Compartir

El perro posesivo - protección de recursos

Por Mercè Garcia, Editora de ExpertoAnimal. Actualizado: 13 diciembre 2017
El perro posesivo - protección de recursos

Ver fichas de Perros

El perro que sufre protección de recursos es el que "protege" a través de la agresión los recursos que considera valiosos. Quizás la comida sea el recurso protegido con más frecuencia por los perros, pero no es el único. Así, pueden existir perros con protección de recursos por la comida, de lugares, de personas, de juguetes y de casi cualquier cosa imaginable.

La guardia de recursos se ha aprovechado desde siempre para crear perros guardianes de propiedades. De hecho, la territorialidad, que hace que un perro actúe agresivamente hacia los extraños, es una forma particular de protección de recursos en la que el perro protege un lugar determinado. Sin embargo, no es una forma típica la protección de recursos porque el perro protege el territorio sólo de los extraños.

En este artículo de ExpertoAnimal detallaremos contigo qué es el perro posesivo y la protección de recursos y cómo debes actuar para eliminar esta conducta que puede llegar a ser muy peligrosa:

También te puede interesar: Alimentación del dragón barbudo

¿Qué es la protección de recursos? ¿Cómo identificar un perro posesivo?

En las formas típicas de este comportamiento, el perro con protección de recursos reacciona ante la proximidad tanto de conocidos como de extraños.

Si has conocido algún perro que no permite que nadie se acerque a su dueño, entonces has conocido a un pero con protección de recursos (en este caso, del dueño). De igual manera si no puedes acercarte a un perro cuando está comiendo o tiene un juguete en la boca.

Esta estrategia es muy común entre los perros, y les permite defender sus posesiones cuando otros perros intentan quitárselas. Cuando un perro ha tomado posesión de un recurso (comida, juguete, etc.), los demás suelen respetar esa situación aún si el primero es más pequeño. Sin embargo, si otro perro intenta quitarle ese recurso o se aproxima, el primero reaccionará con gruñidos o agresividad. Eso es la protección de recursos.

Por supuesto, existen casos en los que un perro más grande puede quitarle un recurso a uno más pequeño, pero esos casos suelen ocurrir sólo cuando la disponibilidad de ese recurso es muy limitada y el mismo es esencial para sobrevivir.

La guardia de recursos en otras especies

Aunque se conoce más en perros, la guardia de recursos no es exclusiva de esa especie. Al contrario, es una conducta típica de todos los animales sociales. Hace muchos años, cuando todavía estaba en la universidad, pude ver esta conducta al hacer un etograma de un grupo de jaguares cautivos en el zoológico.

Ese grupo (completamente antinatural) consistía de 12 jaguares y todos eran alimentados al mismo tiempo. Cuando un pedazo de comida no tenía dueño, los jaguares peleaban por él. Pero cuando un jaguar se había apoderado de un pedazo de comida, ningún otro intentaba quitárselo (salvo raras excepciones). Esto no tenía nada que ver con dominancia u otras interpretaciones similares, porque incluso Cindy, la jaguar más débil y pequeña, era respetada cuando tenía su comida.

Sin embargo, sin un jaguar se aproximaba a otro que tenía comida, este último empezaba una serie de despliegues agresivos. Si el primero seguía acercándose, solía ocurrir un ataque.

Si bien la guardia de recursos es una conducta natural en los perros, también es una conducta peligrosa para los humanos y especialmente para los niños. De hecho, suelen ser los niños pequeños quienes descubren que el perro de la casa sufre protección recursos, porque no evalúan bien las situaciones cuando se acercan al perro.

Para peor, el perro que es guardián de un recurso puede generalizar esa conducta hacia varios recursos. Así, un perro que empieza protegiendo su comida puede pasar a proteger sus juguetes, el sillón, una persona en particular y otros recursos valiosos para él. Al final, se tiene un perro agresivo hacia todos los que se acercan a cualquier cosa.

Por supuesto, el perro guardián de recursos también puede generalizar a sus "víctimas" agrediendo a humanos, a otros perros e incluso a objetos. Pero también puede discriminar, agrediendo solamente a individuos de una especie (por ejemplo, sólo a humanos), individuos de un sexo (hombres o mujeres, pero no ambos), individuos con ciertas características físicas (por ejemplo, sólo hombres con barba), etc.

La buena noticia es que es relativamente fácil evitar que tu cachorro se convierta en un guardián de recursos y no resulta tan difícil eliminar esa conducta en la mayoría de los casos (aunque existen algunos casos más complicados que otros).

El perro posesivo - protección de recursos - ¿Qué es la protección de recursos? ¿Cómo identificar un perro posesivo?

