Compartir
Compartir en:

Por qué mi loro grita mucho

Por qué mi loro grita mucho

Gritar es una forma de comunicación innata en el loro: siempre intenta comunicar algo, expresarse mediante el grito, tanto en la naturaleza con sus congéneres como con nosotros en nuestra casa.

En la naturaleza, un joven loro aprende a hacer llamamientos, que le permiten mantenerse en contacto con su grupo, aprende estos llamamientos escuchando e imitando sus padres muy temprano en su fase de socialización. Los llamamientos son un comportamiento innato pero los tipos de vocalizaciones dependen del loro y de su experiencia así como de las respuestas que obtendrá.

De la misma forma, en cautividad, el loro aprenderá los sonidos diarios que permiten obtener atención o que permite expresar un deseo o una frustración: el loro memorizará los que funcionan para él. No es fácil entender lo que nuestro loro quiere decir e ignorar sus vocalizaciones puede empeorar la situación y llevar a gritos casi constantes.

En este artículo de ExpertoAnimal vamos a ayudarte a entender por qué tu loro grita mucho.

También te puede interesar: Consejos para enseñar a hablar a tu loro

Grita para localizar los miembros de su grupo

Tu loro puede hacer llamamientos para intentar localizar su humano favorito o los miembros de la casa. A veces simplemente contestarle para que él sepa dónde estás puede ser suficiente y volverá a sus actividades, otras veces querrá venir contigo para disfrutar de tu compañía y sabrá donde encontrarte gracias a tu respuesta.

Grita para alertar sobre un peligro

Un loro grita cuando está frente a una amenaza para avisar al grupo del peligro. Lo que puede constituir una “amenaza” para tu loro son cosas de tu vida cotidiana:

  • un objeto nuevo
  • un extraño
  • un ruido repentino
  • la presencia de un perro o de pájaros grandes afuera
  • la llegada de un coche nuevo
  • un paseante que tu loro ve por la ventana

Es normal que un loro realice esos gritos de alerta a veces, pero no lo es si estos gritos de ayuda son constantes y entonces deberías reevaluar el entorno de tu loro porque no debería sentirse en situación de peligro y estrés constante.

Grita porque se siente excluido

El loro es un animal gregario: en la naturaleza vive en grupo, y no le gusta estar solo, rápidamente se aburre. Cuando se sienta solo, al principio hará llamamientos cortos y suaves, si no obtiene respuesta probará gritos cada vez más fuertes.

Ten en cuenta que si le ignoras al principio para finalmente darle atención cuando gritó muy fuerte porque ya no aguantabas más sus gritos, lo que haces es enseñarle que debe gritar mucho y muy fuerte para obtener tu atención.

Grita en reacción al entorno

Los loros tienen mucha empatía: el ambiente en a casa tiene un efecto directo sobre la cantidad y el nivel de sus gritos: los niños que se pelean, la televisión en constante funcionamiento o el perro que ladra en el jardín le hacen gritar en respuesta a los estímulos de su entorno. Si el nivel de energía y de acción en la casa es alto, el perro participará de ello con sus gritos.

Además, como gritar es su modo de comunicarse contigo, ten en cuenta que si le gritas para intentar impresionarle para que se calle, el entenderá que estás comunicando con él y simplemente intentará imitar la potencia de tus gritos y gritará más fuerte.

Está llamando un taxi

Un loro con las alas cortadas necesita que alguien le sirva de medio de transporte en la casa, entonces te llama. Si no vienes rápidamente, no va a dejarlo: llamará todo lo que haga falta hasta que finalmente vengas. Lo mejor es dejarle su modo de desplazamiento natural: sus alas, el tendrá más autonomía y tu más tranquilidad.

Como manejar la situación

Lo primero que debes saber es que un loro nunca grita sin razón, aunque pueda ser difícil para nosotros entender lo que quiere o lo que intenta decirnos, siempre hay una causa a sus gritos.

También es importante entender que es normal que un loro grite de vez en cuando, incluso si está muy bien socializado. Para que todo vaya lo mejor posible con tu loro, te aconsejamos que al acogerle le hagas visitar la casa y cuando te hace un grito puedes contestarle una respuesta diferente para que te localice, por ejemplo si grita le contestas “estoy en la cocina” y puede ser suficiente para él.

Es primordial que no mandes mensajes erróneos a tu loro: si le gritas cuando el grita o si vienes cuando el grita muy fuerte, le estás diciendo que gritando obtiene lo que quiere. Puedes al contrario favorecer una comunicación basada en pequeñas vocalizaciones esporádicas utilizando el refuerzo positivo y evita siempre reforzar gritos fuertes.

No olvides que el loro es un animal gregario y no le gusta la soledad, fomentar los momentos de juego es una buena forma de reforzar tu relación con él y evitar que se aburra y grite de forma abusiva.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué mi loro grita mucho, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Por qué mi loro grita mucho

¿Qué te ha parecido el artículo?

Por qué mi loro grita mucho
1 de 7
Por qué mi loro grita mucho