurre después. ¡Sigue leyendo!

¿Por qué mi perro muerde a otros perros?

Son muchos los motivos por lo que un perro ataca a otros perros y el primer paso antes de intervenir es ser capaz de reconocer la causa del comportamiento para poder prevenirla y trabajarla en caso de ser necesario, pues no todos los ataques se relacionan necesariamente con un problema de agresividad.

A continuación, te explicamos algunas de las causas más frecuentes por las que un perro puede morder a otro:

  • Juego: los perros juegan entre ellos persiguiéndose y mordiéndose y, aunque no tengan intención de hacer daño, una dinámica de juego demasiado brusca o un exceso de excitación puede provocar que uno de los canes lesione al otro. En este caso, la herida (si la hay) será leve y lo más probable es que el perro afectado se queje o detenga el juego de inmediato.
  • Miedo o inseguridad: una de las causas más frecuentes por las que un perro muerde a otro perro es porque está asustado o se siente inseguro ante su presencia. La probabilidad de que se produzca el ataque aumenta si el perro en cuestión está atado con la correa, no sabe comunicarse de manera eficaz o no tiene la posibilidad de abandonar la situación que le genera estrés. Esto suele ocurrir, sobre todo, en el caso de animales que no han socializado correctamente, que han vivido experiencias traumáticas o que han sido educados a través de castigos.
  • Protección de recursos: este tipo de agresión se produce cuando entra en escena un recurso limitado que a dos o más perros les resulta valioso y todos desean acceder a él, por ejemplo, un trozo de carne, un snack o una pelota. Si los animales no son capaces de comunicarse de manera eficaz y de establecer un orden de acceso al recurso, puede generarse una pelea.
  • Problemas de comunicación: los perros cuentan con un lenguaje propio muy amplio que incluye expresiones faciales, movimientos corporales y sonidos. Los animales socializados y que han crecido en entornos favorables saben utilizar estas señales a la perfección y lo hacen tanto con otros perros como con nosotros. Si un animal está incómodo ante la presencia de otro individuo, le indicará a través de este lenguaje que se aleje o que detenga su comportamiento, pero si dicho individuo no comprende las señales, al perro no le quedará más remedio que morderle para hacerse entender, autoreforzándose esta conducta.
  • Agresividad por causas orgánicas: padecer una enfermedad, sufrir dolor o contar con unos genes específicos también son posibles causas de comportamiento agresivo que deben valorarse. Para ello y ante cualquier sospecha de patología, lo mejor es acudir a un veterinario para que revise al animal y le realice las pruebas pertinentes.
  • Territorialidad: algunos perros tan solo muestran un comportamiento conflictivo cuando otro animal entra en su casa. La defensa del territorio y del grupo social es una característica propia de algunos individuos que viene determinada por varios factores, como su genética o su aprendizaje.
  • Agresividad intrasexual: en una agresión intrasexual, el perro ataca únicamente a otro individuo de su mismo sexo. Este tipo de agresividad se observa con mayor frecuencia entre machos adultos que entre hembras, aunque puede aparecer en ambos sexos.

¿Cómo actuar si mi perro muerde a otro perro?

En un gran número de ocasiones los encontronazos entre dos canes se limitan a una serie de gruñidos, marcajes y movimientos rápidos y bruscos que utilizan a modo de comunicación y, aunque a nosotros nos resulten aterradoras, estas situaciones no suelen provocar heridas graves. Estas riñas pueden aparecer, por ejemplo, cuando uno o ambos animales están estresados o sobreexcitados o bien cuando hay recursos valiosos de por medio y lo más habitual es que uno de los dos perros termine abandonando la zona, poniendo así fin al conflicto.

No obstante, ciertos contextos pueden desencadenar una verdadera pelea entre dos o más individuos y si, antes de que te dé tiempo a hacer nada, tu peludo ataca y muerde a otro perro, debes saber actuar de forma rápida y precisa para evitar que la situación vaya a peor.

Aquí te dejamos algunos consejos para que sepas qué hacer si tu perro muerde a otro perro:

  • Mantén la calma: esto parece complicado cuando estamos ante una pelea de perros, pero es fundamental estar tranquilo para poder pensar con claridad. No debes gritar a los perros ni golpearles para intentar que se separen, pues así solo estás añadiendo tensión a los animales y empeorando la situación.
  • Intenta llamar la atención de tu perro: si el conflicto no es grave, una distracción puede hacer que uno de los dos perros abandone la pelea. Prueba a llamar a tu perro con voz alegre, haz sonar un juguete o corre frente a él para animarle a perseguirte y, si se acerca a ti, jamás le castigues por haberse peleado, al contrario, felicítale por acudir a la llamada.
  • Actúa sobre el agresor: si tu perro es quien ha iniciado el ataque y no suelta al otro animal, debes intervenir directamente sobre él, pues lo más probable es que cuando tu peludo suelte al otro can, este segundo se aleje inmediatamente.
  • No tires de los perros: un error frecuente que se suele cometer a la hora de intentar separar a un perro que está haciendo presa sobre otro (es decir, que lo tiene agarrado y no lo suelta) es agarrar a ambos animales por el collar o las patas y tirar de ellos en direcciones opuestas. Esto es un riesgo, pues podemos provocar un desgarro importante, empeorando la gravedad de las lesiones.
  • Inmoviliza a tu perro: para evitar que tu perro zarandee al otro, coloca su cuerpo entre tus piernas para inmovilizarlo e intenta que abra la boca. Para esto, puedes probar a utilizar un objeto con el que hacer palanca en su mandíbula o bien tratar de cortar su flujo de aire para obligarle a coger aire por la boca. Esto último lo puedes hacer utilizando la correa del perro o un cinturón, colocándola bajo su cuello y tirando hacia arriba o bien tapándole la nariz.
  • Aléjate y tranquiliza al perro: cuando consigas separar a los perros, aléjate un poco con el tuyo pero no te vayas completamente de la zona y, por supuesto, no pegues ni castigues a tu perro por lo que acaba de ocurrir, es contraproducente y podría empeorar el comportamiento del animal.