Cómo prevenir la protección de recursos en cachorros

Si tu perro es cachorro y todavía no ha mostrado señales de desarollar protección de recursos, puedes evitar que aparezca el problema con los siguientes consejos:

Entrénalo para soltar objetos a la orden y para ignorar cosas. Ambos ejercicios le enseñan autocontrol, lo que reduce las reacciones impulsivas, y además le enseñan que ceder los recursos (juguetes, comida, etc.) puede tener consecuencias muy agradables (premios, felicitaciones...)

Evitar la protección de recursos con juguetes

Para evitar la protección de recursos con juguetes lo ideal será trabajar con el perro y enseñarle a soltar objetos. El cobro de juguetes debe ser una actividad divertida en la que le ofrecemos el juguete al perro de forma regular, lo recuperemos y se lo volvamos a ofrecer.

Lo importante en este caso es que el perro no tenga la sensación de que le "quitamos" su preciado juguete sino más bien que estamos compartiendo una actividad divertida con él. Tampoco debemos intentar quitarle el juguete de la boca. Visita nuestro post y enseña a tu perro a soltar objetos.

Evitar la protección de recursos con personas

Esta parte es sin duda la más importante en la protección de recursos. Que nuestro perro nos considere a nosotros (u a otra persona) su recurso no es en absoluto positivo ya que puede derivar en problemas de agresividad grave. Para ello trabajaremos a fondo la socialización del perro cuando éste es un cachorro.

Como hemos comentado en la socialización participan animales, personas y entorno. En este caso será importante presentarle a personas de todo tipo (adultas, niños, adolescentes...) y dejar que le acaricien, le ofrezcan premios y le traten de forma correcta.

Si este proceso se desarrolla de forma adecuada, nuestro perro no sufrirá protección de recursos con las personas ya que entenderá que el ser humano es amigable y bueno con él (y contigo).

Evitar la protección de recursos con comida

Evitar este problema es relativamente fácil. Para ello empezaremos a ofrecer pedacitos de comida directamente de nuestro mano a nuestro perro cachorro para premiarle en el adiestramiento o en las conductas que nos agraden de él.

Después le empezaremos a ofrecer alimento de nuestra mano antes de poner su alimento y deberemos estar seguros de que nos observe cuando vaciemos el alimento en su bol. Esta percepción le ayudará a entender que somos nosotros quienes le proporcionamos la comida de forma generosa. Esto le ayudará a no proteger este recurso.

Cuando veamos que confía totalmente en nosotros podremos incluso acercar nuestra mano al comedero cuando esté comiendo. Principalmente si es un cachorro y nunca antes ha mostrado ningún tipo de actitud agresiva o por posesión, no debería surgir ningún problema. Nunca le des la comida especial si muestra alguna señal de agresión porque en ese caso estarás reforzando la conducta agresiva.

Si no ocurre ningún problema durante la aplicación de ese programa, debes continuar la prevención hasta que tu perro sea adulto. Para eso bastará con que le des comida de tu mano ocasionalmente, y que lo haga el resto de tu familia. Eso suele ocurrir durante el adiestramiento en obediencia, ya que usarás mucha comida durante el mismo, así que no es necesario un programa especial.

No olvides que...

Todos los ejercicios que te hemos explicado deben aplicarse en los cachorros, nunca a perros que ya sufren protección de recursos. En este caso, y principalmente para evitar una agresión, debemos acudir a un profesional.

El perro posesivo - protección de recursos - Cómo prevenir la protección de recursos en cachorros

¿Qué hacer si mi perro es posesivo?

Generalmente los perros que sufren protección de recursos avisan antes de atacar mediante el gruñido, un sonido leve y constante que nos alerta de que no sigamos con nuestras intenciones. De ser así, probablemente nos morderá.

En otros casos más graves, los perros muerden directamente, es entonces cuando debemos trabajar la inhibición de la mordida, un tema complicado cuando el perro es adulto y que siempre debe realizar un profesional cualificado en problemas de conducta.

¿Qué hacer cuando el perro te gruñe?

Cuando el perro nos gruñe nos está alertando de una inminente agresión. En este momento la dominancia y otros criterios de adiestramiento basados en el castigo se vuelven totalmente peligrosos ya que pueden provocar una reacción inesperada del perro.

Además, nunca debemos reñir al perro ya que eso podría invitarle a pensar que es preferible atacar a "avisar". Un comportamiento que, dentro de lo malo, es bueno. El gruñido es parte de la comunicación natural del perro.

Lo ideal es no forzar la situación y tener cuidado con los límites que acepta el perro y amoldarnos a ellos. En estos casos, especialmente si no tenemos conocimientos acerca del adiestramiento de perros, es acudir a un profesional que nos explique cómo trabajar con nuestro perro, cuáles son las pautas que debemos seguir para nuestro caso concreto y algunos ejercicios para tratar la posesión de recursos como puede ser enseñar a un perro a soltar objetos o practicar sembrados para mejorar el hábito de la posesión con la comida.

¿Qué hacer si el perro nos muerde?

Otra vez repetiremos que no es aconsejable regañar ni castigar al perro. Debemos evitar las situaciones agresivas a toda costa que, además de ser muy peligrosas, estresan al perro y empeoran gravemente la relación con nosotros. En estos casos tan graves debemos acudir a un profesional de forma inmediata.

El perro posesivo - protección de recursos - ¿Qué hacer si mi perro es posesivo?

Si deseas leer más artículos parecidos a El perro posesivo - protección de recursos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

Escribir comentario sobre El perro posesivo - protección de recursos

Añade una imagen
Haz clic para adjuntar una foto relacionada con tu comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
35 comentarios
Su valoración:
Rosa
Buenos dias tengo dos perros dos cocker spaniel uno con 9 años y otro con 6 años he estado leyendo vuestro artículo porque desde hace un tiempo el mas pequeño está teniendo conductas de protección de recursos con la comida,con los juguetes, con el colchón y estamos muy preocupados de que wsa conducta y mas ahora que esperamos la llegada de un bebe queremos solucionarlo tanto por el como por nosotros y recuperar la armonia en casa he leido que aconsejais en estos casos la ayuda de un profesional y no nos importa apretarnos el cinturon y contactar con uno porque para nosotros son parte de nuestra familia pero con respecto a los educadores no sabemos a que profesional contactar porque hay mucha gente que dice llamarse educador pero nl tienen los conocimientos necesarios para prestar verdadera ayuda asi que si por favor podeis recomendarnos a alguno de sevilla estariamos muy agradecidos
Mercè Garcia (Editor/a de ExpertoAnimal)
Hola Rosa, es genial que estés buscado orientación a la hora de trabajar este problema, más teniendo en cuenta que viene un niño en camino. (¡Muchas felicidades por cierto!)

Lo primero que te aconsejo es buscar un profesional que tenga la licencia de la ANACPP y, muy importante, que trabaje en positivo. El uso del castigo físico o las riñas en estos casos puede ser contraproducente y hasta peligroso.

He revisado todos los profesionales que aparecen en nuestro artículo de adiestradores en Sevilla: https://www.expertoanimal.com/mejores-adiestradores-de-perros-en-sevilla-art-94.html y creo que el mejor es el siguiente: https://www.expertoanimal.com/moe-szyslak-sevilla-neg-7176.html

En cualquier caso, lo más importante es que hables con varias personas y valores por ti misma cuál es el profesional que mejor puede encajar contigo y con el caso en concreto.

¡Saludos!
Su valoración:
Catherine
Hola yo tengo un caniche miniatura de 3 años, macho castrado muy sociable tanto con perros y humanos. De unos meses para acá he ido observando unos pequeños cambios en su actitud no se si se protección o posición lo veo enfocado conmigo ya q si yo no estoy el ignora a las personas si no le interesa y se retira y vuelve a su cama pero si estoy yo en con el dependiendo de quien se me acerque le gruñe o corre asía la persona ladrando bajito e inmediatamente vuelve a mi pero esto último lo hace con hombres desconocidos especialmente si estoy en algún área silenciosa, le regaño diciéndole no con firmenza vuelve a mi lado pero esta muy alerta esta situación me incomoda pues el extraño se atemoriza apezar de ser un perro pequeño pero yo estoy segura de que Gus no lo mordería se q es una forma de protección que me gustaría evitar.
Otra situación es que tengo una vecina que me lo saca a pasear mientras yo estoy en el trabajo y se lo lleva a su apartamento para q no pase mucho tiempo solo ella tiene una mescal de yorksai de 7 años y juegan bien y comparten ya desde hace más de 2 años pero sin embargo cuando ella entra a mi casa no deja q el otro perrito entre a la nuestra o lo mantiene muy cerca de la puerta, nunca se han peleado pero I le gruñe. La otra vez yo estaba en casa cuñado lo vinieron a traer y entró sercho a saludarme se subió sobre mi y no dejo q Max me saludara igual le gruño haciendo amago para q se aleje de mi, le volví a hablar con autoridad y baja la cabeza.
Ahora q he sido operada y estuve muy malita le empezó a gruñir a pi pareja cuando me ayudaba a incorporarme claro q esto me producía dolor aunq yo no me quejaba creo q gus lo notaba y empezó a no dejar q me toque volviendo a estar a la defensiva acostado sobre mi, mirándolo de reojo y emitiendo el gruñido se le decía NO pero aún así saltó sobre el sin morderle pero oye vez no me gustó esa actitud. No quiero q vaya a mas y q asuste a la gente de este modo o vaya a morder.
He tenido visitas por mi enfermedad pero lo veo tenso con algunas visitas no los gruñe pues le advierto y el obedece se retira pero está a la defensiva y yo pendiente de q no vaya a asustar a los visitantes....
Q puedo hacer para no reafirmar la domina ció o agresividad... se q me protege pero no me gusta q asuste algunas peraonas.
Como te digo son con algún tipo de personas cuando yo estoy presente....
Mercè Garcia (Editor/a de ExpertoAnimal)
Hola Catherine, es importante destacar que la dominancia es un comportamiento intraespecífico, es decir, que solo se lleva a cabo con miembros de la misma especie, no con los humanos. Aquí te lo explico mejor: https://www.expertoanimal.com/el-perro-dominante-caracteristicas-y-pautas-a-seguir-22195.html