Debes tener mucho cuidado con los llamados mordiscos redirigidos, pues en un momento de tanta tensión es fácil que cualquiera de los dos perros te acabe mordiendo a ti de forma involuntaria como consecuencia del estrés y la frustración del momento.

¿Qué hacer si mi perro muerde a otro perro? - ¿Cómo actuar si mi perro muerde a otro perro?

¿Qué pasa si mi perro muerde a otro perro?

Una vez separados ambos animales es el momento de evaluar el alcance de las lesiones. Tanto tú como el tutor del otro perro debéis examinar bien a vuestros peludos, palpando su cuerpo con suavidad y manteniendo la calma para intentar, a la vez, tranquilizar a los animales. Si tu perro está muy nervioso y no te permite tocarlo, aléjate un poco con él hacia una zona tranquila y dale un tiempo para que se reponga.

Una vez hecho esto, acércate a hablar con el tutor del otro perro para aclarar la situación. Intenta mantenerte tranquilo y comprensivo, ya que probablemente la otra persona se mostrará alterada por el susto y es mejor evitar una discusión. Si tu perro no ha provocado heridas al otro animal o estas son superficiales, es muy probable que el otro tutor te pida, simplemente, que cubras los gastos del veterinario. No obstante, también es posible que decida llamar a la policía para interponer una denuncia contra ti y, en ese caso, deberás colaborar y proporcionar los datos que te soliciten. La policía te pedirá tanto tu documentación como la del animal y comprobará, entre otras cosas, que no haya antecedentes y que el perro esté correctamente vacunado. En el caso de que tu peludo sea de raza "potencialmente peligrosa", también te solicitarán la licencia, comprobarán que tengas un seguro de responsabilidad civil contratado y evaluarán si en el momento del ataque se cumplían o no las obligaciones asociadas a la tenencia de estas razas (por ejemplo, si el animal iba atado o si llevaba bozal).

Lo más habitual tras esto es que tengas que pagar una multa que se corresponderá, como mínimo, con los gastos de la consulta y los tratamientos veterinarios que sean necesarios hasta la completa recuperación del perro accidentado. En algunas ocasiones, también pueden requerirte una indemnización por daños y perjuicios.

En el caso de que tu perro haya mordido a otros perros en más ocasiones, que haya provocado lesiones graves o que haya causado la muerte del otro animal, la policía te indicará que tu peludo debe pasar por un control veterinario y someterse a una cuarentena, así como a un examen de conducta. Dicho examen se realiza para evaluar el riesgo que supone el animal y decidir si se cataloga como "PPP" (perro potencialmente peligroso), independientemente de su raza. En caso de que esto último ocurra, deberás comenzar a cumplir las normas establecidas para la tenencia de perros potencialmente peligrosos.

Si mi perro muerde a otro perro, ¿lo cubre el seguro?

Si tu perro ha mordido a otro perro es normal que te preguntas si alguno de los seguros que tengas contratados cubren estos gastos. Los tutores de perros catalogados como potencialmente peligrosos están, a día de hoy, obligados a tener contratado un seguro de responsabilidad civil, el cual cubre los daños personales o materiales que el animal pueda ocasionar a terceros. Con respecto al resto de razas, la obligatoriedad de contratar un seguro depende de la comunidad autónoma donde resida el tutor.

Tanto las pólizas del hogar que incluyen a los animales de compañía como aquellos seguros que son exclusivos para perros suelen cubrir los accidentes por mordeduras a terceros, tanto a personas como a otros perros. No obstante, no todos los seguros lo incluyen y algunos solo cubren los gastos veterinarios de manera parcial, por lo que es importante informarse bien de las condiciones del seguro escogido antes de contratarlo.

Como ves, tanto si tu perro ha atacado a otro perro como si sospechas que podría hacerlo, lo mejor es anticiparte a esta situación y evitarla. Si el problema es que no ha sido correctamente socializado, no es tarde para ello. Te animamos a consultar este artículo sobre Cómo socializar a un perro adulto, pero, sobre todo, te recomendamos acudir a un etólogo o educador canino para que te ayude a evaluar el estado de tu can y a establecer un plan de actuación personalizado. Esto es especialmente importante si tu perro ataca a otros perros con relativa frecuencia, ya que es un problema grave que debe ser tratado.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Qué hacer si mi perro muerde a otro perro?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

Escribir comentario

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
¿Qué hacer si mi perro muerde a otro perro?
1 de 2
¿Qué hacer si mi perro muerde a otro perro?

Volver arriba