Después de leer tu mensaje debo decirte que podrían ser causas muy diversas: agresividad por miedo hacia los hombres, agresividad por miedo hacia ciertos tipos de personas o personas desconocidas, protección de recursos contigo, protección de recursos con el hogar o con ciertas zonas del hogar... Descartaría territorialidad con el otro perro, pues ello solo aparece cuando se trata de perros desconocidos o extraños.

Dado que podrían ser múltiples los diagnósticos en este caso concreto, considero que sería imprescindible que visitaras un educador canino, adiestrador o etólogo (busca aquellos que trabajen en positivo) ya que si no trabajas este problema es probable que vaya a más...

De momento deberás dejar de castigarle cuando gruña, pues ello provoca varias cosas: que vuestro vínculo se rompa, que el perro entienda que no debe gruñir y, por tanto, pase a atacar o morder, que el perro asocie la presencia de hombres, desconocidos o del otro perro en casa de forma negativa, haciendo que cada vez reaccione peor.

Como te he comentado, creo que sería muy necesario visitar un profesional...

Saludos
Su valoración:
Amparo
Hola lo que ocurre es que el dia de hoy separe a mi perro (un salchicha de 5 años) de mi perrita pastor aleman de 10 meses por que la perrita esta en celo) por lo que el perro lo tenia con migo y la perrita un piso arriba lo que ocurre es que mi perro estaba conmigo y mi hermana, un rato despues entro mi hermano a la habitacion he intento acariciar al perro pero este le gruño (algo que nunca habia hecho con alguien de la familia) entonces yo sali un momento de la habitacion y mi hermano volvio a acariciar el perro y esta vez no le gruño ni nada.¿ esto por que ocurre?
Mercè Garcia (Editor/a de ExpertoAnimal)
Hola Amparo, con tan poca información sobre la situación es imposible saber a qué se debió el gruñido... No obstante, si ha sido algo puntual, yo no me preocuparía demasiado, el gruñido es una forma de comunicación normal en el perro e indica malestar o desagrado. Deberías repasar mejor lo que ocurrió en ese momento que al perro no le gustara para averiguar el motivo real.
Lu
Hola, ayer me sucedio una cosa con mi perro y me gustaría saber que podrias decirme. Lo que sucedio fue que en el parque habia un cachorro nuevo y bueno cuando me acerque estuvo oliendolo y de golpe echo un poco el cuerpo hacia adelante y le gruño, el otro perro se tumbo bocarriba y yo le regañe a mi perro. No habia hecho eso nunca asi que me pregunto por que pudo ser.
Mercè Garcia (Editor/a de ExpertoAnimal)
Hola Lu, es imposible saber qué ocurrió con tan poca información... Generalmente los perros adultos tienden a marcar los límites de los perros cachorros y jóvenes, para que aprendan a relacionarse correctamente, por lo que podría ser esta la causa. En cualquier caso, no creo que debas regañarle, ya que el gruñido forma parte del comportamiento natural del perro. Vendría a significar un "déjame en paz" o un "basta", por lo que reprimirlo podría dar paso a que el perro manifestara otros comportamientos indeseados más graves para expresar su malestar: enseñar los dientes, marcar, morder...

Saludos
Su valoración:
Carolina uribe
Hola, tengo una cocker de 4 años, fue dominante de cachorra pero se corrigio, ahora tengo un bebe de 10 meses y desde q empezo a gatear ella protege su comida, gruñendo, y una vez que el bebe halo una oreja se devolvio y lo mordio, muy suave en la manito, en ese momento estaba con mi esposo y yo sali corriendo alce a mi bebe y la patee, nunca lo habia hecho, ella fue corregida por mi con adiestramiento en positivo, pero mi esposo siempre le ha permitido de todo, y no me hace caso sobre como conducirla. En fin que despues de eso le gruñio al bebe otra vez al tocar su plato. Yo lo que hice ahi, fue reforzar la posicion de dominancia de mi bebe, y le deje jugar con las pepas y a ella la sente. Y no volio a pasar, hasta logre que la perra, cadavez que mi bebe llegaa al plato de comida, se alejara y ses sentara, esperar a que mi bebe suelte las pepas y se aleje yluego ella come. Peeero ayer regreso mi esposo y vuelta a gruñir cuando el bebe se acerca a las pepas. Y esto me preocupa mucho. Sigo trabajando en obediencia sumision, no le pego casi nunca, hoy con el gruñido como estaba tan cerca del bebe al intentar quitarla se me devolvio con los dientes, lle pegue una vez con la mano, le dije que no se hace la sente. Pero mi esposo no esta, y volvio a obedecer y a quitarse, y yap Qe me aconseja? Le agradezco mucho
Mercè Garcia (Editor/a de ExpertoAnimal)
Hola Carolina, debes saber que lo que estás haciendo puede empeorar enormemente la situación, por lo que te recomiendo parar de inmediato con el castigo. Entiendo que tu objetivo es corregir al perro tras el gruñido o el marcaje, no obstante, el perro puede hacer una asociación completamente distinta a la que tu desearías.

Tu objetivo ha sido el siguiente "gruñido = castigo = algo que no se debe hacer" no obstante, tu perra puede haber interpretado lo siguiente "bebe = castigo = presencia del bebé molesta".

Entiendo que quieras solucionarlo tú misma, pero un caso de agresividad con un bebé es grave, independientemente del tamaño del perro, por lo que mi consejo es que acudas cuanto antes a un profesional, ya sea un etólogo, un educador canino o un adiestrador especializado en modificación de conducta.

Este tipo de problemas requieren pautas concretas y un manejo especializado que solo puede llevar a cabo un profesional con experiencia. Además de todo esto, debes hablar con tu marido para que ambos apliquéis las mismas técnicas que os indique el profesional, sino no va a servir de nada....
Monica
Hola, tengo dos perritas, la primera tiene 3 años y siempre ha vivido conmigo, es una cruza de boston terrier con jack russell terrier. La segunda perrita tiene aproximadamente 2 años, es una beagle y llegó a mi casa como hace un mes. Las primeras semanas fueron muy difíciles para todos, ya que las perritas pasaban peleando de forma muy agresiva. Al principio fue por un hueso, un juguete y hasta por lo que me imagino que son celos.
Ahora las dos parecen llevarse muy bien, juegan mucho, corren, duermen juntas, pero el problema es cuando me siento en una banca, y la beagle está junto a mi, la terrier se acerca lentamente para también sentarse junto a mi, pero inmediatamente al beagle ruge e inmediatamente empieza una pelea terrible entre las dos, muy agresiva en donde se muerden y no escuchan mis órdenes. Tengo que levantar a una de las dos y encerrarla en otra habitación hasta que se calmen las cosas.
Yo creo que son celos, o protección de recursos de la nueva perrita.
Estoy desesperada, no se que hacer.
Mercè Garcia (Editor/a de ExpertoAnimal)
Hola Monica, por lo que explicas parece efectivamente un problema de protección de recursos, no sé si por el sofá, contigo... Dado que este tipo de problemas de conducta suelen ir a más, te recomiendo acudir a un especialista en comportamiento canino, ya sea educador, adiestrador o etólogo.

De momento lo que puedes hacer es tratar de evitar las situaciones que generen conflicto para minimizar los casos de agresividad, pero actuando siempre de forma positiva. Por ejemplo, en este caso, lo mejor sería que ninguna de las dos perras subiera al sofá, por lo que podrías hacerlas bajar con palabras amables, animándolas de forma positiva e incluso utilizando algún premio.

Siento no poder ofrecerte más consejos, pero los problemas de agresividad siempre requieren pautas muy concretas y adaptadas al caso, por lo que la visita del especialista es muy necesaria.
Esther
Pues yo lo siento, pero con mi perra no funciona el buen rollismo cuando posee comida. No hablo ya de su comedero, que me costó quitarle la agresividad por posesión (y no tengo claro el habérsela quitado porque simplemente ya no lo hace porque me está echando un pulso con el pienso y como que le da igual), hablo de cuando se me cae comida de la mía al suelo y la coge antes que yo o, como en el caso de hoy, coge comida (o cualquier cosa del suelo) e intento quitársela. Ya me ha atacado más de una vez y sí, la regaño y he llegado a darle ya más de un palo en el culo, no tengo colmillos como su madre y otros perros, pero tengo manos para darle toques como harían son congéneres. Y no, no puedo dejar que mi perro se coma lo que le salga de las narices, porque yo no sé si el trozo de carne que ha encontrado, o la sardina que se ha comido hoy, y por la que me he llevado un mordisco y una reacción súper agresiva al querer que la soltara, estaba envenenada.
Y no pienso consentir que si vomita (como ha hecho ahora mismo) y voy a ver cómo se encuentra y limpiar el vomito con trozos de vete a saber tú, vuelva a mostrarme una actitud agresiva.
Lo he intentado todo con ella, educación positiva, sometiemiento, ser firme e ignorarla, NADA ha funcionado. He consultado ya con varios adiestradores, TODOS me dicen que eso hay que cortarlo ya pero, eh! Paciencia, porque hasta los seis meses no corrigen conductas. Muy bien, y mientras qué hago????? Llevo las manos destrozadas y ha empezado a mostrarse así con extraños también si alguno le toca la cabeza mientras tiene algo en la boca que ha encontrado del suelo.
Mercè Garcia (Editor/a de ExpertoAnimal)
Hola Esther, creo que estás confundiendo el refuerzo positivo con "buen rollismo" o tolerar ciertas conductas. No tiene nada que ver.

Para empezar veo fatal que no estén aceptando trabajar contigo hasta los seis meses, cuando yo he participado en sesiones de modificación de conducta de un cachorro de cuatro meses con un problema MUY GRAVE de agresividad. No entiendo por qué te hacen esperar, eso empeorará aún más el problema. También veo que has probado con distintas técnicas, lo que probablemente ha provocado que el perro no tenga claro qué es lo que quieres y por eso no avanzas.

Por otro lado, debes dejar de agredirla con palos o manos o con toques. Los toques los realiza la madre cuando los perros son aún cachorros, no tiene ningún sentido que lo hagas tú a un perro adulto...

Entiendo que ella ya no protege el bol de comida, pero tiene obsesión con la comida, al punto de no poder quitársela de la boca y mostrar agresividad, ¿cierto?
Esther
Hola,
Sí, al principio no podía tocar su cabeza mientras comía, mucho menos meter la mano en el comedero. Ahora (al menos de momento) eso ya se corrigió, no sé si es porque me echa pulsos con el pienso (quiere de mi comida) o porque ya está corregido. Ahora lo hace con comida que se me cae al suelo o comida (u otras cosas) que pille por el suelo en la calle. Antes lo hacía mucho más, ahora consigo más veces que suelte lo que ha cogido, meter mi mano (hablándole de forma tranquila y acariciandola) en su boca si veo que no consigo que tire o abra, sin problemas pero otras....sí que me gruñe y tira a morder con agresividad y ahí, mi reacción es darle un palo en el culo o en el morro y acto seguido corto el paseo (si estamos en la calle) y me muestro enfadada todo el trayecto hasta casa, y si es en casa, tengo la misma reacción, palo en el culo o morro, enfado con ella solo (me aseguro que me vea reír y relajada con otra persona) e ignorancia.
Lo de los adiestradores yo tampoco lo entiendo porque todos coinciden en que hay que cortar ese comportamiento, varios me dieron pautas para corregirla. El que la vio y le hizo un preadiestramiento, ahí la verdad es que noté mucho cambio en ella, me aseguró que cuando cumpla los seis meses y empecemos el adiestramiento de obediencia, si le queda algo de posesividad, se le corregirá rápidamente. Pero claro, hasta entonces...según le dé a la enana...me suelta lo que coge o en su defecto, puedo, con esfuerzo y algo de miedo/prudencia, meter la mano para sacarle lo que haya cogido, o me llevo gruñidos y un desgarro por engancharme al lanzarme el mordisco.
Mercè Garcia (Editor/a de ExpertoAnimal)
Hola Esther, sinceramente no te recomiendo acudir a este profesional que me comentas. Si bien es cierto que la protección de recursos puede mejorar con obediencia, se necesitan pautas concretas dentro del hogar que no tienen nada que ver con la obediencia. ¿Por qué no buscas un etólogo y empiezas a trabajar ya? Yo no esperaría ni una semana si fuera tú...

Al margen de obediencia básica, sería muy recomendable trabajar el hecho de soltar objetos (empezando por juguetes por ejemplo), ignorar comida del suelo, autocontrol... Existen muchos ejercicios que te ayudarían más que un sentado o un tumbado. Que no digo que no sean importantes, pero no van a solucionarte el problema en tu caso.
chewbaccarla
Hola, Mercè. Hará unos 10 meses decidimos adoptar a una cachorrita abandonada, cuando tenía 4 o 3 meses, Vega, teniendo con nosotros a otros dos perros de aproximadamente 9 años cada uno- Gala y Sultán. Gala siempre ha tenido problemas de socialización: es una perra extremadamente miedosa que ladra a todo cuanto se mueve. Pienso que esto se debe al hecho de que cuando era una cachorra, apenas salió de casa, lo que le impidió aprender a comunicarse correctamente. No lo puedo asegurar porque yo era más joven aún y no lo recuerdo muy bien. El caso es que el adoptar a Vega nos parecía una buena idea, ya que pensábamos que, si construían una relación similar a una maternal, quizá el comportamiento de Gala mejoraría y podría aprender junto a la cachorra. Durante los primeros meses todo fue muy bien: Vega es una perra alegre y enérgica, es un cielo, y Gala y ella se llevaban muy bien. Pero hace poco Vega cumplió su primer año, y tuvo su primer periodo. Hace apenas una semana Gala y Vega tuvieron una pelea enorme. Se engancharon tres veces en un solo día, y Vega acabó con tres puntos- nada muy grave, pero es muy preocupante. El confrontamiento surgió justo antes de salir a pasear: mi madre se estaba levantando del sofá mientras Gala, desde el otro extremo, miraba cómo Vega le pedía atención. Entonces Gala comenzó a gruñir, se acercó a la otra y atacó. Yo no vi nada de esto, pero es como lo cuenta mi madre, y me temo que he estado confundiendo la conducta posesiva de Gala con respecto a mi madre con sumisión. Ya no se podían ver sin gruñir. He estado con Vega toda la semana en mi cuarto, porque es imposible tenerlas sueltas por la casa. Obviamente, buscamos ayuda cuanto antes, y acudimos al primer educador que nos dijo que estaba disponible. Este educador basa su método en el uso del miedo: asocia las conductas de los perros que se quieren erradicar mediante estímulos negativos, en concreto, el sonido de botellas rellenas de grava. Como la situación en casa era muy tensa y era lo único que teníamos para tomar algo de control, empezamos a ponerlo en práctica en encuentros puntuales. Parece que la situación se ha suavizado, pero sólo lo parece, pues ahora está ocurriendo algo que temía que pasara. Vega ahora pasa prácticamente todo el día en mi habitación. Duerme y come aquí. Hasta ahora Vega sólo presentaba una actitud posesiva en cuanto a la comida, sólo mostrándose hostil hacia los otros perros. Ahora esto ha empeorado. Hoy ha atacado a Sultán, el macho que no ha tenido nada que ver en las confrontaciones, al dejarle entrar en mi habitación. Se está tornando posesiva con este lugar. Parece que todo sólo va a peor, y me preocupa mucho el método de las botellas: de hecho, no me gusta nada. No creo que sea ni lo más inteligente, ni mucho menos lo más sano para mis perras, especialmente Gala. Temo estar también contribuyendo a que esto se acentúe por culpa de mi ignorancia, imprudencia e incompetencia. Ya le he dicho a mi madre que, por favor, contactemos de inmediato con un/a etólogo/a verdaderamente licenciado, puesto que este educador es alguien que ha aprendido de la experiencia en bruto (cosa que respeto, no pretendo hacer ningún tipo de crítica). Sé que pronto encontraremos al profesional o a la profesional que pueda darme la solución que busco, pero por ahora tenemos que esperar, y viendo lo que veo, simplemente no puedo quedarme parada. Por favor ¿podrías darme algún consejo para impedir que esto empeore? ¿podrías señalar mis errores? y ¿podrías darme tu opinión acerca de la solución que nos dio el educador?
Siento mucho haber escrito tanto, pero incluso siento que faltan muchos detalles significativos. Muchísimas gracias por leer.
Mercè Garcia (Editor/a de ExpertoAnimal)
Hola chewbaccarla, siento mucho tu situación y comprendo que ahora mismo estás muy preocupada por todo lo que está ocurriendo... No te preocupes por el texto, de hecho, valoro que me hayas comentado todo de forma detallada.

La protección de recursos es un problema de comportamiento grave que, de no tratarse, suele ir a más. Algunos perros empiezan protegiendo la comida y terminan protegiendo toda la habitación, pero en tu caso parece que ahora tiene protección de recursos con las personas... Personalmente te recomiendo estar muy alerta a la actitud que muestra Gala para ver cómo se comporta con los otros perros, qué situaciones, objetos o personas son el desencadenante de los comportamientos agresivos e ir anotándolo todo en una hoja de seguimiento, eso ayudará mucho al especialista que visites. Además, tener en cuenta qué ha hecho reaccionar a Gala te ayudará a poder prevenir otro caso de agresividad en casa. No olvides repasar también el lenguaje canino para interpretar correctamente las emociones de todos los perros: https://www.expertoanimal.com/el-lenguaje-de-los-perros-y-las-senales-de-calma-guia-completa-22590.html

El profesional que te ha visitado está empleando el castigo positivo (condicionamiento operante), es decir, añadir algo desagradable cuando el perro muestra una conducta negativa. Personalmente no estoy de acuerdo en llevar a cabo esta técnica en un caso de agresividad, ya que no siempre se produce una correcta asociación. Por ejemplo: Gala podría estar asociando el sonido de la grava con la presencia de Vega, no con su comportamiento. Por tanto, solamente con ver a Vega, Gala tendría una actitud de rechazo total, al asociar a Vega con un sonido desagradable.

Por otro lado, el hecho que Vega duerma ahora en tu habitación puede ser un refuerzo para Gala, lo que explicaría por qué está aumentando sus niveles de agresividad. Ella, mediante el gruñido, estaba intentando que se marchara, por tanto, el hecho de que ahora Vega se esconda en el cuarto cuando Gala gruñe es un refuerzo para Gala, que está logrando que se vaya con un comportamiento agresivo. Creo que es este motivo por el que la conducta está yendo a más.

Lo primero que te recomiendo es acudir a un veterinario para realizar un examen completo de Gala, de esta forma sabrás si este comportamiento puede deberse o no a un problema de salud (dolor, problemas hormonales, etc.) cualquier etólogo te lo pedirá.

Por otro lado, me gustaría saber si ambas perras están castradas o no y si Gala manifiesta agresividad ante otras situaciones.

¡Un saludo!
Rossana
Hola, tengo 2 perras, una de ellas es similar a un labrador (la posesiva) ella es de tamaño mediano y tiene 1 año y 4 meses; la otra es similar a un terrier ratonero, ella es un poco mas pequeña y tiene 1 año y 6 meses. La "terrier" fue adoptada a sus 2 meses de un albergue de mascotas y la "labrador" llegó a mi teniendo 9 meses de edad, entró a mi departamento y nunca quiso irse. Ahora conviven ambas por ya unos 6 meses. El punto es que poco a poco la "labrador" a desarrollado una conducta de proteccion de recursos con mi cama cuando yo estoy durmiendo junto a ella, y cuando la otra perrita quiere venir, esta le gruñe y ha llegado incluso a morderle, generalmente la "terrier" se entra dentro de mi cama y parece q esto molesta a la otra. La ultima vez llegó a abrirle una herida y me mordió mi brazo en el intento en q yo trataba de separarlas (ella no se dio cuenta q me mordio a mi). Ahora a mi me da mucho miedo cuando ambas quieren subir a la cama, porque siento que hay tension y que la posesiva ve a la otra fijamente y la otra anda viendola de reojo asustada. Estos episodios de agresividad se dan solo con la cama, con la comida no hay problema y cada una respeta su propio plato; y con los juguetes no llegan a pelearse pero la dominante siempre le quita sus juguetes a mi otra perrita. Por favor si me podría dar algun consejo para suavizar estos episodios. Muchas gracias!
Mercè Garcia (Editor/a de ExpertoAnimal)
Hola Rossana, especialmente cuando hay agresividad redirigida (la perra te acaba mordiendo a ti cuando en realidad quiere morder a la otra perra) es muy recomendable acudir a un especialista para recibir las pautas adecuadas según tu caso. Estoy segura que con trabajo podrán llegar a tolerarse mejor.

De momento puedes hacer dos cosas:
1- Prohibir el acceso a la cama a ambas perras.
2- Hacer bajar a la labrador, invitar a subir a la terrier y invitar después a la labrador otra vez. No obstante, pueden surgir conflictos igualmente, por lo que te recomiendo no dejar subir a ninguna.

Evita regañarlas en presencia de la otra, ya que eso puede generar una asociación negativa entre ambas. Lo mejor es que te anticipes y hagas bajar a la labrador antes de cualquier conflicto, aunque sea con el uso de premios, hasta que te visite el especialsita.
Rossana
Muchas gracias por tu respuesta!!!!
Su valoración:
Denisse
hola, cuando adopte a mi perro no presentaba ningun problema con los animales que ya tenia en casa ( un perro y un gato) pero desde hace unos meses se empezó a pelear con el otro perro cada vez con mas frecuencia y solo con el perro y con cualquier perro que este dentro de la casa y cerca de las personas que lo cuidan pero al pasearlo es completamente social. entiendo que puede ser un problema de protección de recursos hacia las personas y me pregunto si esterilizarlo podría aminorar esta conducta.
Mercè Garcia (Editor/a de ExpertoAnimal)
Hola Denisse, la esterilización podría reducir la agresividad, no obstante lo ideal sería que consultases con un especialista. Con unas buenas pautas de manejo adaptadas al caso podrías controlar esta situación.

El perro posesivo - protección de recursos
1 de 4
El perro posesivo - protección de recursos

Volver arriba